Saltar al contenido

Lombrices intestinales

Introducción

Lo que se conoce como lombrices intestinales, no son más que una serie de parásitos específicos que se encuentran atrapados y adheridos al intestino de las personas y que generan una serie de padecimientos digestivos que generan que el afectado se inquiete y sufra de ciertos síntomas. A pesar de que puede sonar a algo muy simple, la verdad es que es necesario que estos parásitos se observen desde el comienzo, ya que al detectarlos a tiempo se evita que se propaguen por todo el cuerpo, algunas personas suelen confundir estos síntomas, con los síntomas de la solitaria.

Las lombrices intestinales no miden la edad ni el tamaño de la persona que afectan, por lo que son muy comunes en niños y en adultos. Sin embargo, se observan con más frecuencia en los pequeños que en los grandes.

Se pueden manejar gracias a tratamientos médicos que ayudan a que estos parásitos sean expulsados del cuerpo humano, pero es necesario tener en cuenta el hecho de que se requieren medidas de higiene estrictas para evitar que la infección aumente y se propague. Y es que estamos hablando de una situación que puede extenderse al resto de la familia, ya que es contagiosa.

¿Cómo se contraen las lombrices intestinales?

La única forma de contraer estos parásitos es consumiendo los huevos microscópicos de los mismos, obviamente de forma involuntaria ya que estos huevos son imperceptibles a simple vista y son ingeridos por una gran cantidad de personas en cualquier momento de sus vidas.

Estos huevos se pueden conseguir en diversos lugares, como alimentos en mal estado, en las uñas de todas aquellas personas que cuenten con el parásito en su organismo y en la ropa que esté infectada.

Siempre que las lombrices lleguen al organismo, primero se instalan en lo que es el intestino delgado, en donde se comienza el proceso en el cual van naciendo las larvas. Una vez nacidas todas las larvas, las mismas comienzan un recorrido hasta llegar a su destino central: el intestino grueso. Llegados a este órgano, las lombrices comienzan a crecer hasta alcanzar un color blanco y un centímetro de largo, siempre que se vuelvan adultas.

Todas las lombrices hembras dejan huevos, sólo que no en los intestinos, sino en el margen del ano, lo que va generando una serie de molestias, como la picazón y la irritación persistente.

Y, si alguna vez te has preguntado si alguna mascota puede ser una causa para contraer lombrices, la respuesta es negativa, ya que los parásitos intestinales jamás provienen de animales domésticos.

Factores que aumentan el riesgo de padecer de lombrices intestinales

A pesar de que hemos mencionado que esta afección afecta a cualquier persona, existen algunos factores que aumentan el riesgo a contraerla.

El hecho de vivir en lugares llenos de personas y de tener una higiene llena de malos hábitos, son factores que desencadenan el riesgo de contraer las lombrices intestinales. Pero estos no son todos los factores, ya que vivir en un clima extremadamente cálido también es capaz de ayudar a que los parásitos surjan.

Por último, y a pesar de que suena común y tedioso repetirlo, siempre que existan miembros en la familia que cuenten con los parásitos, el riesgo aumenta más de un 50%.

¿Cómo funcionan los parásitos en nuestro organismo?

Si bien ya hemos explicado por encima cómo comienza el proceso luego de que los huevos son ingeridos por las personas, es importante mencionar que los parásitos se adhieren a las paredes del intestino grueso gracias a sus cabezas, por lo que su longitud se mantiene en movimiento por todo el intestino, pero sin separarse de las paredes.

Una vez que ya las lombrices sean adultas y no se hayan diagnosticado, a partir del primer mes las hembras comienzan un recorrido exhaustivo y directo hacia el recto, en donde ubican un sitio específico para depositar los huevos.

Es importante destacar el hecho de que los huevos microscópicos se adhieren a los dedos siempre que una persona con los mismos se rascan el ano. Y, aun cuando se laven, los mismos pueden seguir adheridos a los dedos y entrar nuevamente por la boca, lo que genera que el ciclo se repita y se vuelva vicioso y reproductivo. Además, los huevos pueden mantenerse adheridos en una superficie por hasta tres semanas.

¿Cuáles son los síntomas de las lombrices intestinales?

Antes de hablar de algunos posibles síntomas que han afectado a muchos pacientes, es importante mencionar el hecho de que no en todos los casos se producen síntomas, siendo entonces difícil entender lo que está ocurriendo en el organismo. Sin embargo, es más la cantidad de casos en donde los síntomas aparecen y se manifiestan.

Dentro de los síntomas comunes de las lombrices intestinales, se encuentran los siguientes:

Problemas digestivos

Los problemas digestivos son muy comunes, sobretodo cuando afectan al apetito. Por lo general aparecen náuseas y vómitos que aparecen en muchos casos, y una pérdida de apetito que impide a los afectados comer de forma correcta.

Diarrea

La diarrea suele ser muy común, y llega acompañada de una seria de vómitos inexplicables. En diversas situaciones, un poco más extremas, en las heces aparece sangre.

Hinchazón y dolor abdominal

En ciertos casos se presentan dolores abdominales acompañados de una hinchazón poco normal, que puede aparecer luego de haber ingerido algún alimento.

Estreñimiento

El estreñimiento suele ser muy común debido a la cantidad de lombrices que se encuentran en el intestino, obstruyendo el paso de las heces y la correcta formación de las mismas.

Picazón

La picazón que se produce es a nivel anal y genital, pudiendo ser tan fuerte que acaba produciendo molestias y erupciones que surgen debido a la constante fricción que se realizan los individuos con el fin de acabar con la picazón.

Baja de peso

Las fluctuaciones en el peso pueden surgir en casos muy extremos, debido a la falta de apetito, por lo que es importante tener en cuenta que esto surge en casos graves.

Sueño inquieto

El sueño se vuelve inquieto debido a la constante picazón que surge en el ano, ya que es de noche cuando las lombrices se trasladas hacia el mismo para dejar los huevos.

Flujo vaginal

Este síntoma afecta a las mujeres, ya que además de la picazón en el ano, esto puede extenderse hasta el área vaginal y producir una mucosa espesa.

Infecciones

Las infecciones ocurren cuando al rascarse, el afectado suele romper el área con la comezón y esto agrava la situación.

Síntomas comunes en los niños

En los niños los síntomas principales son las lombrices en el ano, en donde las mismas pueden verse en el inodoro al evacuar los niños y en la ropa interior por las mañanas. El tamaño de las lombrices suelen ser de un centímetro y su color es blanco, por lo que se le puede observar a simple vista y determinar que son parásitos intestinales. Si el niño tiene demasiadas lombrices, se le puede presenta dolores abdominales, aunque en menor medida en comparación con los adultos.

¿Cómo se diagnostican las lombrices intestinales?

Si ya conoces los síntomas y tienes algunos de ellos, es necesario que visites a un médico de forma inmediata, para que el mismo llegue a la conclusión idónea. Es importante mencionar que mientras más rápido se diagnostique la afección, menos lombrices tendrás, ya que si estas se mantienen mucho tiempo en los intestinos, se irán reproduciendo en grandes cantidades.

El chequeo deberá ser físico, por lo que el médico revisará tu ano con el fin de observar si las lombrices se observan. De ser positivo el chequeo y de tener lombrices intestinales, el profesional deberá recetarte un tratamiento exhaustivo con el fin de eliminar los parásitos.

El tratamiento se divide en dos partes, en donde la primera eliminará todos los parásitos adultos que se encuentren en tu intestino grueso. Y la segunda, que se realiza después de dos semanas, se encargará de deshacerse de todos los huevos que se encuentren en tu interior.

Es necesario tener en cuenta que el tratamiento debe ser respetado, ya que la mínima interrupción del mismo no permitirá que todas las lombrices desaparezcan. Además, estamos hablando de una infección que se contagia de forma fácil, por lo que debes recomendar a tus familiares que se chequeen para determinar si tienen también los parásitos.

Lombrices intestinales en los niños

Como bien decíamos al comienzo, si bien las lombrices atacan a todas las personas, son más frecuentes en los niños por diversas razones, en donde destacan la escuela.

Los padres suelen preocuparse demasiado cuando se le diagnostica a su hijo las lombrices intestinales, a pesar de que realmente no generan dolor y deshacerse de ellas no suele ser demasiado difícil. Sin embargo, la picazón en los pequeños suele ser desesperante y esto genera ansiedad en los mismos.

Se debe llamar o visitar al pediatra siempre que el niño se queje de picazón en la zona del ano, de falta de sueño o si comienza a mojar la cama y no suele ser costumbre en él. Esto último se debe a que los parásitos, cuando son abundantes, irritan la uretra de los niños y esto genera que mojen la cama sin darse cuenta.

Diagnóstico y tratamiento en los niños

El diagnóstico de las lombrices intestinales en el caso de los niños suele ser algo peculiar, porque además de sólo revisar el ano a simple vista, el pediatra, con ayuda de alguno de los padres, coloca cinta adhesiva transparente, específicamente, en el ano de los niños, con el fin de que si existen parásitos, los mismos se adhirieran a la cinta plástica. Esto ayuda a que las lombrices sean observadas a través de un microscopio de laboratorio y estudiarlas mucho mejor.

Si no se observa en la primera ocasión, el pediatra le encarga a los padres repetir el proceso pero en el periodo de la noche, o en la primera hora de la mañana. Esto se debe a que en estas horas las lombrices se mantienen más activas en el ano que de costumbre.

Otro tipo de diagnóstico factible en los niños, resulta en que el pediatra recoja muestras del inferior de las uñas del niño, con el fin de buscar huevos microscópicos. Esto suele ser bastante habitual en los niños, ya que contraer los huevos en diversas situaciones de la vida cotidiana.

El tratamiento en los niños suele ser similar al que se aplica en los adultos, siendo el medicamento tomado más específico tanto en dosis como en miligramos, ya que no puede ser de igual manera. Es importante tener en cuenta el hecho de que aunque las lombrices se eliminen, la picazón perdurará algunos días más, por lo que el pediatra puede recomendar alguna crema para aliviar la comezón y así evitar infecciones y ronchas.

Cuidados que se tienen que tomar en cuenta

Hablando nuevamente en términos generales, y a pesar de que un tratamiento recomendado por el médico puede ser eficaz, esto no es suficiente, ya que se requieren de ciertos cuidados que eviten por completo el hecho de que los parásitos vuelvan al organismo.

Los cuidados prácticos más comunes e ideales son los siguientes:

  1. En lo absoluto rascar zonas delicadas como las zonas genitales y anales, ya que estas suelen irritarse.
  2. Es importante lavarse las manos a cada momento, con el fin de evitar huevos microscópicos obtenidos de cualquier superficie o persona.
  3. Mantener las uñas cortas y limpias en todo momento.
  4. Evita tocar tu rostro con las manos, sobretodo la zona de la boca y de la nariz.
  5. Cambiar la ropa de la cama y el baño una vez por semana y mantener la ropa de cada miembro de la familia de forma separada para evitar contagios.
  6. Mantener el inodoro limpio de forma diaria y regular, con el fin de evitar contagios entre vecinos, amigos o familiares.
  7. Mantener una higiene estricta, en donde la zona genital y anal se mantenga siempre limpia durante el día y el cuerpo sea duchado con agua tibia, al menos una vez al día.
  8. Mantener la ropa interior separada de otras prendas y siempre limpias. Es importante revisarla antes de colocarla en el cesto de ropa sucia, con el fin de observar si existen lombrices en ella.