Saltar al contenido

Latigazo Cervical

Cualquier tipo de traumatismo relacionado con el cuello, es motivo exclusivo de visitar a un médico traumatólogo, sobretodo cuando hablamos de situaciones de emergencia, como sería el caso de lo que se conoce como un latigazo cervical.

Esta lesión, a pesar de que su nombre no es relativamente conocido, es bastante común y cuentan con un gran número de afectados alrededor de todo el mundo en el periodo de un año. Estamos hablando de un tema importante, que puede acabar en consecuencias graves si resulta altamente peligrosa la lesión.

latigazo cervical

¿Qué es un Latigazo Cervical?

Tal como puede indicarnos su nombre, un latigazo cervical, o también conocido como el esguince de cuello, se trata de una lesión a nivel cervical, lo que nos indica que ha sido directamente en el cuello.

Es mejor definida como una distorsión de cuello, que ocurre cuando se realiza un giro brusco y rápido en dos direcciones distintas, generalmente opuestas, en donde la cabeza se va hacia un lado específico y luego vuelve al opuesto en cuestión de segundos.

Por lo general, este trauma ocurre tras diversos accidentes de auto, en donde se afecta de forma común al conductor, sobretodo cuando el impacto ha sido en la parte delantera del auto.

Al tratarse de un golpe frontal, dependiendo del impacto, el movimiento en el cuello será rápido o ligero, en donde básicamente el cuello se flexiona más allá de lo que puede a simple vista su movimiento fisiológico, y al segundo vuelve al lado opuesto, con la misma rapidez.

Esguince cervical

A todo lo que engloba la parte cervical, todo se ve afectado tras un latigazo cervical, ya que desde tejidos conectivos, hasta los ligamentos, se ven peligrosamente atacados de forma brusca y poco común, lo que los mueve de su posición natural y neutra, hacia un movimiento impactante que genera distorsión inmediata.

En casos extremos, las hemorragias internas no se hacen esperar y la inflamación se puede volver severa si no se trata a tiempo.

A pesar del impacto, el trastorno puede ocurrir de tipo automático. Es decir, el impacto no ha sido demasiado brusco, por lo que el movimiento del cuello no se produce en una medida mayor sino que se considera pequeño, lo que acaba en el hecho de que una vértebra se mueva una pequeña distancia, generalmente un centímetro.

Esto da como resultado molestias que no se observan en ningún tipo de prueba radiológica.

Si bien estamos hablando de un movimiento brusco de cuello, en muchas ocasiones las molestias pueden acabar variando, por lo que una gran cantidad de afectados suele quejarse de molestias en la espalda, en la mandíbula, en el codo y hasta en la muñeca.

Esto resulta normal y evidente para muchos médicos especialistas ya que la cervical es la base en la que empiezan a moverse las extremidades y todo resulta estar conectado.

Una de las consecuencias más graves que puede traer consigo un latigazo cervical, es lo que se conoce como una hernia discal, en donde los jóvenes cuentan con más probabilidad de sufrir una de ellas luego de la afección de cuello. Por lo general, los jóvenes no superan los veinte años.

Causas del esguince cervical

Al tratarse de un problema que surge tras un mal movimiento, las causas pueden ser tan escasas como demasiadas y dependerán siempre del afectado. No ocurre igual en todas las personas y no todas las situaciones afectan del mismo modo a todas las personas, por lo que hablar de una causa común nos lleva a una situación qué ocurre de forma regular en cualquier parte del mundo: un accidente de coche.

Ya hemos nombrado como ejemplo la causa principal del latigazo cervical en párrafos anteriores, y es que esta suele ser la más común de todas. Sin embargo, existen otras situaciones, quizás menos comunes, pero igual de regulares, como lo es una pelea o el hecho de practicar un deporte violento en donde el cuerpo se mantenga en constante movimiento.

Reposacabezas y latigazos en el cuello

El reposacabezas cumple un papel importante en el automóvil, y es que el mismo además de ser preventivo, ayuda a que la lesión no sea demasiado grave, ya que busca contrarrestar la inclinación exagerada del cuello hacia la parte de atrás, tras un impacto brusco.

Sin embargo, no todos los reposacabezas funcionan bien, ya que es necesario que los mismos estén perfectamente ubicados y se les de un uso adecuado, ya que de lo contrario podría incluso empeorar la situación tras un impacto severo.

Según un estudio, las evidencias dieron como resultado el hecho de que tras un impacto y un reposacabezas más utilizado, las lesiones cervicales suelen ser peores de lo que habrían sido sin ningún reposacabezas.

Lo idóneo es que el reposacabezas se encuentre lo más cerca posible de la cabeza del conductor, de modo que lo ideal es que el asiento se encuentre vertical o de modo que el aguante quede exactamente a la altura del centro de la cabeza. Si el reposacabezas se encuentra debajo de la línea de las orejas, un impacto puede resultar peligroso a nivel cervical por este hecho.

Síntomas del latigazo en las cervicales

El latigazo cervical acaba en una serie de síntomas principales que son notorios en cualquier momento siguiente al impacto, además de contar con otros síntomas secundarios que no suelen atacar a todos los afectados.

A continuación hablamos sobre los síntomas del latigazo cervical, de forma general:

Dolor

El dolor puede llegar a ser inmediato, aunque comúnmente el mismo llega al día siguiente del impacto, generando molestias extrañas.

Rigidez en el cuello, hombros y espalda

Estos síntomas son capaces de aparecer luego de que el dolor hace acto de presencia, e incluso después de dos días de haber ocurrido la lesión, pero se caracterizan por ser persistente y molestos.

Mareos

Los mareos suelen observarse por las noches, un día después de haber ocurrido la lesión. No duran más de unos pocos minutos pero suelen ser regulares.

Zumbido en los oídos

El zumbido en los oídos puede llegar a ocurrir al mismo momento del impacto o un par de horas después, pudiendo llegar a durar más de media hora.

Visión borrosa

Este síntoma también puede ser inmediato, ya que al momento del impacto ocurre que la visión se torna borrosa. Sin embargo, esto puede variar en el trascurso del día en el cual ocurrió la lesión.

Problemas de concentración o memoria

Estos problemas pueden ocurrir desde el día siguiente en el cual ocurre la lesión y pueden llegar a durar un par de días, dependiendo de la gravedad del impacto.

Irritabilidad

La irritabilidad suele ser común y varía dependiendo de cada persona y del tipo de dolor o hinchazón con el que cuente.

Insomnio

El insomnio puede ocurrir por muchas razones, en donde la más común suele ser la molestia y el dolor que ocurre tras la lesión.

síntomas del latigazo cervical

Síntomas secundarios

Además de los síntomas principales, algunos afectados suelen quejarse de contar con otros síntomas secundarios como vómitos, náuseas, ciertas dificultades para tragar y masticar y un hormigueo persistente en el área del cuello.

En casos más extremos, las limitaciones de movilidades de cuello y hombros suelen observarse de forma común, y en casos aún más severos, ocurren problemas graves en el cerebro y los nervios del cráneo.

¿Cómo se diagnostica un latigazo cervical?

Si bien estamos hablando de una afección común que puede ocurrir en cualquier momento según ciertas situaciones, en algunas ocasiones se necesita realizar un diagnostico para descartar problemas mayores y otras afecciones que también hayan podido ocurrir tras la lesión.

Para comenzar, se debe visitar al médico de forma inmediata aún si no se cuenta con dolor, y el mismo deberá realizar un chequeo físico cargado de preguntas específicas para saber si el paciente sabe cómo ocurrió la lesión y saber algunos detalles de cómo la adquirió.

Por otro lado, en el examen físico el médico busca observar puntos sensibles y determinar la amplitud de los movimientos del cuello es busca de un nivel de gravedad.

Además de lo anterior, existen ciertas pruebas comunes y efectivas que se realizan con el fin de descartar problemas diferentes, en donde la más útil es un examen de rayos X.

Es necesario, en conclusión, que el médico realice todas las pruebas necesarias para determinar el problema a profundidad y prestar atención a los síntomas del paciente, ya que como comentábamos al comienzo, cuando el impacto no es tan grande, la lesión no suele observarse en los rayos X.

¿Cómo se cura el latigazo cervical?

Luego de un diagnóstico y de que el médico realice las pruebas necesarias para poder determinar la dinámica precisa de la lesión, se busca establecer un tratamiento. Este puede ir desde fármacos para reducir los dolores y la hinchazón, hasta tratamientos fisioterapéuticos y recomendaciones a realizar en el hogar.

La principal recomendación a dar en estos casos, es el hecho de mantener un reposo exhaustivo que no sobrepase los dos días posteriores a la lesión, debido a que se puede llegar a producir una hipertrofia muscular y esto debe evitarse a toda costa.

Sin embargo, es necesario mantener reposo en una cama cómoda, con el fin de que los movimientos repentinos o bruscos sean evitados. Una vez hayan pasado los dos días de reposo, se debe comenzar con ciertos movimientos comunes pero leves que no causen ningún tipo de dolor.

Llegado a ese punto, se puede comenzar con la fisioterapia.

Tratamiento fisioterapéutico

El tratamiento fisioterapéutico para combatir el latigazo cervical es bastante curioso y tiene que ser realizado por personas estrictamente profesionales. Es necesarios entender la gravedad de un movimiento, debido a que en el cuello se encuentran ciertas terminaciones nerviosas que pueden verse comprometidas si no se trabaja del modo correcto.

Una de las terapias más comunes para comenzar a tratar esta afección, es la técnica Mackenzie, la cual es una de las pocas que pueden ser iniciadas de forma inmediata tras el diagnóstico. Esto se debe a que con esta técnica se trabaja la articulación indicada tras la lesión.

Masoterapia

Es importante tener en cuenta el hecho de que no es recomendable realizar la masoterapia luego de que haya ocurrido el accidente, debido a que las consecuencias pueden ser letales, empeorando la lesión. Sin embargo, luego de que culmine la primera etapa de la fisioterapia, es recomendable iniciarla, ya que ayuda a que las contracturas se vayan disolviendo poco a poco, relajando músculos y mejorando dolores y molestias.

Si con la fisioterapia no se logra solucionar el problema, esto quiere decir que el problema es a nivel mecánico. Es decir, ya no se trata de músculos o ligamentos, sino de huesos mal ubicados o articulaciones mal alineadas, en donde los músculos acaban cruzándose y el movimiento de la cervical se ve afectado totalmente.

Terapias complementarias

Existen terapias complementarias que ayudan a todos esos afectados cuya lesión no ha sido demasiado grave, por lo que el tratamiento suele ser más sencillo y efectivo, como la tracción de columna cervical con liberación lenta. Una vez acabada esta terapia, la gran mayoría de los afectados suelen sentir comodidad, menos dolor, una sensación de alivio y una ligereza en el cuerpo, tal como si les hubiesen quitado un peso de encima.

Ejercicios aeróbicos

Otro tratamiento útil y eficaz, incluso elegido por muchos pacientes, es aquel en el cual se busca fortalecer toda la musculatura asociada al cuello, a los hombros y a los brazos. Esto se realiza con una diversidad de ejercicios aeróbicos e isométricos, en donde algunos de ellos se deben hacer con ayuda de un profesional y otros los puede hacer el paciente por sí solo, pero siempre y cuando sean observados por el profesional con el fin de evitar malos movimientos.

Por lo general, tras estos tratamientos, todos los síntomas desaparecen tras unas cuatro o seis semanas, dependiendo siempre de la gravedad de la lesión. En ocasiones en donde la lesión suele ser demasiado grave, el tiempo de recuperación puede variar y los síntomas desaparecen tras ocho a doce semanas.