Síntomas del jet lag

By |

Introducción

Antes de hablar directamente de lo que es el jet lag, para todas aquellas personas que no conocen el término, es importante resaltar que este fenómeno ocurre exactamente cuando existe un viaje en donde una persona se traslada de una zona horaria, a otra, en donde mientras más grande sea la diferencia, peores serán los síntomas.

Es importante resaltar también, que a pesar de no ser algo de gravedad, siempre que una persona tome medicina específica, como la insulina, la misma antes de realizar un viaje en donde vaya a cruzar diferentes husos horarios, tome sus precauciones y consulte con su médico, ya que estamos hablando de patologías de mayor gravedad.

Como es de costumbre, no todas las personas están preparadas para viajar, aun cuando estén acostumbradas a ello, por lo que el jet lag puede afectar a cualquier persona y en cualquier momento de sus vidas. Es necesario que el viajero se mantenga en calma y relajado durante el viaje, antes y después del mismo, de modo que dormir sea la regla principal en contra del jet lag. Esto se debe a que el cuerpo necesita estar relajado para poder acostumbrarse a los cambios de horario, aun cuando el viaje no sea demasiado largo.

¿Qué es jet lag?

Mejor conocido como trastorno de jet lag, este se define como un problema de sueño que suele afectar a miles de personas, siempre que viajen a altas velocidades a través de una diversidad de husos horarios, por lo que los cambios de los horarios van afectando la mente del viajero. Este problema suele ser temporal y no suele catalogarse como algo grave.

Este trastorno se debe a que cada cuerpo tiene un reloj original interno, o como médicamente se le conoce como ritmos circadianos. Esto lo que causa es que el cuerpo sepa cuándo es su hora de dormir, de comer y de mantenerse despierto. Siempre que existe un descontrol en los ritmos circadianos, existe un descontrol masivo en la vida diaria de las personas.

Una de las causas principales por las que ocurre el jet lag es debido a que el reloj interno del cuerpo se mantiene siempre sincronizado con el huso horario del país en el cual se encuentra la persona. Entonces, una vez que ocurre el cambio a una velocidad muy grande, los cambios se producen de forma brusca y una vez llegado el destino, el cuerpo no se acopla de forma automática al nuevo horario, sino que su cuerpo sigue estando en el anterior, lo que acaba dando como resultado un episodio de jet lag.

Además, es importante tener en cuenta que mientras más husos horarios hayas cruzado, más posibilidades de sufrir jet lag, tienes. Si bien este problema suele ser realmente temporal, esto no quiere decir que no sea incómodo, ya que todos los afectados tienden a quejarse de incomodidades en su viaje y en su destino. Sin embargo, existen ciertas medidas que pueden tomarse en cuenta para reducir los síntomas del jet lag. De esto hablaremos más adelante.

De forma generalizada, como bien decíamos, el sueño es más que sólo importante para evitar demasiada fatiga en el trascurso del mismo, y la comida también. Se recomienda consumir alimentos sumamente ligeros y evitar el alcohol durante el viaje. Lo primero es para evitar sensación de pesadez en el estómago, y lo segundo para evitar las ganas de orinar.

Siempre que se llegue al destino, es necesario que las personas recurran a dormir una cantidad de horas similar al periodo común que dormían cuando estaban en el huso horario anterior. Una buena opción para que el cuerpo se vaya acostumbrando al nuevo horario, es dormir más de cuatro horas por la noche para que el reloj interno se vaya adaptando en los primeros días del viaje.

Por otro lado, evitar la luz solar es un error, ya que luego de dormir una cantidad de horas adecuadas, es necesario que el cuerpo tome sol con el fin de adaptarse al nuevo horario.

No olviden que cada cuerpo es diferente y que no todas las personas reaccionan igual, por lo que así como a muchas les afecta de forma común el jet lag, existen otras personas que apenas sienten malestar general.

Síntomas del jet lag

Los síntomas del jet lag suelen ser bastante generales, pero los mismos varían según cada cuerpo y según la cantidad de husos horarios que se hayan estado cruzando en un periodo de tiempo no demasiado largo.

Comúnmente, los síntomas principales son los siguientes:

Alteraciones del sueño

Al tratarse de un trastorno del sueño, es común que el síntoma principal sea una alteración en el mismo, en donde el afectado puede despertar antes de la hora común, o mantener periodos de insomnio durante algunos días.

Fatiga

Siempre que existan fallas en el sueño de una persona, la fatiga se hará presente durante algunos periodos en el día. Esto puede ser demasiado largo, o periodos pequeños en donde sus horas pueden variar.

Dificultad de concentración

Partiendo de nuevo de las alteraciones del sueño, es común que el afectado no pueda desenvolverse de modo habitual, por lo que su concentración puede variar.

Problemas estomacales

Los problemas estomacales no se hacen esperar, y siempre que el individuo haya consumido alimentos pesados esto puede empeorar. No necesariamente ataca en forma de diarrea, sino también de estreñimiento.

Cambios de humor

Efectivamente, este es otro de los síntomas principales del jet lag, en donde según los cambios en el sueño y la fatiga, irán empeorando los cambios de humor.

Es importante destacar que mientras más lejos viajes de tu lugar de origen, más empeorarán los síntomas una vez que comienzan, siendo su momento de partida luego de un día o dos de haber comenzado el viaje. Esto parte luego de haber cruzado un mínimo de dos husos horarios.

Los síntomas pueden irse luego de uno o dos días de haber llegado al destino inicial, siento este un trastorno temporal como ya habíamos mencionado.

Causas del jet lag

Las causas del jet lag pueden variar, ya que no siempre se trata del reloj corporal. Sin embargo, hicimos una lista exhaustiva para explicar todas las causas que pueden desencadenar este trastorno en todas aquellas personas que suelen viajar y sufren de jet lag.

Alteración de los ritmos circadianos

Anteriormente ya habíamos mencionado el hecho de que nuestro reloj corporal era la causa principal de un ataque de jet lag. Esto se debe al hecho de cruzar más de dos husos horarios en un mismo viaje, lo que da como resultado que nuestro reloj corporal se cruce en forma inversa con el huso horario que se está cruzando, dando como resultado una alteración en el sueño del afectado que puede traer consecuencias como falta de sueño o sueño excesivo.

Siempre que partes de un país cuando es de tarde y pasas por dos, hasta llegar a uno en donde ya es de día, obviamente llegarás con sueño, cuando los residentes del país al cual has llegado, ya se están despertando. Esto acaba afectando de forma notoria otras situaciones comunes, como los horarios de hambre y algunos hábitos diarios.

Influencia de la luz solar

A pesar de lo que puedas creer, esta es una causa aún más científica que la anterior, ya que estamos hablando de la vitamina D que ayuda a que la melatonina se regule. Es decir, siempre que el cuerpo se mantenga expuesto a la luz solar, esta hormona irá regulando todas las células de nuestro organismo, lo que quiere decir que la luz solar es clave para sincronizar nuestro reloj corporal con el del país en el cual se está estableciendo el individuo.

Siempre que los rayos vayan disminuyendo, se comienza a estimular la glándula pineal, lo que va liberando melatonina. Cuando la noche llega, la producción de melatonina disminuye. Es necesario que una vez que se llegue al destino, se mantenga expuesto el cuerpo a la luz solar de modo que los cambios se generen con más rapidez y el organismo se adapte rápidamente al nuevo huso horario.

Presión y atmósfera de la cabina aérea

Esta causa más allá de tratar de los cambios en los husos horarios, tiene que ver directamente con la cabina en la cual se está viajando. Esto nos lo aseguran ciertos estudios realizados con anterioridad, en donde se afirma que la presión atmosférica de la cabina de viaje afecta considerablemente a ciertos pasajeros y les acaba produciendo jet lag.

Es importante que se tome mucha agua durante el vuelo, en pequeños sorbos para evitar deshidratación, pero sin excederse para evitar orinar a cada momento.

Factores de riesgo del jet lag

Si bien muchas personas no sufren jet lag, en algún punto de sus vidas pueden padecer este trastorno. Esto se debe a que existen factores de riesgo que acaban por desencadenar un episodio de estos.

Los factores de riesgo que aumentan las posibilidades de sufrir jet lag, son los siguientes:

  1. Cruzar más de dos husos horarios. Mientras más husos horarios vayas cruzando en un mismo viaje, más probabilidades tendrás de sufrir jet lag.
  2. Aunque suene extraño, siempre que viajes hacia el este, las posibilidades aumentan, ya que las horas van disminuyendo y no aumentando.
  3. Ser piloto o asistente de cabina, ya que los mismos viajan con más frecuencia a través de una diversidad de husos horarios.
  4. Tener más de cincuenta años. Las personas mayores tienden a sufrir jet lag en mayor medida que las personas jóvenes y los mismos tienden a recuperarse en más de dos días.

¿Cómo prevenir el jet lag?

Así como existen factores de riesgo que aumentan las posibilidades de sufrir jet lag, también existen ciertas pautas que puedes llevar a cabo con el fin de prevenir el mismo.

Las mejores recomendaciones para prevenir el jet lag son las siguientes:

  1. Si tu viaje es más que sólo para vacacionar, y aun así, es recomendable que llegues antes de los días previstos para esto. De este modo podrás adaptarse más rápido y estarás en mejor forma.
  2. Antes de viajar, comienza a dormir temprano y ocho horas como mínimo, de modo que tu cuerpo esté totalmente descansado para cuando partas en el viaje.
  3. Observa bien el sitio al cual vas a ir y ve ajustando tu propio horario de forma gradual. Es decir, si viajarás hacia el este, duerme una hora antes y come una hora antes de lo normal. Si viajarás hacia el oeste, haz lo contrario.
  4. Expón tu cuerpo a la luz del atardecer. Esto te ayudará a regular tu cuerpo para el cambio de horario, siempre que vayas a viajar al oeste. Si por el contrario, viajas al este, exponte a la luz de la mañana. Esto ayudará a que el jet lag ataque de forma menos profunda.
  5. Si estás viajando a través de más de ocho husos horarios, es difícil evitar el jet lag, pero puedes mantenerlo a raya siguiendo un orden en el cual uses lentes de sol y aún así expongas tu cuerpo a la luz de sol, tanto en la mañana como en la tarde.
  6. Mantente siempre en tu horario nuevo y adáptate a las horas de comidas y sueño en el mismo.
  7. Si llegaste temprano, no te duermas hasta que sea de noche y toque hacerlo. Esto te ayudará a adaptarte mucho más rápido.
  8. No dejes de tomar agua. Antes, durante y después del viaje, ya que la humedad de la cabina podría causarte deshidratación y esto aumenta y genera los síntomas del jet lag.
  9. Si vas a llegar a tu destino en un horario nocturno, busca la forma de dormir en el avión. Una buena opción es utilizar tapones de oídos, con el fin de evitar ruidos molestos o un sueño inquieto que acabará dando como resultado cansancio y fatiga.
  10. No consumas cafeína en grandes cantidades. Esto podría acabar por eliminar el sueño de tu cuerpo, lo que ayuda a que el jet lag aparezca y los síntomas se vuelvan más pesados.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *