Síntomas de la insuficiencia cardíaca

By |

Introducción

Lo que se conoce como insuficiencia cardíaca, es una condición que surge cuando el corazón no bombea la cantidad suficiente de sangre, de forma frecuente. Esto es capaz de surgir gracias a diferentes situaciones, en donde por lo general son afecciones que debilitan el músculo del corazón y no permiten que el mismo se llene de la forma correcta, lo que acaba causando que no logre bombear la sangre en la cantidad y el modo correcto.

Lamentablemente, no es fácil solucionar el hecho de esta condición, ya que en muchas ocasiones las afecciones que causan la insuficiencia cardíaca tienden a ser irreparables. Sin embargo, en muchas ocasiones, gracias al avance de la ciencia se han logrado establecer tratamientos que ayudan a reducir los síntomas y a ofrecer un tiempo de vida más duradero, y es que cuando se trata de problemas del corazón, las esperanzas no son suficientes. Una de las primeras recomendaciones en realizarse, es partiendo de los cambios en el estilo de vida de cada persona, y es que cada situación cuenta y existen costumbres que fomentan daños en el corazón. Más adelante hablaremos sobre esto.

Por otro lado, si bien es difícil prevenir un problema como este, no es imposible y se pueden establecer algunas pautas que observaremos a lo largo del artículo, con el fin de entender un poco más de qué se trata esta afección. Lo primero que se debe tener en cuenta es el hecho de prestar atención a los cambios en tu cuerpo, ya que la mayoría de las enfermedades cardíacas tiende a mostrar síntomas, y la insuficiencia cardíaca no es la excepción.

Síntomas de la insuficiencia cardíaca

Esta afección puede comenzar de forma lenta y progresiva, o de la forma más brusca de todas, por lo que se denomina como crónica o aguda, respectivamente. Como decíamos, es necesario prestar siempre atención a cualquier tipo de cambio que esté ocurriendo en el organismo de una persona, especialmente a nivel de su corazón, ya que mientras más rápido se enfrente la enfermedad, más posibilidades de vivir se consiguen.

Los principales síntomas de la insuficiencia cardíaca, son los siguientes:

Falta de aire

La disnea, o falta de aire, es un síntoma que ocurre en diferentes situaciones, sobretodo cuando se está generando esfuerzo físico leve o moderado, o simplemente cuando te acuestas. Es importante prestar atención especialmente en esta última circunstancia.

Fatiga y debilidad

Es muy común que al existir un problema en el bombeo de sangre en el corazón, se genere cierto grado de debilidad en el cuerpo, lo que a su vez se ve reflejado en una fatiga permanente en el organismo.

Inflamación

Es común que algunas zonas del cuerpo se inflamen, generando edemas, gracias a una insuficiencia cardíaca. En donde las piernas, los pies y los tobillos son las zonas que más destacan.

Irregularidad en los latidos del corazón

Llega un momento en donde el bombeo de sangre genera que los latidos del corazón se vean irregulares, en donde por lo general tienden a ser más rápidos de lo normal.

Incapacidad para ejercitarse

Por otro lado, cuando el corazón no logra bombear la suficiente cantidad de sangre, el organismo comienza a verse afectado en muchos ámbitos, especialmente el ámbito motor, por lo que ejercitarse o realizar actividades físicas comunes, como correr o caminar, se vuelve una tarea difícil.

Tos

La tos que ocurre tras un problema cardíaco como este, tiende a ser acompañada de flema y en ocasiones más graves, de manchas de sangre.

Otros síntomas

Los síntomas anteriormente mencionados tienden a ser los principales en aparecer tras contar con una insuficiencia cardíaca; sin embargo, no son los únicos, ya que existen otros signos que nos ayudan a identificar este problema. Estos síntomas tienden a ser los siguientes: ganas de orinar frecuentemente en la noche, ascitis, falta de apetito, náuseas moderadas, aumento de peso causado gracias a la retención de líquidos, falta de aire y dolor en el pecho.

Causas de la insuficiencia cardíaca

Como decíamos al comienzo de este artículo, la insuficiencia cardíaca tiende a ser una condición que aparece luego de que cualquier enfermedad cardíaca haya debilitado o dañado el músculo del corazón. Sin embargo, si bien en la mayoría de las ocasiones ocurre a través de esto, no se trata de que el corazón esté debilitado para causar la insuficiencia, ya que esto también puede ocurrir cuando el músculo se encuentra demasiado rígido. Pese a ello, a través de esta segunda causa las ocasiones tienden a ser menores.

Como son muchas las condiciones que pueden causar un problema en el corazón y causar la insuficiencia cardíaca, a continuación hablaremos sobre los principales factores de riesgo que aumentan las probabilidades de desarrollar esta afección:

  1. Hipertensión. El hecho de contar con una hipertensión no controlada, es capaz de causar una debilidad exacta en el corazón y desarrollar la insuficiencia cardíaca.
  2. Enfermedad de las arterias coronarias. Cuando estas arterias principales del corazón se estrechan, el suministro de sangre que pasa a través de ellas tiende a ser menor, lo que automáticamente comienza a generar la insuficiencia cardíaca partiendo de una debilidad del corazón.
  3. Infarto. Es bien sabido que un infarto puede ocurrir de forma brusca, y si bien se puede sobrevivir a uno de ellos, el corazón tiende a quedar lastimado y débil, lo que acaba causando que el mismo no bombee sangre en la cantidad requerida.
  4. Diabetes. La diabetes es una enfermedad que eleva el riesgo de desarrollar enfermedades cardíacas, por lo que de forma indirecta es capaz de causar la insuficiencia; además de que el hecho de tomar algunos medicamentos para esta afección tienden a aumentar este riesgo en gran medida.
  5. Apnea del sueño. La apnea del sueño es una condición que causa que una incapacidad para respirar mientras se duerme, lo que a su vez causa que los niveles de oxígeno no sean los adecuados y, por ende, se generen problemas cardíacos.
  6. Otros factores. Por otro lado, existen algunos factores de riesgo que si bien no son siempre muy comunes, tienden a generar grandes probabilidades de padecer de insuficiencia cardíaca en cualquier momento, en donde destacan los defectos cardíacos congénitos, la valvulopatía, el hecho de padecer de algún virus que sea capaz de dañar el corazón, consumir alcohol, fumar tabaco, ser una persona obesa y una mala alimentación.

Por último, es importante destacar el hecho de que ser una persona sedentaria, es capaz de aumentar el hecho de padecer de cualquiera de los factores antes mencionados, además de que se debe dejar claro que tanto uno, como diferentes factores de riesgo son capaces de provocar altas posibilidades de padecer esta afección.

Es necesario visitar a un médico siempre y cuando se estén sintiendo síntomas, incluso si se trata tan sólo de uno de ellos, y es que lo que diferencia la vida de la muerte, es el tiempo de reacción con el que pueda contar un individuo afectado. Es necesario consultar con un cardiólogo, en donde el mismo realizará un chequeo físico, analizará los síntomas, estudiará tu historial médico y luego procederá a realizar algunas pruebas directas al corazón, como un electrocardiograma y un ecocardiograma. A través de estos estudios se puede observar el estado del corazón, la cantidad de sangre que bombea, los latidos y su tamaño. Luego, se procede a establecer un tratamiento adecuado que busque eliminar la causa del problema y reducir los síntomas de la afección principal.

Complicaciones

Al tratarse de un problema de salud que engloba el corazón, es necesario tener cuidado con todo aquello que se está realizando, consumiendo o ingiriendo, y es que tu pronóstico de vida dependerá especialmente de ti, de tus hábitos y de tu edad. Si no se cumplen las recomendaciones establecidas por el especialista encargado de trabajar tu caso, pueden desarrollarse algunas complicaciones que son capaces de poner tu vida en riesgo.

Las posibles complicaciones de la insuficiencia cardíaca, son las siguientes:

  1. Daño renal. Cuando se habla de una insuficiencia cardíaca no tratada, se habla también de un flujo de sangre dañado que no llega de forma correcta hacia los riñones, lo que acaba causando un daño renal muy grave.
  2. Problemas en las válvulas cardíacas y el ritmo del corazón. Cuando esta afección ya ha avanzado mucho, puede lograrse que el corazón se dilate o que se formen arritmias, en donde ambas complicaciones tienden a ser importantes a tomar en cuenta.
  3. Daño hepático. Por último, está el daño hepático, el cual puede ocurrir gracias a la acumulación de líquido que se forma en el hígado partiendo de la insuficiencia cardíaca.

Como decíamos al comienzo de este artículo, la insuficiencia cardíaca no se puede curar, pero sí pueden recetarse medicamentos que fomenten la reducción de los síntomas y así evitar estas complicaciones.

Recomendaciones

También habíamos comentado que existen ciertas recomendaciones que se pueden llevar a cabo con el fin de reducir los síntomas y así controlar su evolución, y es que no se trata tan sólo se los medicamentos que receta el médico, ya que más de un 50% de la mejora se encuentra en los hábitos de quien está padeciendo el problema.

Las recomendaciones son las siguientes:

  1. Evita fumar. Es sumamente importante que evites cualquier tipo de sustancia tóxica que se fume, como el cigarrillo, la pipa y el tabaco, ya que este hecho comienza a dañar los vasos sanguíneos del corazón, genera hipertensión y reduce en gran medida la cantidad de oxígeno que llega hasta el corazón.
  2. Mantén un control en tu peso. Debes evitar por completo un descontrol en tu peso, por lo que lo más recomendable es ponerte en contacto con un especialista y llevar un control en tu retención de líquidos. Debes tener en cuenta la inflamación en las piernas, en los tobillos y en los pies y tenerlos siempre en cuenta.
  3. Lleva una dieta balanceada. Es importante que te mantengas siempre consumiendo alimentos balanceados, incluyendo grandes cantidades de frutas y verduras, además de cereales integrales, con el fin de que puedas mantener un control en tus alimentos y no perder nutrientes. Evita las grasas saturadas y los productos lácteos.
  4. Modera tu consumo de sal. Es importante que restrinjas tu consumo de sal en tu dieta, sobretodo porque esto causa que tu corazón trabaje más y tus arterias se estrechen. Consulta con un especialista sobre la cantidad de sal que debes consumir al día.
  5. Limita la ingesta de alcohol. Es necesario que lleves un control sobre la cantidad de alcohol que estás consumiendo. Inclusive, lo más recomendable es evitarlo por completo siempre que se padezca de insuficiencia cardíaca, ya que este líquido es capaz de interactuar con los medicamentos del tratamiento y causar problemas cardíacos.
  6. Ejercítate. Como ya habíamos comentado, es importante que te ejercites de forma regular de modo que tu cuerpo se encuentre saludable y en forma, lo que ayuda a reducir toda la exigencia en el corazón. Sin embargo, no puedes realizar esto a la ligera ya que existen ejercicios específicos que debes realizar para evitar debilidad y complicaciones.
  7. Evita el estrés. El hecho de estresarte por situaciones externas o internas, es un grave enemigo del corazón, sobretodo porque genera que el corazón lata más rápido y la presión arterial se eleve, fomentando complicaciones. Si vives una vida llena de estrés, busca la forma de reducirla, bien sea durmiendo, realizando alguna actividad relajante o haciendo ejercicio. Lo que mejor te funcione.

Si llevas a cabo estas recomendaciones en conjunto, tu calidad de vida mejorará y podrás preocuparte menos sobre posibles complicaciones de cualquier tipo.

Prevención

Para finalizar, habíamos comentado que si bien es imposible prevenir por completo esta afección, en realidad se puede buscar la mejor forma para reducir las probabilidades de padecimiento, y esto se logra partiendo de los factores de riesgo antes mencionados.

Y es que la mejor forma de reducir las posibilidades de desarrollar una insuficiencia cardíaca, es reduciendo o evitando por completo los factores que aumentan el riesgo de desarrollarla. Además, debes trabajar continuamente en tus hábitos de vida, eliminando las toxinas de la misma, como el cigarro.

Por otro lado, el hecho de alimentarte bien, hacer ejercicio y llevar una vida tranquila, son otros aspectos a tener en cuenta para así evitar afecciones cardíacas de cualquier tipo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.