Síntomas del insomnio

By |

Introducción

El insomnio es un problema que padecen un gran número de personas en todo el mundo, incluyendo jóvenes y adultos mayores. El mismo puede estar dado por diferentes causas y factores que generan que las probabilidades de sufrirlo sean mayores. En sí, este es un trastorno que consiste en la dificultad para dormir, o bien, mantener las horas de sueño. Es muy probable que cuando se padece de insomnio y se concilia el sueño por un breve momento, el cuerpo se mantenga cansado durante todo el día. Y es que este problema consume gran parte de tu energía, así como también es capaz de adueñarse de tu estado de ánimo completamente.

Además de lo anterior, el insomnio también es capaz de influir en tu salud, lo que a su vez es capaz de atacar tu calidad de vida en diferentes aspectos, como laboral y estudiantil. Hoy en día se establece una media común de ocho horas de sueño para poder recuperar energías y mantener un estado de ánimo correcto. Sin embargo, la cantidad precisa depende de cada tipo de persona, por lo que a algunas les es suficiente siete horas, mientras que otras necesitan nueve.

El insomnio tiende a ser un trastorno realmente común que puede ocurrir en diferentes ocasiones, por lo general de forma breve y a corto plazo, en donde lo más que puede durar es un par de semanas. Esto puede deberse a muchas situaciones y circunstancias, por lo que no se puede establecer a ciencia cierta una sola causa. No obstante, el insomnio también puede surgir de forma crónica, de modo que se mantiene a largo plazo, sobrepasando un mes completo.

En algunos casos el insomnio tiende a ser parte de un cuadro de síntomas que surgen tras una enfermedad o algún problema, así como puede ser la enfermedad misma, por lo que tiende a ser importante que un profesional evalúe al paciente siempre que el insomnio sea crónico. Pese a esto, en realidad este trastorno puede tratarse y desaparecer.

Síntomas del insomnio

El insomnio no se trata tan sólo de no poder dormir, sino también de una serie de síntomas que se hacen notar a simple vista en cada individuo. Estos síntomas comienzan a surgir de forma progresiva, y tienden a ser los siguientes:

Despertar durante la noche

Es muy común que una persona comience a despertarse durante la noche cuando sufre de insomnio, ya que en cualquier momento la misma se dormirá pero su sueño será inquietante y se despertará varias veces, hasta que se despierte por completo.

Despertar más temprano

Además de no poder dormir por completo durante la noche, tiende a ser común que las personas con insomnio se despierten más temprano de la habitual, siendo este otro de los síntomas más comunes de este trastorno.

Cansancio

El hecho de no poder dormir durante días seguidos de forma correcta, genera un desgaste físico increíble en el cuerpo de una misma persona, por lo que se habla de una pérdida de energía que causa cansancio en todo momento.

Somnolencia diurna

Por otro lado, es muy común observar a muchas personas con somnolencia durante el día, lo que es sinónimo de que padecen de insomnio durante las noches.

Cambios de humor

Cuando una persona no duerme la cantidad de horas necesarias, comienza a sufrir cambios de humor de forma negativa, en donde por lo general ocurre a través de depresión o ansiedad. Además, a su vez esto genera diferentes cambios en la mente y en las capacidades humanas, como falta de concentración.

Causas del insomnio

Al comienzo de este artículo hemos mencionado que las causas del insomnio pueden ser muy diversas, en donde el trastorno puede estar asociado con cualquiera otra afección o situación emocional. En sí, de forma común cuando hablamos de insomnio crónico estamos hablando de una consecuencia generada por una sobrecarga de estrés o de eventos traumáticos que alteran el ritmo normal de vida de una persona.

Sin embargo, no se trata tan sólo de esto, y a continuación les presentamos las principales causas del insomnio:

  1. Estrés. Sí, ya hemos mencionado al estrés, pero es importante colocarlo de primero en esta lista ya que el mismo tiende a ser una de las principales causas de este trastorno. En sí, el estrés puede surgir tras una serie de preocupaciones, molestias o acumulaciones negativas en el cuerpo, lo que genera que la mente se encuentre trabajando a todo lo que da durante el día y la noche, produciendo entonces pesadez en el cuerpo y dificultad para dormir.
  2. Viajes u horarios de trabajo. El hecho de cambiar los ritmos circadianos del cuerpo es capaz de generar insomnio, ya que estos son aquellos que actúan directamente como un reloj interno capaz de regular diferentes sistemas del organismo. Esto puede ser alterado, a su vez, por diferentes situaciones o acciones, como viajar o cambiar horarios de trabajo de forma constante.
  3. Malos hábitos de sueño. El hecho de dormir tarde, dormir durante el día, estar activo antes de dormir o encontrarse en la cama realizando trabajos o actividades que mantienen el cerebro estimulado, es otra de las principales causas de tener insomnio, así como el hecho de utilizar aparatos tecnológicos antes de dormir. Esto estimula el cerebro y lo mantiene activo durante la noche.
  4. Comer demasiado en la noche. El hecho de comer alimentos en exceso antes de dormir, causa molestias en el cuerpo, sobretodo cuando se está acostado, lo que causa inquietud y, por ende, dificultad para conciliar el sueño. Es común observar personas despiertas durante la noche por problemas estomacales.
  5. Otras causas. Además de las causas anteriores, el insomnio a veces tienden a ser causado por razones más específicas, como contar con trastornos de salud mental, en donde destacan la ansiedad y el trastornos por estrés postraumático; el uso de medicamentos, en donde muchos de estos son capaces de mantener el cerebro siempre activo, impidiendo que el mismo le permita al cuerpo relajarse y alcanzar el sueño; por otro lado, el hecho de contar con algunas enfermedades que inquietan el cuerpo y mantienen la mente activa, son otra de las causas, en donde las enfermedades pueden ser diabetes, cáncer y enfermedades cardíaca, así como algunos trastornos del sueño, como la apnea del sueño; por último, existen otras causas que favorecen que una persona sufra de insomnio, como el hecho de consumir alcohol y cafeína.

Además de estas causas, existen también algunos factores que generan que las probabilidades de padecer de este trastorno tiendan a aumentar. Los principales factores de riesgo del insomnio, son los siguientes;

  1. Ser mujer. Si bien el insomnio es capaz de atacar a cualquier persona sin establecer un patrón de sexo o edad específico, las mujeres tienden a ser más propensas de padecer este problema debido a sus cambios hormonales, en donde los mismos tienen que ver con la menstruación, con la menopausia y con el embarazo.
  2. Edad. De nuevo, estamos ante un factor que no es del todo rígido, pero es válido, y es que el insomnio tiende a ser más común en personas mayores de sesenta años. Esto parte de los cambios en los patrones de sueño y salud de cada persona.
  3. Cambiar de forma frecuente tu horario de sueño. Tú puedes elegir la hora en la que quieres dormir y establecer un patrón partiendo de esta información. Sin embargo, el hecho de modificarlo de forma constante genera que surja el insomnio.

Diagnóstico del insomnio

Cuando hablamos sobre un insomnio crónico, es necesario acudir con un especialista que ayude al individuo afectado a establecer las causas que están generando este problema y establecer un tratamiento certero que lo elimine. Por lo general, cuando se trata de un insomnio agudo que tiende a desaparecer con los días, no se busca un diagnóstico clínico ya que las causas pueden ser variadas y por lo general tienden a ser emocionales.

El médico tiene el deber de comenzar el diagnóstico con un examen físico exploratorio por medio del cual comienza a descartar problemas médicos y afecciones que quizás pueden estar relacionadas con el insomnio. De forma común, el especialista establecerá la realización de un examen de sangre que descarte ciertas enfermedades como la diabetes y problemas de tiroides.

Por otro lado, el especialista deberá realizar una evaluación de los hábitos de sueño del paciente, en donde el mismo comenzará realizando preguntas del tema y llenando un historial. Además, puede que exija al paciente el hecho de llevar un diario de sueño durante un mes con el fin de observar la evolución del problema.

Si aún con esto el especialista no ha encontrado la causa exacta del insomnio en el paciente, deberá realizar un estudio del sueño, con el fin de descartar trastornos del sueño, como la apnea y el síndrome de las piernas inquietas. Los exámenes se realizan para tomar nota sobre las actividades de tu cerebro mientras duermes.

Una vez establecido el diagnóstico, el médico deberá establecer un tratamiento a base de medicamentos y recomendaciones.

Recomendaciones a tomar en cuenta

Ya hemos dejado claro que el insomnio es un problema que puede atacar en cualquier momento, y a cualquier persona, por diferentes causas en donde las más comunes son los cambios de rutina, el estrés y las emociones negativas; además de un conjunto de todas ellas. Sin embargo, como comentábamos, el insomnio puede tratarse, mejorarse y eliminarse, incluso sin medicamentos, ya que en ocasiones basta con que se realicen algunos cambios y se lleven a cabo algunos consejos con el fin lograrlos.

Las principales recomendaciones para tratar el insomnio, son las siguientes:

  1. Respeta tus horarios de sueño. Es importante que establezca una media común en la cual tengas una hora promedio en la cual vayas a acostarte dormir y crees un hábito todos los días, incluyendo fines de semana de ser posible.
  2. Evita el sedentarismo. Es importante que te mantengas activo todo el tiempo, evitando el sedentarismo, con el fin de que tu cuerpo queme energía que necesite recuperar durante las horas de sueño.
  3. Controla tus medicamentos. Como decíamos anteriormente, existen algunos medicamentos capaces de generar insomnio, por lo que debes tenerlos en cuenta con el fin de controlarlos y, de ser necesario, consultar con el especialista para cambiarlos o modificar las dosis. Por lo general, estos fármacos tienden a contener cafeína o estimulantes.
  4. Limita tus siestas. Es muy común tomar siestas durante el día, pero cuando se padece de insomnio lo más recomendable es evitarlas por completo con el fin de mantener el sueño hasta que llegue la hora de dormir, en la noche. Si te resulta imposible, entonces limítalas y evita que sobrepasen la media hora.
  5. Limita la cafeína, el cigarro y el alcohol. Cualquiera de estas sustancias son capaces de producir alteraciones en el organismo, impidiendo conciliar el sueño de forma correcta.
  6. Si algo te duele, no lo toleres. Cuando hay algo en el cuerpo que te inquieta y te perturba, como un dolor, debes buscar ayuda de un médico o ingerir analgésicos que calmen esta inquietud, ya que tu cerebro la registra y la mantiene activa, incluso cuando deja de dolor. Lo ideal es atacar a tiempo cualquier tipo de dolor en el cuerpo y permitir que la mente descanse.
  7. Evita comidas pesadas antes de dormir. Es importante que consumas alimentos ligeros dos horas antes de dormir, con el fin de que todo tu cuerpo se encuentre liviano y así se evite la acidez estomacal. Además, evita ingerir demasiada agua antes de acostarte para que no estés inquieto por las ganas de orinar frecuentes.

Además de esto, existen algunas recomendaciones que puedes llevar a cabo para antes de dormir:

  1. Coloca tu habituación lo más cómoda que puedas para poder dormir. Haz que tus almohadas estén en la posición correcta, evita cualquier aparato tecnológico y mantén el lugar oscuro y a buena temperatura. Evita utilizar tu cuarto para otras cosas salvo dormir o compartir en compañía de alguien agradable, ya que de otro modo sentirás que ese lugar es tu zona de trabajo y no tu zona de confort.
  2. Busca la mejor forma de relajarte. ¿Quieres leer un libro antes de dormir o escuchar música suave? ¿quieres bañarte con agua caliente antes de dormir? ¿quieres un masaje para dormir mejor? Todo es válido. Lo ideal es que tu cuerpo se encuentre completamente liviano y relajado para antes de dormir.
  3. No pienses demasiado en conciliar el sueño. Si te encuentran esforzándote para dormir, no lo lograrás en ningún momento. Tampoco te quedes en la cama hasta lograrlo, levántate, haz alguna actividad ligera y luego vuelve a la cama.

Estos consejos, en conjunto y bien realizados, te ayudarán a deshacerte del tan temido insomnio y te permitirán dormir cómodo y profundo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.