Síntomas de la insolación

By | noviembre 12, 2018

Introducción

Existen épocas del año en donde el sol se mantiene al margen y el calor no se refleja como en otras ocasiones, siendo estas aquellas en donde el clima se encuentra templado y la frescura corre a través de los individuos. Sin embargo, existen otras épocas del año en donde es todo lo contrario y el sol se concentra en su máxima expresión, aumentando la temperatura de cualquier objeto o persona. El verano es la estación del año en donde el sol se encuentra en su punto máximo, en donde el mismo es capaz de generar molestias hasta alcanzar complicaciones, como los golpes de calor e insolación.

La insolación es una condición que ocurre cuando un cuerpo se encuentra expuesto prolongadamente al sol, generando así que ocurra un fallo es los mecanismos del sistema nervioso del organismo, específicamente en aquellos que ayudan a mantener equilibrada la temperatura corporal partiendo de dos procesos, la sudoración y la dilatación de los vasos periféricos. Cuando esto ocurre, la temperatura del cuerpo se comienza a descontrolar, alcanzando los 45º C.

Una vez que el organismo alcanza esta temperatura, comienza lo que se conoce como la insolación, sobretodo porque este proceso llega acompañado de diferentes síntomas. Si bien el cuerpo puede enfriarme naturalmente, mientras la insolación continúe en el organismo por el efecto solar, la misma no logrará detenerse y controlarse. A pesar de que esto suena a un efecto común de ir a la playa, en realidad la insolación es un proceso peligroso y es considerado un riesgo total en la vida de un individuo.

Factores de riesgo de la insolación

Como ya hemos dejado claro, la insolación ocurre gracias al sol y a la cantidad de tiempo que un individuo se encuentre expuesto de forma directa a él. En menores medidas, esta condición también ocurre cuando existe un grado muy grande de humedad.

Por otro lado, existen también diferentes factores de riesgo que aumentan considerablemente la posibilidad de contraer una insolación, y son los siguientes:

  1. Siempre que el sol se encuentre en su máximo punto, en horas específicas (entre 10:30am y 12:00pm, por ejemplo), encontrarse directamente expuesto a él, sobretodo por momentos prolongados de tiempo.
  2. Encontrarse sin protección alguna ante los rayos de sol, como cremas o ropa que cubra la mayor cantidad de piel posible.
  3. El hecho de no estar acostumbrado a un grado alto de humedad genera que la piel se vuelva sensible y la insolación llegue más rápido.
  4. La edad. Si bien la insolación es una condición que puede afectar a cualquier persona, sin importar el sexo o la edad de la misma, en realidad la piel de los niños y de las personas mayores tiende a ser más sensible, lo que genera que los mismos tengan más posibilidades de contraer una insolación, así como también un golpe de calor.
  5. Obesidad. La obesidad también genera que un individuo se vuelva más propensa a padecer de una insolación, por su alto índice de masa muscular y grasa.

Cuando todos estos factores tienden a combinarse en una misma persona, y siempre que se esté en épocas de mucho calor, la insolación es capaz de ocurrir en un gran porcentaje de posibilidades.

Síntomas de la insolación

Como habíamos comentado al comienzo de este artículo, la insolación es una condición capaz de generar una serie de síntomas específicos que pueden considerarse leves o graves, dependiendo directamente de la cantidad de piel afectada, del tiempo de exposición al sol y de la edad del afectado. Desde los síntomas más leves, como un dolor de cabeza, hasta los más graves, como la pérdida del conocimiento, todos deben estar en constante observación con el fin de llevar a cabo las mejores recomendaciones para reducir los síntomas y eliminar la insolación.

Dentro de los principales síntomas de la insolación, se encuentran los siguientes:

Piel intensamente caliente

El hecho de tener la piel sumamente caliente, tiende a ser el síntoma principal de la insolación, sobretodo porque la piel es la que recibe de forma directa el calor del sol. Además, la piel se vuelve sensible y se observa roja, como si hubiese sido rociada con algún colorante. De forma común, la temperatura corporal pasa los 40º y es necesario visitar al médico de forma inmediata con el fin de evitar complicaciones.

Mareos y desmayos

Una vez que la temperatura corporal comienza a aumentar y sobrepasa los 40º, es común que el organismo comience a sentirse completamente mareado, llegando incluso a producirse desmayos en el individuo afectado. Por lo general, este síntoma ocurre cuando la piel ya se encuentra caliente y roja, sobretodo porque la cabeza también tiende a observarse del mismo modo.

Si a la insolación se le combina la deshidratación, los desmayos se volverán más frecuentes.

Fatiga extrema

Además de los mareos y de los desmayos, cuando un cuerpo está pasando por un grado alto de insolación, el mismo comienza a sentirse fatigado en grandes cantidades. Incluso, si un individuo se mantiene expuesto al sol común durante algunas horas y se siente cansado, cuando esto sobrepasa lo normal y ocurre por insolación, el cansancio y la debilidad se vuelven comunes.

Náuseas

Cuando el afectado ya cumple con los síntomas anteriores, es común que el mismo comience a sentir ganas de vomitar de forma común, sobretodo si el mismo se encuentra mareado de forma constante. Sin embargo, es importante mencionar que este síntoma no es un buen indicio y es necesario visitar al médico de forma inmediata.

Vómitos

Si los síntomas persisten y las náuseas se abren paso a los vómitos, eso quiere decir que la insolación es mucho más grave de lo normal, por lo que se deben tomar medidas drásticas, como visitar a un médico e ingerir mucha agua en breves periodos de tiempo.

Taquicardia

La taquicardia es un síntoma común cuando se trata de insolación, pero esto no quiere decir que sea un síntoma positivo. La taquicardia, siempre que se vuelva intensa, puede significar que algo grave está ocurriendo en el organismo del individuo, por lo que es necesario tener presente el hecho de visitar a un profesional con el fin de reducir este síntoma.

Convulsiones

Si bien hemos estado hablando de síntomas comunes que requieren de una visita médico, las convulsiones son realmente uno de los síntomas más peligrosos que pueden ocurrir cuando se está desarrollando una insolación, y en este caso es obligatorio visitar al médico apenas comience el primer ataque convulsivo. En muy pocos casos las convulsiones tienden a mostrar signos preventivos, por lo que suelen ocurrir de forma brusca.

Falta de sudoración

A pesar de que el cuerpo se encuentra completamente caliente, el misma falla en sudar como debería con el fin de que la temperatura corporal disminuya a un grado normal. Esto ocurre por el fallo en el mecanismo antes nombrado, que impide que la temperatura del cuerpo se regule y la insolación se mantenga.

Dolor de cabeza

Por último, los dolores de cabeza tienden a ser otro de los síntomas más característicos de la insolación, sobretodo cuando el cuerpo ha estado muy expuesto ante el sol por un periodo de tiempo prolongado. Si bien este signo suele ser común cuando un individuo se encuentra agitado, acalorado y cansado, en el caso de la insolación el mismo no cesa aún con medicamentos. Esto se debe a la temperatura que ha alcanzado el organismo.

¿La insolación se puede prevenir?

La insolación se trata de la exposición prolongada al sol, lo que quiere decir que la misma se puede prevenir siguiendo una serie de recomendaciones preventivas que ayudan a fomentar conciencia y a tomar sol de forma controlada, y es que es muy común visitar playas o zonas al aire libre siempre que se encuentre en verano, y si bien esto no está mal, se deben tener en cuenta las consecuencias de este hecho.

Las recomendaciones preventivas ante la insolación, son las siguientes:

  1. Evita que el sol toque tu piel de forma directa. Si bien esto no es fácil, se puede lograr, sobretodo porque hoy en día existen diferentes bañadores tanto de hombres como de mujer, que fomentan el hecho de evitar el sol de forma directa. Además, mientras más evites el sol en las horas en donde especialmente se encuentra más intenso, mucho mejor.
  2. Si no cuentas con alguna prenda que te cubra de los rayos del sol, utiliza una sombrilla. Esto no es extraño, ya que en muchos países se toma en cuenta como una costumbre magnífica.
  3. Si has de visitar la playa, asegúrate de colocarte protector solar en toda tu piel, se encuentre la misma expuesta o no. Esto te ayudará a evitar que la piel se caliente más de lo debido.
  4. Bebe mucho líquido si te encuentras en lugares con mucho sol o humedad. No debes permitir que tu cuerpo se deshidrate, por lo que debes ingerir mucha agua para evitar insolación intensa, complicaciones y golpes de calor.
  5. Si tan sólo caminarás por la ciudad, utiliza prendas de ropa que te cubran del sol, sobretodo que te cubran brazos, cuelo y cabeza. Además, busca sombra de vez en cuando con el fin de que te cuerpo pueda enfriarse de vez en cuando, sobretodo si te encuentras con niños o personas de edad avanzada.

Ahora bien, por otro lado, si no has podido prevenir la insolación y te encuentras padeciendo alguno de los síntomas, es importante que busques ayuda con el fin de que otras personas te puedan ayudar. Si por el contrario, estás con alguien que está padeciendo de insolación y ha sufrido un ataque, sigue las siguientes recomendaciones con el fin de ayudarle:

  1. Lo ideal es que la temperatura corporal del individuo disminuya, por lo que lo primero que debes hacer es dirigir al individuo a algún sitio con sombra y frescura. Ubícale en un lugar cómodo y seguro, y acuéstale de modo que sus pies se encuentren elevados.
  2. Busca que se ventile. Puedes ayudarle echándole aire y aplicando paños de agua fría sobre su piel, específicamente en la frente, cuello y axilas. Esto ayudará a que su temperatura corporal disminuya. Evita por completo aplicar alcohol en su piel.
  3. Si el afectado puede hablar y moverse, dale de beber mucha agua pero en pequeños sorbos. Evita hacerle ingerir algún medicamento sin antes consultar con el médico.
  4. De ser necesario, llama a urgencias y pide ayuda.

Es importante tener en cuenta estos consejos ya que la insolación es una condición común que afecta a un gran número de personas alrededor de todo el mundo, y pueden generar que salves una vida.

Alimentos que ayudan con la piel

Además de todo lo anterior, existen algunos alimentos que se pueden consumir con el fin de generar que la piel se vuelva fuerte antes los rayos del sol, ya que los mismos son ricos en antioxidantes y si estos se combinan con una buena protección preventiva, la insolación será historia.

Dentro de los principales alimentos ricos en antioxidantes que ayudan a la piel, se encuentran los siguientes:

  • Cítricos. Es muy común que cualquier tipo de fruta cítrica es maravillosa para nuestra piel, sobretodo porque las mismas cuentan con una sustancia natural que ayuda a que la piel se vuelva más fuerte y se proteja de los rayos del sol. Dentro de estos cítricos se encuentran las naranjas, los limones y la lima.
  • Salmón. El salmón, aunque suene extraño, es un alimento maravilloso que se encuentra lleno de Omega 3, lo que ayuda a que la piel se vuelva fuerte y dispuesta a luchar contra los rayos del sol. Además, aún cuando el sol haya atacado la piel, el salmón ayuda a que los síntomas se reduzcan.
  • Pimentón. El pimentón, especialmente el marrón, es un alimento que cuenta con una gran cantidad de antioxidantes que ayudan que los daños provocados por el sol, se reduzcan, sobretodo la inflamación en la piel. Lo ideal es consumirlo en su totalidad.
  • Granada. Por último, se encuentra la granada, la cual es una fruta que cuenta con una gran cantidad de beneficios para la piel, sobretodo porque diversos estudios han llegado a la conclusión de que previenen el cáncer de piel.

De ser posible,consume de forma regular estos alimentos, sobretodo cuando te encuentres expuesto al sol de forma constante.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.