Saltar al contenido

Síntomas de la indigestión

Todos en algún momento de nuestras vidas hemos pasado por un cuadro de indigestión que nos dejado inmovilizados en la cama por todos los malestares que esta afección nos produce, y es que es tan común como molesta.

¿Qué es una indigestión?

Para los que no saben, y a modo de darle una definición técnica y profunda, decimos que la indigestión es aquella enfermedad estomacal que surge cada vez que el estómago se irrita, a causa de agentes tanto internos, como externos, aunque en la mayoría de los casos frecuentes y comunes, casi siempre ocurre por agentes externos. Por otro lado, y para establecerlo de forma más médica y profesional, ocurre también cuando el ácido estomacal comienza a subir a través del esófago, irritando y lastimando el mismo.

¿Qué provoca la indigestión?

Es una afección que puede ser causada en cualquier momento del día, aunque de forma más común ocurre después de comer, ya que la alimentación es la principal causa de la indigestión. Pese a esto, más adelante hablaremos de todas sus causas.

No es para alarmarse cuando se puede controlar, lo que requiere que se sepa la causa que provocó la indigestión, por lo que no se cataloga como un problema de salud demasiado serio, grave o peligroso. Sin embargo, es necesario mantener un control preciso si este viene acompañado de cuadros de pérdida de peso brusco, o con dificultad para tragar, ya que podría estar siendo producido por otros agentes.

La indigestión es capaz de afectar a un gran número de personas, de todas las edades, por lo que es un tema bastante conocido.

Síntomas de la indigestión

Al tratarse de una enfermedad que afecta directamente al estómago, de la misma parten una serie de síntomas que ayudan a que la afección pueda diagnosticarse rápidamente, incluso desde casa.

Dentro de los principales síntomas que surgen cuando existe una indigestión, sin importar la edad, se encuentran los siguientes:

Dolor

El dolor estomacal que da cuando existe indigestión es bastante molesto e impactante para el paciente, por lo que hay que tener en cuenta que el mismo surge desde la parte alta del estómago hasta por encima del ombligo.

Sensación de llenura

Al inflamarse el estómago, la sensación de llenura no se hace esperar, lo que empeora con los dolores. Esta sensación tan molesta aparece en la parte superior del estómago, o en el tórax, en algunas ocasiones.

sensación de llenura

Acidez

Al hablar de un proceso en el cual está involucrado el ácido estomacal, es muy común que la acidez sea un detonante frecuente en la indigestión.

acidez estomacal

Pérdida de apetito

Este síntoma es también común y persistente en todos aquellos que sufren de indigestión, sobretodo en aquellos que consumieron algo en momentos previos al malestar.

Náuseas

Las náuseas, e incluso los vómitos, son comunes en la indigestión y atacan desde el primer comienzo. Algunos pacientes comentan sentir alivio al vomitar.

Flatulencia o eructos

Incluso aunque no hayas comido nada en lo absoluto, los eructos y los gases son comunes y molestos, ya que son frecuentes y no paran hasta que la indigestión llega a su fin.

Pérdida de peso

De esto habíamos hablado más arriba. Este síntoma suele ser un detonante preciso en este tema, ya que no suele ser un síntoma de una indigestión común, sino un indicativo de que es algo más que sólo una indigestión pasajera. Es importante poner sumo cuidado en este síntoma y visitar un médico de inmediato.

Sangre en el vómito

Incluso si apenas son algunas manchas, la sangre no es un indicativo normal en la indigestión, por lo que este suele ser otro de los síntomas a los que hay que ponerle mucho cuidado.

Causas de la indigestión

Como decíamos, si bien la alimentación es la causa principal de la indigestión, en realidad existen diversos factores que contribuyen a que esta afección se desencadene rápidamente. Dentro de estos factores se incluye el consumo de alcohol en exceso o de comidas altamente condimentadas, sobretodo si se mantiene una dieta saludable de forma regular.

Comer de forma muy rápida y en exceso, también es un factor que desencadena un periodo de indigestión en donde generalmente no dura más que un día. Por otro lado, el estrés también es capaz de causar indigestión, ya que el estómago suele captar los nervios del individuo en él, y generar un cuadro de indigestión emocional que dura cierto tiempo y que puede ser muy molesto.

Consumir cafeína en exceso o fumar de forma regular son dos de los detonantes más comunes para nuestro estómago, ya que además de producir indigestión, es bien capaz de producir otras afecciones, también estomacales.

Por otra parte, la gastritis es una enfermedad estomacal que puede ser controlada, pero que dentro de sus síntomas principales surge la indigestión, por lo que es preciso tener en cuenta de que si sufres de gastritis, pueden ocurrirte cuadro de indigestión de forma regular.

causas de la indigestión

Factores de riesgo que contribuyen a la aparición de indigestión

Además del cigarro, el tabaco y el alcohol, existen otros desencadenantes bastante comunes que es necesario tener en cuenta, como el hecho de mantener el organismo estresado y con mucha ansiedad, por lo que es importante mantener a raya las emociones.

Pero además de esto, existen otros factores aún más comunes, y son los siguientes:

  1. El abuso de medicamentos comunes, como una aspirina o pastillas antiinflamatorias.
  2. El consumo regular de café es capaz de sensibilizar las paredes del estómago e irritarlo.
  3. Consumir chocolate en exceso.
  4. Tener obesidad y no tratar de controlarla. Esto se debe a que mientras más presión exista en el estómago, más se acentuará una indigestión.
  5. Consumir comidas condimentadas en exceso, de forma regular.

Casos subyacentes que desencadenan la indigestión

Por otro lado, existen casos subyacentes que son capaces de acabar en una indigestión, y son los siguientes:

  1. Úlceras pépticas

Las úlceras pépticas son úlceras que se caracterizan por encontrarse en el estómago y son aquellas que surgen siempre que las paredes del estómago se mantienen inflamadas por algún daño provocado. Por lo genera, lo que son estas úlceras son causadas por cierta bacteria que vive de la mucosa del estómago, por lo que se mantienen alojadas en el estómago en todo momento. Si bien no siempre provocan síntomas, la indigestión suele ser uno de ellos en la mayoría de los casos.

  1. Embarazo

Aunque suene extraño y difícil de creer, el embarazo también es capaz de producir indigestión, y de forma muy común. Esto, por lo general, se debe ala gran cantidad de hormonas femeninas, denominadas progesteronas y estrógenos, y que ayudan a que el esfínter se relaje y, por ende, acabe sensible ante ciertas situaciones. Es por ello que muchas mujeres embarazadas sufren de vómitos y náuseas en algunas ocasiones.

¿Cómo se diagnostica la indigestión?

Una vez que la indigestión comienza y la misma no se detiene en un par de horas, es necesario acudir a un médico para observar qué es lo que está ocurriendo. Se debe mantener una cita con su médico de confianza, el cual les realizará un chequeo físico y luego le hará una ronda de preguntas.

Analítica de Sangre

Si las respuestas ofrecidas por el paciente, no suelen ser demasiado buenas para el médico, el mismo recurrirá a ciertas pruebas más complejas para llegar a una conclusión favorable.

Un examen de sangre para observar la presencia de ciertas bacterias suele ser primordial siempre que no se ha llegado a un acuerdo entre el médico y el paciente.

Gastroscopia

Sin embargo, realizar una gastroscopia es también sumamente importante para poder diagnosticas la indigestión. Este examen consiste en una manguera muy delgada que es introducida a través de la garganta hasta llegar al estómago y así tomar una biopsia desde el mismo. Esta muestra será tratada para observar lo que está sucediendo en el estómago.

Radiografía

Y si esto sigue sin ser suficiente, siempre se puede realizar una radiografía que exige al paciente el consumo de una bebida que contiene una sustancia específica que ayuda a que el abdomen se vea claro y así poder observar los intestinos de forma clara.

Tratamiento de autoayuda para la indigestión

No todo se trata con medicamentos, por lo que existen algunas pautas que puedes llevar a cabo siempre que sepas que estás pasando por una indigestión, y son las siguientes:

Perder peso es primordial para mejorar la indigestión, así como dejar de consumir bebidas con alcohol o cafeína, ya que las mismas sensibilizan el estómago y lo irritan. Dejar de fumar es primordial en todo este proceso, ya que la nicotina de cualquier tipo de cigarrillo o tabaco es dañina para el estómago.

Es importante cenar de dos a tres horas antes de la hora de dormir, con el fin de que el estómago ya haya realizado la digestión en un periodo adecuado de tiempo.

Además de todo esto, como ya hemos mencionado antes, es necesario que el estres se mantenga a raya, ya que las emociones fuertes y negativas suelen alojarse en el estómago, produciendo nervios en el mismo y por ende, que se irrite.

Y por último, si se deja de comer de forma rápida, la indigestión podría mejorar mucho más rápido, o bien, evitarla.

Qué alimentos NO se deben consumir cuando se sufre  indigestión

Es necesario comer de forma saludable cuando se trata de indigestión, ya que el estómago no puede recibir más alimentos desfavorables cuando ya se encuentra irritado. Es por ello que nos hemos encargado de realizar una lista con los alimentos que NO debes consumir cuando sufres de indigestión, aunque los consideres sanos:

  1. No debes consumir pepino en lo absoluto.
  2. Nada de cebolla hasta que la indigestión haya acabado.
  3. Nada de alimentos con ajo o condimentos. Porciones bajas de sal al día.
  4. Nada de consumir habichuelas o cualquier otro tipo de grano durante, y días después de la indigestión.
  5. Cero grasas.
  6. Ya lo hemos hablado, pero no está de más repetirlo: nada de cafeína, alcohol o fusiones.
  7. Si es necesario consumir leche, es preferible que la misma sea deslactosada.

Y otras recomendaciones, fuera de los alimentos, son mantener el estómago en reposo, ya que agitarse antes, durante o después de las comidas sensibiliza e irrita aún más el estómago.

Afecciones similares a la indigestión

Como pueden ver, los síntomas anteriormente descritos son bastante comunes, por lo que no siempre se tratará de indigestión cuando se hable de ellos. Dentro de estas afecciones, se encuentran las siguientes:

Hipo

El hipo es una especie de contracción que ocurre en nuestros músculos respiratorios, en donde los mismos vienen acompañados de un chasquido bastante particular. Si el mismo no se detiene, genera dolores similares a la indigestión y molestias al tratar de tragar.

Los síntomas son similares ya que en el caso del hipo también hablamos de una afección que parte de la irritación del esófago.

Aerofagia

Esta afección consiste en una dilatación completamente anormal del estómago. Es decir, ocurre cuando existe una cantidad de aire anormal en la ingestión.

Ocurre de forma común al consumir cualquier alimento o tomar demasiado rápido y en exceso cualquier bebida, sin importar la que sea, y produce síntomas similares a la indigestión, por lo que se produce la confusión. Pese a ello, la aerofagia es persistente y no se controla de ninguna forma posible, combatiendo de raíz el problema.

Ataque de hígado

Si bien esta afección no suena demasiado conocida, sus síntomas son bastante frecuentes y consiste en una enfermedad que parte de una migraña que surge junto a ciertos síntomas digestivos, similares a los de la indigestión.

Se habla del hígado, ya que el exceso de alcohol son la principal causa de esta afección y ataca de forma directa al hígado, produciendo la migraña y, finalmente, los síntomas digestivos.

Falsas indigestiones

Y finalmente, está lo que se conoce como las famosas falsas indigestiones, que bien pueden ser todo menos eso. Es importante destacar que dentro de este grupo debemos mencionar ciertas situaciones que desencadenan síntomas similares de indigestión, pero que van mucho más allá de esto.

Las enfermedades cardíacas, pulmonares o abdominales son capaces de producir una gran cantidad de síntomas que acaban siendo confundidos con los de la indigestión, por lo que es necesario tener siempre en cuenta que si los síntomas son persistentes, es necesario visitar a un médico.