Síntomas del hipertiroidismo

By |

Introducción

El hipertiroidismo es una enfermedad muy peculiar que consiste en que la tiroides, una glándula que segrega hormonas, se vuelve hiperactiva y comienza a producir una cantidad exagerada de la hormona tiroxina. Esto causa severas complicaciones en el organismo de la persona afectada, sobretodo porque la misma acelera de forma exagerada el metabolismo del individuo y comienza a observarse este hecho al adelgazar bruscamente. Además, muestra también otros síntomas, como la taquicardia, el nerviosismo y la sudoración excesiva.

Sin embargo, al tratarse de una enfermedad muy común en un gran número de personas, el hipertiroidismo cuenta con un gran número de tratamientos que se adaptan a cada organismo, por lo que muchas de estas personas logran establecer una excelente calidad de vida. Lo que buscan estos tratamientos es reducir la gran cantidad de hormonas que comienza a segregar la tiroides de forma repentina, y sólo cuando los fármacos no funcionan, se toma en cuenta un tratamiento invasivo en el cual se toma en cuenta extraer la tiroides. No obstante, es necesario destacar que el hipertiroidismo es una enfermedad que es importante tener en cuenta en todo momento, ya que si la misma no se trata, puede ser muy grave.

Síntomas del hipertiroidismo

Como comentábamos al comienzo, el hipertiroidismo tiende a generar una serie de síntomas de forma inmediata y gradual, ya que algunos de los mismos suelen aparecer de forma drástica y otros con el tiempo. Algunos de estos síntomas tienden a ser confundidos con otras patologías, por lo que el diagnóstico del hipertiroidismo no siempre es sencillo de realizar.

Dentro de los principales síntomas del hipertiroidismo, se encuentran os siguientes:

Adelgazamiento repentino

La pérdida de peso brusca genera que el individuo afectado comience a adelgazar  rápidamente, siendo este uno de los principales síntomas del hipertiroidismo, además de que el mismo es muy peculiar ya que ocurre aun cuando el individuo se encuentra alimentándose de forma correcta.

Taquicardia

Este síntoma ya lo habíamos mencionado en el comienzo de este artículo, y tiende a ser intermitente, por lo que no ocurre de forma regular pero sí de forma brusca. Esta taquicardia se caracteriza por contar con más de cien palpitaciones por minuto, además de que son muy fuertes.

Apetito aumentado

A pesar de que el afectado comienza a adelgazar de forma repentina, su apetito no se ve afectado de forma negativa, ya que el mismo comienza a aumentar. Esto se debe al aumento en el metabolismo del individuo.

Nerviosismo, ansiedad e irritabilidad

Por lo general, estos síntomas se cuentan unidos ya que los mismos tienden a aparecer en conjunto. El nerviosismo y la ansiedad aparecen en diferentes momentos del día, mientras que la irritabilidad puede ser más frecuente.

Temblores

Los temblores son un síntoma muy particular, sobretodo porque el mismo aparece especialmente en las manos y en los dedos. No tiende a ser muy notorio, ya que el temblor tiende a ser leve en la mayoría de los casos.

Sudoración

La sudoración es un síntoma peculiar del hipertiroidismo, sobretodo porque el mismo tiende a ser confundido rápidamente con otras patologías. La sudoración excesiva tiende a darse de forma frecuente por las noches y en las mañanas antes de despertar.

Cambios menstruales

En el caso de las mujeres, su menstruación se ve afectada, por lo que tienden a notar que los días regulares de su periodo se están modificando, variando con los meses.

Cambios intestinales

Tanto en hombres como en mujeres, suele ocurrir que los movimientos intestinales se vuelven más frecuentes. Este síntoma suele sr muy común cuando la enfermedad no es tratada rápidamente.

Bocio

En una gran mayoría de las ocasiones, cuando se sufre de hipertiroidismo, tiende a aparecer un bocio. Este es un aumento particular de la tiroides y se refleja en la base del cuello, sobretodo porque el mismo tiende a inflamarse. La inflamación puede variar según sea el tamaño del bocio.

Fatiga y debilidad muscular

Siempre que el hipertiroidismo no se trate de forma correcta y en el tiempo indicado, comienza a surgir un grado de fatiga aguda en el individuo, cuya intensidad puede pasar a ser crónica y se combina con cierta debilidad muscular.

Dificultad para dormir

Por último, ocurre también que en los individuos con hipertiroidismo los mismos no logran conciliar el sueño de forma común, por lo que comienzan a presentar cuadros de dificultad para dormir.

En el caso de los adultos mayores con esta enfermedad, la mitad de estos síntomas no suelen aparecer, o bien, aparecen de forma leve y disminuida, por lo que no facilitan el diagnóstico de la misma. No obstante, es importante visitar al médico de forma inmediata siempre que alguno de los síntomas anteriores tenga cierto tiempo apareciendo, sobretodo el adelgazamiento y el bocio.

Causas del hipertiroidismo

La tiroides es una glándula que se caracteriza por tener forma de mariposa y por segregar cierta cantidad de hormonas específicas. Cuando esta cantidad de hormonas comienza a salirse de su nivel normal y se vuelve anormal la cantidad producida, esto genera un gran impacto en el organismo del individuo. Sin embargo, este no es un proceso común, por lo que es importante conocer las razones que aumentan la producción excesiva de hormonas tiroideas.

Las principales causas del hipertiroidismo, son las siguientes:

  1. Enfermedad de Graves. Esta patología tiende a ser una de las principales causas de esta enfermedad, por no decir la más principal. Esta se caracteriza por tratarse de un trastorno autoinmune que genera que la tiroides se vuelva hiperactiva y segregue más hormonas.
  2. Aumento en los niveles de yodo. El yodo es una sustancia que es necesaria para que la tiroides logre producir hormonas. Por lo general, este se consume de forma normal a través de la alimentación, por lo que si se consumen muchos alimentos con yodo, esto generará que la cantidad de hormonas producida sea excesiva y se produzca el hipertiroidismo.
  3. Tumores benignos en la hipófisis. La hipófisis es una glándula endocrina especial que se encuentra en la base del cerebro y que se encarga de generar que la tiroides segregue la cantidad de hormonas correcta. Cuando en la misma surgen tumores benignos, surge el hipertiroidismo.
  4. Tiroiditis. Por último, existen ocasiones en donde la glándula tiroidea puede inflamarse por otras circunstancias que en ocasiones son desconocidas, o bien, ocurre por razones extrañas, como la tiroiditis. Esto ocurre cuando cierta cantidad de hormonas tiroideas se encuentran acumuladas en la glándula y se corren hacia el torrente sanguíneo.

¿Cómo se diagnostica el hipertiroidismo?

Una vez que los síntomas comienzan a aparecer, es importante que el individuo afectado visite a un médico con el fin de que el mismo estudie el historial clínico del paciente, analice sus síntomas y le realice un chequeo físico. Si el médico sospecha de hipertiroidismo, deberá enviarlo con un endocrinólogo, de no serlo.

El endocrino deberá realizar un chequeo exhaustivo del paciente, comenzando por sus pies y acabando con su cabeza, pasando por sus manos y los temblores, hasta llegar a la base del cuello. El profesional deberá examinar la glándula tiroidea desde el exterior, haciéndole tragar, palpando bultos y buscando inflamaciones. De sospecharse de hipertiroidismo, se deberá establecer la realización de ciertas pruebas para poder definir el diagnóstico.

Lo primero que se debe establecer, es la realización de un análisis de sangre en donde se deben observar los niveles de hormonas tiroideas en conjunto. Dependiendo de estos exámenes, los cuales deberán mostrar resultados precisos, se debe seguir realizando pruebas, en donde destacan las siguientes:

  1. Prueba de absorción de yodo radiactivo. Esta prueba se realiza con el fin de observar la forma en la que trabaja la tiroides al ingerir yodo radioactivo, y consiste en ofrecer al paciente una dosis del mismo. El estudio dura algunas horas, llegando a tardar todo un día, y así poder analizar la cantidad de yodo absorbido por la tiroides. Si la cantidad absorbida es elevada, esto indica una tiroides hiperactiva.
  2. Gammagrafía tiroidea. Esta prueba es muy común y ayuda a visualizar a fondo la situación en la que se encuentra la glándula. Consiste en inyectar un isótopo radiactivo en la vena del paciente e introducir el cuerpo del individuo en una cámara especial que mostrará imágenes detalladas de la tiroides en una pantalla. Mediante este proceso de busca observar si la glándula se encuentra agrandada o con anomalías.

Estas pruebas pueden realizarse en conjunto para confirmar el diagnóstico, o bien, realizar una de ellas junto a los exámenes de sangre y bastará con ambos resultados.

Complicaciones del hipertiroidismo

Como habíamos mencionado con anterioridad, el hipertiroidismo puede considerarse grave siempre que el mismo no se trate, y es que es imprescindible que una vez realizado el diagnóstico, se establezca un tratamiento que se adecue a cada organismo.

Las posibles complicaciones del hipertiroidismo, son las siguientes:

  1. Problemas del corazón. Dentro de las complicaciones más graves de esta enfermedad, siempre que se no trata, se encuentran los problemas del corazón, tales como la arritmia, la insuficiencia cardíaca y una anomalía conocida como fibrilación auricular.
  2. Huesos frágiles. De nuevo, cuando el hipertiroidismo tiene un tiempo prolongado ocurriendo en un mismo organismo, sin recibir ningún tratamiento para el mismo, suele ocurrir que los huesos se vuelven frágiles, generando una complicación llamada osteoporosis.
  3. Problemas oculares. Cuando el hipertiroidismo ya ha alcanzado niveles muy graves, comienzan aparecer problemas oculares, en donde los ojos protuberantes e hinchados, suelen ser los principales. En sí, ocurre una enfermedad llamada oftalmopatía de Graves, en donde además del síntoma nombrado, ocurren otros como visión borrosa y fotofobia. Si esta complicación no se trata junto al hipertiroidismo, puede ocasionar ceguera irreversible.
  4. Piel roja e hinchada. Esta complicación tiende a ser muy extraña, sobretodo porque la misma no ocurre en un gran número de casos. Sin embargo, existen ocasiones en donde la piel se ve afectada por el hipertiroidismo, y se vuelve roja, sensible e inflamada.
  5. Crisis tirotóxica. Por último, cuando el hipertiroidismo no se trata, el mismo comienza a aumentar el riesgo de una crisis tirotóxica, en donde los síntomas se vuelven intensos y más frecuentes. Además, en algunas ocasiones ocurre fiebre y el pulso se vuelve acelerado.

Tratamiento para el hipertiroidismo

Como ya hemos dejado claro, se requiere de un tratamiento para el hipertiroidismo, en donde hoy en día existen diferentes con el fin de que los mismos se adecuen a cada paciente y a cada organismo. Lo ideal es establecer el tratamiento tomando en cuenta elementos importantes como la edad del paciente y su historial clínico.

Dentro de los principales tratamientos ara el hipertiroidismo, se encuentran os siguientes:

  1. Yodo radioactivo. Cuando el yodo se comienza a administrar a través de pastillas, el mismo comienza a generar que la tiroides comience a contraerse y los síntomas se reduzcan en gran medida. Por lo general, este tratamiento no es invasivo y genera respuestas positivas en un tiempo que va entre un mes y tres meses.
  2. Medicamentos antitiroideos. Estos medicamentos son específicos y suelen reducir los síntomas de forma gradual, mejorando en buen tiempo. Pese a ello, tiende a recetarse por un tiempo mínimo de un año, dependiendo de la evolución del paciente y del estado de la glándula tiroidea. Pese a ello, es importante destacar que estos medicamentos pueden producir efectos secundarios graves, sobretodo en el hígado.
  3. Betabloqueantes. Los betabloqueantes son medicamentos que se utilizan para mejorar la presión arterial, y si bien esto no reduce los niveles de la producción de hormonas tiroideas, ayuda a que los síntomas cardíacos se reduzcan considerablemente, generando que los niveles tiroideos se controlen en una pequeña medida.
  4. Cirugía. Como habíamos destacado con anterioridad, en ocasiones la cirugía tiende a ser necesaria, bien sea porque los medicamentos no generan resultados o porque la mujer se encuentra embarazada. Lo que ocurre en esta cirugía es que cierta cantidad de glándula tiroidea es extirpada. Esta operación suele ser invasiva y tiene riesgos en donde el médico puede dañar cuerdas vocales u otras zonas cercanas a la glándula tiroidea. Además, es importante destacar que si se recurre a la cirugía, el paciente deberá realizar un tratamiento de por vida con algunos medicamentos específicos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.