Síntomas de las hemorroides

Introducción

Las hemorroides son una condición que consiste en la inflamación de las venas que se encuentran en el ano y en toda la zona inferior del recto. Estas venas se caracterizan por ser similares a las várices que se observan en las piernas de las mujeres. Estas hemorroides también son conocidas como almorranas, aunque en pocas ocasiones se les conoce de este modo.

A pesar de caracterizarse por ser una condición incómoda que puede afectar a un gran número de personas, y de contar con una gran cantidad de causas, en muchas ocasiones tiende a ser difícil encontrar la razón específica por la cual se inflaman estas venas. En la mayoría de las ocasiones, las hemorroides tienden a surgir en personas con estreñimiento y que realizan un esfuerzo mayor al tratar de evacuar. Es decir, al ocasionarse un esfuerzo mayor, las venas del ano tiende a inflamarse y a pesar de que no siempre ocurren las hemorroides, si esto se realiza de forma constante, tienden a surgir.

Existen dos tipos de hemorroides, las internas y las externas. Las hemorroides internas son aquellas que se observan en la parte interior del recto, mientras que las hemorroides externas son aquellas que se observan alrededor del ano. Estas últimas tienden a generar molestias adicionales y se observan a simple vista. Aunque no siempre se puede saber quién está sufriendo de esta condición, las hemorroides tienden ser muy frecuentes y un gran número de personas ha pasado por ellas en algún momento de sus vidas. Si bien no suelen durar demasiado tiempo, pueden aparecer de forma consecuente y en ocasiones requieren de un tratamiento.

En casos más graves, en las hemorroides pueden aparecer coágulos de sangre, lo que causa una trombosis hemorroidal. Sin embargo, a pesar de que su nombre suena a una condición grave, en realidad no es peligroso, pero los síntomas tienden a ser mayores y más intensos. Esto puede solucionarse drenando la sangre acumulada. Hoy en día, existen muchas maneras de tratar las hemorroides, bien sea con medicina común o remedios caseros, en donde todos se adaptan a cada individuo.

Síntomas de las hemorroides

Como decíamos, las hemorroides suelen ser una condición muy común en muchas personas y generan una serie de síntomas que ayudan a que las mismas sean diagnosticadas rápidamente. Dentro de los principales síntomas de las hemorroides se encuentran los siguientes:

Sangrado

El sangrado común que ocurre en las personas con hemorroides no suele ser doloroso y se observa cada vez que una persona evacua. Esta sangre se observa fácilmente en el inodoro, en las heces o en el papel con el cual se está limpiando la zona. No suele ser demasiada la cantidad de sangre que se expulsa y tiende a generarse por la irritación de la zona en la cual se encuentran las hemorroides.

Molestias en el ano

Cuando las hemorroides tienden a aparecer, se genera una serie de molestias en esta zona, en donde la picazón y la irritación suelen ser las principales. La picazón en el ano puede ser consistente y no desaparecer rápidamente, mientras que la irritación no siempre aparece, sino después de evacuar.

Dolor

En la zona en donde se encuentran las hemorroides, tienden a ocurrir diferentes cosas, en donde en ocasiones el dolor suele ser una de ellas. Dependiendo del tamaño de la inflamación y de la zona en la cual hayan aparecido las hemorroides, se produce un dolor cuya intensidad varía.

Ano inflamado

Cuando las hemorroides ya aparecieron, independientemente de la zona en la cual hayan aparecido (interna o externa), el ano se inflama y esto genera molestias en el individuo afectado. Esta inflamación tiende a durar todo lo que duran las hemorroides.

Bulto cerca del ano

Por último, en las hemorroides ocurre que se observa un bulto alrededor del ano y el cual puede causar mucho dolor. Por lo general, este bulto puede observarse de un tamaño considerable y se observa lleno de sangre. En ocasiones puede tratarse de una hemorroide trombosada.

Es necesario visitar a un médico siempre que la cantidad de sangre expulsada a través del ano se observe se forma frecuente y considerable. El médico deberá realizar un chequeo físico estudiando la zona del ano y descartando infecciones o enfermedades graves. En muchas ocasiones las hemorroides no requieren de una visita al médico, sobretodo por los remedios caseros que suelen realizar las abuelas. Sin embargo, cuando se agoten las opciones y las hemorroides no mejoran, es necesario consultar con el profesional.

Causas de las hemorroides

Cuando ocurren las hemorroides, estas se generan gracias a una presión generada en la zona del recto o del ano, lo que tiende a generar la inflamación de las venas de esta zona. Cuando las venas se inflaman, ocurre gracias a una diversa cantidad de causas que pueden variar de un individuo al otro.

Las principales causas de las hemorroides, son las siguientes:

  1. Dificultad para evacuar. Como decíamos, en todas aquellas personas que presentan dificultad para evacuar de forma común, suelen presentarse las hemorroides gracias a la presión que se genera tras la insistencia.
  2. Permanecer sentado en el baño durante mucho tiempo. Las hemorroides tienden a inflamarse dependiendo de la forma en la cual se encuentres sentado, y si se mantienes en el inodoro por mucho tiempo, las venas se inflaman en dicha posición y las mismas comienzan a inflamarse.
  3. Diarrea crónica. Por otro lado, cuando una persona evacua de forma regular y sufre de diarrea crónica, esto suele generar que la zona del recto y del ano se inflamen y, si se mantiene esto de forma frecuente en uno o dos días, pueden inflamarse las venas y crearse las hemorroides.
  4. Obesidad. Una persona obesa cuenta con más posibilidades de contar con hemorroides, sobretodo porque las mismas generan una serie de presión en las venas del recto.
  5. Embarazo. Las hemorroides suelen ser una condición muy común en las mujeres embarazadas. Inclusive, un gran número de mujeres embarazadas reciben tratamiento para las hemorroides.
  6. Relaciones sexuales anales. Las relacione sexuales anales deben ser realizadas con calma, buscando dañar lo menos posible esta zona. En muchas ocasiones, cuando una persona mantiene sexo anal por primera vez, las venas de esta zona tienden a inflamarse y las hemorroides se forman.

Por último, a pesar de no ser una causa, es importante mencionar que las hemorroides tienden a ser más comunes en personas mayores, sobretodo porque mientras más edad tengan, más débiles estarán los tejidos de la zona rectal.

Complicaciones de las hemorroides

Si bien decíamos que las hemorroides son una condición común que no se considera peligrosa, la misma cuenta con una serie de complicaciones que ocurren en poca medida pero que tienden a desarrollarse en algunos casos. Estas complicaciones son las siguientes:

  1. Anemia. Dependiendo de la cantidad de sangre que se haya podido perder a través de las hemorroides, en ocasiones específicas en donde el individuo no cuenta con suficientes glóbulos rojos sanos, el individuo desarrolla un cuadro de anemia que debe ser tratado.
  2. Estrangulamiento hemorroidal. Esta complicación suele suceder cuando no le llega suficiente sangre a una hemorroide interna, formándose entonces un estrangulamiento de la misma. Esta complicación suele causar una cantidad exagerada de dolor.

Estas complicaciones ocurren en una medida muy pequeña y en muy pocas ocasiones, sobretodo porque las molestias principales tienden a generar que una persona reciba tratamiento rápidamente.

¿Cómo se diagnostican las hemorroides?

Siempre que se observen síntomas y las hemorroides tiendan a observarse o sentirse, dependiendo del tipo de hemorroide que se esté llevando a cabo, se debe visitar a un médico con el fin de que el mismo descarte cualquier otro tipo de patología grave o diferente.

El médico deberá realizar un chequeo exploratorio, y siempre y cuando esto no sea suficiente, existen pruebas especiales para diagnosticar las hemorroides. Estas pruebas son las siguientes:

  1. Examen rectal. Un examen rectal es una prueba que se realiza antes que cualquier otra. Esta consiste en que el médico introduzca un dedo enguantado y con lubricante, a través del ano hacia la primera zona del recto, con el fin de palpar cualquier tipo de anomalía en la zona. Si el médico siente algo, se procede a realizar otras pruebas con el fin de poder diagnosticar las hemorroides.
  2. Inspección visual. Existen ocasiones en donde el médico puede quedar con ciertas dudas, por lo que procede a realizar una inspección visual. Esto se realiza con el fin de detectar hemorroides internas, en donde por lo general estas tienden a ser muy suaves y no se sienten durante el examen rectal. Esta inspección puede realizarse partiendo de un rectoscopio con el fin de observar el recto y el colon.

A través de estas pruebas se puede realizar el diagnóstico certero de las hemorroides, con el fin de establecer la causa y una serie de pasos que ayudan a aliviar los síntomas.

Recomendaciones en caso de hemorroides

Como decíamos, existen algunas recomendaciones que se llevan a cabo con el fin de aliviar los síntomas en su totalidad o en gran parte, además de que buscan aliviar la inflamación y, en su defecto, cualquier síntoma que surja de la misma. Las recomendaciones para estos casos, son las siguientes:

  1. Asegúrate de consumir alimentos con alto contenido de fibra. Mientras más alimentos con fibra consumas, más fácil será para ti evacuar y evitar los gases. Además, esto ayuda a que las heces se vuelvan blandas y con un volumen preciso, lo que no generará que requieras de presión para evacuar. Existen cereales con fibra, una gran cantidad de frutas y vegetales. Consulta con un profesional.
  2. Tratamiento tópico. En las farmacias se consiguen medicamentos tópicos que funcionan de maravilla y son de venta libre. Estos contienen compuestos que ayudan a entumecer la zona y a reducir la inflamación, por lo que son de efecto rápido.
  3. Baños calientes. La zona anal tiende a irritarse, lo que genera que la cantidad de dolor aumente de forma moderada. Se recomienda sumergir la zona en agua tibia durante al menos quince minutos, dos veces al día. De ser posible, se puede repetir el proceso más veces al día.
  4. Mantén siempre la zona limpia. Es importante mantener la zona del ano completamente limpia, de preferencia con agua tibia y evitar jabones con mucho alcohol. De ser posible, utiliza jabón líquido íntimo y evita secar la zona de forma brusca con el paño.
  5. Evita el papel higiénico. Si has evacuado, evita totalmente el papel higiénico ya que este suele irritas la zona anal. Es recomendable la utilización de toallas húmedas que no contengan alcohol o un lavado con jabón íntimo libre de alcohol.
  6. Aplica frío en la zona. Con el fin de reducir la inflamación anal, se recomienda la aplicación de bolsas de hielo o compresas frías especiales de gel, que suelen venderse en farmacias.

Con la ayuda de estas recomendaciones, de forma común se logran curar las hemorroides en poco tiempo, generalmente menos de cinco días o máximo diez días. De no observarse mejoras, es necesario que visites al médico.

¿Las hemorroides se pueden prevenir?

Al tratarse de una inflamación que ocurre por diferentes causas, en la mayoría de las ocasiones se pueden establecer pauta y recomendaciones preventivas que reduzcan en gran medida las posibilidades de sufrir de esta condición. Estas medidas preventivas son las siguientes:

  1. Lleva una dieta alta en fibras. Esto ayuda a la hora de evacuar y así evitarás estreñimiento y molestias.
  2. Asegúrate de ingerir mucho líquido. Lo mínimo que debes ingerir son ocho vasos de agua y mientras más de estos puedas lograr, mejor. Esto ayuda a que tus heces se mantengan siempre blandas y evites las hemorroides.
  3. Trata de evitar realizar mucha fuerza. Cuando realizas fuerza de forma continua, sobretodo al tratar de evacuar, esto va generando que las venas de tu ano y del recto se comiencen a irritar, y si realizas esta acción varias veces seguidas, las mismas se inflamarán y causarán las hemorroides.
  4. Si sientes ganas de evacuar, ve de inmediato al baño. No esperes que las ganas de evacuar se vayan, ya que esto comenzará a irritar el recto y las heces se secarán. Cuando las heces se secan, es difícil evacuar con facilidad.
  5. Realiza ejercicios con regularidad. Hacer ejercicios evita el estreñimiento, y si evitas el estreñimiento, evitas las hemorroides en un gran porcentaje. Sin embargo, evita hacer pesas con mucha frecuencia si has de visitar un gimnasio, ya que esta presión también genera las hemorroides.
  6. No pases demasiado tiempo sentado. Si puedes evitarlo, trata de permanecer de pie un rato y luego siéntate nuevamente. Esto genera que las venas del ano no se inflamen.

Si combinas más de una de estas recomendaciones, más probabilidad tendrás de no padecer de hemorroides.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.