Saltar al contenido

Hemorragia nasal ¿Qué provoca el sangrado?

hemorragia nasal

La hemorragia nasal puede ocurrir en cualquier momento, en la situación menos esperada, muchas veces no sabemos por qué sucede, salvo que sea por un golpe, un accidente o alguna enfermedad de la cual ya tengamos conocimiento sobre el padecimiento.

El desconocer por qué ocurre la hemorragia nasal de repente, incluso puede causar preocupación y temor, hay cosas que vienen con el sangrado, una extraña sensación en la parte interna de la nariz, un sabor extraño, una especie de calor en un lado del rostro.

Son cosas que pueden indicar que estamos próximos a sufrir una hemorragia nasal, incluso el sabor de la sangre, aunque suene mal, lo cierto es que es lo que pasa cuando nos sangra la nariz.

Es posible que la causa sea de preocupación, pero no siempre es así, así que antes de entrar en estado de alarma, hay que saber algunas cosas.

Antes de explayarnos más en el tema, debemos saber todos que dentro de la nariz tenemos nervios muy delicados y sensibles, son frágiles y son muchas las cosas que pueden provocar su rotura y por ende, la hemorragia nasal.

Causas comunes de la hemorragia nasal

hemorragia nasal causas

Normalmente pasa por pequeñas cosas, incluso cosas que pueden pasar inadvertidas por nosotros, pero que conllevan cierto peligro ya que nadie quiere experimentar una hemorragia nasal:

  • Meterse el dedo en la nariz constantemente.
  • Cuerpos extraños en la nariz.
  • Resequedad de la mucosa nasal, esto a su vez pasa cuando nos exponemos mucho tiempo a agentes químicos o por ejemplo al humo del cigarro.
  • La altura también puede provocar sangrado nasal como parte de lo que se conoce como “mal de altura“.
  • Reacciones alérgicas pueden causar también hemorragia nasal.
  • Rinitis o resfriado, sobre todo cuando hay estornudos muy frecuentes y bruscos.

Otras causas de la hemorragia nasal

Ahora debemos hacer un punto aparte para citar algunas causas que posiblemente pueden requerir de un cuidado mayor:

  • Traumatismos: un golpe leve en la nariz puede doler mucho y provocar hemorragia nasal.

Pero pueden ocurrir traumatismos fuertes que puede no solo llevar a fracturar el tabique sino también deformarlo y causar incluso una conmoción cerebral y por supuesto tener una profusa hemorragia nasal.

Estos casos requieren de urgente atención médica por el propio sangrado y por las complicaciones que puede haber.

  • Infecciones: por las fosas nasales ingresa no solo aire, también muchos organismos como bacterias, hongos y otros elementos.

Si hay inflamación es posible que esto provoque rotura de venas y nervios lo cual provoca hemorragia nasal.

  • Medicamentos anticoagulantes: por esta razón es que se deben tomar bajo la supervisión de un profesional médico.

Algunos fármacos de este tipo pueden provocar frecuentes hemorragias nasales.

Finalmente, enfermedades como la leucemia, la hemofilia, las alteraciones hormonales o incluso el desarrollo de tumores pueden provocar el sangrado nasal, en estos casos ya es posible identificar la causa de manera que lo que queda es llevar un tratamiento según sea el caso.

Medidas a tomar ante una hemorragia nasal

hemorragia nasal qué hacer

La primera medida que se debe tomar ante una repentina hemorragia nasal es inclinarse hacia adelante, puede sonar extraño, pero la idea de esto es evitar que la persona trague su propia sangre.

Si la hemorragia es muy profusa puede bloquear las vías respiratorias, la persona podrá respirar, pero por la boca y de cualquier forma sentirá que le falta aire.

Lo siguiente sería tapar la nariz usando los dedos, como si fueran una pinza y empezar a respirar por la boca, puedes también usar una toalla o un paño para tapar la nariz.

Otra recomendación es tapar las fosas nasales con algodón o gasa, en cualquiera de los casos lo ideal sería que estén humedecidas con agua oxigenada, no confundir con alcohol ya que puede ser peligroso.

Si se trata de una hemorragia nasal profusa y prolongada, es decir, que duren más de 10 minutos hay que intentar detenerla nuevamente por otros 10 minutos, pero si esto no funciona lo mejor es acudir al médico.

¿En qué casos es necesario ir al médico?

Hemorragia nasal

Si el sangrado es debido a un traumatismo no queda mucho que podamos hacer por nuestra cuenta, más allá de las atenciones primarias.

Definitivamente hay que acudir al centro médico más cercano pues como vimos antes, puede haber rotura de tabique y otros huesos de la nariz, además de otras lesiones en la cabeza.

Otra señal que hace clara la urgencia de atención médica profesional es si la persona se pone pálida, si comienza a respirar con dificultad, estos síntomas pueden derivar en un estado de shock.

Es importante saber identificar estos síntomas ya que al margen de la causa de la hemorragia nasal, podría tratarse de un sangrado interno, no se debe perder tiempo y directamente llevar a la persona al hospital.

Tipos de hemorragia nasal (epistaxis)

Para terminar es bueno saber que hay dos tipos de hemorragia nasal.

Antes de tocar este punto hay que mencionar que existen formas de prevenir una hemorragia nasal, pero son pocas, ya que es impredecible saber cuándo va a pasar.

Lo mejor es pedir al médico que nos dé toda la información posible para evitar una futura hemorragia, esto gracias a que tras aquella primera situación, el médico debe ya saber la causa tras un examen médico.

Sus recomendaciones nos ayudarán para situaciones de este tipo en el futuro.

Hemorragia nasal anterior

Es una de las más conocidas ya que el sangrado es visible, evidente para cualquiera no solo por el color rojo intenso de la sangre, sino también porque ocurre en la zona anterior del tabique.

En términos médicos el nombre preciso sería “epistaxis anterior“.

Hemorragia nasa posterior

Es una hemorragia algo más complicada debido a que el sangrado se centra en la faringe, no siempre se puede detectar salvo que sea un sangrado muy abundante.

Pero esto a su vez es peligroso ya que la persona puede empezar a ahogarse con su propia sangre, la buena noticia es que es menos frecuente que el tipo anterior.

Lo mejor es hacerse un examen médico periódico, el médico debe detectar la condición que puede provocar este tipo de sangrado, el examen debe ser en la boca para un mejor diagnóstico.