Saltar al contenido

Síntomas de la gripe

Introducción

Hoy en día, el número de enfermedades que ataca a las personas ha ido en aumento, en donde los médicos especialistas cada año resuelven un nuevo enigma y una nueva enfermedad toma nombre y apellido, y si bien esto no quiere decir que todas cuenten con una cura o un método de prevención, es un avance significativo y se pueden establecer tratamientos partiendo de las posibles causas de cada condición. Por otro lado, este no suele ser el caso de la gripe, ya que esta enfermedad tan común, fue descubierta hace algunos años atrás y cuenta con suficiente información.

Estamos hablando de una infección aguda que afecta lo que es todo el tracto respiratorio superior, y que es causada por el virus de la influenza. Es muy común escuchar que una persona tiene gripe, por lo que esta infección se considera habitual y conocida. Esta enfermedad tan frecuente se caracteriza por ser debilitante y por generar una serie de síntomas molesto que deben ser tratados para evitar complicaciones. Sin embargo, esto no siempre ocurre de este modo, ya que existen brotes de gripe que no se curan de forma espontánea y son capaces de generar algunas complicaciones, dentro de las cuales destacan la neumonía como la principal, la sinusitis, la rinitis, la miocarditis y la pericarditis.

Por otro lado, en el caso de algunas personas, las mismas cuentan con condiciones que generan que una gripe se desarrolle de forma habitual en su sistema, como por ejemplo, en el caso de los niños, de las personas con inmunodeficiencia o enfermedades pulmonares.

La gripe es capaz de causar una serie de síntomas que por lo general comienzan con un brote de fiebre muy alta, y esta es seguida por algunos síntomas que son capaces de variar dependiendo del estado de salud del individuo y de la intensidad de la influenza. Sin embargo, de todos los síntomas, la fiebre tiende a ser el síntoma más importante y el que primeramente debe ser tratado.

Esta infección se caracteriza, además, por ser contagiosa, por lo que una persona con el virus de la influenza puede contagiar a otra gracias a sus partículas de saliva o fluidos mucosos. Esto se debe a que el virus se encuentra alojado en sus vías respiratorias, lo que quiere decir que se ve expulsado a través de estornudos, tos e incluso saliva que se expulsa al hablar. Cuando estos fluidos entran en el organismo de una persona sana, ocurre el contagio. Además, es necesario destacar el hecho de que una persona puede tener el virus en su organismo y no tener síntomas, y aún así generar la gripe en otra persona que se haya contagiado por el portador.

Síntomas de la gripe

Como mencionábamos, la gripe se caracteriza por mostrar una serie de síntomas que suelen aparecer luego de que el virus se haya incubado. El proceso de incubación por lo general dura entre veinticuatro y noventa y seis horas. Una vez esto haya finalizado, los síntomas comienzan a notarse de forma brusca y repentina, incluso algunos en conjunto. Es importante tener en cuenta que si bien a continuación dejaremos un cuadro clínico de la gripe, no en todos los casos ocurre el mismo, ya que los síntomas pueden variar dependiendo de cada organismo y de la intensidad con la que esté apareciendo la infección.

Los principales síntomas de la gripe, son los siguientes:

Fiebre alta

La fiebre es el síntoma principal de la gripe y se caracteriza por ser el primer signo de influenza en el organismo de una persona. Su inicio se caracteriza por ser repentino y por variar su intensidad, pudiendo comenzar con una fiebre de 38º y llegar hasta una de 41º. Cuando la gripe ocurre en los niños, la mayoría de estos presenta fiebre mayor a 39º, a diferencia de los casos de los adultos mayores, los cuales no suelen mostrar una fiebre mayor a 38º. Si bien la fiebre es un síntoma muy común de muchas enfermedades e infecciones, la misma no suele durar más de cuarenta y ocho horas y es esto lo que la diferencia de la fiebre común, y es que en el caso de la fiebre por influenza, esta suele durar más de tres días, pudiendo llegar hasta cinco días consecutivos.

Cuando ocurre fiebre, al mismo tiempo sucede que los afectados presentan signos de sudoración excesiva y escalofríos. Además, los demás síntomas de la gripe suelen variar en intensidad dependiendo de la fiebre, por lo que todos se vuelven más intensos si el paciente tiene la temperatura corporal muy alta.

Tos

Si bien muchos caos de gripe no suelen presentar la tos como un síntoma, en realidad este es uno de los principales signos de gripe de todos, además de la fiebre y suele ocurrir en más de un 85% de los casos. Esta tos suele variar, aunque por lo generar se caracteriza por ser seca hasta que la mucosidad comienza a volverse menos densa.

A pesar de ser uno de los principales síntomas de la fiebre, la tos no suele aparecer en los primeros días de la enfermedad, sino cuando la gripe ya está en su etapa final y suele durar algunos días, incluso cuando el virus ya ha sido eliminado del sistema del individuo.

Dolor de garganta

El dolor en la garganta es un síntoma que aparece cuando la garganta comienza a inflamarse y suele ser uno de los principales síntomas de la gripe. Lo que ocurre es una faringitis en donde la zona se vuelve muy roja y carece de pus o placas blancas en las amígdalas. Si bien este suele ser uno de los síntomas principales de la gripe, en realidad no suele ocurrir en todos los casos.

El dolor en la garganta se caracteriza por ser intenso y suele empeorar cuando el individuo comienza a ingerir alimentos.

Congestión nasal

La congestión nasal es un síntoma muy común tanto en la gripe, como en otras patologías, como los resfriados comunes y la rinitis alérgica, o mejor conocida como la fiebre del heno. Lo curioso de este asunto, es que ambas condiciones son también síntomas comunes de la gripe, sobretodo en los casos de los niños. En estos casos se busca la ayuda de diferentes descongestionantes nasales, y si bien algunos son capaces de ayudar, otros no tienen la misma eficacia que medicamentos específicos para tratar la gripe y su virus.

Si se cuenta con la rinitis, esto puede generar una complicación y volverse una sinusitis, lo cual tiende a empeorar en personas que cuentan con el tabique nasal desviado.

Estornudos

Cuando una persona cuenta con el virus de la influenza, y este le genera la gripe, es muy común que el individuo tenga dentro de sus síntomas comunes y principales en aparecer, una serie de estornudos por medio de los cuales se va expulsando el virus, lo que genera que el individuo sea capaz de contagiar a cualquier persona que respire cerca del mismo.

Dolor de cabeza

El dolor de cabeza es otro de los principales síntomas de la gripe; sin embargo, el mismo suele ser mucho más común en las personas adultas con gripe que en el caso de los niños. Además, el dolor de cabeza suele volverse agudo en los casos de aquellas personas con fiebre y sinusitis. En casos en donde el dolor de cabeza se vuelve frecuente y regular, este suele alojarse en ciertos lugares en donde destacan el rededor de los ojos y la nuca.

Dolor muscular

En el caso de los dolores musculares, estos suelen aparecer de forma frecuente en los adultos cada ve que a los mismos se les desarrolla una gripe. Cuando hablamos de la gripe en los niños, en su caso no siempre suele ocurrir dolor muscular, aunque en niños muy activos suele presentarse un cuadro de dolores musculares leves.

Si bien ocurre de forma general en todo el cuerpo, las zonas que más se ven afectadas son los brazos y las piernas, además de la parte baja de la espalda. En casos más extremos, también se ven comprometidas las articulaciones, las cuales comienzan a doler de forma frecuente.

Cansancio y debilidad

Además de los dolores musculares, ocurre que el cuerpo de una persona con gripe se observa cansado y débil en muchas ocasiones, así como ocurre también en los resfriados comunes. Este síntoma, a diferencia del anterior, puede ocurrir en todas las personas sin importar la edad, aunque suele observarse de forma más frecuente en los niños.

El cansancio y la debilidad suelen verse más intensos cuando en el paciente se producen brotes de fiebre muy altos.

Pérdida del apetito

La pérdida de apetito es otro de los síntomas que aparece primeramente cuando ocurre la gripe y suele ser más intenso durante los dos primeros días de la infección. Es necesario que el paciente se mantenga siempre hidratado con el fin de que el mismo vaya volviendo a tener su apetito de antes.

Vómitos y diarrea

Este es un síntoma muy peculiar que suele volverse frecuente en el caso de los niños, más que en los adultos. Inclusive, en el caso de los adultos el porcentaje se vuelve muy pequeño. De ambas, los vómitos suelen ser más frecuentes que la diarrea.

Diagnóstico de la gripe

Una vez que los primeros síntomas ya hayan surgido, es importante que una persona visite al médico. Lamentablemente, al tratarse de una infección muy común, hoy en día una gran cantidad de personas se autodiagnostican y se automedican, sin saber exactamente qué es lo que tienen. Es necesario recordar en todo momento que la gripe cuenta con síntomas muy parecidos a otras condiciones, como la rinitis alérgica, y todas deben ser tratadas de forma específica. Además, si una gripe no se trata de forma correcta, la misma es capaz de generar una serie de complicaciones que ponen en riesgo la calidad de vida de los afectados.

Para poder diagnosticar la gripe, la cual tiende a confundirse con otras enfermedades, el médico debe realizar ciertas pruebas específicas con el fin de identificar el virus de la influenza y poder establecer el tratamiento correcto. Esto se logra a través de un examen de sangre.

Tratamiento de la gripe

A pesar de que se puede tratar la gripe, su virus no cuenta con una cura, por lo que los tratamientos buscan mejorar los síntomas hasta que los mismos desaparezcan o se reduzcan lo más que puedan. El médico deberá establecer una serie de recomendaciones que los pacientes deberán llevar a cabo de forma específica para poder aliviar sus síntomas rápidamente.

Lo ideal es que el paciente descanse lo suficiente y hasta que sus síntomas se hayan reducido casi en su totalidad, además de que se debe evitar totalmente el cigarro y su humo, así como el alcohol. Se deben establecer medicamentos específicos para algunos de los síntomas, como la fiebre y la tos, ya que estos deben tratarse para evitar complicaciones. El establecimiento de antibióticos resulta ser inútil ya que la gripe no es causada por una bacteria.

Si se han de recomendar fármacos antigripales, los mismos podrían funcionar durante los primeros días de los síntomas, que si bien no reducirían en su totalidad los síntomas, ayudan a que la enfermedad dure menos tiempo. Si bien los antibióticos no deben ser utilizados, si la gripe empeora y se convierte en una neumonía, o en una bronquitis, es importante utilizar estos medicamentos.

¿La gripe se puede prevenir?

Es muy difícil prevenir en su totalidad el hecho de contraer una gripe, sobretodo porque existen casos en donde el virus puede estar en un organismo y aún así no generar ningún tipo de síntoma, por lo que ocurre el contagio de forma inmediata tras un leve contacto. Sin embargo, hoy en día existe una vacuna en contra de la gripe que ayuda a prevenirla en un 75% de las posibilidades, siempre y cuando la dosis se coloque una vez cada año.

Al mismo tiempo, se establecen algunas medidas preventivas que ayudan a evitar riesgos y si bien esto no asegura el no contraer la gripe, reducen las posibilidades comunes. Estas recomendaciones preventivas son las siguientes:

  1. Mantener ventilado el hogar de forma diaria, por al menos media hora. Esto debe realizarse por las mañanas y con las ventanas abiertas.
  2. Es ideal mantener las defensas del organismo siempre altas, por lo que se recomienda llevar una dieta balanceada y rica en nutrientes.
  3. Las manos deben mantenerse siempre limpias, por lo que si las mismas han tocado algún sitio lleno de gérmenes y bacterias, deben ser lavadas de forma inmediata.
  4. Si hay alguien tosiendo o estornudando, taparse la boca y la nariz. Del mismo modo, de ser tú el que está estornudando o tosiendo, debes tapar con un pañuelo ambas zonas del cuerpo.