Saltar al contenido

Golpe de calor

Es importante tener en cuenta que la temperatura común del cuerpo humano debe rondar los 37º, sin sobrepasarse ya que comenzaría un cuadro de fiebre que tiene que ser controlada de inmediato, ya que las consecuencias de una fiebre común pueden ser muy graves, dependiendo siempre del organismo de cada individuo.

Si esta temperatura corporal aumenta de los 37º, es necesario mantener un control en los síntomas y consultar un médico o buscar bajar la temperatura con fármacos especializados, paños húmedos o duchas frías, con el fin de que no supere los 39º, ya que una vez que el cuerpo llegue a los 40º, se diagnostica un golpe de calor severo que necesita ser tratado por urgencias de forma inmediata.

Es increíble la cantidad de personas que hoy en día acuden a emergencias gracias a un golpe de calor que no se esperaban y que no han podido prevenir, por lo que en este artículos nos hemos dado la tarea de establecer todo sobre los golpes de Calor y cómo prevenirlos y actuar ante uno de ellos.

golpe de calor

¿Qué es un golpe de calor?

Empecemos explicando qué es un golpe de calor. Esto se define como un shock térmico que puede acabar en una hipertermia, en el peor de los casos. Esto puede ocurrir según diversas situaciones, como la continua exposición directa al sol, el exceso de ejercicio físico o cualquier situación en la cual el cuerpo se vea sumergido en una situación en donde la temperatura está demasiado alta.

Siempre que esto suceda, el cuerpo se acostumbrará a esta temperatura y ocasionará lo que se conoce como un sobrecalentamiento en el organismo.

Explicando bien cómo funciona, se parte de una deshidratación desmedida que comienza afectando a una serie de órganos que requieren de la hidratación común del cuerpo, lo que va ocasionando que los mismos dejen de funcionar de forma común y se vean afectados de forma directa y gradual.

Esto se convierte de forma severa en una urgencia médica que tiene que ser tratada de inmediato, ya que como habíamos mencionado, puede acabar en un coma o en la muerte de la persona.

Urgencia médica

Se trata como una urgencia médica ya que los síntomas aparecen de forma inmediata y en un periodo de seis horas, como máximo, pueden aparecer las consecuencias si esto no se trata. El tiempo estimado de fallecimiento, sin tratar la situación, es alrededor de veinticuatro horas.

Una exposición prolongada al sol produce en el cuerpo una insolación común que en muchos casos los afectados toman como algo común y no prestan atención a los síntomas, lo que resulta e un grave error. Así como el exceso de ejercicio físico, sobretodo en ambientes soleados o demasiado cerrados en donde el paso de aire fresco sea muy bajo.

Es importante mantener un control en la temperatura del cuerpo siempre que se encuentre en una situación en donde el calor es capaz de afectar de sobremanera nuestro organismo y su funcionamiento.

Si bien el cuerpo cuenta con un mecanismo de defensa que ayuda a que la temperatura del mismo se regule, cuando la misma sobrepasa los 40º, este mecanismo no funciona como debe ser y la sudoración disminuye, lo que evita que la temperatura disminuya.

Es importante mencionar que el golpe de calor puede aparecer de forma inmediata ante la exposición al calor, o bien a los días, por lo que se deben confiar si no aparecen los síntomas al momento de la exposición al sol o a temperaturas demasiado altas.

Causas del golpe de calor

Como ya hemos venido mencionando, el cuerpo tiene que sudar para que la temperatura corporal se regule y abarque la correcta, de modo que el golpe de calor no influya en ningún momento. Sin embargo, siempre que no se sude y la temperatura vaya aumentando, se va produciendo el problema.

Lo que ocurre es que cuando la temperatura aumenta de forma desmedida e inquietante en el organismo, el sudor se vuelve un mecanismo de defensa muy lento, casi inexistente, lo que no ayuda a que el cuerpo se refresque.

Los síntomas surgen apenas los órganos, a falta de hidratación, comienzan a funcionar mal, lo que significa que es una urgencia médica, ya que una vez que los órganos funcionen de forma errática, todo comenzará a andar de mal en peor. Y, si el afectado cuenta con alguna patología que no tiene nada que ver con el aumento de su temperatura, la misma se verá afectada y las consecuencias aumentarán de nivel.

Causas del golpe de calor

Tipos de golpes de calor

En efecto, según cierta clasificación comprobada, se dice que existen dos tipos de golpes de calor, de los cuales hablamos a continuación:

Golpe de calor en forma activa

El golpe de calor en forma activa es aquel que se caracteriza por ser el que ocurre gracias a un exceso de ejercicio físico en lugares soleados o muy calurosos, en donde la entrada de aire fresco casi no ocurre y el calor común, más la temperatura corporal y el aumento del ejercicio físico, acaban en la elevación de la temperatura corporal de forma brusca. Por lo general, al ocurrir gracias al ejercicio físico, suele ser más frecuente en hombres jóvenes.

Golpe de calor en forma pasiva

Y el golpe de calor en forma pasiva, es aquel que se caracteriza por ocurrir en personas mayores, o en algunos jóvenes que padezcan ciertas enfermedades, y es que consiste en atacar a cualquier persona que padezca de otras patologías o enfermedades que afecten su temperatura corporal y su mecanismo de defensa no logre atacar la situación.

Síntomas del golpe de calor

Los síntomas del golpe de calor son bastante persistentes y alarmantes, por lo que es importante tener en cuenta la lista de ellos para evitar consecuencias graves y así poder tratar la condición de forma apresurada.

Además, es importante tener mucho cuidado con los golpes de calor en las personas mayores, en los bebés y en las mujeres embarazadas, ya que estos tienen un riesgo mayor a sufrir consecuencias letales.

A continuación detallamos los síntomas, clasificándolos en los síntomas comunes, y en los que ocurren en los niños:

Síntomas comunes y generales

Temperatura alta

Por supuesto, este es el primer síntoma de todos, en donde la temperatura está por encima de los 39º, llegando a sobrepasar los 40º en casos muy extremos.

Piel seca

Esto se produce de forma inmediata, ya que al hablar de una deshidratación, la primera alerta de esto suele ocurrir en nuestra piel, por lo que hay que tener siempre presente observar la piel de los afectados.

Cansancio

La debilidad se vuelve un síntoma común en todos aquellos individuos que se ven afectados por un golpe de calor, así como el cansancio repentino.

Mareos y desmayos

Los mareos suelen aparecer de forma inmediata, en cuanto la temperatura del cuerpo comienza a elevarse de forma brusca. Esto, en gran medida, puede acabar en el desvanecimiento del afectado, según sea su nivel de deshidratación.

mareos y desmayos

Falta de apetito

Dentro de este síntoma se engloban otros como las náuseas y los dolores de estómago, que si bien no es un síntoma que afecte a todos los individuos, en muchos casos se han presentado, a veces acompañados de vómitos.

Dolor de cabeza

El dolor de cabeza que ataca cuando existe un golpe de calor, suele asemejarse a la opresión del cráneo y a la sensación de latido muy agudo, que se instala en toda la cabeza o en ciertas zonas. Esto puede acabar en delirios.

Convulsiones

Las crisis epilépticas suelen ser de los síntomas más graves, ya que esto suele aparecer de repente y sin aviso, por lo que manejar la situación se vuelve muy difícil.

Síntomas en los bebés

Sudor extraño

Además de presentar los síntomas anteriores, los niños muy pequeños pueden presentar un sudor muy extraño en el cuello y en el pecho, además de un humedecimiento extraño en los pliegues del codo y en la zona en la cual va colocado el pañal. Este suele ser un indicativo muy frecuente del golpe de calor en los mismos.

Irritabilidad

En los más pequeños, la irritabilidad ataca en crisis de llanto en donde no se pueden controlar con ninguna de las necesidades básicas.

¿Quiénes están más propensos a sufrir golpes de calor?

Antes de hacer un recuento y de mencionar a las personas que están más propensas a sufrir un golpe de calor, es necesario mencionar que TODAS las personas, de todas las edades, están propensas a ello, por lo que es mejor prevenir en todos los sentidos para evitar consecuencias fatales.

Sin embargo, a cierto grupo de la población suele afectar en mayor medida, por o que es importante mencionarlos y destacarlos del resto para que tengan sumo cuidado.

  1. Los niños menores de un año son los principales afectados a sufrir golpes de calor ya que al contar con tan poco tiempo de vida, su mecanismo de defensa para regular su temperatura corporal es muy bajo.
  2. Los niños que sufren de fiebres repentinas, que van y vienen, pueden desarrollar un golpe de calor que suele ser confundido con la fiebre común y no ser tratada como debe ser.
  3. Todas aquellas personas que sufren de alguna enfermedad permanente, como las afecciones que atacan al corazón, o cualquier enfermedad renal o neurológica.
  4. Niños y personas que tienen un descontrol en su peso. Esto abarca desde el sobrepeso, hasta la desnutrición.
  5. Personas que se exponen demasiado al sol y cuya piel ya está quemada por el mismo.
  6. Personas, de cualquier edad, que consuman alcohol y drogas de forma regular y en exceso.
  7. Y las personas mayores de edad, en donde la edad en la que más se vuelven propensos es en los sesenta y cinco años.

¿Cómo diagnosticar un golpe de calor?

La mejor forma de diagnosticar con certeza un golpe de calor, es visitan a un médico de forma inmediata, en donde el médico tratante ubicará la historia clínica del paciente, le chequeará de forma física y le tomará la temperatura corporal cada cierto tiempo.

Al final, el mismo recetará una serie de instrucciones que deberán ser seguidas al pie de la letra y de forma inmediata.

¿Cómo prevenir el golpe de calor?

¡Por supuesto! Siempre que se tomen las medidas correctas, los golpes de calor se pueden prevenir de forma inmediata, sobretodo en aquellas épocas en donde la temperatura común se encuentre demasiado alta.

Las recomendaciones para evitar un golpe de calor son las siguientes:

  1. Trata de no consumir demasiadas bebidas que contengan cafeína ni azúcar en exceso. Esto ayuda a que tu temperatura se mantenga estable.
  2. Siempre que vayas a tomar alguna bebida, procura que su temperatura no sea exagerada de ninguna forma, de modo que ni demasiado caliente, ni muy fría.
  3. No consumas platos pesados y trata de tomar mucha agua durante todo el día. Mantenerse hidratado es la clave triunfal.
  4. Si ves que está haciendo demasiado calor, no hagas demasiado ejercicio o realízalo en lugares en donde la temperatura se encuentre baja.
  5. Evita los lugares demasiado calientes y con falta de ventilación.
  6. Consume frutas y verduras de forma regular.
  7. Evita el alcohol, ya que el mismo ayuda a que tu temperatura corporal aumente.

Recomendaciones para los más pequeños:

  1. Si toma pecho, amamántalo de forma frecuente ya que la leche materna contiene agua y los mantiene siempre hidratados.
  2. Siempre que su edad sea mayor a los seis meses, darles abundantes líquidos es primordial. Desde agua, hasta jugos naturales a temperatura ambiente.
  3. No les coloques ropa demasiado calurosa, mantenerlos siempre frescos es la clave.
  4. Ducharlos con agua fresca al menos una vez al día, y dos si hace mucho calor.
  5. Evitar que, en épocas calurosas, jueguen en lugares en donde van a sudar y correr.
  6. Evita la exposición al sol, recuerda que ellos están más propensos que cualquiera a contraer un golpe de calor.

¿Qué hacer ante un golpe de calor?

Para finalizar este artículo, hablaremos sobre lo que debes hacer ante un golpe de calor, y es que como hemos venido recalcando, esto puede ocurrir en cualquier persona y en cualquier momento, por lo que es necesario saber cómo actuar.

  1. Lo primero que debes hacer es buscar cómo bajar la temperatura corporal. Si es necesario y puedes hacerlo, busca un paño y mójalo con agua helada y pásalo por el cuerpo del afectado de forma inmediata. Actuar rápido es la clave para evitar consecuencias mayores.
  2. Dar de beber al afectado agua fresca, y si esto no funciona de forma inmediata, siempre puedes añadirle una cucharadita muy pequeña de sal y dársela de beber.
  3. Alejar al afectado de cualquier lugar caluroso, y ubicarlo en sitios frescos y ventilados. Mientras más fresco, mejor.
  4. Nada de fármacos que sean para la fiebre, esto podría actuar en efecto rebote y empeorar la situación.
  5. Y nada de alcohol en el cuerpo del afectado.

Una vez que actúes rápido y que el afectado esté algo mejor, llévalo a urgencias de forma inmediata y pide que lo traten rápidamente.