Síntomas de la glucosa alta

By |

Introducción

La insulina es una hormona que permite que toda la glucosa de los alimentos que se estén consumiendo, pueda ser absorbida por el organismo. Cuando la cantidad de la insulina en la sangre no es la correcta, la glucosa comienza a acumularse en lo que es el torrente sanguíneo y no logra ser absorbida por las células encargadas de esta acción. El hecho de no generar la cantidad precisa de insulina, genera lo que se conoce como hiperglucemia. Lo que hoy en día es conocido como la diabetes tipo 1, es cuando no se produce una cantidad correcta de insulina, mientras que la diabetes tipo 2, es cuando no se genera insulina en lo absoluto.

Hablamos de una hiperglucemia, cuando las cantidades de azúcar en nuestra sangre se encuentran altas, siendo esta una condición común en el caso de las personas con diabetes, independientemente del tipo de diabetes que sea. La glucosa se caracteriza por ser una gran fuente de energía en las células del organismo, ofreciendo dichas cantidades de energía a través de estas células, hacia las demás células del cuerpo.

Por lo general, las cantidades de azúcar en nuestra sangre deben estar referidas en valores que van desde 82 mg/dL a 110mg/dL en el caso de los adultos. Cuando se realiza una examen de sangre en donde se observan las cantidades de glucosa en la sangre y los resultados exceden estos límites, el propio cuerpo empieza a generar una serie de síntomas que pueden ser leves, dependiendo de cuán alto esté este nivel de azúcar en la sangre. Los síntomas de la glucosa alta pueden variar dependiendo de cada organismo y de su respuesta ante este desequilibrio, en donde incluso algunas personas pueden no notar ningún síntoma si tienen estos niveles por encima de lo normal.

Hoy en día, es muy común observar que las personas se refieren a la cantidad de glucosa en la sangre, con un lenguaje muy cotidiano y casual en donde se refieren a niveles de azúcar en la sangre, que si bien se sobreentiende a qué se refiere cada individuo con este modo de expresarlo, la forma correcta siempre será glucosa en la sangre.

La glucosa alta puede tratarse, sobretodo si se descubre a tiempo. Si por el contrario, un individuo pasa largos periodos de tiempo con un nivel alto de glucosa en su sangre, esto puede generar una serie de inconvenientes que acaban en problemas de salud. La hiperglucemia es capaz de causar daños permanentes en el organismo, en donde uno de los más destacables es el daño en los vasos sanguíneos que trasportan la sangre hacia los órganos vitales del cuerpo. Esto, a su vez, es capaz de casar una serie de problemas de salud, como el desarrollo de enfermedades cardíacas, accidentes cerebrovasculares, problemas a nivel cerebral y ocular, y en casos más leves, problemas a nivel renal.

Sin embargo, es importante mencionar que estos problemas no suelen atacar a niños aunque lleven tiempo con hiperglucemia; pese a esto, es necesario destacar que en el caso de los adultos estas complicaciones suelen ser muy comunes.

Síntomas de la glucosa alta

Como decíamos, en algunas ocasiones la hiperglucemia puede no generar síntomas, por lo que en muchos casos los individuos no saben que tienen estos niveles descontrolados en la sangre. No obstante, en muchas ocasiones se crean una serie de síntomas que ayudan a que el individuo comience a notar que algo no está equilibrado en su interior. Es necesario conocer cuáles son estos síntomas ya que el número de personas con glucosa alta en su sangre es muy elevado, y pueden no saberlo.

Los principales síntomas de la glucosa alta en la sangre, son los siguientes:

Mucha sed

Uno de los principales síntomas de la hiperglucemia, suele ser un aumento desmedido en la sed de una persona. Si bien existen individuos que suelen tomar mucha agua de forma habitual, esto suele sobrepasar lo normal, por lo que tiende a ser un síntoma destacable.

Ganas de orinar frecuentes

Muchas personas con hiperglucemia presentan ganas de orinar frecuentes y prolongadas, incluso en ocasiones esto se vuelve excesivo, por lo que una persona con la glucosa alta en su organismo puede orinar cada diez o quince minuto.

Pérdida de peso

La pérdida de peso se vuelve involuntaria, incluso cuando las personas afectadas no dejan de ingerir alimentos de forma común. Esto tiende a deberse por la poca cantidad de glucosa que el organismo está aceptando de los alimentos ingeridos.

Fatiga

La fatiga es uno de los síntomas más relevantes de la glucosa alta en la sangre. Esto tiende a ser llamativo, ya que las personas afectadas generan una fatiga excesiva incluso cuando no realizan actividades que generen demasiado esfuerzo físico.

Aumento del apetito

Contra todo pronóstico, incluso perdiendo peso, en algunos casos ocurre que muchas personas tienden a comer en más cantidades de las normales. Esto se debe al aumento de la glucosa en la sangre y a los bajos niveles de insulina producidos por el organismo.

Deshidratación

Cuando se siente mucha sed, pero los individuos se niegan a ofrecer la cantidad de líquidos necesarios y requeridos por el cuerpo, el mismo comienza a deshidratarse. Este síntoma suele empeorar en el caso de los niños, y a su vez genera otros síntomas, como mucha sed, sequedad en la boca y cambios en la piel, en donde la misma se vuelve seca y caliente.

Síntomas de la glucosa muy alta

Los síntomas anteriormente descritos, tienden a ser síntomas leves que en muchos casos no se consideran peligrosos y aparecen cuando la glucosa en la sangre se considera levemente alta. Ahora bien, en casos más extremos, en donde los niveles sobrepasan los 200 mg/dL, los síntomas tienden a agravarse y aparecen algunos otros:

  • Visión borrosa. La visión borrosa suele ser un síntoma que aparece de forma brusca y tiende a generar confusión en los individuos.
  • Extrema sensación de sed. En estos casos los individuos pueden ingerir líquidos y seguir sintiendo mucha necesidad de seguir bebiendo.
  • Aturdimiento. El aturdimiento tiende a ser llamativo y prolongado durante algunos minutos.
  • Otros síntomas: en casos alarmantes, ocurre mucha somnolencia o problemas para despertar de un sueño profundo.
  • Pérdida del conocimiento. Si los niveles de azúcar en la sangre están demasiado altos, el individuo puede perder el conocimiento.

En el caso de personas con diabetes tipo 2, los síntomas pueden incluir los siguientes:

  • Cambios en la respiración. La respiración puede volverse muy rápida y profunda y aun así sentirse una falta para respirar constante.
  • Cambios cardíacos. Ocurre que el corazón comienza a implicarse en el problema y esto genera que sus latidos se vuelvan muy rápido y el pulso se vuelva débil.
  • Aliento pesado. El aliento se puede volver muy fuerte y pesado, sintiéndose de este modo incluso después de ingerir alimentos.
  • Otros síntomas. Además de los síntomas anteriores, ocurre también que un dolor abdominal elevado comienza a aparecer y siguen una serie de vómitos.

En el caso de los niños es más difícil saber cuándo estos tienen alguno de los síntomas que hemos mencionado, por lo que en muchas ocasiones los padres tienden a descubrirlo tras exámenes de sangre rutinarios. Sin embargo, algunos niños se muestran sin apetito y con fatiga.

Causas de la glucosa alta

Siempre que una persona tiende a tener un nivel de glucosa muy alta en su sangre, es necesario que se presten atención a los síntomas y comiencen a tener en cuenta algunas posibles causas con el fin de detener el problema. Y es que todo tiene una causa, y la hiperglucemia no tiende a ser la excepción. Es importante tener en cuenta todos los medicamentos que se están ingiriendo en ese momento, los alimentos que se está consumiendo y el hecho de realizar, o no, ejercicios de forma diaria o regular.

En sí, estos tres elementos deben estar equilibrados para que las cantidades de azúcar en la sangre se encuentren siempre en equilibrio. Si algo de esto se descontrola, la glucosa también lo hará. Las principales causas de la glucosa alta en la sangre, son las siguientes:

  1. Si eres una persona diabética y tienes un tratamiento, una de las principales causas de la hiperglucemia en estos casos tiende a ser no tomar de forma correcta estos medicamentos, bien sea porque la dosis no es la adecuada, o porque no son ingeridos en el momento preciso.
  2. Si tienes un plan de alimentación basado en algún problema, como la diabetes, debes seguirlo al pie de la letra, ya que esto ayudará a que tus niveles sanguíneos se mantengan en control.
  3. Si eres una persona sedentaria. Es importante realizar ejercicios físicos, sobretodo porque esto ayuda a que el organismo se mantenga siempre equilibrado.
  4. Algunas enfermedades comunes son también capaces de causar una hiperglucemia, en donde la gripe y los resfriados comunes tienden a resaltar.
  5. El estrés es una enfermedad muy común que tiende a considerarse altamente peligrosa por todo el descontrol que es capaz de causar en un organismo. En el caso de la glucosa alta no suele ser la excepción y en muchos casos es el causante del desequilibrio de los niveles de azúcar en la sangre.
  6. El hecho de tomar medicamentos que de alguna forma u otra interfieran con el tratamiento de la diabetes, es también otro agente causal de la hiperglucemia.

Originalmente, todos los valores en nuestra sangre tienden a ser modificados en algún momento de nuestras vidas, por lo que una hiperglucemia no tiende a ser señal de alarma siempre y cuando la misma se trate. Sin embargo, cuando estos desequilibrios tienden a ser muy seguidos, es necesario prestar atención a ello. Es de suma importancia que los niveles de azúcar en la sangre sean tratados con un profesional y se establezca la causa.

¿Cómo se debe tratar la glucosa alta?

Con el fin de poder tratar la hiperglucemia de forma correcta, es necesario que una vez que se diagnostique la condición a través de un examen de sangre, de busque la causa de este descontrol. En muchos casos no se establece un tratamiento específico, sino que de ser una persona diabética, se modifica el tratamiento para la enfermedad, además de que se generan una serie de recomendaciones y pasos a seguir para controlar de forma rápida estos valores.

Los pasos a seguir son los siguientes:

  1. Si eres de tomar medicamentos para la diabetes, asegúrate de que lo estés haciendo de la forma indicada por el médico y en las cantidades precisas. Este paso es sumamente importante.
  2. Si eres de administrarse insulina, verifica que aquellas que tengas no hayan pasado su fecha de caducidad.
  3. Si tienes un plan de alimentación, es sumamente importante que lo sigas al pie de la letra. Si harás un descontrol en los alimentos, asegúrate de tomar la dosis correcta de medicamentos en estos casos. De ser necesario, consulta con tu médico.
  4. Realiza una cantidad necesaria de ejercicios, preferiblemente de forma diaria y con una rutina establecida por un profesional. Si puedes, realiza un cronograma que te ayude a hacer espacio para tu rutina de ejercicios, ya que mientras más organizado y seguro te sientas, menos estresado estarás.
  5. Evita completamente el estrés. De ser necesario, realiza actividades que te ofrezcan relajación, preferiblemente al aire libre.
  6. Debes mantener siempre un control en la cantidad de azúcar en la sangre. Preferiblemente, compra un aparato especial para esto y realízalo como una rutina de forma diaria.

No generes ansiedad en tu organismo si observas que tus valores de azúcar en la sangre se encuentran elevados. Lleva un control sobre esto y registra siempre tus resultados. Si la hiperglucemia continúa, visita nuevamente al médico.

Cetoasidosis diabética

Cuando las cantidades de insulina generadas por el organismo no tienden a ser suficientes y ocurre lo que es la hiperglucemia, las cantidades de energía que viajan a través del torrente sanguíneo, no son las adecuadas. Cuando esto ocurre, el organismo ya no utiliza la glucosa como base de energía, sino la grasa.

Lo que ocurre es que las cetonas, las cuales son unas sustancias químicas, son liberadas hacia el torrente sanguíneo. De forma general, esto suele ser eliminado a través de la orina, así como otras sustancias químicas comunes en el organismo. Sin embargo, esto no suele ser recomendable, incluso es catalogado como problemático, ya que la sangre se vuelve ácida.

Cuando las cantidades de ácido en la sangre se observan muy elevadas, comienzan a surgir una serie de síntomas molestos que deben ser tratados. Si esta condición no se maneja, puede ocasionar problemas severos, como un coma, o incluso la muerte. Sin embargo, no es todos los casos de hiperglucemia tiende a suceder la cetoacidosis diabética.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.