Saltar al contenido

Gingivitis

El término gingivitis hace referencia a la inflamación que ocurre en las encías de cualquier persona, siendo esta la primera etapa que indica que pronto, siempre que no se trate, se volverá más difícil de tratar. En esta etapa aún se puede controlar de forma fácil, por lo que es importante acudir a un médico para que no pase a mayores.

¿Qué es la Gingivitis?

Por lo general, las causas pueden variar pero siempre acaban en una causa principal: la placa dental. Esta placa surge siempre que no exista un buen tratado a los dientes y a las encías, generando entonces que las mismas se comiencen a inflamar conforme vaya creciendo esta películas pegajosa que se va generando gracias a las bacterias acumuladas en la boca.

Aun cuando se establezca una rutina de cepillado y limpieza con hilo dental, si esto no elimina la placa se comienzan a formar toxinas que van generando irritación, dolor y molestias, además de la inflamación inicial. Pese a ello, como decíamos con anterioridad, esto puede mejorarse siempre que se lleve a cabo el tratamiento correcto.

Esto se debe a que el daño aún no ha llegado hasta el hueso y los tejidos conectivos, lo que quiere decir que si no se trata, el nivel de gravedad aumentará y afectará estas zonas, atacando directamente a los dientes y a la mandíbula, en casos más extremos.

que es ela gingivitis

¿Cómo saber si tengo gingivitis?

Si bien existen alimentos que irritan las encías por cierto periodo de tiempo, gracias a que son picantes o están muy calientes/fríos, la gingivitis afecta de forma prolongada las encías, volviéndolas rojas y muy sensibles, al punto de sangrar cuando se cepilla.

Sin embargo, estos son los síntomas principales, pero no los únicos, ya que las encías en un punto retroceden y los dientes se retiran, generando así que los mismos se vean alargados.

Por otro lado, en algunas ocasiones se van formando bolsas entre los dientes, justo en donde la placa se va acumulando, generando dolor e irritación. Y por últimos, algunas personas comienzan a experimentar mal aliento.

saber si tengo gingivitis

Prevenir la gingivitis con limpiezas buco dentales

Es importante que se mantenga una higiene exhaustiva para poder manejar la placa dental, y no nos referimos a tan sólo la higiene que de forma diaria debemos mantener, sino también a aquellas limpiezas profesionales a la que debemos someternos siempre que se requiera, en un plazo de tiempo regular.

Esto es importante debido a que la placa dental se encuentra en un punto suave siempre que comienza a formarse, pero una vez que la misma se vuelve dura y se va acumulando, se va convirtiendo en sarro, y esto es capaz de ser eliminado únicamente por un profesional.

La idea de mantener una limpieza con un dentista es muy importante, ya que no siempre se genera una limpieza profunda cuando se trata de los cepillados comunes que se realizan de forma diaria.

Sin embargo, también es importante mantener una limpieza dental doméstica de forma adecuada, haciendo uso correcto del hilo dental con el fin de eliminar la placa y cualquier resto de alimento que haya quedado tras haberlo consumido. Además, se debe mantener un cepillado tres veces al día, después de cada comida, y para evitar el mal aliento  es importante evitar cigarrillos o tabacos, ya que esto pude las encías, mancha los diente y ayuda a que la placa se acumule.

Si este tipo de control no se lleva de forma debida, la gingivitis comienza a hacer acto de presencia, provocando que la placa dental se vaya acumulando en las encías y los restos de los alimentos penetren en la piel.

prevenir la gingivitis

Factores de riesgo

Además de una mala higiene, existen algunos otros factores que ayudan a que la gingivitis aparezca y empeore si no se le trata. Son los siguientes:

  1. Mantener una higiene dental deficiente alrededor de todo el día.
  2. Contar con algunos cambios hormonales causados por el comienzo y el desarrollo de la pubertad.
  3. Cambios hormonales causados por el embarazo, estos pueden durar desde su comienzo, hasta el final del mismo e incluso después del nacimiento del bebé.
  4. Tener diabetes y no controlarla.
  5. Contar con dientes mal alineados, facilitando la acumulación de la placa dental en ciertas zonas.

PREVENIR LA GINGIVITIS

Como hemos venido hablando, la causa principal de la gingivitis es la mala higiene, por lo que la mejor forma de prevenir esta enfermedad dental es mantener siempre una higiene oral excelente, de modo que se deben limpiar los dientes al menos tres veces al día con hilo dental, y cepillar los dientes de igual manera.

Sin embargo, no sólo esto es suficiente, ya que incluso cuando se realizan estas limpiezas con suma delicadeza, la placa puede surgir, por lo que como decíamos más arriba, es importante realizarse una limpieza profesional dos veces al año, de modo que la placa que se va formando tanto en los dientes, como en las encías y en las restauraciones, se puede eliminar con más insistencias.

Por otro lado, la placa es consistente y pegajosa, por lo que se observa a simple vista, generando incomodidad en quienes la experimentan, por lo que revisarse los dientes todos los días con una lupa es una excelente manera de observar si los daños son mayores o menores.

Es importante mantener siempre una crema dental que tenga antibacterial, ya que estas son las mejores para evitar el sarro y la placa. Además, un buen enjuague bucal es el complemento perfecto ya que ayuda a que las bacterias que se encuentren en toda la boca, se reduzcan en gran medida.

Siempre que no exista placa dental, la gingivitis se mantendrá alejada.

Síntomas de la gingivitis

A pesar de que la gingivitis no cuenta con dolor, exactamente, sí cuenta con una diversidad de síntomas que bien pueden variar según cada quien.

Es necesario que todos se mantengan alerta de los siguientes síntomas:

Encías delicadas

Es necesario que se mantenga sumo cuidado en cuanto a las encías se trata, y es que no debemos olvidar que la gingivitis es apenas la primera etapa de lo que es capaz de hacer la placa dental. Cuando existe gingivitis, las encías se vuelven delicadas y comienzan a sangras al cepillarse o limpiar los dientes con hilo dental, generando molestias inmediatas. Además, las mismas se inflaman y se tornan rojas y tiernas.

Por otro lado, las encías suelen retraerse, o cómo dicen por ahí, a alejarse de los dientes, lo que genera que los dientes se vean más largos.

sintomas de la gingivitis

Mal aliento

El mal aliento, o lo que es mantener un mal sabor en la boca es algo muy común cuando se tiene gingivitis, debido a la cantidad de placa acumulada tanto en las encías, como en los dientes.

mal aliento

Pus visible

En casos más extremos, se va formando pus en cantidades moderadas, rodeando tanto los dientes, como las encías, generando irritación y molestias.

Dolor

Si no se controla, la gingivitis puede generar un dolor incontrolable al masticar cualquier tipo de alimentos, sobretodo aquellos que son de contextura dura.

Dientes sensibles

Los dientes se van volviendo sensibles a ciertos alimentos, dependiendo de su temperatura. Si está demasiado frío o demasiado caliente, los dientes no lo soportan.

Tratamiento de la gingivitis

Como decíamos, generalmente la gingivitis no genera dolor, pero siempre que se no se le trate como debe se, la misma se vuelve una periodontitis, la cual es una enfermedad grave que consiste en una pérdida de inserción colágena, incluyendo una pérdida total o parcial del hueso. Esto quiere decir que una vez que el soporte se pierde, el diente tiende a quedarse sin soporte y cae. Sin embargo, es importante diagnosticar este tipo de lesión, ya que la misma se puede confundir con otro tipo de patologías.

Examenes dentales

Es ideal que se realicen diversos exámenes dentales, incluyendo una radiografía de los dientes y realizar ciertas mediciones a todos los huesos dentales, para observar los cambios que se han ido produciendo a lo largo de la enfermedad. Una vez que la gingivitis es diagnosticada, lo ideal es que la encía sea tratada rápidamente, ya que la misma podría empeorar rápidamente.

Limpieza bucodental

Lo ideal para esto es realizar una limpieza bucodental, siempre de las manos de un profesional, con el fin de eliminar todo tipo de placa dental, o sarro, que exista en la dentadura. Se llevan a cabo diversos ultrasonidos con el fin de eliminar estas bacterias y restos de comida y luego añadir pasta de profilaxis con el fin de mejorar toda la limpieza de los dientes y las encías, además de que la misma cuenta con un efecto quitamanchas magnifico.

Enjuagues antibacteriales

Este tipo de tratamiento es bastante efectivo, y puede ser complementado gracias a diversas limpiezas diarias y cotidianas, y el uso de enjuagues bucales que cuenten con antibacterial. Además, se recomienda buscar enjuagues bucales que cuentan con colutorios de clorhexidina, pero tan sólo por una semana.

Si es necesario reparar los dientes, esto formará parte del tratamiento, dependiendo del daño que se haya causado en ellos. Por otro lado, es necesario que el odontólogo muestre a su paciente la forma correcta para cepillarse, de modo que así evita que la placa dental regrese.

Sin embargo, es importante destacar que el sangrado de las encías persistirá, en menor medida, durantes dos semanas como máximo. Esto dependerá únicamente del nivel de hinchazón que haya existido con anterioridad.

Tratamiento de la gingivitis

Etapas de la enfermedad de las encías

Para finalizar este artículo, hablaremos sobre las consecuencias de no tratar nuestras encías como es debido.

Como ya hemos visto, la gingivitis es la primera etapa de la enfermedad de las encías, siendo la más fácil de controlar con un buen tratamiento, como hemos visto más arriba. Para refrescar un poco la memoria, volvemos a decir que se requiere una limpieza rigurosa, tanto con hilo dental, como con un buen cepillado y combatir las bacterias con buen enjuague bucal. Esto, además de ayudar con las bacterias, también es maravilloso una vez que se tiene mal aliento, ya que siempre que se controle la placa y el sarro, la suciedad de la boca ya no existirá.

Aumento de la placa bacterial

La placa de la cual ya hemos hablado, se va acumulando y va generando que las encías se vayan enfermando. Imaginen un espacio muy pequeño y blando que se va llenando de comida sin parar, y esta comida se va pudriendo con el pasar de los días. A esto se refiere la gingivitis.

Luego de la gingivitis, que es la etapa más temprana de esta enfermedad, llega la periodontitis, de la cual ya hemos hablado. De nuevo, para refrescar un poco la información importante, es necesario mencionar que en esta segunda etapa el hueso ya se ve comprometido y todas aquellas fibras que van sosteniendo los dientes, se debilitan, y por ende, los dientes no se sujetan debidamente. ¿Qué es exactamente lo que pasa en esta etapa?, que las encías van formando ciertas bolsas por debajo de la línea limitante de las mismas y se comienza esto a llenar de cúmulos que se convertirán en placa.

Periodontitis Avanzada

Finalmente, si la segunda etapa no se controla, llega la tan temida periodontitis avanzada, la cual es la etapa más avanzada de toda la enfermedad, en donde ya las fibras y el hueso de los dientes no están comprometidos, sino muertos, generando así que los dientes se muevan. En esta etapa la mordida se ve comprometida, ya que comer se vuelve difícil. Además, la comunicación del paciente también se ve afectada notablemente, lo que quiere decir que se requiere de un profesional en la materia para mejorar estas molestias.

Si finalmente no se repara el daño, los dientes pueden llegar a perderse. Sin embargo, no se preocupes, que existen técnicas y terapias de reparación para no quedarse sin dientes. Pese a esto, es necesario mantener siempre una higiene magnifica de forma diaria, hacer uso del hilo dental, del enjuague bucal y realizar una limpieza profesional cada seis meses, con el fin de lucir siempre una dentadura reluciente y un excelente aliento.