Saltar al contenido

Síntomas de la gastroenteritis

Introducción

La gastroenteritis es una enfermedad causada por un virus que ataca directamente los intestinos en forma de infección, y se caracteriza por generar una serie de síntomas gastrointestinales, en donde la diarrea crónica tiende a ser el principal. Al tratarse de una infección viral, la misma tiende a ser contagiosa y los niños suelen ser los principales afectados.

Esta enfermedad también es conocida como gastroenteritis viral y el contagio surge de una persona a la otra por diferentes medios de contacto. Sin embargo, a pesar de que los síntomas de la enfermedad tienden a ser molestos en cualquiera de los casos, si esta ataca a personas completamente sanas, el organismo genera que el afectado se mejore rápidamente.

Sin embargo, cuando hablamos de una gastroenteritis en los niños, esta enfermedad es capaz de ser mortal para los mismos, sobretodo en el caso de los niños menores de dos años o en casos de niños inmunodeprimidos. Partiendo de este hecho, es necesario que la gastroenteritis viral se prevenga, ya que el tratamiento a establecer no es completamente efectivo.

Síntomas de la gastroenteritis

Más arriba hemos hablado de que la gastroenteritis es una enfermedad que se caracteriza por generar una serie de síntomas que tienden a ser molestos, y a pesar de que se establece que esta tiende a ser una gripe estomacal, la gastroenteritis no tiene nada que ver con el virus de la influenza, ya que este virus afecta sólo al sistema respiratorio de una persona.

Partiendo del hecho anterior, es necesario que cada individuo conozca los signos que genera esta enfermedad, con el fin de que los mismos logren crear una diferencia entre ambas patologías. Los principales síntomas de la gastroenteritis, son los siguientes:

Diarrea acuosa

Al tratarse de una enfermedad que afecta directamente el tracto digestivo, es muy común que la diarrea sea uno de los principales síntomas de la misma. Esta se caracteriza por ser muy acuosa y en ocasiones de gravedad puede estar acompañada de sangre, aunque en la mayoría de las ocasiones no se observan rastros de la  misma.

Cólicos y dolor

El individuo afectado con gastroenteritis tiende a presentar una serie de cólicos que llegan acompañados de dolor. En ocasiones, los cólicos pueden llegar a ser muy fuertes y el dolor se vuelve regular. En otras ocasiones más leves, el dolor tiende a volverse intermitente.

Náuseas y/o vómitos

Las náuseas y los vómitos son dos síntomas que pueden aparecer de forma individual, aunque de forma común aparecen en conjunto. Este síntoma suele aparecer antes o después de haber consumido algún alimento, incluyendo jugos naturales o sopas, y comienza por náuseas leves hasta llegar a un cuadro de vómitos frecuentes.

Dolor

En ocasiones no demasiado comunes, ocurre que los individuos con gastroenteritis sienten dolor de cabeza ocasionales. Sin embargo, este dolor tiende a extenderse a través de todo el cuerpo y causa una serie de dolores musculares que pueden aumentar de forma gradual en intensidad.

Fiebre baja

Al tratarse de una enfermedad viral, la misma es capaz de mostrar un cuadro de fiebre que se caracteriza por ser baja, por lo que los afectados no muestran una fiebre mayor a 39º.

Todos estos síntomas pueden variardependiendo de la causa específica de la gastroenteritis, y por lo general aparecen dos o tres días después de haber ocurrido el contagio inicial. Los síntomas pueden variar en intensidad, por lo que comienzan siendo muy leves hasta empeorar conforme van pasando las horas y los días. La duración de estos síntomas puede variar dependiendo del organismo y de su modo de defensa, por lo que puede durar tres días o alargarse hasta diez. Es necesario visitar al médico con el fin de el mismo pueda establecer una causa para los síntomas, sobretodo si se trata de niños o de síntomas con sangre de por medio.

¿Cómo ocurre el contagio?

Como decíamos, la gastroenteritis es una enfermedad contagiosa cuyo medio de contacto suele ser muy variado. De forma común, cuando una persona con la enfermedad deja rastros de vómitos, heces o sangre en algunas superficies, estableciendo esto como partículas difíciles de notar a simple vista, y una persona sana tiende a tener contacto con las mismas, el contagio ocurre rápidamente.

Estas partículas de virus se pueden encontrar en diferentes lugares, como objetos, superficies, picaportes, sábanas, entre otros. Además, si a esto se le combina una falta de higiene, los agentes externos que estén causando la enfermedad son capaces de llegar hasta la boca del individuo sano, sobretodo porque el medio principal de contagio suelen ser las manos. Una vez que el virus llegue hasta la boca, pasará por el esófago hasta llegar al estómago y hacia los intestinos.

Existen también otros medios de contagio que suelen ser comunes en lugares con poco desarrollo y mala higiene. Partiendo de estas características, el virus de la gastroenteritis es capaz de contagiar agua o alimentos, y estos ser ingeridos y consumidos por personas sanas, causando el contagio.

Causas de la gastroenteritis

Ya hemos dejado claro que esta enfermedad se caracteriza por ser viral; sin embargo, aún no hemos establecido el tipo de virus que la causa, y pese a lo que se pueda pensar, la gastroenteritis puede ser causada por más de un virus, en donde los más comunes son los siguientes:

  1. Norovirus. Este tipo de virus es uno de los más comunes en el caso de afectar a un gran número de personas, sobretodo en los niños. Este virus se caracteriza por multiplicarse rápidamente e invadir rápidamente diferentes organismos sanos. Por lo general, se encuentra en alimentos y aguas contaminadas.
  2. Rotavirus. De ambos, el rotavirus es uno de los principales virus que genera la gastroenteritis, y suele causarse el contagio a través de las manos y la boca. Es decir, este es el tipo de virus que se encuentra en objetos y que luego tiende a adherirse al cuerpo de los individuos sanos. En algunos casos, cuando la gastroenteritis surge por este virus puede no presentar síntomas.

Factores de riesgo de la gastroenteritis

La gastroenteritis es una enfermedad que es capaz de afectar a un gran número de personas alrededor de todo el mundo; sin embargo, es más común en algunas situaciones que tienen que ver directamente con algunos factores que aumentan las probabilidad de riesgo de la enfermedad.

Los principales factores de riesgo de la gastroenteritis, son los siguientes:

  1. La edad. A pesar de que la gastroenteritis es capaz de atacar a cualquier persona, son mucho más propensos los niños y los adultos mayores. En el caso de los niños los mismos tienden a ser más propensos, sobretodo cuando su sistema inmunitario se encuentra debilitado. En el caso de los adultos mayores, sobretodo cuando los mismos cuentan con una edad mayor a ochenta años, se vuelven vulnerable a los virus que causan la gastroenteritis.
  2. Estar en lugares muy poblados. Al tratarse de una enfermedad viral y contagiosa, es muy común que personas que se encuentren en lugares en donde la cantidad de individuos circulando es muy grande, contraigan el virus. Esto también aplica en el caso de los niños que visitan guarderías y escuelas.
  3. Personas con un sistema inmunitario debilitado. Cuando un individuo cuenta con una resistencia muy alta a contraer infecciones, la gastroenteritis tiende a ser una de las enfermedades que más rápido ataca en estos casos.

Cuando estos factores de riesgo se combinan, los mismos aumentan considerablemente las probabilidades de contraer la enfermedad.

Diagnóstico de la gastroenteritis

La gastroenteritis se caracteriza por contar con un diagnóstico muy sencillo de realizar, sobretodo porque una vez que visites al médico el mismo te realizará una exploración física, estudiará tus síntomas y establecerá la realización de una prueba de heces con el fin de que a través de la misma se pueda observar la casa del problema. Si la prueba se vuelve positiva en el caso de los virus mencionados con anterioridad, se establece entonces un tratamiento específico para tratar la enfermedad.

Tratamiento para la gastroenteritis

En muchas ocasiones, a pesar de tratarse de una enfermedad común, la misma no cuenta con un tratamiento específico que genere mejoras en los síntomas. Lamentablemente, los antibióticos no producen resultados efectivos porque los mismos atacan bacterias, no virus, por lo que en estos casos se requieren antivirales específicos. Además, es necesario que el individuo afectado cumpla con ciertas reglas de salud e higiene con el fin de observar mejoras en su salud.

Recomendaciones ante una gastroenteritis

Como decíamos, es necesario que de contar con una gastroenteritis, además de seguir el tratamiento establecido por el profesional, se lleven a cabo ciertas recomendaciones para una mejora total y en menos tiempo.

Estas recomendaciones son las siguientes:

  1. Evita consumir alimentos durante algunas horas mientras el malestar se encuentre presente.
  2. Ingiere mucho líquido. Es necesario que bebas muchos líquidos, incluyendo agua, caldos de sopa y bebidas deportivas sin cafeína. Toma en sorbos pequeños y frecuentes.
  3. Cuando sientas mejora estomacal, comienza a comer alimentos livianos que sean sencillos de digerir. Evita latos de comida pesados y comienza por galletas no muy dulces y frutas. Que sean porciones pequeñas.
  4. Evita alimentos o bebidas que sean pesadas ara tu estómago, como la cafeína, los lácteos y el alcohol.
  5. Mantén mucho reposo. Es necesario que reposes lo más que puedas, sobretodo con el fin de evitar una deshidratación.

Recomendaciones en el caso de niños y bebés

  1. Mantén siempre hidratado al niño. Debes evitar a toda costa que se deshidrate, por lo que debes buscar sueros específicos con el fin de que los mismos recuperen todos los nutrientes perdidos. Evita darle agua común, y sustituye esto por jugos naturales sin azúcar muy livianos, evitando el jugo de manzana.
  2. Motiva al niño a consumir alimentos de forma gradual, comenzando con alimentos sencillos de digerir, evitando que se mantenga con el estómago vacío. Las papas son magníficas para detener la diarrea. Evita alimentos lácteos en su totalidad, así como los dulces y los refrescos.
  3. Evita que realice esfuerzo físico. El niño debe descansar lo más posible. Ayúdale con televisión en casa y juegos que no requiera mucho esfuerzo.

¿La gastroenteritis se puede prevenir?

Si bien no existe un solo método específico que asegure una prevención del 100% de ningún tipo de enfermedad viral, se han establecido una serie de recomendaciones especiales con el fin de reducir las probabilidades de contagio.

Las medidas preventivas son las siguientes:

  1. De ser posible, vacuna al niño. En ciertos países se encuentra una vacuna especial que protege el organismo de algunos virus, en donde el rotavirus se encuentra incluido. Esta vacuna debe ser colocada en niños menores de un año y suele ser efectiva en un gran porcentaje.
  2. Mantén siempre tus manos completamente limpias. Es totalmente necesario que tanto adultos como niños, mantengan sus manos completamente limpias ya que muchos virus son capaces de encontrarse en manos, dedos y uñas. En el caso de los niños, genera que los mismos comiencen a lavar sus manos desde pequeños, con una gran cantidad de jabón. De no tenerse el mismo, se puede utilizar gen antibacterial.
  3. Evita compartir artículos personales, sobretodo si los mismos son de higiene. Dentro de estos objetos se encuentran vasos, cubiertos, toallas, sábanas, cepillos de diente y almohadas.
  4. Si sospechas de alguien con algún virus, y el mismo se encuentra en tu hogar, apenas se vaya encárgate de desinfectar tu hogar, sobretodo superficies, objetos y manijas.
  5. Si tu hijo asiste a guarderías o escuelas, es necesario que de forma regular asistas un día y estudies a las personas, incluyendo niños, que se encuentren en ese lugar, con el fin de evitar un posible contagio en tu niño. De tratarse de un bebé, asegúrate de que utilicen con él sus propios objetos personales, como pañales y biberones.
  6. Si estás cercano a viajar, lleva contigo todos tus objetos personales y estudia el área al cual irás. Además, ten en cuenta que el agua puede estar contaminada y que muchos alimentos se encuentran contaminados.
  7. En casos anteriores, se recomienda llevar botellas de agua mineral completamente selladas, evitando además consumir cubos de hielo o agua del grifo para lavar tus dientes o tu rostro. Además, evita en lo posible el consumo de alimentos crudos, sobretodo carnes y pescados.