Saltar al contenido

Gastritis Crónica

Existen diversos tipos de gastritis, en donde cada uno de ellos se diferencia gracias a ciertas características. La gastritis crónica es aquella que va surgiendo de forma leve y suele ser asintomática hasta que la afección se asienta por completo, lo que resulta con consecuencias tormentosas para el afectado.

¿Qué es la Gastritis Crónica?

Este tipo de gastritis es capaz de afectar a un gran número de personas alrededor de todo el mundo, sobretodo porque es más común de lo que parece. Sin embargo, al no contar con síntomas principales desde su comienzo, suele ser poco común en la noción temprana de la enfermedad, por lo que no se considera una enfermedad común.

Sin embargo, los síntomas pueden aparecer de repente siempre que exista algún detonante para los mismos, y es que es importante destacar el hecho de que esta enfermedad se mantiene siempre latente, aunque silenciosa, y cualquier agente externo la puede detonar en cualquier momento.

Además de la gastritis crónica, se encuentra la gastritis aguda, la cual mantiene una diferencia latente con la primera en cuanto a los síntomas que presentan. Y es que la gastritis aguda presenta muchos dolores, con punzadas y malestar general, que a medida que se corrija el punto principal, estos van desapareciendo. A diferencia de esto, la gastritis crónica suele ser de larga duración, inclusive si se trata.

Gastritis Crónica

Causas de la gastritis crónica

Existen ciertas causas que están científicamente comprobadas y que se diferencian gracias a sus raíces. Para entender un poco más sobre este tema, a continuación hablamos sobre cada una de ellas:

Causa infecciosa

Al tratarse de una enfermedad que surge en el estómago, es común que la causa principal de esta sea a través de la alimentación, y es aquí en donde los alimentos en mal estado hacen acto de presencia y dañan el estómago al generar una mala digestión de forma inmediata.

Por lo general, dentro de los gérmenes más comunes de todos, el principal suele llamarse Helicobacter Pylori y es una bacteria que suele poblar todo el estómago de forma rápida, irritando las paredes estomacales y dañando el estómago a un punto grave siempre que no se trate con rapidez, pudiendo acabar en un cáncer de estómago o en algo similar.

Causa por irritación química

Con irritación química nos referimos a que existen afectados que han pasado por una operación reciente y su pH se ha vuelto alcalino, lo que genera que la bilis que se encuentra en el estómago se vea aumentada, irritando el estómago y generando la producción de la gastritis crónica. Por lo general, a estos pacientes se les aplica de forma rápida un tratamiento para la enfermedad.

Causas inmunológicas

En algunas ocasiones, no demasiado habituales, las causas pueden ser inmunológicas ya que en el organismo se van generando células llamadas anticuerpos, que se van creando para contrarrestar alguna afección. Cuando estas células tienen que ver con las anticélulas parietales, puede formar como consecuencia la aparición de la gastritis crónica.

Causas genéticas

Si bien esta no suele ser una causa demasiado común, se ha podido establecer científicamente un vínculo entre los afectados por la gastritis crónica y su grupo familiar, quienes también han sufrido lo mismo, lo que nos indica que quizás, de alguna forma u otra, la bacteria puede ser heredada.

Síntomas de la gastritis crónica

Como bien hemos mencionado, al comienzo de la enfermedad, cuando la bacteria está comenzando a hacer su trabajo, no suele aparecer ningún tipo de síntoma que ayude al afectado a combatirla a tiempo, sino que por el contrario, los síntomas aparecen cuando ya el daño está relativamente hecho. A menos, claro, que el paciente por chequeo se realice un examen del cual hablaremos más adelante y aparezca le afección.

Sin embargo, cuando ya los síntomas comienzan, los mismos suelen ser muy claros, aunque confusos en el sentido de que los mismos pueden confundir al paciente con alguna otra afección menor del estómago.

Dentro de los síntomas comunes de la gastritis crónica, se encuentran los siguientes:

Dolor abdominal

El dolor suele ser punzante y se establece debajo del esternón o en la boca del estómago, siempre latente y molesto. En algunas ocasiones el dolor puede ser distintos en cada afectado, pero generalmente esta es la zona en donde más afecta a los individuos.

Náuseas

Las náuseas son uno de los síntomas más comunes de todos, siendo este uno de los principales, sobretodo cuando se come alguna comida fuerte. En algunas ocasiones en donde el paciente siente demasiadas náuseas, el vómito viene acompañado de este síntoma, y en cierto punto en donde esto suele ser excesivo, se presenta sangre en el vómito.

Síntomas de la gastritis crónica

Pérdida excesiva de peso

Al tratarse de un malestar estomacal, el paciente se ve afectado en cuanto al apetito, lo que acaba en una pérdida de peso excesiva y brusca que se hace notar a los días.

Aerofagia

La aerofagia es uno de los síntomas poco comunes en esta enfermedad, pero que afecta a un gran número de pacientes. Esto consiste en la presencia excesiva de gases que vienen acompañados de dolores y pesadez en el estómago.

Pese a que estos son síntomas comunes, esto no resulta suficiente para poder diagnosticar el comienzo de una gastritis crónica, ni mucho menos de establecer sus consecuencias, por lo que se requiere de un diagnostico médico en el cual se establezca la enfermedad con certeza.

Diagnóstico de la gastritis crónica

Como decíamos, se requiere de una visita al médico para poder establecer la enfermedad estomacal ya que esta es la única forma de asegurarla. Las muestras de laboratorio son las pruebas más factibles, aún más que el examen físico, en donde una de estas pruebas suele ser una gastroscopia.

Gastroscopia

Una vez que se realiza la gastroscopia, es necesario que la muestra obtenida se observe con mucho cuidado y se tomen en cuenta los cambios atípicos que se han producido en la mucosa estomacal a lo largo del tiempo en el que la bacteria hizo acto de presencia.

Esto permitirá que el diagnostico se vuelva certero y se descarten otra serie de enfermedades que pueden confundirse con la gastritis crónica, como la úlcera, el síndrome del intestino irritable y la hernia de hiato, las cuales suelen ser muy comunes.

Sin embargo, la gastroscopia no suele ser el único medio por el cual se puede establecer esta enfermedad, ya que otro examen certero y confiable para observar o descartar la gastritis, es a través de una endoscopia por la cual se observa de forma detenida si la bacteria se encuentra alojada en el estómago, o no.

gastroscopia

Tratamiento para la gastritis crónica

Para poder tratar con detenimiento la enfermedad estomacal, es necesario tener un diagnostico preciso del médico tratante y esperar sus indicaciones, ya que el tratamiento puede variar según sean los síntomas y las especificaciones de cada afectado.

La primera forma de tratar la gastritis crónica, es a través de la alimentación. Es importante que esto surja de forma inmediata, ya que este suele ser el primer tratamiento para observar mejora tanto en los síntomas, como en el estómago. Es ideal que el paciente mantenga una dieta saludable y una rutina de ejercicios físicos que le permita mantener su cuerpo siempre activo y una buena alimentación, evitando así el estrés y cualquier tipo de tensión o nerviosismo que puede atacar al estómago y empeorar la bacteria.

Es importante que en su dieta se mantengan prohibidos todos los alimentos que contengan grasa, debido a que los mismos producen que el estómago los digiera con mucho más trabajo y se vea irritado, al igual que sucede con los alimentos demasiado condimentados o picantes, los cuales afectan de sobremanera las paredes estomacales y permiten que los jugos gástricos afecten al estómago de forma directa.

Además, es importante que el número de comidas diarias se vea aumentado y las porciones se vean reducidas, de modo que el metabolismo se va acelerando de forma gradual, lo que ayuda a que el estómago trabaje mejor.

Por otro lado, otro de los métodos más comunes para tratar la enfermedad, es buscando atacar la bacteria de raíz, lo que se logra diagnosticando primero la enfermedad y la bacteria a través de los exámenes y luego se van tomando todas las medidas necesarias para buscar eliminarla.

Por lo general, se requiere de fármacos para ayudar a que la bacteria sea combatida de forma permanente y no suele sobrepasar los diez días de tratamiento, lo que ayuda a que el estómago no se vea afectado en forma negativa por los medicamentos. Es importante tener en cuenta que se deben evitar fármacos como la aspirina, que lastiman las paredes del estómago.

Si este tratamiento farmacológico ya ha acabado, es recomendable que se realice otra gastroscopia para observar el avance o la disminución de la enfermedad, llevando un control rígido sobre esto de forma continua.

Y por último, otro de los mejores métodos para combatir la enfermedad, es través de la vitamina B12. Además de la dieta balanceada, es recomendable que se consuman alimentos que contenga vitamina B12 o se compren en pastillas, además de una dosis de hierro de forma diaria, para así evitar que el estómago vaya perdiendo estas propiedades y el organismo se vea afectado en cuanto a vitaminas importantes se refiere.

¿Cómo prevenir la gastritis crónica?

Es importante conocer todo sobre las enfermedades comunes, como es esta, de modo que en algún punto las mismas se puedan prevenir de algunas formas, y es que a pesar de que la gastritis crónica cuenta con causas que son imposible evitarlas, siempre se puede prevenir para lo lamentar. Además, de igual forma se mantienen en forma con dietas sanas y ejercicios.

Como bien sabemos que el estómago es delicado y una pequeña porción de los individuos del mundo buscan mantenerse siempre saludables con la comida, a continuación les dejamos una serie de recomendaciones que puedes poner en práctica para prevenir una posible gastritis crónica:

  1. Trata de evitar el consumo excesivo de fármacos que puedan irritar tu estómago, como las aspirinas antes mencionadas y los medicamentos para desinflamar.
  2. Evita los momentos de estrés y emociones fuertes que puedan desencadenar una serie de nervios en tu estómago, ya que el mismo se ve irritado. Controla tus emociones y la ansiedad.
  3. Consulta a tu médico de confianza cuáles podrían ser tus hábitos comunes y diarios para mantener tu estómago saludable, aún cuando cometas uno que otro pecado alimenticio.
  4. Consume frutas de forma diaria, de modo que tu estómago se acostumbre a ellas como postre diario.
  5. Busca integrar la carne magra a tu alimentación, ya que la misma no hace tanto daño como la carne común. Además, acompaña esto siempre de una diversidad de verduras que aportarán muchos nutrientes a tu organismo y no irritarán tu estómago.
  6. Deja de consumir grasas o alimentos que de alguna forma u otra la contengan. Si bien no es fácil, el aceite cuando se calienta llega a ser más dañino que la misma mantequilla, por lo que evitar las frituras de forma constante es uno de los mejores consejos. Toma un día de la semana para cometer este desarreglo, pero sólo uno.
  7. Evita condimentos exagerados ya que los mismos irritan tu estómago y generan molestias a largo plazo.
  8. Regula tu consumo de bebidas alcohólicas y los cigarrillos, tratando de eliminarlos de tu día a día poco a poco.
  9. Toma mucho agua cada día. Ese dicho de dos litros al día no es un mito, es completamente cierto. El cuerpo necesita de mucho agua para funcionar de forma adecuada, y nuestro estómago más.
  10.  Si has de comer fuera de casa, elige bien tus platillos ya que existen muchos lugares en donde las comidas mal procesadas o pasadas, son servidas, lo que aloja la bacteria Helicobacter de forma inmediata en tu estómago.
  11.  Como habíamos mencionado, come más de tres veces al día, generando de esto una rutina en donde cada día todo resulte a la misma hora y con las mismas cantidades de comida. El deber ser incluye el desayuno, una merienda a media mañana, el almuerzo, una merienda a media tarde y la cena.