Saltar al contenido

Gases y dolores

Hoy en día, la cifra de personas afectadas por los gases intestinales es bastante elevada, por lo que se considera una afección común y regular. Y es que cómo no, si el proceso de producción de gases es algo común en el organismo de las personas mientras se va produciendo la digestión tras haber consumido algo. Este proceso de producción de gases resulta en la expulsión de los mismos a través de los eructos y las flatulencias.

Es importante destacar que los gases pueden elevarse según sea nuestro estilo de vida, ya que mientras comes demasiado rápido o hablas mientras lo haces, se van produciendo más y más gases que luego, al finalizar de comer, surgirán de forma inmediata. Esto ocurre cuando se traga más aire del que regularmente es tolerable.

Una vez que los gases se acumulan en el organismo, los mismos generan una serie de síntomas de los cuales hablaremos más adelante.

dolor absominal por gases

¿Qué son los gases?

Como decíamos, no se debe tragar más aire del necesario ya que esto es lo que forman los gases en nuestro organismo. Y es que estas flatulencias no son más que la presencia de aire en nuestro intestino, en donde la misma necesita salir expulsada de alguna forma u otra.

Estos gases son un indicativo de que algo no se encuentra en regla en nuestro estómago, y mucho menos en nuestra vida diaria. Y es que los gases son normales, pero en exceso todo resulta consecuente de un algo preciso.

Cuando los gases se salen de control, obligan al individuo a permanecer en casa, expulsándolos de forma olorosa y ruidosa tanto por el ano, como por la boca. Por lo general, esto viene acompañado de una serie de síntomas que pueden generar más molestias de las comunes, como los eructos, los dolores y la hinchazón.

Además, a medida que pasa el tiempo, los síntomas se van empeorando hasta llegar a un punto en el cual el afectado no los tolera y necesita hacer algo al respecto. Pese a esto, y al ser una afección común, existen remedios caseros que ayudan a que estos gases sean expulsados por completo y de este modo aliviar el estómago y olvidar los síntomas.

Por otro lado, es importante establecer el hecho de que aunque los gases mantengan un olor desagradable y un sonido extraño, esto no resulta ser un indicativo para establecer enfermedades gastrointestinales.

Síntomas de los gases

Dentro de los síntomas comunes que establece el tener gases, se encuentran los siguientes:

Dolor de vientre

Es común mantener dolores en el vientre y en la parte baja de la espalda gracias al hecho de que los gases se alojan con frecuencia en esta zona.

Opresión en el estómago

La opresión es muy común en todas aquellas personas que mantienen aire en exceso, por lo que en algunas ocasiones los afectados no soportan tener ropas ajustadas.

Malestar abdominal

Este malestar puede ser por irritación, hinchazón o dolor, lo cual es muy común si no se han expulsados los gases.

Hinchazón intestinal

La hinchazón intestinal es uno de los principales síntomas de los gases, por lo que suele ser el principal al mantener el aire en exceso dentro de los intestinos.

sintomas de los gases

Cólicos

Los cólicos no se hacen esperar cuando existe un malestar estomacal que tiene que ver directamente con aire encapsulado en los intestinos, siendo este el más frecuente.

Dolores en la zona genital

Estos dolores sólo ocurren cuando los gases no encuentran una salida para ser expulsados, por lo que el dolor se aloja en estos lugares, generando un malestar opresivo e insoportable.

Sensación de ahogo

Este es otro síntoma que aparece siempre que los gases no logran ser expulsados, lo que significa que se van acumulando y la sensación de asfixia se hace presente hasta que los mismos logran desaparecer.

Causas de los gases

Además de ser causados por la entrada de aire excesiva a nuestros intestinos, los gases también suelen ser producidos gracias a otras afecciones, como por ejemplo, al estreñimiento común en las personas o a las dietas bruscas que suelen elegir algunas personas, en donde las mismas buscan bajar de peso y reducen en exceso sus comidas y el aire hace acto de presencia en los huecos en donde deberían existir alimentos.

Por otro lado, como ya habíamos mencionados, el hecho de comer demasiado rápido también genera gas, así como el nerviosismo emocional y el consumo de leche. Esta última causa afecta a todas aquellas personas que sufren de intolerancia a la lactosa.

¿Es posible que una persona pueda tragar demasiado aire?

En efecto, esta afección es capaz de afectar a un gran número de personas, en donde por lo general las mismas comen muy rápido, o beben con demasiada rapidez, o mantienen otra serie de condiciones comunes, como el hecho de fumar o beber cualquier líquido con una pajita.

Por otro lado, masticar chicle es una de las principales razonas por las cuales se traga demasiado aire, así como también mantener caramelos por demasiado tiempo en la boca. Sin embargo, también se traga demasiado aire cuando una persona está nerviosa y traga por inercia a cada momento, lo que quiere decir que el estómago se va llenando de aire a cada momento, produciendo así una serie de gases que no tardan demasiado en aparecer.

causas de los gases

¿Qué alimentos contienen muchos gases?

De nuevo estamos ante una pregunta cuya respuesta es totalmente afirmativa. ¿No se han preguntado por qué algunas personas tardan en digerir algunos alimentos comunes?, esto ocurre debido a que una serie de alimentos se conducen a través del colón, en donde se encuentran muchas bacterias que ayudan a que los alimentos se digieran con facilidad. Sin embargo, es en este momento en donde se requiere de demasiada ayuda del colón en donde se producen los gases.

Estos alimentos que requieren de un trabajo mayor para ser digeridos, se encuentran los granos, en donde las lentejas y los frijoles ocupan el primer puesto. Por otro lado, la lactosa también suele ser digerida con mucho trabajo, sobretodo por aquellas personas que son intolerantes a ella, por lo que consumir cualquier producto derivado de la leche suele generar dificultad para el colón y un mayor trabajo de digestión, lo que conlleva que se vayan produciendo los gases.

alimentos que contienen gases

¿Qué se debe hacer cuando se tienen gases?

Como ya hemos visto, existen alimentos comunes que son capaces de generar gases, por lo que lo primero que se debe tener en cuenta cuando se mantienen gases, es a no consumirlos. Dentro de la lista de alimentos que NO debes consumir cuando tienen cólicos, se encuentran la leche y sus derivados, frijoles, lentejas y caraotas, además de una serie de verduras y legumbres, como la cebolla, la coliflor, las alcachofas, la lechuga y los guisantes. Sin embargo, no todo se reduce a no consumir estos alimentos, sino también a eliminar cualquier bebida que contenga gas.

Por otro lado, es importante que se coma despacio para evitar generar gases, por lo que comer con la boca cerrada y a un ritmo normal ayudará a que los gases se eviten. Otra recomendación importante es evitar las pajitas y tomar agua antes o después de las comidas, no durante las mismas.

¿Cómo eliminar los gases?

Los métodos más comunes para eliminar los gases, son a través de los eructos o la expedición de los mismos de cualquier forma posible.

El eructo se define como un reflejo común y natural del cuerpo en el que diversos mecanismos musculares logran que el gas se expulse por medio de la boca. Esto ocurre siempre que los gases se mantengan acumulados en el estómago. Por otro lado, la segunda forma de expulsarlos es a través del ano.

Tratamiento de los gases intestinales

La mejor forma de tratar los gases intestinales es a través de un cambio radical en la dieta y el aumento de la actividad física diaria, ya que a través de una dieta en donde se excluyan alimentos que ayuden a que se formen gases, y un ritmo de vida más acelerado, estos gases se mantienen a raya de forma regular.

Es importante dejar algunas frutas ya que las mismas también contienen gases, como las peras, las manzanas, los melocotones y las ciruelas. El ejercicio ayuda a que los gases se muevan de sitio y sean expulsados de forma normal y regular, de modo que los síntomas no surgen en ningún punto.

Cuando esto no funciona, se recurren a ciertos fármacos que ayudan a que los gases intestinales se reduzcan, en donde algunos buscan que los mismos sean expulsados de cualquier modo posible. Y por último, diversos estudios han confirmado que ciertos fármacos antidepresivos también ayudan a que el estómago funcione y haga la digestión de forma correcta, pero en pequeñas dosis.

Tratamientos caseros para los gases

Además de los fármacos, la dieta saludable y los ejercicios regulares, si se tiene una crisis muy dolorosa de gases y no se pueden manejar con medicamentos que se tengan en el hogar, siempre se puede optar por realizar remedios caseros que ayudan de inmediato a que los gases y los dolores se detengan.

A continuación una lista fenomenal de todos los remedios caseros que puedes hacer para calmar los gas intestinales:

El ajo

Aunque suene difícil y un tanto incómodo, comer ajo es un digestivo magnifico y ayuda a que los gases del estómago se controlen. Se le puede comer solo o como acompañante de alguna comida sana.

comer ajo

Zumo de limón

Si se tienen síntomas de gases, es de mucha ayuda tomar un zumo de limón antes y después de cada comida, ayudando a que los gases no se formen y los síntomas anteriores se reduzcan. Sin embargo, evítalo en el desayuno.

Té de manzanilla

El té de manzanilla es uno de los té más conocidos y consumidos a nivel mundial, sobretodo por sus propiedades, y no se equivocan, ya que el mismo ayuda a nuestro estómago, ya que lo relaja y ayuda a que el proceso común de digestión se realice de forma natural y sin problemas. Al igual que el zumo de limón, este también se puede tomar antes y después de de cada comida.

té de manzanilla contra los gases

Agua caliente

Si ya están formados los gases y se mantiene dolor abdominal, es recomendable humedecer una toalla con agua caliente y colocarla encima del estómago, ya que esto ayuda a que el mismo se relaje y expulse los gases de forma natural.

Infusión de anís

El anís es maravilloso para el estómago, y suele ser recomendado por las más viejas de cada familia. Puede ser anís en polvo o estrellado, como mejor lo tengas en casa. Hierve una taza de agua con una cucharada de anís (si es el polvo) o tres anís estrellados. Deja reposar para que el anís baje hasta el fondo de la taza y luego bébelo caliente.

Esta infusión es magnifica y ayuda a calmar los gases de forma inmediata. Además, ayuda también a los niños, por lo que muchas abuelas recomiendan dar a beber agua de anís muy suave a los niños desde que los mismos toman agua y se alimentan de comida común y no sólo de leche.

infusión de anís para los gases

Raíz de jengibre

El jengibre es maravilloso para los gas estomacal, y puedes hacerlo rallado y consumirlo antes de las comidas, o agregarlo a los platos o hacer un té del mismo, como mejor prefieras, pero siempre antes de la comida.

Té de diente de león

El diente de león es una planta poco conocida por muchos pero excelente para la salud, sobretodo para el estómago, ya que la misma ayuda a que el estómago se regularice y haga su digestión de forma normal, además de que evita los gases. Hacer un té es muy fácil y puedes beberlo antes de cada comida o junto a ellas si se prefiere.

Té de canela o clavo

Y por último, está el té de canela o de limón, en donde estas especias nos ayudan a aliviar los gas, sobretodo porque va eliminando la bacteria que va causando que los alimentos se vayan pudriendo y se formen gas. Además, son especias que si se consumen con regularidad, ayudan a que el intestino no se vea demasiado afectado.