Saltar al contenido

En lo que se refiere al sistema circulatorio venoso, el cual es aquel que se encarga de circular la sangre a través de todas las venas, se dice que el misma cuenta con distintas funciones, empezando por el hecho de hacer retornar la sangre directo al corazón. Una vez que esto ocurre, la misma tiene que ser depurada para liberarse de toxinas que puedan hacer daño al organismo, y luego se bombea de nuevo.

Una vez que esta sangre haya sido limpiada de cualquier toxina, la misma se debe oxigenar y luego se llena de todos los nutrientes que se encuentran en nuestro organismo. Todo esto ocurre gracias al sistema circulatorio venoso, así como también el mismo se encarga de reservar el volumen de la sangre, de modo que todo funcione como debe ser.

Otra de las funciones de este sistema tan importante, es el hecho de ayudar a que la temperatura del cuerpo se regule y todos los procesos y órganos del organismo, funcionen de modo correcto. En lo que respecta a este sistema tan necesario, se hallan ciertas patologías que surgen cuando alguna de las funciones que tiene no se realizan de modo correcto, en donde una de las más comunes y peligrosas es la tan temida flebitis.

flebitis

¿Qué es la flebitis?

Para definir brevemente lo que es la flebitis, decimos que la misma ocurre cuando una de las venas se inflama. Si bien suena sencillo, la verdad es que es una afección que puede acabar en consecuencias muy graves para el cuerpo del afectado.

La vena se inflama siempre que existe un problema en la circulación de la sangre, produciendo un coágulo que impide este proceso y produce la inflamación desmedida. Este padecimiento puede suceder de dos formas distintas, bien sea de un modo superficial o de un modo profundo.

Cuando la flebitis se da de forma superficial, tal como nos lo indica su nombre, esto quiere decir que la inflamación ocurre en la vena superficial de la piel, a diferencia de la flebitis profunda, que es aquella que consiste en ocurrir en los tejidos que se encuentran debajo de la piel.

Tromboflebitis venosa

Una de las causas de la flebitis profunda, es la tromboflebitis venosa profunda, la cual consiste en la coagulación de la sangre. Sin embargo, esta patología no de forma obligatoria genera lo que es la flebitis superficial.

Pese a que suena bastante complejo, esto es relativo y depende del tipo de situación en la que se genere, ya la verdad es que la flebitis siempre que es superficial no supone un problema demasiado grande y suele ser benigno en gran medida. Sin embargo, es importante destacar el hecho de que existe una vena importante que si se compromete, puede generar consecuencias graves. Esta vena es la vena safena y es aquella que va recorriendo todas las partes inferiores de las piernas.

Trombosis venosa

Por otro lado, cuando hablamos de la flebitis profunda, en donde se asocia de forma directa con una trombosis venosa profunda, hablamos de una condición más grave, en donde los coágulos de sangre que van generando se pueden ir moviendo hasta llegar a los pulmones, causando otra condición aún peor.

Embolia pulmonar

Cuando la coagulación de sangre llega gasta los pulmones, se genera una situación llamada embolia pulmonar. Esta, si no se trata a tiempo, puede ser mortal para el afectado.

A pesar de que esta enfermedad es capaz de afectar a cualquier persona, sin diferenciar la situación por el sexo o la edad, según diversos estudios médicos han llegado a la conclusión de que se observa en mayor medida en aquellas personas mayores de cincuenta años, y son más propensas aquellas personas de edad avanzada, que superen los sesenta años de edad.

Además, esta condición es muy común en las piernas y en las pantorrillas, ya que las venas de estas zonas son las más propensas a coagularse. Sin embargo, es necesario tener siempre en cuenta que esta condición puede surgir en cualquier parte del cuerpo, ya que el sistema venoso está en todo el organismo.

El problema con los coágulos de sangre reside en el hecho de que los mismos son capaces de llegar al corazón, bloqueando arterias de suma importancia, lo que podría acabar en una muerte inminente.

¿Cuáles son las causas de la flebitis?

Si bien ya hemos hablado del hecho de que esta es una condición común que afecta a un gran número de personas, no hemos hablado de las causas, y es que las mismas son tan frecuentes y sencillas que pueden desencadenar la flebitis de forma rápida.

Dentro de las razones más comunes, se encuentra el hecho de mantener las extremidades y el cuerpo en total inmovilidad, lo que puede ocurrir partiendo de un viaje o estados de reposo prolongado en una silla o en cualquier otra zona cómoda, como la cama.

Por otro lado, existen otros factores que son capaces de desencadenar la flebitis, como la obesidad en cualquiera de sus etapas, el cigarrillo, el tabaquismo y la edad, como ya hemos venido mencionando.

Además, es necesario hacer énfasis en el hecho de que algunas personas, además de las mayores, tienen un riesgo mucho mayor de sufrir una flebitis, como aquellas que tienen cáncer, las que están embarazadas y aquellas que tienen problemas cardiacos comunes, causando peligro en ambas condiciones.

Sin embargo, estas no son las únicas causas pero sí las principales, por lo que a continuación les dejamos una lista con otras causas y situaciones que desencadenan una flebitis:

  1. Un trauma en alguna vena, o bien, una lesión en la misma, en donde esto podría generar el bloqueo de la sangre.
  2. Un periodo post-operatorio, generalmente cuando la cirugía tiene que ver directamente con las piernas.
  3. Las várices son una condición común en las personas, generalmente en las mujeres, que si no se tratan pueden acabar en una flebitis.
  4. La exageración o el uso prolongado de medicamentos que sean por medio de la vía intravenosa.

causas de la feblitis

Factores de riesgo

Brevemente hablamos sobre algunos de los factores de riesgo que desencadenan una flebitis, pero nos hemos dado la tarea de desarrollar este cuadro informativo ya que el mismo resulta ser sumamente importante.

Existen diversos factores de riesgo, en donde algunos pueden ser muy comunes y de otros ya hemos hablado, sin embargo, a continuación los detallamos todos:

  1. Siempre que exista un golpe en alguna zona cercana o directa sobre una vena, la misma se inflamará y siempre que se forme un coágulo de sangre, por más mínimo que haya sido el golpe, podría desencadenar una flebitis, tanto superficial como profunda.
  2. Ya hemos hablado de esto, pero el hecho de mantener el cuerpo inmóvil durante periodos de tiempo prolongados, es capaz de generar una flebitis profunda ya que en estos casos la sangre se estanca y no circula.
  3. Consumir diversos fármacos anticonceptivos durante largos periodos de tiempo.
  4. Si a las pastillas anticonceptivas les sumas el hecho de fumar, bien sea cigarrillo o tabaco, las probabilidades de sufrir una flebitis aumentan en gran medida.
  5. La obesidad permite que las venas no circulen la sangre de un modo correcto, lo que acaba en la coagulación de la misma, desencadenando así una flebitis profunda que podría generar un problema pulmonar o cardiológico.

factores de riesgo

Síntomas de la flebitis

Como ya hemos hablado al comienzo, existen dos tipos de flebitis, por lo que los síntomas varían según su función. Sin embargo, existen algunos síntomas comunes en ambos casos, por lo que nos dimos la tarea de separar y desarrollar los síntomas comunes y luego separar los síntomas según sea la condición de la enfermedad.

Antes que eso, es importante mencionar que la flebitis superficial cuenta con la facilidad de hacerse notar de forma fácil, ya que la zona afectada se inflama y se siente y se observa a simple vista la condición. Esto permite que el diagnostico sea mucho más sencillo de realizar. A diferencia de la flebitis profunda, ya que los síntomas varían según sea la localización del coágulo de sangre. Y es que en este caso suele ser mucho más difícil de diagnosticar a simple vista.

Síntomas comunes de la flebitis

Dentro de los síntomas comunes de la flebitis, se encuentran los siguientes:

Dolor

El dolor es el principal síntoma de la flebitis, ya que en ambos casos aparece, sólo que en diversas medidas de gravedad. En la flebitis superficial suele ser mayor, aunque en la superficie profunda suele ser peor, ya que surge sobretodo cuando la punta del pie de la pierna afectada, se mantiene hacia arriba.

El dolor, de forma común, suele ser punzante y persistente.

Sensibilidad

En la zona en la cual se encuentra el coágulo de sangre, se establece una sensibilidad extrema, que genera molestias e incomodidades dolorosas siempre que se roza con cualquier superficie, incluso si esta es suave.

Hinchazón

Este es el síntoma más destacable de todos, sobretodo porque es inmediato. De este surge la sensibilidad, y es que una vez que la vena se vea coagulada, inmediatamente la zona se hincha y genera el dolor.

Enrojecimiento

Una vez que el coágulo se forme y la hinchazón comienza, el enrojecimiento no se hace esperar, siendo este otro de los síntomas más destacables de la condición.

Abultamiento de la vena

Además de la hinchazón y del dolor, la vena tiende a abultarse inmediatamente, cuando el coagulo de sangre se forma y ya no permite la circulación de la misma.

Fiebre baja

En algunos casos se presenta una fiebre no demasiado alta, en cualquiera de las dos condiciones.

Tromboflebitis séptica

Si no se trata y la fiebre aumenta, esto quiere decir que existe una infección y el pus se debe drenar de la zona afectada para evitar consecuencias mayores.

Dificultad para caminar

Partiendo de todos los síntomas anteriores, se llega a una dificultad para caminar, que puede ser leve o demasiado profunda.

Síntomas de la flebitis superficial

Además de los síntomas anteriores, este tipo de flebitis presenta algunos otros síntomas como calor en la zona afectada junto a la sensibilidad extrema y una presión interna que impide que se presione la zona abultada.

Sin embargo, es importante destacar el hecho de que en ocasiones la flebitis superficial no presenta síntomas.

Síntomas de la flebitis profunda

Y en este caso, además de los síntomas comunes, se encuentran algunos otros como la piel pálida, una disminución desmedida de la presión arterial y una serie de taquicardias. Además, el dolor en este caso suele ser aún mayor y la fiebre aparece de forma frecuente.

Sin embargo, en ciertos casos peligrosos, la flebitis profunda no presenta síntomas inmediatos, lo que genera un problema mayor y grave para el afectado.

Tratamiento de la flebitis

La flebitis es una enfermedad peligrosa, que requiere de un tratamiento inmediato para evitar severas consecuencias que den como resultado otras patologías peligrosas, o la muerte.

En el caso de la flebitis profunda, el tratamiento debe ser inmediato y activo, ya que la medicación debe partir de fármacos anticoagulantes y antiinflamatorios, con el fin de que la hinchazón disminuya y el coágulo de sangre se disuelva, siendo este el principal problema.

Sin embargo, esto no siempre es suficiente, sino que una contención venosa es necesario aplicarla desde el comienzo, por lo que los médicos establecen la utilización de medias de contención por una medida de tiempo no menor a un mes y no mayor a seis meses. Esto busca evitar cualquier tipo de secuela o síndrome post-trambólico que produzca la repetición de la flebitis.

En el caso de la flebitis superficial se requiere de tratamientos locales en donde se recomienda mantener la pierna elevada en todo momento, o cualquier otra zona afectada. De este modo la circulación es mucho más fácil de reanudarse y el tiempo de mejora no es demasiado prolongado.

¿Cómo prevenir la flebitis?

Dentro de las medidas de prevención que se recomiendan aplicar en estos casos, la primera suele ser mantener una dieta exhaustiva baja en sal y en grasas. Otra de las medidas a tomar para prevenir una flebitis, es evitar por completo momentos de inmovilidad prolongada y mantener las piernas elevadas en ciertos momentos del día, para acentuar la buena circulación de la sangre y mantener las piernas en descanso.

Es importante caminar con los pies descalzos o zapatos cómodos que eviten el cansancio repentino en las piernas, de modo que de esta forma se mantiene el cuerpo en forma y con un peso normal, ya que evitar el sobrepeso es la recomendación más necesaria.

Por otro lado, evitar lugares fríos es otra de las mejores medidas existentes para evitar la flebitis.