Fibromialgia

La fibromialgia es una enfermedad que se considera crónica ya que la misma parte de dolores punzantes y graves que se mantienen en los huesos del afectado por más de tres meses continuos. Al tratarse de un tipo de dolor de este ámbito, se considera esta enfermedad como una enfermedad reumatológica, en donde los dolores por lo general atacan el aparato locomotor del individuo.

A pesar de no ser una enfermedad tan conocida como un cáncer, en realidad los números de personas afectadas con fibromialgia, en todo el mundo, han aumentado hasta el doble desde años anteriores, y suele ser una de las causas más frecuentes de los dolores musculoesqueléticos que atacan a miles de personas.

¿Cómo se puede saber si una persona tiene fibromialgia?

Sin embargo, a pesar de que esto suena a una enfermedad simple de diagnosticar y tratar, en realidad a lo largo de todos estos años la fibromialgia ha sido algo más que sólo un reto para los médicos y científicos de la medicina, sobretodo por la cantidad de síntomas que suele generar, en donde los mismos son capaces de variar y modificarse dependiendo de cada organismo.

Esto genera que el diagnóstico se retrase y la enfermedad vaya avanzando.

Además, aunque se establezca un tratamiento tras identificar la enfermedad, es difícil ofrecer calidad de vida al afectado, sobretodo por el hecho de todo el sufrimiento por el cual ha estado pasando el afectado.

Hacerle frente a esta enfermedad es tarea difícil, incluso cuando apenas está comenzando, y tener paciencia es un punto fundamental para poder lograrlo, sobretodo porque no todo el tiempo el tratamiento suele ser el correcto y puede estarse modificando de forma regular hasta dar con el indicado.

que es la fibromialgia

¿Cuál es la causa de la fibromialgia?

Lamentablemente, aún no se han logrado establecer las causas precisas de esta enfermedad, aún con todas las investigaciones realizadas hasta el día de hoy.

Sin embargo, se ha logrado avanzar en ciertas ocasiones en donde se ha llegado a la conclusión de que la fibromialgia puede estar causada por alteraciones a nivel de diferentes neurotransmisores del sistema nervioso de cada individuo.

Es decir, según estos estudios cuando estos neurotransmisores comienzan a desequilibrarse, se empiezan a producir algunos de los síntomas que engloba la fibromialgia, partiendo del dolor. Sin embargo, en realidad estas causas son apenas teorías que pueden estar cercanas a la realidad, pero que aún no se confirman.

causas de la fibromialgia

Síntomas de la fibromialgia

Como habíamos mencionado más arriba, la fibromialgia engloba una serie de síntomas generales que pueden ser capaces de variar y modificarse tanto en intensidad como en nivel. En sí, la enfermedad se caracteriza por mostrar ciertos síntomas que parten de un dolor que va aumentando su nivel.

Sin embargo, y aún a sabiendas de que estos síntomas pueden no ser los correctos en todos los casos, a continuación les hablamos sobre los principales síntomas de la fibromialgia:

Dolor muscular

Los dolores musculares, o mejor conocidos como mialgia, son dolores que se caracterizan por aparecer de forma brusca y repentina, sin previo aviso, y que pueden ser duraderos y crónicos.

En sí, para considerarse dolores de este tipo, los mismos deben mantenerse presentes durante un periodo de tiempo estimado y no menor a tres meses. El dolor suele variar de zonas y puede modificar la intensidad del mismo, atacando así una serie de lugares específicos del cuerpo.

Además, estos dolores también cuentan con algunas características como el hecho de aparecer aún cuando se reciben estímulos que no generan ningún tipo de dolor o molestias, y de ser lo contrario, el dolor suele ser mayor a lo que debería presentarse dependiendo del tipo de estímulo generado.

Síntomas de la fibromialgia

Fatiga y cansancio

Además de los dolores, la fibromialgia es también capaz de causar un cuadro de fatiga y cansancio repentinos que aparecen de forma características cuando el cuerpo se encuentra en un estado neutro.

Es decir, en otras palabras se definen estos síntomas como confusos ya que tienden a aparecer aún cuando no se realiza ningún tipo de esfuerzo físico.

Rigidez

La rigidez suele ser común en los casos de enfermedad reumáticas, sobretodo cuando existen los dos síntomas anteriormente descritos. En el caso de la fibromialgia, la rigidez suele ser realmente un problema y genera molestias a la hora de generar movimientos comunes.

A su vez, esta rigidez puede estar acompañada de otros síntomas secundarios, como los calambres musculares, inflamación y contracciones musculares.

Deterioro cognitivo

Este síntoma puede no aparecer en todos los casos de fibromialgia, pero es un síntoma que genera ciertos procesos que tienen que ver con información y procesos mentales, como la memorización.

Es decir, en otras palabras lo que esto quiere expresar es que las personas con fibromialgia presentan una serie de problemas a la hora de expresarse verbalmente.

Anquilosamiento

El anquilosamiento es un síntoma que genera que un individuo tenga la sensación de que su movilidad se está deteriorando y genera mucho dolor al momento de mover cualquier tipo de articulación.

En sí, este representa uno de los principales síntomas de la fibromialgia y suele ser de los primeros en aparecer.

Este síntoma es muy común por las mañanas, cuando una persona con estas condiciones suele despertar y estirare, este tipo de estiramiento proviene con sensación de incapacidad o en su defecto, dolor.

Además, no sólo surge en las mañanas cuando el cuerpo tiene horas durmiendo, aunque suele ser cuando de forma general aparece, sino también en esas ocasiones en donde el cuerpo tiene horas en una misma posición y las articulaciones tienden a reaccionar con menos regularidad ante el movimiento.

Esto también suele ocurrir cuando el organismo presenta una serie de cambios climáticos que atacan de forma directa las articulaciones.

Trastornos del sueño

Los trastornos del sueño que afectan a las personas con fibromialgia son aquellos que atacan de forma directa esa conexión existente entre el sueño y el cuerpo.

Es decir, cuando una persona padece de esta enfermedad, puede dormir la cantidad de horas necesarias y aún así sentirse cansados cuando se despiertan, sintiendo que han dormido apenas dos o tres horas. Este tipo de cansancio suele durar en el cuerpo del afectado durante todo un día.

Según diferentes estudios realizados para analizar este síntoma, se ha llegado a la conclusión de que durante la etapa más profunda del sueño, existen una serie de interrupciones que parten de las ondas cerebrales que ayudan a que una persona tenga un sueño tranquilo y reparador.

Malestar abdominal

Este es otro de los síntomas que son capaces de aparecer de forma temprana en la enfermedad. Parece ser que la fibromialgia, de alguna forma u otra, ataca de forma indirecta el aparato digestivo, mostrando una serie de síntomas como el síndrome del color irritable y cambios en la digestión de los alimentos, los cuales acaban en diarrea o estreñimiento.

Además de esto, puede ocurrir también que se ralentiza el proceso digestivo generando que una persona se mantenga llena durante más tiempo del normal, e incluso la misma tenga problemas al tragar por sentir la presión de los alimentos en lo que muchos conocemos como la boca del estómago.

Síndrome del dolor miofascial

El síndrome del dolor miofascial es un síndrome que se agrega a esta lista de síntoma ya que suele ser, comúnmente, otro de los síntomas que primero aparecen durante la primera fase de la fibromialgia.

Este síntoma es aquel que consiste en una condición neuromuscular en donde se crean zonas extremadamente puntuales en donde se forma un dolor punzante en músculos y algunos tejidos conectivos.

En sí, esto suele ocurrir de forma común cuando el cuerpo comienza a generar movimientos repetitivos que causan una sobrecarga dolorosa en dicha zona, que por lo general suele ser difícil de predecir. Además, estos dolores pueden aparecer en cualquier momento y lugar, sin anticiparse de ninguna forma posible.

Sin embargo, se pueden esperar cuando una persona se mantiene en cierta posición durante mucho tiempo, aunque los dolores pueden variar. Es decir, una persona puede mantener cargando algo pesado en una mano durante algún tiempo y a las horas presentar este dolor punzante en zonas como la cervical y los hombros.

dolor miofascial

Tipos de fibromialgia

La respuesta a esta pregunta tan frecuente en los pacientes, es negativa. La fibromialgia, partiendo de la poca información que suele ofrecer, no se encuentra clasificada en varios tipos.

Sin embargo, esta pregunta parte de la modalidad médica que ayuda a clasificar la enfermedad en tipos para adaptar cada uno de ellos a cada paciente.

Partiendo de este hecho, se habla entonces de los siguientes tipos de fibromialgia, adaptables a cada individuo:

  1. Fibromialgia tipo I. Este es el tipo de fibromialgia que se desarrolla en todas aquellas personas que no cuentan con ningún tipo de concomitante.
  2. Fibromialgia tipo II. La fibromialgia tipo II es aquella que se caracteriza por desarrollarse en personas que cuentan con enfermedades reumática y autoinmunes. Suele ser uno de los principales tipos.
  3. Fibromialgia tipo III. Por otro lado, está el tipo III el cual se caracteriza por aparecer en todas aquellas personas que cuentan con diferentes alteraciones en lo que se conoce como la esfera psicopatológica.
  4. Fibromialgia tipo IV. Y por último, está este tipo de fibromialgia el cual es aquel que aparece en pacientes simuladores.

Tipos de fibromialgia

Diagnóstico

Como comentábamos al comienzo de este artículo, el diagnóstico de la fibromialgia no suele ser muy sencillo de realizar, sobretodo porque no existe ningún tipo de análisis que indique un resultado positivo.

Es importante que cualquier persona con síntomas regules o similares a los que hemos mencionado con anterioridad, visite a un médico de forma inmediata, con el fin de estudiar al paciente de forma exhaustiva.

Lo complicado de esta enfermedad es que la misma presenta síntomas que de forma muy sencilla se pueden confundir con otras patologías, por lo que es importante tener en cuenta los verdaderos síntomas de cada paciente y comenzar a descartar enfermedades.

¿Cuáles son los 18 puntos de dolor de la fibromialgia?

Además, es importante descartar todas las enfermedades posibles ya que partiendo de un examen físico exploratorio o análisis con imágenes, no se puede confirmar este diagnóstico. Sin embargo, se pueden descartar enfermedades similares como el lupus y la artritis reumatoide.

Por otro lado, se puede realizar un diagnóstico diferencial que consiste en encontrar dieciocho puntos específicos en donde exista dolor partiendo de una presión en áreas musculares.

¿Cuáles son los 18 puntos de dolor de la fibromialgia?

Tratamiento para la fibromialgia

Una vez que se diagnostique la enfermedad, es importante buscar la forma de tratar los síntomas que genera, y es que a pesar de que esta enfermedad una vez diagnosticada puede tratarse, la misma no cuenta con una cura, por lo que el tratamiento se inclina únicamente a aliviar los síntomas.

El hecho de no contar con una cura se basa en que la enfermedad no cuenta con una causa, por lo que tampoco es posible prevenirla. Para poder tratar la fibromialgia, se hace uso de tres puntos específicos:

  • Medicamentos. Los medicamentos están inclinados hacia el hecho de mantener el dolor a raya y cualquier tipo de inflamación, por lo que el tratamiento farmacológico se basa en analgésicos o antiinflamatorios, y ambos en conjunto dependiendo de cada individuo. Además, es importante recetar medicamentos que ayuden a mejorar el sueño y el cansancio excesivo que suele presentarse en los pacientes con fibromialgia.
  • Deportes. Los deportes, a pesar de los dolores, son un tratamiento efectivo y maravilloso para tratar la fibromialgia, sobretodo aquel ejercicio físico aeróbico. Estos ejercicios deberán realizarse de forma gradual y progresiva con el fin de evitar un empeoramiento en el dolor. Una vez el cuerpo se adapte a estos ejercicios, se deberá ir subiendo el tiempo y la intensidad del mismo, educando al cuerpo.
  • Terapias psicológicas. Las terapias psicológicas forman parte fundamental del proceso de mejora en las personas con fibromialgia, sobretodo porque les enseña la mejor forma de afrontar el problema sin que colapsen en su vida diaria. Estas terapias se basan en técnicas de meditación e hipnosis, las cuales han mostrado resultados efectivos.

Sin embargo, a pesar de estos tres elementos es importante tener en cuenta que una persona con fibromialgia es una persona que tiene un problema crónico que debe aprender a mantener en su vida sin desesperos, sobretodo porque la enfermedad en sí es incierta.

Los síntomas pueden mejorar y luego volver con más fuerza, o todo lo contrario, dependiendo de cómo reaccione el organismo de cada persona ante el tratamiento.

Hoy en día existen muchas personas con esta enfermedad y cuentan con una vida normal, sin problemas y adaptados a su problema.

Pese a ello, esto también dependerá de cuándo se haya diagnosticado la enfermedad, ya que mientras más tardío sea el diagnóstico, más altas serán las probabilidades de una rápida progresividad en la misma.

1 comentario en «Fibromialgia»

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.