Síntomas de la falta de hierro

Introducción

El hierro es un elemento importante que no debe faltar en nuestro organismo, sobretodo porque aporta beneficios imprescindibles en nuestro cuerpo para llevar una vida sana y llena de energía. Como el hierro es necesario, es ideal que el cuerpo lo produzca de forma suficiente y a su vez el individuo consuma alimentos ricos en hierro con el fin de evitar una anemia.

Cuando no se cuenta con la cantidad de hierro necesario, la cantidad de la hemoglobina tampoco se vuelve suficiente. En sí, cuando la hemoglobina no es suficiente, la cantidad de oxígeno transportada no es la correcta y se crea un choque que genera una anemia por deficiencia de hierro, la cual puede causar un cuadro de fatiga y cansancio extremo.

Este tipo de anemia suele ser común y afecta a un gran número de personas, sobretodo porque las causas de la falta de hierro suelen ser muy comunes y variadas. Sin embargo, a pesar de que es capaz de generar serias complicaciones, este tipo de anemia se puede tratar rápidamente con medicamentos y una buena alimentación. Sin embargo, es imprescindible encontrar la causa del problema.

Causas de la falta de hierro

Como decíamos, existen diferentes causas por las cuales puede ocurrir una deficiencia en los niveles de hierro del organismo. Cuando ocurre una anemia, las consecuencias pueden ser fatales, por lo que es necesario establecer rápidamente un tratamiento que se base en atacar la causa principal.

A continuación mencionamos las posibles causas de la falta de hierro:

  • Pérdida de sangre. Nuestra sangre contiene una enorme cantidad de glóbulos rojos que deben permanecer siempre en las cantidades correctas. Si existe cualquier tipo de pérdida de sangre, el hierro siempre tenderá a disminuir. En el caso de las mujeres la pérdida de sangre exagerada puede ser poco prevenible, sobretodo porque de forma mensual la menstruación puede variar en intensidad. Por otro lado, esta causa puede ir más allá en la peligrosidad del asunto y la pérdida de sangre puede deberse a pérdidas internas, como es el caso de un cáncer o de una úlcera péptica.
  • Falta de hierro en la dieta. Como decíamos al comienzo, muchos alimentos están ricos en hierro, por lo que es necesario tenerlos siempre presentes. Ahora bien, cuando existen dietas irregulares y hechas de forma incorrecta, una persona tiende a perder hierro por no ingerir los alimentos correctos. Es necesario que, si se quiere hacer una dieta, se realice de forma correcta con la ayuda de un nutricionista.
  • Incapacidad de absorción de hierro. Existen ciertas condiciones y/o enfermedades que ayudan a que el intestino delgado no absorba de forma correcta las cantidades de hierro que se consumen con los alimentos, lo que impide su llegada hasta el torrente sanguíneo. Dentro de estas patologías, la celiaquía es una de estas, la cual consiste en la incapacidad frustrada de los intestinos para absorber todos los nutrientes de los alimentos consumidos.
  • Estar embarazada. En el caso de las mujeres embarazadas la falta de hierro suele ser muy común, sobretodo si las mismas no toman suplementos de hierro de forma diaria. Esto se debe a toda la cantidad de demanda que se genera por ambos cuerpos en uno solo.

Además de estas causas, existen también una serie de factores que ayudan a que las probabilidad de riesgo de tener una anemia por falta de hierro, aumenten. Dentro de los principales factores de riesgo de la falta de hierro, se encuentran los siguientes:

  • Ser mujer. Si bien la falta de hierro es algo que puede afectar a cualquier persona, las mujeres tienden a tener más posibilidades de padecer esta condición por el hecho de tener la menstruación de forma mensual. Dependiendo de la cantidad de sangre perdida, las probabilidades serán más altas.
  • Lactantes y niños. En el caso de los niños suele ser igual de riesgoso, sobretodo en el caso de aquellos bebés que nacen prematuros o con un peso por debajo del normal. Además, cuando un niño lactante no recibo el suficiente hierro a través de la leche materna, está también propenso a padecer una anemia por deficiencia de hierro. Por otro lado, en el caso de los niños que ya consumen alimentos, es importante que consuman aquellos que san ricos en hierro y en otros nutrientes, con el fin de satisfacer la demanda común a esta edad.
  • Ser vegetariano. Si bien muchos alimentos como verduras y vegetales cuentan con hierro, en el caso de la carne las cantidades suelen ser mayores, y al tratarse de una persona que sólo consume vegetales, frutas y verduras, las cantidades de hierro suelen disminuir en gran medida.
  • Donar sangre de forma regular. Cuando una persona dona sangre de forma frecuente, sus reservas de hierro pueden irse acabando de forma regular, lo que acaba generando un problema de déficit de hierro en la sangre.

Cuando dos o más factores de riesgo se combinan, las probabilidades de padecer una anemia por falta de hierro suelen aumentar en gran medida.

Síntomas de la falta de hierro

Existen ocasiones en donde las cantidades de hierro perdido no suelen ser demasiado altas y se recuperan rápidamente con buena alimentación, lo que genera que ningún síntoma aparezca y la falta de hierro pase desapercibida. Sin embargo, en realidad cuando ocurre una anemia por falta de hierro, los síntomas suelen ser relevantes.

Los principales síntomas de la falta de hierro, son los siguientes:

Fatiga extrema y debilidad

Al tratarse de la falta de hemoglobina en la sangre, las cantidades de energía se ven afectadas considerablemente, generando así un cuadro de fatiga crónica y de mucha debilidad. Estos síntomas pueden variar en intensidad dependiendo de la cantidad de hierro requerido.

Palidez

La piel pálida suele ser uno de los síntomas más relevantes a la hora de tener anemia por falta de hierro, por lo que es importante prestar atención al color de nuestra piel, uñas y ojos.

Dolor en el pecho

Puede ocurrir que los latidos del corazón se aceleran de forma exagerada, generando así dolor en el pecho y cierta dificultad para respirar. Estos síntomas pueden llegar en conjunto.

Falta de apetito

La falta de apetito suele surgir cuando las cantidades de hierro ya están por debajo de lo normal, y genera que los alimentos ricos en este elemento no sean consumidos.

Malestar en la cabeza

El malestar a nivel de la cabeza es capaz de aparecer de forma común en versiones de dolor, mareos o aturdimiento, incluso en conjunto cuando la anemia ya está muy intensa.

Otros síntomas

Dependiendo de la intensidad del problema, ocurre también que ciertas zonas del cuerpo se vuelven completamente frías, como las manos y los pies, o bien, la lengua se inflama de forma irregular. También ocurre que las uñas se comienzan a partir de forma frecuente y sin razón aparente.

Es necesario visitar a un médico con el fin de que el mismo logre establecer la causa del problema. Si está ocurriendo una anemia por falta de hierro, es importante que esto no se trate de forma individual sin la consulta de un profesional, ya que esto puede llegar a ser perjudicial para la vida del individuo afectado, sobretodo en el caso de los niños.

¿Cómo se diagnostica la falta de hierro?

Una vez que se visite al médico, el mismo deberá analizar todos y cada uno de los síntomas que el paciente está explicando, y deberá comenzar con un chequeo físico exploratorio con el fin de descartar cualquier otra posible causa. Si se establece la anemia por falta de hierro como un posible primer diagnóstico, el médico deberá establecer la realización de análisis de sangre con el fin de analizar los siguientes detalles:

  1. El tamaño y el color de los glóbulos rojos. Cuando ocurre una anemia por deficiencia de hierro, estos glóbulos cambian su color por uno más claro y su tamaño se vuelve pequeño.
  2. Hematocrito. Esto muestra la cantidad de sangre que cuenta con glóbulos rojos. Es importante que este porcentaje en volumen sea el correcto.
  3. Cuando existe una anemia, la hemoglobina se encuentra por debajo de lo normal, sin importar la edad del paciente.
  4. Y por último, es importante establecer la cantidad de esta proteína, la cual ayuda a almacenar todo el hierro en nuestro cuerpo. Cuando estas cantidades son pequeñas, quiere decir que la cantidad de hierro es pequeña.

Una vez realizado este análisis, el médico podrá establecer un tratamiento efectivo para esta condición.

Tratamiento para la falta de hierro

Si ya se ha establecido un diagnóstico que indique totalmente una anemia por deficiencia de hierro, es necesario que se establezca rápidamente un tratamiento que ayude a aumentar estos niveles de hierro en la sangre. Sin embargo, a pesar de tratar esta anemia con pastillas y suplementos de hierro, el médico también deberá ubicar la causa del problema, ya que podría ser algo más que simplemente una anemia común.

Hoy endía existen pastillas que funcionan de maravilla para aumentar los niveles de hierro en el organismo, y suelen ser de venta libre, a pesar de que deben ser recetadas por un médico para poder ingerirlas. La dosis correcta también debe ser establecida por el médico y debe ser seguida al piel de la letra. En el caso de niños lactantes, también existen medicamentos líquidos que funcionan de maravilla en casos de bebés y niños.

De ser posible, es ideal que las pastillas de hierro sean ingeridas en ayunas, siempre y cuando no causen malestares de estómago. En estos casos, se pueden ingerir con el desayuno. Evita tomar estas tabletas con antiácidos, con el fin de que ambos resultados no choquen entre sí; trata de colocar más de tres horas entre cada medicamento.

El médico también establecerá cierta dosis de Vitamina C, ya que esta vitamina ayuda a que el hierro de absorba de forma más fácil y rápida. Por otro lado, si estas pastillas de hierro causan estreñimiento, es necesario que el médico establezca también un ablandador de heces que ayude a que defecar sea sencillo.

Si bien estas pastillas suelen ser magníficas, en realidad curar la falta de hierro no suele ser algo demasiado rápido, por lo que es necesario que el tratamiento se realice de forma correcta y por el tiempo requerido. Si aún con este tratamiento los niveles de hierro no aumentan, es posible que exista una causa más fuerte y menos visible, como un sangrado o un problema de absorción. En estos casos los estudios se vuelven más avanzados y el tratamiento se basa en la causa del problema.

Complicaciones de la falta de hierro

Si la falta de hierro no se trata de forma inmediata y estos niveles duran algunos días en aumentar, pueden ocurrir ciertas complicaciones que pueden considerarse graves. Dentro de las posibles complicaciones de la anemia por deficiencia de hierro, se encuentran las siguientes:

  1. Problemas del corazón. Cuando la cantidad de hierro está por debajo de lo normal, el corazón suele ser el órgano principal en sufrir las consecuencias, y es que los latidos del corazón se ven afectados de forma directa. Estos se aceleran de forma brusca, ya que el corazón bombea más sangre con más fuerza con el fin de compensar la falta de oxígeno que ocurre con la deficiencia de hierro.
  2. Problemas en el embarazo. Si una embarazada no logra controlar el nivel de hierro en su organismo, una anemia en estos casos se asocia con bebés prematuros y con bajo peso.
  3. Problemas de crecimiento. En el caso de los niños y de los más pequeños, la falta de hierro puede llegar a traer consecuencias graves, como retrasos en su desarrollo y problemas en su crecimiento.

¿La falta de hierro se puede prevenir?

En casos en donde la falta de hierro ocurre por causas leves y primeramente de alimentación o agentes externos, se puede prevenir con una buena alimentación en donde se consuman alimentos ricos en hierro, como la carne roja, algunos frijoles, cereales, frutas secas, espinaca, mariscos y guisantes. Además, tomar vitamina C en cualquier tipo de presentación, es también una forma magnífica de prevenir este problema, siempre y cuando se trate de causas como mala alimentación. En el caso de una falta de hierro por problemas internos, es difícil prevenir el problema.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.