Síntomas de falla renal

By | noviembre 12, 2018

Introducción

El cuerpo humano en su composición cuenta con huesos, arterias, venas, músculos y órganos entre estos órganos se encuentran los riñones, estos son órganos gemelos que en conjunto con los uréteres, la vejiga y uretra, que pertenecen al aparato urinario, cuya responsabilidad es principalmente filtrar la sangre, y de esta manera se forma la orina, que posteriormente es expulsada de nuestro organismo.

Están ubicados de una forma simétrica en ambos lados de la columna vertebral, exactamente debajo de la cavidad torácica, los riñones tienen por lo general un tamaño similar al del tamaño de un puño y su forma es de alubia. Estos poseen más de un millón de filtros miniatura llamados glomérulos, que son los encargados de ayudar a los riñones a realizar varias funciones, entre ellas:

  • Filtrar todas las sustancias toxicas de la sangre y desechos para de este modo producir la orina, para luego desde el uréter conducir la orina hasta la vejiga, para luego ser expulsada por la uretra.
  • Son los encargados de regular la hidratación del organismo, de esta manera controlan la cantidad de a conservar y elimina el líquido excedente.
  • Se encargan de regular la concentración en la sangre de sustancias como el potasio, calcio, fosforo, sodio, bicarbonato y otro tipo de iones.
  • Entre todas las funciones más relevantes para entender mejor que es lo que ocurre exactamente cuando en los riñones fallan, es importante tomar en cuenta que estos órganos son también encargados de regular la tensión arterial, y ayudan además a la formación de los glóbulos rojos en La medula ósea ademes de contribuir en el desarrollo y buena salud de los huesos, para evitar la debilidad ósea.

Para describir de una manera más general, la falla renal o insuficiencia renal ocurre cuando la función de los riñones de modo repentino no puedne filtrar más los desechos de la sangre, de este modo cuando los riñones pierden dicha capacidad de filtrar, suelen acumularse en niveles muy peligrosos de residuos, al igual que las sustancias químicas que se acumulan en la sangre y pueden desequilibrarse.

La insuficiencia renal aguda, también denominada como falla renal aguda rápidamente puede manifestarse es cuestión de horas o días, la falla renal aguda es muy frecuente en personas que se encuentran hospitalizadas, en especial cuando hay la existencia de enfermedades críticas que necesitan de cuidados más intensivos. Este padecimiento renal agudo puede convertirse en un problema mortal y requerirá de tratamiento intensivo. Mas sin embrago, este padecimiento puede ser reversible, siempre y cuando no haya existencia de otro tipo de problemas de salud, la función renal puede recuperarse y ser normal o casi normal.

Síntomas de la falla renal

Entre los síntomas de la insuficiencia renal o falla renal pueden presentar lo siguiente:

  • Producción reducida de orina, aunque en algunos casos la producción de orina es normal.
  • Retención de líquidos: lo que causa hinchazón en las piernas, los tobillos o los pies.
  • Somnolencia: Estado en el que se tiene sensación de cansancio, pesadez, sueño, embotamiento de los sentidos y torpeza en los movimientos.
  • Falta de aire: Respiración difícil, Respiración incómoda, Sentirse como si no estuviera recibiendo suficiente aire
  • Fatiga: Cansancio que se experimenta después de un intenso y continuado esfuerzo físico o mental.
  • Confusión: Perplejidad, y a menudo desasosiego, que siente una persona al no saber cómo reaccionar ni qué decir o pensar.
  • Náuseas: es la sensación de tener ganas de vomitar.
  • Convulsiones o coma en los casos graves: síntoma transitorio caracterizado por actividad neuronal en el cerebro que conlleva a hallazgos físicos peculiares como la contracción y distensión repetida y temblorosa de uno o varios músculos de forma brusca y generalmente violenta,​ así como de alteraciones del cerebro.
  • Dolor o presión en el pecho: el dolor de pecho puede manifestarse como una sensación de opresión o ardor, el dolor se puede desplazar por el cuello, llega a la mandíbula y luego se irradia a la espalda o a un brazo o ambos.

En ocasiones la insuficiencia renal o falla renal no provoca ningún tipo de signos o síntomas y se puede detectar a través de un análisis de laboratorio que sea  realizado por otro motivo este padecimiento saldrá reflejado.

¿Qué tipos de insuficiencia renal hay?

Por lo general la insuficiencia renal puede manifestarse de las siguientes dos maneras:

Insuficiencia renal aguda (IRA): cuando los riñones dejan de funcionar de una manera repentina, en un periodo de horas o incluso días. Este tipo de falla renal o insuficiencia renal, puede llegar a necesitar de un tratamiento inmediato e incluso diálisis. En muchas circunstancias, esta se presenta como una alteración reversible que con su debido tratamiento es capaz de resolver dicho problema y ni si quiera dejar secuelas luego de resolver lo que haya causado dicha falla renal.

Insuficiencia renal crónica (IRC): esta alteración renal crónica se mantendrá en el tiempo, esta insuficiencia renal crónica avanzara de manera progresiva y sus efectos nos son reversibles. El ritmo de dicha patología va a depender de su causa, al igual que del resto de los factores que implica la aparición de la falla renal crónica, entre los responsables de la IRC, se encuentran la edad del paciente, el estado de salud en general, el manejo de la tensión arterial, una alimentación incorrecta y el uso en exceso de fármacos, en la actualidad, se puede hablar más de la falla renal crónica o ERC, ya que dicha complicación puede desarrollarse a lo largo de cinco estadios.

¿A quién afecta?

Hay una información respaldada por estudios que han sido realizados por EPIRCE (Epidemiologia de la insuficiencia renal crónica en España), y ha sido promovida por la sociedad española de nefrología (SEN) que conjuntamente al ministerio de sanidad, servicios sociales e igualdad, hay un  aproximado del 10% de la población adulta sufre de algún grado de enfermedad renal crónica, por otro lado el 6,8% se encuentra ya en los estadios de mayor gravedad (3-5) de la patología. Por su relación con envejecimiento, la prevalencia aumenta con la edad: del 3,3% de los casos que hay entre las personas de 40- a 64 años, aumentaba al 21,4% entre los pacientes mayores de 64 años.

Entre otras cosas, según la SEN, en la actualidad existen unos 20.000 pacientes en diálisis (estadio 5D) EN ESPAÑA.

Causas

Entre las causas existentes de la insuficiencia renal pueden estar directamente relacionadas las siguientes:

  • Se produce un trastorno que reduce la rapidez del flujo sanguíneo que va hacia los riñones.
  • El paciente sufre de daño directo a los riñones.
  • Los tubos que se encargan de drenar la orina de los riñones se bloquean y de esta manera no es posible eliminar los desechos del cuerpo por medio de la orina.
  • El flujo sanguíneo en los riñones se ve afectado.

Hay algunas enfermedades y trastornos que pueden de algún modo reducir la velocidad del flujo sanguíneo hacia los riñones y provocar insuficiencia renal son los siguientes:

  • Hay una pérdida de sangre o líquidos.
  • Los medicamentos para la presión arterial.
  • Ataque cardíaco.
  • Enfermedad cardíaca.
  • Infección.
  • Insuficiencia hepática.
  • Consumo de aspirina, ibuprofeno, naproxeno y otros o medicamentos relacionados.
  • Reacción alérgica grave (anafilaxia).
  • Quemaduras graves.
  • Deshidratación grave.
  • Daño en los riñones.

Todas estas enfermedades, trastornos y medicamentos podrían dañar los riñones y provocar insuficiencia renal aguda:

  • Coágulos sanguíneos en las venas y arterias dentro y alrededor de los riñones.
  • Depósitos de colesterol que bloquean el flujo sanguíneo en los riñones.
  • Glomerulonefritis, inflamación de los pequeños filtros de los riñones (glomérulos).
  • Síndrome urémico hemolítico, un trastorno ocasionado por la destrucción prematura de los glóbulos rojos.
  • Infección.
  • Lupus, un trastorno del sistema inmunitario que provoca glomerulonefritis.
  • Medicamentos, tales como algunas drogas de quimioterapia, antibióticos, tintes usados en pruebas de diagnóstico por imágenes y ácido zoledrónico (Reclast, Zometa), usado para tratar la osteoporosis y los niveles elevados de calcio en la sangre (hipercalcemia).
  • Mieloma múltiple, un tipo de cáncer de las células plasmáticas.
  • Esclerodermia, un grupo de enfermedades poco frecuentes que afectan la piel y el tejido conjuntivo.
  • Púrpura trombocitopénica trombótica, un trastorno poco frecuente de la sangre.
  • Toxinas, tales como el alcohol, los metales pesados y la cocaína.
  • Vasculitis, inflamación de los vasos sanguíneos.
  • Obstrucción de orina en los riñones.

Algunas enfermedades y trastornos que pueden obstruir el paso de orina hacia afuera del cuerpo (obstrucciones urinarias) y provocar insuficiencia renal aguda son los siguientes:

  • Cáncer de vejiga.
  • Coágulos sanguíneos en las vías urinarias.
  • Cáncer de cuello uterino.
  • Cáncer de colon.
  • Agrandamiento de la próstata.
  • Cálculos renales.
  • Lesión a los nervios que controlan la vejiga.
  • Cáncer de próstata.

Factores de riesgo

La insuficiencia renal por lo general esto sucede cuando hay otro tipo de afección o complicación,  casi siempre ocurre junto con otra afección o complicación médica. Algunas enfermedades que pueden aumentar el riesgo de sufrir insuficiencia renal aguda. A continuación las siguientes:

  • Estar recluido en un centro médico, por algún tipo de enfermedad de gravedad que requiere de cuidados intensivos.
  • Edad avanzada.
  • Algún tipo de obstrucción en los vasos sanguíneos en brazos piernas (enfermedad arterial periférica).
  • Insuficiencia cardiaca.
  • Enfermedades renales.
  • Enfermedades hepáticas.

Complicaciones

Existen algunas de las complicaciones posibles del fallo renal, entre las cuales podemos mencionar:

  • Acumulación de líquido: La falla renal puede ocasionar falta de aire.
  • Dolor en el pecho: Si el revestimiento exterior del corazón (pericardio) se inflama, puede que el paciente sienta dolor en el pecho.
  • Debilidad muscular: Cuando los líquidos y los electrolitos, no se encuentran equilibrados, el paciente puede presentar debilidad muscular. Los niveles altos de potasio en la sangre son especialmente muy peligrosos.
  • Daño renal permanente: En algunos casos, la insuficiencia renal aguda provoca la pérdida permanente de la función renal o por causa de una enfermedad renal terminal. Hay personas que sufren una enfermedad renal terminal y es necesario recurrir a la diálisis permanente (un proceso de filtración mecánica usado para eliminar las toxinas y los desechos del cuerpo) o un trasplante de riñón para sobrevivir.
  • Muerte: La insuficiencia renal aguda puede causar la pérdida de la función renal y, en última instancia, la muerte. Este riesgo de muerte es más alto en las personas que padecen problemas renales previos a la insuficiencia renal aguda o falla renal aguda.

Prevención

La falla renal es muy difícil de predecir o incluso prevenir. Más sin embargo, puede que se reduzca el riesgo de dicha enfermedad siempre y cuando los riñones sean cuidados. A continuación algunos consejos para cuidar los riñones y prevenir una falla renal:

  • Estar atentos: es muy importante prestar la debida atención a las etiquetas de los medicamentos de venta libre, como por ejemplo: la aspirina, el paracetamol, el ibuprofeno, entre otros, este tipo de medicamentos al ser ingeridos de manera excesiva puede aumentar el riesgo de padecer insuficiencia renal aguda. Esto es una recomendación aún más importante para aquellos pacientes que tienen una enfermedad renal preexistente, como la diabetes o presión arterial alta.
  • Trabajar con tu médico para controlar los problemas renales: Si existe una enfermedad renal u otro trastorno que aumenta tu riesgo de padecer una insuficiencia renal aguda, como diabetes o presión arterial alta, es vital respetar los objetivos del tratamiento y seguir las recomendaciones del médico para controlar dicha afección.
  • Mejorar el estilo de vida y adoptar hábitos de vida más saludables, mantenerse activo, cambiar a una dieta más sana y adecuada, además de beber alcohol con moderación o incluso evitarlo por completo.

¿Cómo se trata la falla o insuficiencia renal?

Según estudios realizados en la universidad National Kidney Foudation, propone el siguiente tratamiento para tratar dicha enfermedad renal o incluso alguna afección de salud vinculada.

  • Tratamiento para la presión arterial alta: por medio dela ingesta de fármacos anti hipertensivos, la moderación en el consumo de sal, la pérdida de peso en tal caso si el paciente tiene sobrepeso y además incluir a la vida diaria un programa regular de ejercicios.
  • Protección de la función renal: por medio del consumo de inhibidores de la enzima convertidora de la angiotensina, (ECA), y los bloqueadores de los receptores de la angiotensina (BRA)
  • Control del nivel de azúcar en la sangre en pacientes diabéticos: por  medio de la dieta, el ejercicio y, cuando sea necesario, la administración de insulina o medicamentos antidiabéticos.
  • Control del nivel de colesterol alto: mediante dieta, ejercicio y, si es necesario, tratamiento farmacológico.
  • Tratamiento de la anemia: el uso de suplementos ricos en  hierro y en algunos casos medicamentos que favorecen la producción de glóbulos rojos.
  • Tratamiento para trastornos del metabolismo óseo y mineral: por medio de fármacos y una dieta que reduzca la cantidad de fósforo, con especial cuidado en la ingesta de lácteos, frutos secos, semillas y legumbres secas, que son productos ricos en fósforo, Puede ser necesaria también una dieta que tenga en cuenta la cantidad y tipo de proteínas que se ingieren. Dada las diferencias de las recomendaciones dietéticas en virtud de la fase de enfermedad renal, es importante obtener consejo especializado por parte del médico o especialista a la hora de realizar los ajustes dietéticos adecuados.

Es importante que durante el tratamiento, sea controlada periódicamente mediante análisis de sangre y orina la evolución de la enfermedad.

Por otro lado, en los últimos estadios de la enfermedad renal, puede ser necesario recurrir a:

  • Diálisis: que elimina los desechos y el exceso de líquido en la sangre.
  • Trasplante de riñón: que reemplazará al dañado como última opción.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.