Saltar al contenido

Esquizofrenia

La esquizofrenia es uno de los trastornos mentales más conocidos en todo el mundo, sobretodo porque es capaz de atacar a un gran número de personas. Se considera grave ya que la enfermedad se caracteriza por crear una serie de síntomas en el paciente que puede acabar por mostrarle una realidad completamente diferente de la que está viviendo.

Esto, a su vez, puede generar complicaciones serias en la vida de cada individuo, incluyendo su muerte tras un suicidio.

¿Qué es la esquizofrenia?

Es necesario que una persona busque ayuda médica siempre que comience a notar cambios en su mente de forma constante, y es que la esquizofrenia comienza a deteriorar todas las capacidades del afectado, sobretodo en los aspectos psicológicos como la capacidad de pensar, su capacidad de percepción y de voluntad, así como también es capaz de generar discapacidad en las emociones del individuo.

Cuando una persona comienza a sufrir de esquizofrenia, su contacto y percepción de la realidad se ven alterados, lo que se le conoce como psicosis. Además de esto, estas personas también son capaces de reproducir ciertas imágenes en su mente que observan como si estuviesen pasando en realidad, creyendo sus alucinaciones, así como también comienzan a tener delirios y pensamientos poco normales y en lo absoluto acordes a lo común.

Grupos de riesgo

Como decíamos, cualquier persona con esquizofrenia o que conozca a una con este trastorno, es necesario que visite a un médico de forma inmediata con el fin de buscar un tratamiento que ayude a controlar los síntomas.

Porque si bien este trastorno mental grave no cuenta con una cura y mucho menos con un método de prevención, puede controlarse con medicación, lo que ayuda a que una persona con esquizofrenia pueda llevar una vida relativamente normal, sin problemas ni descontroles. La idea del tratamiento es reducir los síntomas y generar calidad de vida al paciente.

que es la esquizofrenia

¿Causas de la esquizofrenia?

Lamentablemente, aún no existe ni un solo estudio que haya podido demostrar la verdadera causa de la esquizofrenia, por lo que establecer una causa concreta es imposible. Sin embargo, desde que esta enfermedad se descubrió, el número de estudios, investigaciones y análisis, no se han hecho esperar y año tras año el número va en aumento, agregando posibles causas a la lista.

Si bien los factores que vamos a mencionar a continuación no son del todo seguros, se ha demostrado que los mismos contribuyen a que la enfermedad se desarrolle. Las posibles causas de la esquizofrenia, son las siguientes:

Alteraciones precoces del desarrollo del cerebro

Luego de estudiar a fondo el cerebro de personas con esquizofrenia, y gracias a los resultados de las resonancias magnéticas, se ha llegado a la conclusión de que el cerebro de una persona con este trastorno presenta una serie de anomalías en su estructura, específicamente en algunas zonas.

En sí, lo que ocurre es que algunas zonas del cerebro de estas personas afectadas es capaz de mostrarse diferentes en cuanto a capacidades neurológicas, siempre y cuando el cerebro se compare con uno sano. Incluso, las variables son notables a simple vista. Estos cambios suelen ser vistos de forma precoz, sobretodo en personas muy jóvenes.

Predisposición genética

Si bien no se ha demostrado que la esquizofrenia sea una enfermedad hereditaria, existe una gran posibilidad de que esta enfermedad tenga que ver directamente con antecedentes familiares.

Sin embargo, como decíamos, puede ser casualidad o por algún gen en específico que genere la enfermedad, pero no tiene que ver con un aspecto hereditario, por lo que una persona con esquizofrenia no necesariamente pueda heredarle la enfermedad a sus hijos.

Alteraciones en moléculas del cerebro

En nuestro cerebro existen sustancias llamadas neurotransmisores, los cuales son aquellos que se encargan de permitir que todas las neuronas se comuniquen entre sí de forma correcta.

Cuando estas sustancias comienzan a mostrar problemas y desequilibrios, las neuronas dejan de funcionar de forma correcta. Este hecho está altamente asociado con el deterioro del cerebro al existir un trastorno esquizofrénico, sin importar la edad del afectado.

Infecciones en el embarazo y complicaciones en el parto

Si bien este punto no está del todo asociado con la esquizofrenia, existen algunos detalles que lo vinculan, aunque sigue siendo apenas una teoría. Esto indica que durante el embarazo la madre puede sufrir de algunas infecciones que alteran la funcionalidad del cerebro, y a su vez, también generan problemas en el cerebro del bebé.

causas de la esquizofrenia

Síntomas de la esquizofrenia

A pesar de que en todos los casos de esquizofrenia se observan ciertos síntomas, y por lo general son similares en todos los casos, en realidad no se puede establecer una lista con los síntomas seguros de la enfermedad ya que estos síntomas, lamentablemente, son subjetivos.

Esto quiere decir que los síntomas sólo los experimenta el paciente, y estos en su condición, no se pueden comprobar. Por otro lado, la esquizofrenia es un trastorno que presenta una gran diversidad de cambios en cuanto a los síntomas que pueden observarse en los pacientes, sobretodo por su dificultad para enfocar entre la realidad y el delirio.

Sin embargo, con el fin de poder establecer una serie de síntomas reales que puedan ser descritos, los mismos se han dividido en dos grupos:

Síntomas positivos

Los síntomas positivos son aquellos en donde el paciente comienza a sentir cosas anormales en su mente, asociando a esto con situaciones e imágenes que no están ocurriendo realmente pero que el afectado puede estar observando.

Estos síntomas se caracterizan por mostrar en el paciente una serie de imágenes que sólo él puede observar. Dentro de estos síntomas, se observan los siguientes:

  1. Alucinaciones. Las alucinaciones se enfocan en mostrar una realidad en lo absoluto real, haciendo que el paciente pueda ver, sentir u oír, cosas que no están ocurriendo. Esto quiere decir que las alucinaciones pueden ocurrir en todos los sentidos de una persona (oído, vista, olfato, gusto y tacto). De forma común y general, las alucinaciones que más se enfocan en las personas con esquizofrenia, son escuchar voces y sentirse observados todo el tiempo.
  2. Delirios. Los delirios son un síntoma que se enfoca en mostrar una serie de creencias completamente irracionales y falsas que impiden al paciente el hecho de poder diferenciar la realidad de la falsedad.
  3. Pensamientos desorganizados. Este síntoma positivo suele ser muy común y se enfoca en que los pensamientos de cada persona con esquizofrenia se vuelvan completamente desorganizados, lo que genera que sientan confusión y que busquen respuestas basadas en sus conclusiones lejos de la realidad.
  4. Agitación. Por último dentro de este grupo, el hecho de mantenerse siempre tensos e irascibles es otro de los síntomas peculiares que se observan en los pacientes con esquizofrenia.

Síntomas negativos

Los síntomas negativos son síntomas que se caracterizan por generar una serie de manifestaciones en donde el afectado ya no cuenta con las mismas capacidades de pensamiento, emociones o para sentir de forma común. Es decir, esto genera que una persona deje de mostrar normalidad en su día a día, ocasionando que las personas cercanas a su círculo noten las diferencias.

Esto se debe a que la esquizofrenia cause que el afectado deje de hablar con fluidez para empezar a decir palabras poco comunes y que nada tengan que ver con la conversación que se está teniendo en ese momento; además, también ocurre que pierden interés por situaciones u objetos que en momentos anteriores causaban felicidad en ellos.

Estos síntomas se caracteriza también por verse aliviados conforme pasa el tiempo y con un tratamiento para los mismos. Sin embargo, los mismos son también capaces de generar secuelas en los pacientes, en donde el desinterés hacia algunas situaciones y la indiferencia, suelen mantenerse.

Dentro de los síntomas negativos de la esquizofrenia, se encuentran los siguientes:

  1. Falta de interés/iniciativa. Es común observar a una persona con esquizofrenia demostrar una gran falta de interés hacia cosas comunes, incluso cosas como comes, caminar, trabajar, estudiar y hasta ducharse. Partiendo de este síntoma, se les observa a los afectados en cama todo el tiempo, sin ni siquiera mostrar un poco de motivación hacia algo importante.
  2. Retraimiento social/depresión. Dentro de este grupo de síntomas denominados como negativos, este síntoma suele ser uno de los que más llaman la atención de las personas cercanas al afectado, sobretodo porque comienzan a aislarse de forma gradual hasta evitar ver a personas a las que antes frecuentaban de forma regular. Además, comienzan a caer en depresión partiendo de esta soledad.
  3. Apatía. A su vez, los afectados con esquizofrenia comienza a mostrar sentimientos vacíos y muestran incapacidad para desarrollar planes y/o seguirlos, por lo que se les observa siempre dejando todo a medias.
  4. Falta de respuesta emocional. Y por último, a los esquizofrénicos se les observa con una gran falta de emociones, sin importar la situación, y es que no se trata tan sólo de emociones, sino también de tristezas o molestias, por lo que se observan siempre inexpresivos.

Complicaciones

Al tratarse de una enfermedad que ataca diferentes capacidades de un ser humano, esto genera que una serie de complicaciones puedan darse lugar en la mayoría de los casos, sobretodo cuando el tratamiento no se ha establecido.

Partiendo de este hecho, es necesario que una persona con esquizofrenia busque ayuda de forma inmediata, ya que a pesar de no contar con una cura, como habíamos mencionado, ni con un método preventivo, se puede controlar y ofrecer calidad de vida a los afectados, y evitar las serias complicaciones que puede generar.

Dentro de las principales complicaciones de la esquizofrenia, se encuentran las siguientes:

  • Problemas de adicción. Según estudios específicos se ha llegado a la conclusión de que una persona con esquizofrenia puede mostrar inclinación hacia adicciones como el alcohol y las drogas. Lo que a su vez genera que los síntomas vuelvan a aparecer, o empeoren.
  • Ciertas enfermedades. Partiendo de los síntomas y de la falta de motivación para generar ciertas actividades, pueden ocurrir una serie de enfermedades que se basan en un estilo de vida inactivo.
  • Suicidio. Al comienzo de este artículo habíamos comentado que una persona con esquizofrenia puede llegar al suicidio, sobretodo cuando su depresión sobrepasa los límites.

Tratamientos

A lo largo de este artículo hemos venido mencionando que este trastorno cuenta con un tratamiento que se basa principalmente en medicamentos que se basan en mejorar los síntomas. Estos fármacos por lo general son neurolépticos y/o antipsicóticos.

Es necesario que siempre que una persona comience a sentir síntomas o desequilibrio mentales, visite a un médico de forma inmediata con el fin de evitar complicaciones como las antes mencionadas, o bien, el empeoramiento de los síntomas.

Antipsicóticos

Cualquiera de estos tipos de medicamentos son capaces de mejorar los síntomas que han estado ocurriendo en el organismo del afectado, incluyendo el desequilibrio existente en los neurotransmisores, partiendo principalmente de la dopamina, aliviando además los síntomas positivos antes mencionados.

Sin embargo, existen casos muy poco comunes en donde la medicación no surge ningún tipo de efecto, por lo que se requiere que una persona requiera de tratamiento con electroshock. No obstante, esto sólo es requerido cuando el paciente atenta contra su vida o contra la vida de otros individuos. Además, a pesar de que es un tratamiento difícil, cuenta con excelentes resultados.

Electroshock

Partiendo de los medicamentos antipsicóticos se establece una calidad de vida mejorada en el paciente, sobretodo porque son aquellos que permiten que una persona logre estar en un círculo social sin tener problemas. Por otro lado, también se recomienda la terapia psicosocial en centros especiales que mantengan al paciente activo y relajado.

Además de todo esto, es también importante informar a los familiares, amigos y pareja sobre el diagnóstico del afectado, con el fin de que los mismos puedan responder ante impulsos y estímulos del paciente, de forma correcta, evitando así respuestas incorrectas que puedan alterar al individuo con esquizofrenia. Se requiere de apoyo moral y físico, ya que es imprescindible esta parte en la recuperación del paciente.

Como habíamos mencionado más arriba, es importante detener los síntomas y ofrecer la mejor calidad de vida al paciente con el fin de que pueda vivir con su trastorno sin desmejorar su círculo social y amistades.