Síntomas de la EPOC

By |

Introducción

EPOC, o Enfermedad pulmonar obstructiva crónica, es una enfermedad que así como nos lo indica su nombre, es completamente crónica que consiste en la inflamación extrema de los pulmones. Cuando existe una inflamación crónica en el área del órgano encargado de recibir el oxígeno para que una persona pueda vivir, se forma lo que se conoce como la obstrucción del aire que va desde y hacia los pulmones.

Esta enfermedad suele mostrar síntomas de forma frecuente, sobretodo porque es crónica desde el comienzo en la mayoría de los casos, aunque existen ocasiones en donde requiere de un avance en la enfermedad para mostrar estos signos. Dentro de los síntomas que comúnmente engloban esta enfermedad, se habla de la dificultad para respirar como uno de los principales. A su vez, existen otros síntomas iguales de molestos de los cuales hablaremos más adelante. Las causas de la EPOC pueden ser variadas, pero destacan algunas en donde el hecho de estar expuestos de forma frecuente ante agentes externos capaces de irritar los pulmones, suele ser de las principales. Más adelante hablaremos de las principales causas de la EPOC.

Por otro lado, es importante mencionar el hecho de que muchas personas con esta enfermedad cuentan con problemas cardíacos a lo largo de los años, en donde se dice entonces que la enfermedad pulmonar obstructiva crónica es capaz de generar una serie de complicaciones que son capaces de poner la vida del afectado, en riesgo. A su vez, el enfisema pulmonar y la bronquitis crónica, suman como las afecciones que comúnmente son capaces de ayudar al desarrollo de esta enfermedad principal.

Cuando hablamos de enfisema, hablamos de una afección que ataca las vías aéreas más pequeñas de nuestros pulmones, mejor conocidos como bronquiolos. Lo que ocurre es que estos se obstruyen, generalmente a causa de fumar cigarrillos o cualquier otro agente que haya irritado esta zona. Por otro lado, la bronquitis crónica en una enfermedad que consiste en la inflamación de todo el revestimiento de los bronquios, lo que impide que el aire que entra y sale de los pulmones, se vea difícil de fluir con libertad.

A pesar de sonar a una enfermedad compleja, la EPOC se caracteriza por ser una enfermedad crónica tratable, siempre y cuando se trate desde la causa del problema, con el fin de reducir las complicaciones y los síntomas, además de que esto suma calidad de vida a los afectados.

¿Cómo se afectan los pulmones?

Este proceso no es complicado, y parte del comienzo y con el aire. Es decir, el aire comienza entrando por la garganta y bajando por la tráquea, lo que gracias a los bronquios ayuda a que entren en los pulmones. Una vez listo el aire en los pulmones, el aire se divide en muchas zonas, gracias a los bronquiolos y a los alvéolos.

Existen sacos de aire que se encuentran en estas zonas y que cuentan vasos sanguíneos en sus paredes, siendo estos muy delgados. Cuando este aire entra en estos sacos, atraviesa estos vasos sanguíneos y al mismo tiempo y de forma inmediata, llega hasta lo que es el torrente sanguíneo. Del mismo modo, se debe exhalar todo el dióxido de carbono del organismo.

Para que todo este proceso pueda ocurrir sin problemas, los bronquios deben ser siempre igual de elásticos, y los sacos de aire deben estar sanos. Partiendo de la EPOC, la elasticidad de los bronquios se ve afectada lo que genera que se estiren de forma exagerada. A su vez, esto causa que el aire se mantenga atrapado.

Síntomas de la EPOC

Como decíamos al comienzo de este artículo, la enfermedad pulmonar obstructiva crónica cuenta con una serie de síntomas que pueden mostrarse dependiendo de la intensidad de la enfermedad. En la mayoría de las ocasiones, los síntomas comienzan a mostrarse cuando el daño ya es demasiado grande, y es que la EPOC se caracteriza por ser una enfermedad progresiva que con el tiempo y nada de tratamiento, va empeorando.

Además, incluso si se trata la enfermedad, la misma puede no mostrar mejoría si el individuo se encuentra siempre expuesto a humos fuertes, olores tóxicos y agentes externos capaces de irritar los pulmones. Dentro de los principales síntomas de la EPOC, se encuentran los siguientes:

Tos y esputo

La tos que se presenta en el caso de la EPOC suele ser muy característica y viene acompañada de esputo. Esta aparece por meses seguidos sin descanso, y el esputo, que es la producción excesiva de mucosidad, puede mantenerse siempre presente, incluso con tratamiento que ataque estos síntomas.

Dificultad para respirar

Dependiendo del tipo de gravedad en la cual se encuentre la enfermedad, se habla de una dificultad para respirar crónica o suave. En la crónica, cualquier tipo de actividad física, por más leve que sea, causa este proceso. Por otro lado, cuando se habla de una dificultad para respirar leve, ocurre sólo cuando la actividad física es mayor.

Silbido al respirar

Este síntoma suele ser característico de esta enfermedad, similar al silbido que aparece en aquellas personas que sufren de asma crónica. Este silbido puede ser frecuente o irregular.

Presión en el pecho

La presión en el pecho puede llegar a ser duradera y crónica, incluso puede estar acompañada con dolor y punzadas capaces de generar angustia en los pacientes.

Exceso de mucosidad en los pulmones

Este síntoma suele aparecer cuando los pulmones ya se ven muy afectados y la cantidad de mucosidad generada ya es demasiada. Esto genera que los afectados, al despertar tras horas de sueño, se aclaren la garganta varias veces con el fin de desaparecer la sensación.

Otros síntomas

Por otro lado, también dependiendo de la intensidad del problema, se habla de síntomas que no siempre aparecen en todos los afectados pero que pueden ser frecuentes en algunos casos. Dentro de estos síntomas, destacan inflamación en ciertas zonas como tobillos y pies; infecciones respiratorias frecuentes y cianosis.

Causas de la EPOC

Como muchas otras enfermedades pulmonares, la EPOC es también causada por una serie de factores que ayudan a que se desarrollen los problemas, en donde el tabaquismo suele ser uno de los principales. Incluso, personas con esta enfermedad crónica no deben estar en lugares cerrados en donde existan personas fumando de forma frecuente, por lo que se deben evitar este tipos de olores, así como otros como comida quemada o frituras, por lo que se recomienda también tener una cocina con algún tipo de ventilación que reduzca estos olores.

Sin embargo, el hecho de ser fumadores activos o pasivos no es completamente necesario para que un individuo cuente con esta enfermedad, y es que estudios han revelado que apenas el 30% como máximo, de estas personas, pueden desarrollar la EPOC. No obstante, esto no quiere decir que el tabaquismo no contribuya a su desarrollo, por lo que es importante tener en cuenta que se debe dejar de fumar, o en su defecto, se deben alejar de lugares en donde estos olores abunden.

Dentro de las principales causas de la EPOC, además del tabaquismo, se encuentran las siguientes:

  1. Enfisema. Esta causa ya la habíamos nombrado, y es importante hacer énfasis en ella ya que suele ser una de las principales y que en mayoría causan la EPOC, así como la bronquitis crónica, y es que estamos hablando de una enfermedad que comienza a destruir poco a poco todas las paredes elásticas de los alvéolos, lo que impide el flujo de aire de forma correcta.
  2. Bronquitis crónica. De nuevo, es importante hacer énfasis en las causas principales de la EPOC con el fin de poner real atención en las mismas, y la bronquitis crónica es una de las principales en la lista.
  3. Olores irritantes. Como también habíamos mencionado, es importante volver a establecer que los olores irritantes son capaces de causar mucho daños en los pulmones, bien sea que se hable de cigarrillos, de tabaco, de pipas, de olores fuertes, de sustancias químicas o de otros, siempre y cuando sean olores capaces de causar un daño a nivel pulmonar. Además, es también necesario mencionar en este punto lo que es la contaminación ambiental, sobretodo porque la misma se encuentra siempre en el ambiente y en lugares en donde se encuentran muchas personas. A pesar de que es imposible evitar este tipo de contaminación, siempre se pueden evitar lugares en donde los humos tóxicos se encuentren acumulados.
  4. Trastorno genético. Si bien estas causas no van más allá de apenas el 1% de la población con EPOC, existen casos muy específicos en donde las personas con este problema lo desarrollan partiendo de lo que es un trastorno genético. Este tipo de trastorno es específico y es aquel que genera que los niveles de alfa-1 antitripsina se reduzcan. Esta es una proteína que comienza a producir el hígado para poder proteger los pulmones.

Además de estas causas, existen casos en donde algunos factores son capaces de aumentar el riesgo de desarrollar la EPOC, sobretodo cuando los mismos se combinan. Una vez que estos factores de riesgo se unen, forman a un indivifuo sano con mucha probabilidad de padecer y desarrollar de forma progresiva lo que es la EPOC. Dentro de los principales factores de riesgo, se encuentran los siguientes:

  1. Exposición al humo de tabaco. Sí, porque además d eser una causa directa, existen ocasiones en donde una persona puede desarrollar una EPOC por cualquier otra causa mencionada arriba, partiendo a su vez de una prolongada exposición al humo de tabaco, y es que mientras más tiempo te mantengas en este tipo de ambiente, más altas serán tus probabilidades de desarrollar la enfermedad.
  2. Individuos asmáticos. Cuando una persona sufre de asma, si bien no se trata de una posible causa, cuando esta enfermedad se combina con otros factores, como el tabaquismo, las probabilidad aumentan en un 50% de posibilidades a la hora de desarrollar la EPOC.
  3. Exposición a polvo y sustancias tóxicas. Cuando una persona se encuentra en un ambiente laboral cargado de olores fuertes, sustancias tóxicas o demasiado polvo, sus pulmones se van deteriorando por estas situaciones, lo que a su vez aumenta las probabilidades de desarrollar esta enfermedad.
  4. Exposición a gases de combustión. En el caso de los gases de combustión, en una era en la cual estamos viviendo en donde este tipo de gases se encuentran en todas partes, este tipo de factores suelen ser muy comunes y aumentan en gran medida el riesgo de padecer de esta enfermedad.
  5. La edad. A pesar de que la EPOC es capaz de afectar a cualquier persona, en realidad en el caso de los niños suele ser muy poco el riesgo, ya que las probabilidades son más altas en el caso de persona mayores a cuarenta años que hayan pasado su vida en diferentes ambientes.

Como decíamos, cuando estos factores tienden a formarse en un conjunto, las probabilidades de desarrollar la EPOC tienden a aumentar en gran medida.

¿La EPOC genera complicaciones?

Lamentablemente, la respuesta a esta pregunta es positiva, y no sólo eso, sino que también hablamos sobre diferentes complicaciones, algunas más graves que otras. Veamos cuáles son:

  1. Infecciones respiratorias. Cuando una persona cuenta con la EPOC, la misma genera que el número de probabilidades de padecer enfermedades infecciosas que tengan que ver directamente con las vías respiratorias, aumente, sobretodo en enfermedades como resfriados comunes, gripes o neumonías. Y si bien esto puede sonar simple, en realidad al combinar cualquier de estas junto con la enfermedad que genera las complicaciones, estamos hablando de un daño pulmonar mucho mayor al común, además de que el periodo de curación se alarga.
  2. Problemas del corazón. A pesar de que aún no se sabe a ciencia cierta por qué suceden problemas cardíacos partiendo de la EPOC, en realidad estamos hablando de problemas del corazón que pueden llegar a ser serios. Una teoría combina el hecho de fumar con esta condición, en donde incluso puede ocurrir un infarto como complicación cardíaca más grave.
  3. Cáncer de pulmón. Si bien la EPOC no se considera como una de las causas del cáncer pulmonar, en realidad es capaz de surgir como factor de peso en esta enfermedad. Sin embargo, si se deja de fumar y se trata la EPOC, el riesgo de padecer el cáncer tiende a disminuir.
  4. Presión arterial alta en las arterias pulmonares. Esta condición ocurre cuando la presión en las arterias que llevan sangre hasta los pulmones, aumenta de forma drástica.
  5. Depresión. Cuando existe la EPOC, en muchas ocasiones se requiere de un cambio de vida muy drástico en estas personas, lo que a su vez genera que las mismas desarrollen un cuadro de depresión crónica.

Estas complicaciones pueden variar y muchas de ellas son capaces de reducir su riesgo si se deja de fumar y las causas principales del desarrollo de la EPOC, se atacan a tiempo.

¿Se puede prevenir la EPOC?

A pesar de que hemos hablado de forma negativa a lo largo del artículo sobre lo que es la EPOC, en realidad esta enfermedad puede tratarse, curarse y hasta prevenirse, sobretodo porque las causas se conocen y se parte de las mismas. Por lo general, la mayoría de las personas que desarrollan esta enfermedad son fumadoras tanto activas, como pasivas, por lo que la primera medida de prevención para evitar esta enfermedad, es dejar de fumar.

Si bien no es sencillo para un fumador crónico, en realidad es la mejor forma de prevenir esta, y cualquier otra enfermedad pulmonar. En ocasiones los individuos requieren de ayuda especial para lograrlo y los resultados son magníficos. Además de esto, evita lugares con olores fuertes, polvo, sustancias químicas y cualquier otro factor irritante que pueda dañar tus pulmones.

Proteger tus pulmones, es proteger tu vida, no lo olvides.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.