Saltar al contenido

Síntomas de la enfermedad de Lyme

Introducción

La enfermedad de Lyme es una infección bacteriana que se desarrolla cuando una persona sufre una picadura de una garrapata de patas negras, o como mejor se le conoce, una garrapata de los ciervos. Esta enfermedad surge dependiendo del tipo de bacteria que se encuentre en la garrapata, en donde destacan cuatro de ellas: la Borrelia burgdorferi, la Borrelia mayonii, la Borrelia afzelii y la Borrelia garinii. En algunas zonas del mundo no suelen encontrarse todas estas bacterias, sino dos de ellas, por lo que se estima que no todas se encuentran, ni atacan, del mismo modo. Sin embargo, esta suele ser una de las infecciones más comunes en Estados Unidos.

En sí, lo que ocurre es que la garrapata de patas negras debe estar infectada con alguna de las bacterias para que pueda ocasionar la enfermedad de Lyme, por lo que es necesario tener en cuenta que esto animales pueden encontrarse en diferentes zonas, generalmente llenas de plantas, hierbas y árboles. Es importante tener en cuenta esta enfermedad y tomar las precauciones correctas.

La enfermedad de Lyme es capaz de causar una serie de síntomas que con el tiempo comienzan a variar. Veamos cuáles son.

Síntomas de la enfermedad de Lyme

Como decíamos, cuando la garrapata de patas negras se ve forzada por su especie a picar a algún individuo sano, la misma siempre y cuando se encuentre infectada, infectará al organismo que haya picado con anterioridad, causando así que una serie de síntomas comiencen a surgir.

Los principales síntomas de la enfermedad de Lyme, son los siguientes:

Síntomas iniciales

Una vez que la bacteria haya entrado en el sistema del individuo y haya comenzado su proceso de reproducción, aproximadamente luego de un mes de la picadura, comienzan a una surgir una serie de síntomas iniciales, y comúnmente son los siguientes:

  • Bulto rojo en el lugar de la picadura. Si bien este suele ser el síntoma inicial de la enfermedad, algunos profesionales no lo catalogan como un síntoma. En sí, ocurre que luego de la picadura de la garrapata aparezca un bulto inflamado y rojo que suele desaparecer a los días.
  • Erupción cutánea. La erupción cutánea es el principal síntoma que aparece luego de un mes de la picadura, aunque en ocasiones puede surgir mucho antes de este tiempo. Ocurre que la erupción cutánea se caracteriza por verse roja y extendida alrededor y blanca en el centro, similar a lo que es el tiro al blanco. Esta se caracteriza por expandirse y por no producir ni picor, ardor o dolor. Además, es capaz de aparecer en otras zonas del cuerpo, por lo que se observan diferentes eritemas migratorios.
  • Síntomas similares a la gripe. Además del eritema, comienzan a parecer síntomas muy similares a la gripe, lo que genera confusión en el diagnóstico de la enfermedad de Lyme. Estos síntomas suelen ser fiebre, dolores musculares, dolores de cabeza y mucha fatiga.

Síntomas posteriores

Si luego de haber aparecido los síntomas anteriores, la enfermedad de Lyme no se ha tratado aún por el diagnóstico complicado, nuevos síntomas comienzan a aparecer, bien sea a las semanas o a los meses, pero siguen apareciendo, ya que la infección continúa en el organismo. Estos síntomas son los siguientes:

  • Eritema migratorio más extenso. Ocurre que la erupción cutánea comienza a migrar hasta otras zonas del cuerpo, se ven mucho más grandes y más eritemas a lo largo del todo el cuerpo. Este suele ser uno de los síntomas más relevantes de la enfermedad.
  • Dolor en las articulaciones. Los dolores articulatorios pueden llegar a ser fuertes y atacan cualquier zona con articulaciones, aunque por lo general ataca las rodillas, inflamando las mismas y causando los dolores insoportables. Sin embargo, este dolor puede variar de zonas, por lo que puede atacar distintas articulaciones en un mismo día.
  • Problemas neurológicos. Este síntoma es uno de los más graves de todos, ya que cualquier problema neurológico que pueda surgir en cualquier momento, quiere decir anomalías en el cerebro, y las consecuencias pueden costar la vida. Estos pueden aparecer hasta un año después de la que la enfermedad de Lyme haya comenzado, y puede ocasionar que las membranas del cerebro se inflamen, causando una meningitis, o bien, una parálisis de Bell.

Síntomas menos frecuentes

Existen otros síntomas, que si bien no suelen ser muy comunes, son capaces de aparecer en algunos individuos. Estos síntomas son los siguientes:

  • Latidos cardíacos irregulares. Pueden aparecer algunos problemas cardíacos en donde destacan los latidos acelerados o irregulares, y los mismos pueden durar algunas semanas, como máximo.
  • Inflamaciones. Además de las inflamaciones descritas en zonas anteriores, en menor medida pueden inflamarse los ojos y el hígado. Esto, a su vez, puede llegar a generar hepatitis.
  • Fatiga intensa. Este tipo de fatiga crónica es capaz de generar que el afectado se mantenga acostado en todo momento, sin fuerzas de mover sus extremidades.

¿Cómo se diagnostica la enfermedad de Lyme?

A pesar de que la enfermedad de Lyme cuenta con síntomas específicos, en realidad cada uno de ellos puede surgir tras otras enfermedades o patologías, e incluso si no aparece la erupción cutánea, es probable que los médicos confundan los síntomas con una simple gripe. Esto genera que el diagnóstico de esta infección sea difícil de realizar, además, aun cuando se sospeche de la picadura de una garrapata, esto puede generar otras enfermedades.

El médico deberá realizar una exploración física y analizar tus síntomas, y de no contar con eritemas migratorios, el profesional podría recetar la realización de exámenes de sangre con el fin de identificar si existen anticuerpos desarrollados para atacar bacterias, siendo este uno de los mejores métodos para diagnosticar la enfermedad de Lyme. Sin embargo, hay que tener en cuenta que los exámenes podrían salir negativos si apenas tienes algunos días con la picadura.

Esto quiere decir que aunque no sospeches de esta enfermedad, debes visitar al médico de forma inmediata con el fin de buscar un diagnóstico. Y si el caso es el contrario y te ha picado una garrapata, y sabes que esto ha ocurrido, deberás tener en cuenta esta picadura y esperar los síntomas.

Es importante esperar los síntomas ya que la cantidad de garrapatas de patas negras que están infectadas, no es demasiado grande, por lo que las probabilidades de adquirir esta enfermedad no son muy altas. Sin embargo, es importante tener en cuenta que mientras más tiempo la garrapata permanezca adherida en la piel, más probabilidades tendrás de padecer la enfermedad. Por otro lado, incluso si crees tener síntomas y los mismos de repente desaparecen, es necesario que visites al médico con el fin de que el mismo busque eliminar la bacteria. Y es que es necesario buscar un tratamiento para la enfermedad de Lyme, ya que de no tratarse esta infección, las consecuencias a largo plazo pueden ser muy graves.

Causas de la enfermedad de Lyme

Como ya hemos mencionado, la enfermedad de Lyme es causada por las diferentes bacterias mencionadas en el comienzo de este artículo, estando estas dentro del organismo de una garrapata de patas negras. Estas garrapatas suelen ser marrones y pequeñas, lo que genera que no sean muy sencillas de observar. Estas garrapatas, para poder infectar a un individuo, deben morderlo y es a través de esta mordedura que se trasmiten las bacterias hasta llegar al torrente sanguíneo.

Partiendo de esta causa, se establecen entonces una serie de factores de riesgo que contribuyen a que esta enfermedad pueda atacar a cualquier individuo, y son los siguientes:

  • Estar en lugares en donde esta garrapata abunde. Este tipo de animales no se encuentran en todas partes, por lo que en algunos países las probabilidades de contraer una de estas picaduras, es casi nula. Por ello, estar en lugares en donde estas garrapatas se observen en cantidades, es el principal factor de riesgo.
  • Estar en zonas boscosas y con hierbas. Las garrapatas de patas negras se encuentran siempre en lugares en donde se observe mucha vegetación, por lo que encontrarse en estas zonas de forma habitual, aumenta el riesgo de una picadura.
  • Tener la piel expuesta. Si te encuentras en lugares como los anteriormente descritos, o no, el sólo hecho de tener mucha porción de piel expuesta es capaz de generar que las garrapatas tengan más facilidad para morder, por lo que es importante mantener a los niños siempre abrigados con camisas con mangas largas, e incluso los adultos también, ya que no se sabe en dónde pueda encontrarse uno de estos animales.
  • No quitar la garrapata de inmediato. Si te ha picado una garrapata, mientras más tiempo dure la misma en la piel del afectado, más posibilidades tiene de contraer la enfermedad de Lyme, por lo que se considera este hecho como un factor de riesgo. Si la misma se queda adherida por un tiempo mayor a treinta y seis horas, el riesgo suele ser mayor.

¿Cómo se trata la enfermedad de Lyme?

Una vez se haya visitado al médico y el mismo haya logrado diagnosticar la enfermedad de Lyme, el mismo deberá rápidamente de establecer una serie de medicamentos que ayuden a eliminar por completo la bacteria del organismo, y es que mientras más rápido se diagnostique la enfermedad, más rápido se establecerá el tratamiento y mejores serán los resultados.

Para tratar de forma correcta esta infección, se requiere del uso de antibióticos, sin importar si la administración es oral o intravenosa. Los antibióticos orales son los principales que se administran siempre y cuando la enfermedad no haya atacado lo que es el sistema nervioso central, y cuenta con una receta máxima de veintiún días, siendo este uno de los mejores métodos de cura. Sin embargo, cuando se trata de una enfermedad de Lyme que haya atacado el sistema nervioso central, se requieren den antibióticos intravenosos con el fin de que los resultados sean más factibles y el resultado sea más rápido. Estos deben administrarse por un tiempo no menor a catorce días, y no mayor a veintiocho días.

Es importante tener en cuenta que estos antibióticos pueden generar efectos secundarios, y tal vez se requieran algunos medicamentos leves para tratarlos.

¿La enfermedad de Lyme se puede prevenir?

Como hemos observado la causa de esta enfermedad y hemos estudiados los factores de riesgo de la misma, a pesar de que nada de esto puede asegurar que una garrapata de patas negras infectada no pique a un ser humano, en realidad se puede prevenir si se siguen algunas recomendaciones. Lo ideal es evitar cualquier tipo de lugar lleno de hierbas, árboles o vegetación, ya que estas son las zonas en donde más se encuentran estos animales que tan pequeños pueden ser.

Sin embargo, también hay otras recomendaciones preventivas, y son las siguientes:

  • Mantente cubierto. Si no puedes evitar estar en lugares llenos de vegetación, entonces busca mantener cubierto exponiendo la menor cantidad de piel posible. Sé exagerado, si has de estar en estas zonas, no dejes espacio para animales pequeños, mete los pantalones dentro de los calcetines y utiliza guantes de ser necesario. Si tienes mascotas, evita que se paseen sueltos por la vegetación.
  • Utiliza repelente de insectos. Además de mantenerte cubierto, utiliza repelente en contra de los insectos con el fin de que las garrapatas, si logran llegar a la piel, no piquen la misma. En el caso de los niños hay que tener en cuenta que estas cremas suelen ser químicos y debes evitar colocarles en zonas como los ojos, la boca y las manos.
  • Si tienes jardín, busca tiempo y dedícate a eliminar cualquier tipo de garrapata del mismo. Si tienes madera en el mismo, busca que les llegue sol directamente.
  • Si tienes mascotas, revísalos en todo momento con el fin de eliminar cualquier tipo e rastro de garrapatas o animales del mismo. Ten en cuenta que puedes buscar ayuda para esto, ya que estas garrapatas suelen ser muy pequeñas.
  • Si una garrapata se adhiere a tu piel, debes eliminarla. Esto debes hacerlo con una pinza y no con la mano, arrastrándola, ya que la misma puede causarte daño. Debes eliminarla presionando cerca de su cabeza o de su boca, sin halar de forma fuerte, pero sí firme. Estas son capaces de adherirse y se vuelven difíciles de quitar si no se les agarra de forma precisa. Una vez hayas quitado la garrapata, coloca alguna solución antiséptica en la zona picada.