Síntomas de la enfermedad de Graves

By |

Introducción

La enfermedad de Graves es una enfermedad del sistema inmunitario que genera la producción excesiva de hormonas tiroideas, o como mejor se le conoce, hipertiroidismo. Este trastorno cuenta con diferentes características, y partiendo del hecho anterior, se considera como la causa principal del hipertiroidismo. Si bien esta sobreproducción de hormonas tiroideas puede estar asociada con otras razones muy peculiares, en realidad a nivel mundial la enfermedad de Graves suele ser su causa más frecuente.

Este trastorno es muy frecuente, a pesar de que cuenta con un nombre difícil de recordar, y si bien el mismo puede ser capaz de atacar a cualquier persona sin importar el sexo o la edad, el número de probabilidades aumenta en los casos de las mujeres menores de cuarenta años.

Al tratarse de una enfermedad que ataca directamente lo que es la tiroides, siendo esta una glándula importante que cumple con funciones necesarias para nuestra vida, esta también es capaz de causar una serie de síntomas capaces de restar calidad de vida a los pacientes, por lo que se establece un tratamiento que ayude a reducir la sobreproducción de las hormonas tiroideas, disminuyendo así los signos que presenta.

Síntomas de la enfermedad de Graves

Como decíamos, la enfermedad de Graves es un trastorno que ataca nuestra glándula tiroidea, lo que genera como consecuencia una serie de síntomas que deben ser tratados para seguir brindando calidad de vida al afectado. En sí, este trastorno se considera grave, y mientras más lento sea el proceso de diagnóstico, más altas serán las posibilidades de generar complicaciones.

Los principales síntomas de la enfermedad de Graves, son los siguientes:

Angustia e irritabilidad

Es común que una persona con sobreproducción de hormonas tiroideas comience a sentirse angustioso y su nivel de irritabilidad aumente de forma considerable.

Leve temblor en manos o dedos

Este síntoma en muchas ocasiones suele pasar desapercibido por la levedad del movimiento, pero es capaz de hacerse notar cuando el resto del cuerpo está estable. El temblor se caracteriza por ser leve y puede generarse en toda la mano o en sólo los dedos.

Sensibilidad al calor

De nuevo partiendo de la gran cantidad de hormonas que es causada por la tiroides partiendo de este trastorno, se habla entonces se una enorme sensibilidad al calor, en donde los afectados incluso pueden llegar a aumentar su sudoración y mantener su piel húmeda y caliente.

Pérdida de peso

La pérdida de peso parte de diferentes malos hábitos alimenticios que se alejan de los normales sumado a la sobreproducción de hormonas, o en su defecto, aun cuando se come de forma normal, en donde los afectados tienden a perder peso de forma descontrolada y en poco tiempo.

Bocio

El bocio es un agrandamiento descontrolado y anormal de lo que es la glándula tiroidea, en general, y es capaz de ocurrir en diferentes grados, tanto leve como exagerado.

Otros síntomas

Además de los síntomas antes mencionados, dependiendo del nivel de sobreproducción de hormona tiroidea, se habla de otros síntomas que atacan de forma directa a cada individuo. Por ejemplo, en el caso de las mujeres tienden a surgir diferentes cambios en sus ciclos menstruales comunes, y en el caso de los hombres, puede ocurrir una disfunción eréctil.

Además de esto, en casos generales también ocurre cierto nivel de fatiga y los latidos del corazón del afectado se vuelven frenéticos.

Enfermedad ocular de Graves

Cuando existe una enfermedad de Graves desarrollándose en el organismo de una persona, la misma tiene un riesgo alto de desarrollar lo que se conoce como oftalmopatía de Graves, siendo este un síntoma que puede llegar a ocurrir en hasta un 30% de las personas con este trastorno. Esto, a su vez, tiene también una serie de síntomas en donde destacan los siguientes:

  1. Los ojos se observan protuberantes y exaltados, además de que ocurre una sensación de arena en los mismos que no suele cesar con agua o gotas oftálmicas.
  2. Los párpados se ven inflamados y los ojos comienzan a doler, mostrando además un enrojecimiento pronunciado en los mismos.
  3. Visión borrosa o visión doble, que pueden acabar en una pérdida de la visión repentina.

Es importante visitar a un médico siempre que cualquiera de estos síntomas comience a aparecer, sobretodo porque los mismos deben ser observados por un profesional. Es necesario realizar un diagnóstico con el fin de comenzar rápidamente con el tratamiento.

Diagnóstico de la enfermedad de Graves

Una vez se visite a un médico partiendo de los síntomas anteriores, es necesario que el profesional observe al paciente, lo chequee de forma exploratoria y analice todos y cada uno de sus síntomas. Si el médico llega a la conclusión de que puede ser la enfermedad de Graves, el mismo deberá realizar un chequeo exhaustivo exploratorio, chequeando exclusivamente los ojos del paciente y el tamaño de su tiroides.

Además de esto, para poder establecer un diagnóstico final, se deben realizar muestras de sangre en donde se observen los niveles de hormonas que se están generando y los anticuerpos que se están produciendo con el fin de eliminar la enfermedad.

Además de esto, la prueba de absorción de yodo radiactivo es una prueba que ayuda a observar en qué tiempo la tiroides absorbe el yodo. Esta prueba se realiza con la inyección de yodo radiactivo en el organismo y con la observación de su absorción a través de aparatos especiales. Y por último, si aún no se ha establecido un diagnóstico correcto, se establece la realización de pruebas por imágenes, como la ecografía, en la cual se observa el tamaño de la tiroides, o una tomografía computarizada en donde se puede observar esta glándula con más detalle.

Causas de la enfermedad de Graves

La enfermedad de Graves es un trastorno que se caracteriza por ser causado gracias al mal funcionamiento del sistema inmune del organismo, el cual es aquel que se encarga de combatir las enfermedades que atacan al organismo. Sin embargo, este mal funcionamiento es desconocido, por lo que aún no se logra establecer la causa original de este trastorno.

Lo que comúnmente debe ocurrir es que nuestro sistema inmune busque la mejor forma de producir anticuerpos que ataquen las enfermedades que se encuentran en el organismo, con el fin de eliminar las bacterias o los virus que las causen En el caso de la enfermedad de Graves, este proceso se ve interrumpido por la excesiva cantidad de hormonas tiroideasque es producida por la tiroides.

Sin embargo, existen una serie de factores que aumentan las posibilidades de riesgo de desarrollar esta enfermedad. Los factores de riesgo de la enfermedad de Graves, son los siguientes:

  1. Antecedentes familiares. A pesar de que este trastorno aún no se considera como una enfermedad hereditaria, existen algunos genes que se pueden heredar, causando así esta enfermedad en hijos próximos.
  2. Sexo y edad. Como decíamos al comienzo, esta enfermedad es capaz de atacar a cualquier persona sin importar su sexo, o su edad. Sin embargo, según estudios diversos que se han realizado partiendo de esta enfermedad y del número de personas en padecerla, se ha llegado a la conclusión de que las mujeres menores de cuarenta años están más propensas a padecer de esta enfermedad.
  3. Trastornos autoinmunes. Existen otras enfermedades autoinmunes que aumentan el riesgo de sufrir de esta enfermedad, como la diabetes tipo 1 y la artritis reumatoide.
  4. Estrés. Sin importar que tipo de estrés se esté llevando a cabo (físico o emocional), el mismo es capaz de fomentar el desarrollo de este trastorno, sobretodo en aquellas personas con uno o más factores de riesgo de los mencionados en esta lista.
  5. Fumar. El hecho de fumar es una acción que genera que el sistema inmune de cada organismo se vea debilitado, lo que genera que la enfermedad de Graves comience a atacar de forma progresiva.

Cuando dos o más de estos factores de riesgo se combinan, los niveles de riesgo de padecer la enfermedad de Graves, aumentan en gran medida.

Complicaciones de la enfermedad de Graves

Como decíamos al comienzo, cuando eta enfermedad no se trata y sigue progresando, la misma es capaz de crear una serie de complicaciones que atacan la calidad de vida de cada afectado. Dentro de las principales complicaciones de la enfermedad de Graves, se encuentran las siguientes:

  1. Problemas en el embarazo. Si una mujer embarazada sufre de este trastorno, cuenta con un alto riesgo de sufrir algunas consecuencias fatales, como tener un bebé prematuro o desarrollar un aborto espontáneo.
  2. Trastornos cardíacos. Si esta enfermedad va aumentando en progresividad, la misma es capaz de provocar diferentes problemas a nivel cardíaco, como insuficiencia congestiva.
  3. Crisis tiroidea. Esta complicación es un problema que puede llevar al afectado directamente hacia la muerte, y es que a pesar de ser poco frecuente, ha sido la causa de diferentes muertes a nivel mundial.
  4. Huesos frágiles. Cuando esta enfermedad se trata de forma incorrecta y la misma sigue avanzando, o bien, cuando no se trata en lo absoluto, es capaz de causar que los huesos pierdan fuerza y se vuelvan frágiles.

Es necesario tener en cuenta estas complicaciones con el fin de evitar las mismas. Por ello, lo ideal es buscar un tratamiento correcto una vez se haya diagnosticado la enfermedad.

Tratamiento para la enfermedad de graves

Existen diferentes formas de tratar la enfermedad de Graves, en donde cada una de ellas se debe adecuar a cada individuo. Esto deberá ser establecido por el médico y deberá ser una decisión basada en la gravedad de la enfermedad. Los mejores métodos para tratar la enfermedad de Graves, son los siguientes:

  1. Terapia con yodo radiactivo. Esta terapia es aquella que consiste en la administración oral de pastillas de yodo radiactivo con el fin de que la tiroides produzca de forma correcta la cantidad precisa de hormonas. Esto, además, genera que la glándula tiroidea reduzca su tamaño y que los síntomas se disminuyan de forma gradual.
  2. Medicamentos. Existen algunos medicamentos especiales para controlar la tiroides, específicamente la cantidad de hormonas que la misma es capaz de producir. Sin embargo, es importante recetar los medicamentos correctos ya que existen algunos que producen efectos negativos a nivel hepático. En casos en donde la enfermedad está avanzada y sólo se utilicen medicamentos de este tipo para tratarla, pueden existir recaídas con el tiempo, por lo que de suma importancia establecer de forma correcta este tratamiento.
  3. Betabloqueantes. Estos son medicamentos mucho más específicos que ayudan a bloquear todo el efecto negativo que se genera tras la excesiva producción de hormonas tiroideas. Es decir, estos medicamentos no reducen estas cantidades, sino que atacan directamente los efectos de dichas cantidades exageradas. Son medicamentos capaces de atacar de forma directa un gran número de los síntomas.
  4. Cirugía. Por último, cuando los métodos anteriores no parecer producir efectos o cuando los mismos no son los correctos, se establece la cirugía como el mejor método. Esta intervención es aquella que consiste en la extracción parcial o total de la tiroides. Sin embargo, es importante tener en cuenta que luego de este tratamiento, será necesario ingerir medicamentos específicos que ayuden a brindar cantidades normales de hormonas tiroideas al organismo.

Vivir con la enfermedad de Graves

Una gran cantidad de personas a nivel mundial viven hoy en día con este trastorno, y una vez que el mismo haya logrado controlarse, es necesario trabajar la mente y aprender a vivir con este trastorno. Es necesario comenzar una dieta específica en donde se consuman alimentos llenos de nutrientes, vitaminas y minerales, además de que el ejercicio ayuda de forma directa con el mejoramiento del afectado.

Es importante, además, el hecho de realizar ejercicios ya que los mismos ayudarán a no aumentar de peso una vez que se comiencen los tratamiento, ya que subir de peso de forma exagerada es uno de los efectos secundarios del tratamiento.

Además de esto, es importante evitar el estrés por completo, por lo que se receta la realización de terapias relajantes o actividades al aire libre que ayuden a relajar la mente y el cuerpo de la persona afectada, con el fin de que el organismo se vuelva tolerante ante situaciones de estrés. Y por último, evita totalmente el cigarro, y si eres fumador activo, busca ayuda profesional y deja el vicio.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.