Saltar al contenido

Síntomas del embarazo

Introducción

El embarazo es un estado que alcanza la mujer, cuanto se gesta y al mismo tiempo se desarrolla un embrión, este último es un organismo que se forma luego de la copulación entre sus padres. Cabe destacar que, el embarazo o preñez tiene una duración de aproximadamente 9 meses o 40 semanas para ser considerado normal, sin embargo, hay embarazos que solo duran 25 semanas y son considerados prematuros.

Recordemos que, el embarazo se inicia con la fecundación entre óvulo y espermatozoide, una vez que se han fecundado comienza el desarrollo del embrión o feto en el vientre de la madre con aporte de nutrientes por parte de esta. A medida que pasa el tiempo el embrión va creciendo. Cabe destacar que, durante el embarazo la madre no es capaz de quedar embarazada, nuevamente.

Tipos de embarazos

Embarazo intrauterino: este es el más común de los embarazos y consiste en la implantación por parte del óvulo fertilizado mejor conocido como cigoto, en el interior del útero. Tiene una duración de aproximadamente de 40 a 42 semanas después de la última menstruación. Una vez que el óvulo fecundado se ha implantado, comienza su desarrollo, y es a través del cordón umbilical que es alimentado.

Embarazo de bajo riesgo: se presenta principalmente en mujeres con edades comprendidas entre los 19 y 35 años de edad, las cuales cuentan con buena salud. Se trata de un embarazo controlado. Cabe destacar que, en este embarazo no hay enfermedades que pongan en riesgo ni al feto ni a la madre.

Embarazo de alto riesgo: este tipo de embarazo ocurre principalmente en mujeres menores de 18 años o mayores de 35. Se trata de un embarazo no controlado. En este tipo de embarazo la mujer puede desarrollar enfermedades como diabetes, pielonefritis, cardiopatías o está expuesta a infecciones como la rubéola, toxoplasmosis, sífilis entre otras. Cabe destacar que, este tipo de embarazo puede llegar a término siempre y cuando la madre decida ponerse en control.

Embarazo de gemelos dicigóticos: es un embarazo en el que existen dos cigotos, por lo cual cada uno generará una placenta y un saco amniótico. También es conocido como embarazo de mellizos.

Embarazo monocigótico: en este tipo de embarazos hay una división del embrión más no de la placenta. Cabe destacar que, requiere un seguimiento profundo ya que se trata de una sola placenta para alimentar a dos embriones.

Síntomas del embarazo

Estos varían mes a mes y de mujer a mujer. En cuanto a la intensidad esta también varía, siendo los síntomas más intensos y apareciendo desde la concepción hasta ser imperceptibles para otras. Recordemos que la influencia de las hormosa va a determinar tanto la intensidad como la aparición de determinados síntomas. A continuación describiremos algunos de los síntomas más comunes durante del embarazo.

Ausencia de menstruación: Este es común a la gran mayoría de las mujeres y ocurre por la interrupción de los ciclos menstruales, debido al alojamiento del embrión en el útero.

Aumento de peso: Este es otro síntoma que resulta bastante común, ya que a medida que avanza la gestación, el feto va creciendo y aumentado de tamaño y peso, lo que lleva a la madre a incrementar su peso. También hay casos en los que el embarazo genera en la mujer una especie de ansiedad y un aumento en el apetito, lo que la lleva a ingerir más alimentos favoreciendo el incremento de su peso.

Náuseas y vómitos en el primer trimestre: Se presentan a cualquier hora del día o de la noche e inician aproximadamente en la sexta semana del embarazo, haciéndose más intensos en la novena semana y tienden a desparecer entre la semana 16 y la 18.

Hinchazón y pesadez: este síntoma se observa principalmente en abdomen, piernas, cara y pies, acentuándose mayormente en los últimos meses. Esto es debido a la retención de líquido que experimenta el cuerpo.

Ganas frecuentes de orinar: se puede observar con mayor frecuencia durante los últimos meses de embarazos, en los que el útero hace mayor presión sobre la vejiga.

Aparición de estrías: A medida que va creciendo la barriga, se produce un estiramiento del tejido y en muchas ocasiones, la ruptura del mismo, lo cual genera la aparición de estas marcas.

Diagnóstico del embarazo

El diagnóstico generalmente se hace basándose el médico principalmente en la ausencia de la menstruación, así como en la presencia de signos síntomas. Además de esto el médico recomienda una serie de pruebas como la beta-HCG tanto en suero como en orina y la realización de la ecografía.

En cuanto a la ecografía, se trata de una técnica de diagnóstico a través de imágenes que, se basa en la emisión de ultrasonidos a través de sondas, los cuales penetran la piel a través del uso de un gel de tipo acuoso. Cabe destacar que, existen dos tipos de ecografía, una abdominal y otra transvaginal. Esta última, suele hacerse durante el primer trimestre y se caracteriza por arrojar imágenes más detalladas.

En lo que se refiere a la ecografía abdominal, es usada generalmente durante el segundo y tercer trimestre del embarazo. Una de las principales recomendaciones que debe tener en cuenta la mujer embarazada para realizarse esta ecografía, es que debe acudir con la vejiga llena, con la finalidad de apreciar con mayor nitidez la imagen.

Complicaciones del embarazo

Debido a los diversos cambios que, experimenta el cuerpo de una mujer cuando queda embarazada, se pueden presentar en muchas ocasiones algunas complicaciones que pueden comprometer de forma negativa la gestación. Por ello son necesarios los controles ginecológicos, así como estar atento esto con la finalidad de evitar cualquier riesgo tanto para el bebé como para la madre ante cualquier señal como el dolor fuerte o el sangrado abundante.

A continuación describiremos algunos de los tipos de complicaciones que se pueden presentar durante el embarazo.

Preeclampsia: este tipo de complicación se caracteriza por una alteración de los niveles de tensión arterial con tendencia hacia lo alto.

Placenta previa: con este término nos referimos a la complicación que se presenta con respecto a la posición en la que se encuentra la placenta, en este caso se trata de una posición baja que la ubicada al lado del cuello uterino o cubriéndolo.

Parto prematuro: esta complicación se trata de un adelantamiento del parto, presentándose antes de las 37 semanas.

Complicaciones en el bebé: cuando no se han tenido los cuidados requeridos, se generan en el feto bajo peso al nacer, malformaciones, y en el peor de los casos muerte fetal.

 

Alimentación durante el embarazo

Con la finalidad de que el feto se encuentre bien alimentado y reciba todos los nutrientes para su adecuado desarrollo, es fundamental que la madre durante el embarazo principalmente controle su alimentación. Cabe destacar que, la dieta debe ser balanceada y variada.

Dentro de la dieta deben haber alimentos como: alimentos que aporten calcio (leche y productos lácteos), vitaminas como el ácido fólico (frutas y verduras, crudas y cocinadas previamente lavadas), ricos en fibra (pan integral y cereales), que aporten hierro, ácidos grasos, omega 3 (carnes y pescados con bajo contenido calórico).

Es importante tener en cuenta que, se debe reducir el consumo de alimentos ricos en grasas saturadas, cafeína, así como las bebidas gaseosas. En cuanto a las bebidas alcohólicas y las drogas, deben ser prohibidas totalmente, ya que son responsables de daños severos en la salud del bebé.