Saltar al contenido

Síntomas del dengue

Introducción

El dengue es una enfermedad de tipo viral, que se transmite a través de la picadura del mosquito hembra de la especie conocida con el nombre de Aedes aegypti. Cabe destacar que, esta transmisión solo ocurre si el mosquito está infectado con el virus, por lo que no es posible la transmisión de persona a persona, ni a través de objetos o leche materna, sin embargo, se han presentado casos en los que se produce una transmisión de la madre al feto durante el embarazo.

Serotipos del virus

Existen cuatro serotipos de dengue distintos, a partir de los cuales se generará la infección, razón por la cual existen cuatro posibilidades reales de adquirir la enfermedad, es decir, cada vez que nos afecta el dengue se trata de un serotipo distinto, ante el cual nos inmunizamos. Los serotipos que se conocen son los siguientes: DEN 1, DEN 2, DEN 3 y DEN 4. Es importante tener en cuenta que, cuando nos referimos a serotipos, son aquellos microorganismos de tipo infeccioso que suelen clasificarse en función de los antígenos que poseen, los cuales son responsables de los niveles de toxicidad de cada uno.

Epidemiología del dengue

Recordemos que este padecimiento generalmente, se presenta como una gripe común y que su peligrosidad va a depender del tratamiento que se aplique. Además esta infección se asocia generalmente con zonas tropicales, por su alta incidencia allí. Cabe destacar que una vez que la persona es picada por el mosquito infectado, la sintomatología comienza a desarrollarse en un período de entre 3 a 14 días.

Esta afección no distinga entre raza, edad ni sexo, afectando por igual a mujeres y hombres así como a bebes en etapa de lactancia, niños pequeños y adultos. Además la carga de morbilidad se ubica en un 70% para la zona del continente asiático y el pacífico occidental, aunque en los últimos años se ha incrementado gravemente la incidencia de la enfermedad en la zona de América Latina y el Caribe.

Es importante tener en cuenta que, este incremento puede estar asociado con la urbanización de las zonas quitándole espacios a la naturaleza, el movimiento migratorio de personas, las condiciones climáticas así como la falta de personal capacitado en el área.

Historia del Dengue

Cabe destacar que, el primer caso de dengue data del año 610 en China y es descrito como un tipo de “agua envenenada” la cual es asociada con insectos de tipo volador, que luego de picar producían en las personas fiebres muy altas. Recordemos que el origen de este padecimiento es totalmente africano, y se extendió en el mundo entre los siglos XV y XIX, con la migración de personas.

Sintomatología del Dengue

Generalmente esta enfermedad cursa con fiebres que alcanzan una temperatura de 40 ºC, un, intenso dolor de cabeza que al mismo tiempo genera dolor en los glóbulos oculares. Además se acompaña de dolores musculares y articulares, inflamación de los ganglios linfáticos, así como la aparición de las llamadas petequias, que no son más que pequeñas lesiones de color rojo, en forma de puntos provocadas por la extravasación de una pequeña cantidad de glóbulos rojos, cuando ocurre el daño de algún capilar.

Diagnóstico del Dengue

El diagnóstico de la enfermedad se hace principalmente a través de la sintomatología. Pero además de esto muchos médicos deciden aplicar la prueba del torniquete, la cual consiste en la colocación en la zona del antebrazo de un torniquete que hace cierta presión durante un período de cinco minutos aproximadamente. Cabe destacar que, si luego de transcurrido este tiempo aparecen  las llamadas petequias, esta prueba se consideraría positiva. Recordemos que, esta prueba se utiliza con la finalidad de medir de una forma indirecta la fragilidad de los vasos sanguíneos.

Existen otras pruebas para la determinación de la presencia de la enfermedad, pero algunas de estas solo se pueden aplicar luego de transcurrido un período de entre 3 a 5 días. Son dos los tipos de prueba que se pueden aplicar en este período: detección de antígenos del virus en la sangre y la otra es la detección de anticuerpos contra el virus.

Tratamiento del Dengue

El trata miento de la afección va a depender de la sintomatología que se presente ya que no existe uno propio para la enfermedad. Cabe destacar que, no es recomendable el uso de ibuprofeno para el tratamiento de los síntomas ya que este puede traer consigo complicaciones como sangrado de nariz y encías e incluso provocar la muerte.

Complicaciones del Dengue

Cuando el dengue no es tratado de una forma correcta, se pueden generar una serie de complicaciones, favoreciendo la transformación de este en dengue grave o hemorrágico. Dentro de las complicaciones más comunes tenemos: extravasación de plasma, hemorragias nasales, así como de las encías, dificultad para respirar, acumulación de líquido y fallas orgánicas que en la mayoría de los casos tienen como resultado final la muerte.

Formas de prevenir el dengue

Son muchas las formas de prevenir el dengue, pero la que quizás resulta más importante y efectiva, consiste en la eliminación de los criaderos del mosquito Aedes aegypti, para ello es necesario deshacerse de recipientes que no representan ninguna utilidad como lo son: latas, botellas, cauchos, trozos de plástico, así como cualquier otro envase que pueda retener agua.

En el caso de que se trate de recipientes que se usan a diario, y que por lo tanto no pueden ser eliminado, es necesario cambiarles el agua con cierta frecuencia, dentro de este grupo de envases tenemos: baldes,portamacetas, bebederos, entre otros.

Otra de las medidas a tomar, es la fumigación, aunque no siempre es efectiva, si es importante. Esta medida es tomada por las autoridades de las zonas quienes son las responsables de evaluar e implementar medidas radicales en la erradicación de los mosquitos. También es recomendable la colocación de mosquiteros en puertas y ventanas de la vivienda, con la finalidad de impedir la entrada de los mosquitos. El uso de repelentes cada 3 horas sobre la piel expuesta, es otra medida a tener en cuenta.

Medidas para erradicar la epidemia de Dengue

Aunque aún continúan los estudios para el desarrollo de una vacuna que contribuya en la erradicación de este padecimiento, aún no se ha creado. Sin embargo hay otros estudios que señalan la existencia de una bacteria conocida con el nombre de Wolbachiaque actúa reduciendo la sensibilidad del mosquito al virus del dengue.