Saltar al contenido

Sistema visual

El sistema visual del ser humano se encarga de recibir los estímulos a través de los ojos para luego esto ser procesado e interpretado en el cerebro.

Sabemos todo lo que nos rodea, sus formas, colores, movimientos y cómo interactuamos con el mundo gracias al sistema visual.

La forma en que se procesa esta información es igual en todos, el sistema visual tiene el mismo funcionamiento en todas las personas, pero esa respuesta y forma de entender nuestro entorno depende de cada uno.

El sistema en sí es fácil de entender, aunque el mecanismo realmente es más complejo ya que lo que percibimos visualmente se ve influenciado también por otros sentidos.

También por nuestro intelecto y estado emocional, ya teniendo una idea más clara de lo que hace el sistema visual vamos a ver en más detalle sus partes y funcionamiento.

Partes del sistema visual

Al sistema visual le conocemos también como “el sentido de la vista” y es sin duda uno de los más relevantes.

Todo entra primero por los ojos, dicho coloquialmente, si bien es cierto el ojo es lo primero que relacionamos al sistema visual, tiene otras partes.

Las pasamos a mencionar ya que son varias:

  • La córnea: se encuentra en la parte trasera del ojo, es transparente y su función es la de recibir la luz.

Para que funcione bien debe estar siempre hidratado y de esto se encargan las lágrimas y una sustancia llamada “humor acuoso”.

  • El iris: es el círculo que está en el centro del globo ocular.

Algunos lo tienen de color marrón, azul, verde, depende de la genética.

Permite la dilatación de la pupila que es por donde entra la luz.

  • La retina: es una membrana que recubre el ojo, recibe los estímulos de luz mediante células.

Dichas células miden la cantidad de luz y colores, lo que el cristalino proyecte es lo que veremos a través de la retina.

En resumen podríamos decir que cumple funciones muy parecidas a las de una pantalla.

  • La pupila: es como dijimos antes, un punto circular por donde ingresa la luz.

Es en realidad un orificio y se dilata o contrae dependiendo de la cantidad de luz que necesitemos para ver.

  • El cristalino: funciona como un lente de cámara fotográfica.

Se ubica justo detrás del iris, tiene forma curva y es cambiante ya que busca encontrar el enfoque.

Es decir, para no ver las cosas borrosas y tener nitidez en lo que vemos es que el cristalino se encuentra ahí, aunque se desgasta con el paso del tiempo.

  • La esclerótida: es una membrana que recubre todo el ojo y le da ese característico color blanco al globo ocular.

Se encarga de darle protección y a la vez regular la cantidad de luz que ingresa, tiene un nexo con la córnea y el nervio óptico.

  • La conjuntiva: es una membrana que cubre la esclerótida, se encarga de generar mucosidad y lágrimas.

Esto con el objetivo de lubricar el ojo, también evita posibles infecciones.

  • Nervio óptico: se trata de una serie de tejidos fibrosos que como indica el nombre, llevan los impulsos de luz hacia el cerebro.

Para ser más exactos, los recibe en la retina y se procesan en el quiasma óptico cerebral.

  • Coroides: es un grupo de vasos sanguíneos, sus funciones son dos:

Mantener una separación entre la retina y la esclerótida, la segunda función es la de llevar nutrientes y oxígeno a la retina.

Esto permite que funcione bien a la vez que mantiene una temperatura apropiada en todo el ojo.

  • Humor vítreo: es un líquido que recubre gran parte del globo ocular.

Esta sustancia es de consistencia gelatinosa, le da firmeza al ojo, también ayuda a mantener una correcta presión y soportar golpes o impactos fuertes.

  • Humor acuoso: es un líquido similar al anterior, pero es menos denso, se ubica en la cámara anterior del globo ocular.

Le da una presión adecuada a la córnea y el cristalino, le da a la córnea la forma curva que tiene.

¿Cómo funciona el sistema visual?

Como vimos, cada parte del sistema visual tiene una función, pero para entender cómo es que vemos las imágenes de nuestro entorno hay que explicarlo de la siguiente manera.

La luz al pasar por la córnea y el cristalino envía una imagen pero en sentido inverso o volteado a la retina.

Esto se debe a las variaciones de luz, los ángulos por donde ingresa e intensidad.

Este estímulo inicial es recogido por el nervio óptico y lo transmite hasta el cerebro.

Ya en el cerebro gracias a un proceso químico, este estímulo se interpreta como las imágenes de las cosas que hay en nuestro entorno.

A esto hay que sumar unas cosas más: como sabemos el globo ocular se mueve apuntando a diferentes direcciones.

Esto es gracias a los músculos oculares que en total son seis, permiten mover el ojo hacia los lados, de arriba hacia abajo o combinando ambos movimientos para pasar de un punto a otro.

También es importante el tema de la luz, sin luz no habría nada qué procesar en el cerebro, no tendríamos el sentido de la vista.

En ese sentido, es destacable la capacidad de los ojos para adaptarse a la luz, ya que en entornos de escaza luz tras un periodo corto de adaptación podemos empezar a distinguir objetos.

Lo mismo pasa a la inversa, si hay mucha luz el ojo tiene mecanismos para protegerse, la dilatación de las pupilas juegan un rol importante en ese aspecto.

Enfermedades comunes del sistema visual

La visión es uno de los sentidos más importantes, por no decir el que más, pero es muy frágil y sensible y requiere de mucho cuidado.

Prevención de enfermedades, aunque como es normal hay enfermedades que nos pueden afectar:

  • Daltonismo: el problema que causa esta enfermedad es la interpretación de los colores.

No se puede distinguir los colores azul, verde y rojo, es una enfermedad hereditaria y no tiene tratamiento.

  • Miopía: es una enfermedad que provoca una dificultad para identificar objetos que están lejos.

En la mayoría de los casos ni siquiera pueden verse, aunque esto se puede corregir usando lentes con una correcta graduación según el caso.

  • Vista cansada: se llama también “presbicia“, es más común en personas adultas a partir de los 40 años.

Como indica su nombre, la persona tiene progresivamente una mayor dificultad para ver.

La visión se vuelve borrosa y tarda más tiempo el encontrar el enfoque, es decir, ver nítidamente los objetos alrededor.

  • Glaucoma: ocurre cuando el nervio óptico se daña debido a la presión que provoca el líquido acuoso.

Inicialmente no se notan síntomas, pero a largo plazo puede provocar la pérdida de la visión parcial o total.

  • Astigmatismo: es una enfermedad que provoca que la visión se vuelva borrosa, los objetos no se ven claramente.

Ocurre cuando la córnea tiene una forma anómala por lo que la luz no es procesada correctamente, se puede corregir con el uso de lentes.

  • Cataratas: es una enfermedad muy común, ocurre cuando el cristalino pierde la transparencia impidiendo una correcta visión.

Esta pérdida de transparencia bloquea la entrada de luz causando pérdida de la vista, se puede corregir con cirugía y es frecuente en personas mayores.