Saltar al contenido

Sistema reproductor

El sistema reproductor obviamente por una cuestión biológica es diferente para el hombre y para la mujer, ambos permiten precisamente la reproducción del ser humano.

Tomando en cuenta ambos, el sistema reproductor se conforma por una serie de órganos y tejidos que permiten producir los elementos necesarios para la reproducción.

Los órganos reproductores de los hombres producen espermatozoides y el de las mujeres los óvulos.

La reproducción del ser humano se da gracias a el espermatozoide o gameto y el óvulo.

Ahora explicaremos en más profundidad las características del sistema reproductor masculino y femenino.

Sistema reproductor masculino

Estos son los órganos que integran el sistema reproductor masculino:

  • Testículos: tienen forma ovalada y su función principal es la de producir espermatozoides y testosterona.

La testosterona es la hormona que regula el cuerpo masculino en todo aspecto, desde el físico hasta el aspecto emocional.

El espermatozoide tiene los genes del hombre y que al fusionarse con el óvulo producen la fecundación.

  • Epídimo y conducto deferente: el epídimo es un pequeño conducto mediante el cual los espermatozoides logran alcanzar un estado de maduración para la fecundación.

En este conducto alcanzan el tamaño y la fuerza para nadar y llegar al óvulo.

El conducto deferente es un poco más grueso que el epídimo y se encarga de llevar la sustancia líquida que conocemos como semen.

  • Vesículas seminales: son glándulas con forma de saco y que se ubican entre la próstata y la vejiga.

Su función dentro del sistema reproductor masculino es el de proporcionar nutrientes a los espermatozoides.

Esos nutrientes le dan una mayor densidad y cantidad al semen al momento de su expulsión en la eyaculación.

  • Próstata: se encuentra debajo de la vejiga, normalmente tiene un tamaño pequeño, se le suele comparar al de una nuez.

Aunque con el pasar del tiempo y la edad del hombre aumenta de tamaño, se encarga de producir líquido del semen.

  • Pene: es el principal órgano reproductor masculino.

Tiene una raíz, tronco y glande, en esta última parte es donde se encuentra un orificio a través del cual se expulsa el semen.

El sistema reproductor masculino comienza a desarrollarse para la reproducción a partir de los 9 años hasta los 15.

Es durante esa etapa que el cuerpo del adolescente en general comienza a sufrir cambios propios de la edad y esto implica su aparato reproductor.

Sistema reproductor femenino

El sistema reproductor femenino está en la zona pélvica, está compuesta por los siguientes órganos:

  • Vulva: se ubica en la parte exterior de la vagina, más específicamente entre las piernas.

Su función es el de proteger o “cubrir” la parte interna de la vagina, se conforma por dos pliegues carnosos llamados “labios vaginales”.

  • Vagina: la vagina propiamente dicha es la cavidad tubular que empieza desde la vulva y conduce al útero.
  • Útero: el útero es una especie de saco, es en realidad un órgano conformado por músculos.

Es muy elástico y resistente, esto se debe a que tiene la función de albergar al feto hasta su completo desarrollo y parto.

  • Ovarios: son dos ovarios y se ubican en las partes laterales del útero.

Su función es la de producir óvulos para la fecundación, aunque también cumplen con la producción de hormonas que en este caso son los estrógenos y la progesterona.

  • Las trompas de Falopio: las trompas de Falopio, como su nombre indica son una especie de trompas que se ubican en los lados del útero.

Contienen a los ovarios y a su vez son las vías a través de la cual los óvulos producidos en los ovarios descienden al útero para que se produzca la fecundación.

Enfermedades frecuentes en el sistema reproductor

Como el caso anterior, las enfermedades son diferentes o actúan de forma diferente en el sistema reproductor masculino y en el femenino.

Enfermedades del sistema reproductor masculino

  • Cáncer de testículos: en ocasiones se pueden formar tumores en el escroto, pero no suelen ser malignos, igualmente se deben revisar por un médico.

El cáncer de testículos es frecuente en hombres menores de 40 años, ocurre cuando las células del testículo comienzan a dividirse de forma irregular, dando lugar a la formación de tumores.

  • Varicocele: los testículos tienen venas para recibir sangre, cuando estas venas se inflaman se forma una várice.

Generalmente no es de cuidado, se produce durante la etapa de la pubertad, aunque pueden darse casos en los que provocan lesiones en los testículos.

Ya en la etapa de madurez, puede provocar que la producción de espermatozoides sea menor afectando la fertilidad masculina.

  • Epidimitis: ocurre cuando el epidídimo se inflama, dicha inflamación suele darse a causa de infecciones.

Se trata de una ETS y puede tratarse, provoca dolor en los testículos principalmente.

  • Criptorquidismo: es cuando los testículos no descienden, lo normal es que desciendan hasta el escroto.

Puede ocurrir en uno o ambos testículos, puede corregirse con cirugía, de no ser así podría provocar complicaciones a futuro como torsión testicular, hernias o incluso esterilidad.

  • Prostatitis: es la infección de la próstata, causa mucho dolor y otros síntomas como ardor al orinar.

También provoca una inflamación en la próstata y tener la sensación de no haber vaciado totalmente la vejiga.

Enfermedades del sistema reproductor femenino

  • Endometriosis: el tejido del útero se desarrolla y crece fuera, puede empezar a invadir ovarios o trompas de Falopio.

Esta enfermedad puede provocar hemorragias y dolor en la pelvis.

  • Candidiasis: es una infección que afecta la zona de la vulva, es provocada por un hongo.

El dolor se manifiesta también al momento de tener relaciones, hay descenso de fluido color blanco y que es un claro identificador de padecer de esta enfermedad.

  • Herpes: esta es ETS y afecta tanto a hombres como mujeres.

En este caso, se trata de ampollas que pueden extenderse desde la vagina hasta los muslos, además presenta síntomas como gripe, tos, en ese sentido se puede confundir con un resfriado pero si aparecen estas ampollas se puede tratar del herpes genital.

  • Tumores: sobre todo hablamos de tumores en el ovario, estas formaciones pueden llegar a sentirse incluso desde la parte exterior del abdomen.

Hay además dolor en el abdomen, este tipo de tumor no suele ser malignos en su totalidad, pero es recomendable tratarlos y extirparlos pues puede complicarse.

  • Síndrome del ovario poliquístico: es una alteración a nivel hormonal, un trastorno el cual provoca que los ovarios empiecen a producir hormonas propias del hombre.

Se tratan de los andrógenos, no se conoce la causa específica, pero se puede tratar.

Provoca una hinchazón en los ovarios y esto a su vez aumenta el riesgo de desarrollar quistes, también provoca obesidad, periodos menstruales muy irregulares entre otros síntomas.