Saltar al contenido

Sistema oseo

Reumatismo

El sistema oseo se compone por todos los huesos del cuerpo, son el armazón y lo que sostiene todos los tejidos del cuerpo humano.

En la actualidad la mayoría de especialistas afirman que son 206 huesos que conforman todo el sistema oseo, cada hueso crece desde que nacemos hasta que llegamos a nuestra juventud adulta.

Los huesos cumplen más de una función, más allá de ser la estructura de nuestro cuerpo.

Además en el sistema óseo funciona en conjunto con otros tejidos como son las articulaciones, cartílagos, músculos y el sistema nervioso.

Principales funciones del sistema óseo

Son varias las funciones del sistema oseo, pero es necesario mencionar las fundamentales.

Estas son las funciones que cumple el sistema óseo:

  • Protección: los huesos protegen nuestros órganos internos, intestinos, nervios, vasos y arterias.

En este sentido el tórax destaca ya que esta parte del cuerpo donde se ubican los órganos vitales.

  • Movimiento: esto se da gracias al trabajo con los músculos, cartílagos, tendones que están en cada articulación.

La contracción y estiramiento de músculos y tendones es lo que permite a nuestro cuerpo moverse.

  • Soporte: o bien lo podemos llamar estructura o soporte, ya que gracias a su rigidez y forma nos permite permanecer erguidos.

Básicamente permiten que cada órgano, tejido y posición de nuestro cuerpo esté donde corresponde.

  • Hematopoyesis: la médula ósea tiene la función de producir células de las cuales se obtienen glóbulos rojos y blancos.

También plaquetas, por ende en este aspecto va de la mano con el sistema circulatorio ya que permiten distribuir oxígeno, nutrientes y protección al organismo en su totalidad.

  • Otra función que no todos conocen es el de la reserva de calcio y fósforo que es precisamente lo que les da esa solidez.

Aunque también tienen otras funciones en conjunto con los músculos, producen también lípidos para otras funciones del organismo.

Partes que integran el sistema óseo

Antes de continuar hay que mencionar que el sistema oseo se divide en dos.

El esqueleto axial que lo componen la cabeza, la columna y la caja torácica, la segunda parte es el esqueleto apendicular el cual comprende huesos de la cintura y hombros.

Los principales huesos del sistema óseo son los siguientes:

  • Cráneo: es conocido por ser el hueso más duro de todos, se encarga entre otras cosas de brindar protección al cerebro.
  • Las costillas: son huesos largos repartidos simétricamente en todo el tórax y unidos por el esternón.

El sistema óseo da protección a pulmones, corazón y otros órganos.

Estos huesos se expanden y contraen permitiendo a los pulmones llenarse de aire y distribuir el oxígeno a todo el cuerpo.

  • El cúbito y radio: están uno al lado del otro y se conectan con los huesos de la muñeca.
  • El húmero: está justo antes de los huesos anteriores y los conecta al hombro, son en conjunto lo que le da movilidad a toda la extremidad.
  • La columna vertebral: está en la espalda y es también donde se unen las costillas.

La columna vertebral se extiende hacia la cadera y en la parte superior se une con el cráneo.

De hecho por esa razón es el hueso más largo o uno de los más largos del sistema oseo, esto se da más en las mujeres.

  • El fémur: une la cadera con la rodilla y la pierna, está en nuestros muslos y es también uno de los más duros.

Es por el peso que debe soportar y por la movilidad que implica.

  • La pelvis: está en medio de las caderas y es una especie de nexo entre las piernas y la columna.
  • La tibia y el peroné: es similar al cúbito y el radio en el brazo, en este caso están en la pierna.

Son el nexo entre el fémur, la rodilla y el pie, soportan todo el peso del cuerpo.

Enfermedades comunes del sistema óseo

Las enfermedades que afectan a los huesos son muchas, al igual que las causas.

Pero hay ciertas enfermedades que se presentan con una mayor incidencia, obviamente depende de la persona, factores genéticos, ambientales e incluso hábitos que pueden provocar la aparición de una enfermedad.

Ahora pasamos a comentar algunas de las enfermedades más comunes:

  • Osteoporosis: es una enfermedad que provoca una pérdida del tejido óseo a una velocidad mayor que su capacidad para regenerarse.

Por ende, se debilita y hace más propenso la fractura y lesiones, incluso afecta la movilidad del cuerpo.

  • Cáncer al hueso: ocurre cuando las células del hueso sufren malformaciones, alteraciones hasta provocar la destrucción del hueso.

En su totalidad o de forma parcial, el más frecuente dentro de este tipo de cánceres es el osteosarcoma.

  • Enfermedad de Perthes: afecta principalmente a niños, no se conocen las causas.

Afecta a los huesos de la cadera ya que el flujo sanguíneo a dicha parte del cuerpo se detiene.

Esto causa un daño en los huesos, al no haber irrigación sanguínea comienzan a deteriorarse y el hueso en sí muere.

  • Enfermedad de Paget: esta enfermedad provoca que el organismo regenera el hueso de forma anómala.

Esto causa que el hueso afectado crezca en tamaño, pero su solidez se pierde lo cual provoca malformaciones y constantes fracturas.

  • Osteomalacia: en este caso, el sistema óseo no recibe minerales y vitamina D suficientes para tener la resistencia normal.

Esto, como otras enfermedades hace que el riesgo de fractura sea más alto, los huesos más proclives a sufrir por esta enfermedad son los de la pelvis, huesos de la cadera y de las piernas.