Saltar al contenido

Sistema nervioso

El sistema nervioso se encarga de recibir y estímulos en el cerebro y viceversa, desde el cerebro enviar estímulos a cada parte del cuerpo para generar una reacción ante el entorno que nos rodea.

Se encarga de darnos la percepción de nuestro entorno a través de nuestros sentidos y actuar en consecuencia.

Además de controlar cada parte del cuerpo, órganos, tejidos, todas las funciones motoras, fisiológicas e intelectuales se rigen en base al sistema nervioso.

El funcionamiento no se limita solo al cerebro, hay otras partes que juegan un rol importante y los pasamos a mencionar.

Partes del sistema nervioso

Para abarcar todo este aspecto hay que señalar que son dos grandes partes las que componen el sistema nervioso.

El sistema nervioso central y el sistema nervioso periférico, vamos a describir a cada uno y las partes que tienen y que en conjunto dan lugar a todo el sistema en general.

Sistema nervioso periférico

Esta parte del sistema nervioso básicamente hace referencia a todas las terminaciones nerviosas que están en todo el cuerpo.

Se cuentan por millones, es toda una compleja red que interconecta a dichas terminaciones nerviosas a fin de ser la vía de los estímulos nerviosos.

Tanto de ida como de vuelta, en este sentido encontramos dos partes:

  • El sistema nervioso somático: dentro de toda la red de nervios, son los sensitivos, motores y nervios mixtos.
  • Sistema nervioso vegetativo: conocido también como “autónomo”, se integra de los sistemas simpáticos y el sistema parasimpático.

Sistema nervioso central

Esta parte del sistema se encuentra no solo en humanos, también en animales.

Procesa toda la información recibida para manejar nuestros pensamientos, ideas, acciones, es la información recibida por nuestros sentidos.

  • El cerebro: es como el procesador en un ordenador si hacemos esa comparación.

Nuestro cerebro es nuestro procesador, a través de estímulos que llevan las órdenes a cada parte del cuerpo es que nuestro ser en su totalidad puede funcionar.

Aunque es cierto que es de vital importancia en cuestiones intelectuales, llámese proceso de aprendizaje, capacidad de retener información, es decir tener memoria.

Además de tener emociones y expresarlas.

  • El cerebelo: se encuentra justo detrás del cerebro, su función es la de interconectar terminales nerviosas encargadas de la sensibilidad y la motricidad.

Gracias al cerebelo es que podemos coordinar nuestros movimientos y controlar los músculos especialmente.

  • Bulbo raquídeo: esta parte del sistema nervioso central regula el ritmo cardíaco.

También incide en la respiración y que se de al ritmo normal.

Otra funciones que cumple es el de el vómito, tos, acciones que se relacionan a una respuesta involuntaria del organismo como parte de su mecanismo de defensa.

Las neuronas y su participación en el sistema nervioso

Hablamos antes sobre la información recibida mediante toda esta red neuronal, aquí juegan un papel fundamental dos células:

  • Las neuronas: es la célula que procesa los estímulos externos de nuestro entorno y la envía al cerebro y a cada rincón del cuerpo humano.
  • Células gliales: también se les conoce simplemente como “neuroglía”.

La función de estas células es la de ser una protección para las neuronas, en ese sentido, las neuronas no podrían cumplir su función correctamente o no  cumplirlas sin las células gliales.

Enfermedades que afectan el sistema nervioso

Son muchas las enfermedades que afectan este sistema, por muchas causas, pero los más frecuentes son los siguientes:

  • Esclerosis múltiple: en esta enfermedad, las neuronas se dañan debido a la pérdida de la mielina.

La mielina es un químico que cumple la función de enviar impulsos eléctricos a todo el sistema.

  • Parkinson: es una enfermedad degenerativa, básicamente provoca la muerte de las células cerebrales.

La persona pierde la capacidad de controlar sus movimientos progresivamente, el habla se ve afectada.

El mal de Parkinson no tiene cura, pero se puede retrasar sus daños con un tratamiento a base de fármacos y terapia física e incluso psicológica.

  • Esquizofrenia: es una enfermedad mental que impide al individuo reconocer la realidad como tal.

Las emociones no responden a los estímulos como debería, incluso pensar es difícil.

Las habilidades sociales se van perdiendo, es una desconexión con la realidad que puede mejorar con un buen tratamiento y sobre todo si se empieza en una etapa temprana.

  • Tumores: de hecho son varios tipos de tumores que pueden afectar al sistema nervioso.

Los daños son de todo tipo también, aunque podemos destacar la presión que ejercen dichos bultos cancerígenos en las terminales nerviosas.

Esto provoca un mal funcionamiento del sistema nervioso.

  • Epilepsia: se trata de convulsiones que a su vez pueden ser provocadas por algunas enfermedades.

Aunque podemos entenderlo como una actividad desmesurada y anómala de neuronas en el cerebro, por esa razón se “pierde el control” dando pie a dichas convulsiones.

  • Derrame cerebral: conocido también como “accidente cardiovascular”.

Se trata de una abrupta pausa en el flujo de sangre al cerebro, mientras más tiempo el cerebro esté sin oxígeno, mayores serán los daños.