Saltar al contenido

Sistema locomotor

Cuando nos referimos al sistema locomotor, en realidad debemos mencionar al “aparato locomotor”, es una relación entre músculos, tendones y articulaciones con el sistema óseo.

Por ende el sistema muscular también tiene un rol fundamental, en conjunción podemos decir que eso es el sistema locomotor.

Como su nombre lo indica, nos permite movernos, mover cada parte de nuestro cuerpo e incluso mantenernos erguidos, agachados o de cuclillas.

Sin el sistema locomotor no podríamos mantener nuestras posturas y movimientos, es una harmonía entre rigidez, firmeza y flexibilidad que dicho sistema le da a nuestro cuerpo.

Partes que integran el sistema locomotor

Hay que recordar algo fundamental: este sistema está integrado por otros dos sistemas que son el óseo y el muscular.

No es posible citar a cada hueso y músculo del cuerpo, pero los podemos describir de la siguiente manera:

  • Huesos: todos los huesos del sistema óseo cumplen una función, una persona adulta podría tener entre 17 a 20 kilogramos de puro hueso.

Son tan sólidas y resistentes que pueden soportar hasta 10 toneladas de peso, dependiendo de la posición del cuerpo.

  • Las articulaciones: se ubican en la unión entre los huesos, mediante cartílagos y tendones permiten la movilidad de las diferentes partes del cuerpo.

Aunque hay que señalar que no todas las articulaciones cumplen la función de dar movimiento, algunas dan un movimiento parcial o monoaxial y otras directamente solo son la unión de los huesos.

  • Cartílagos y ligamentos: Este tipo de tejidos se encuentran en las articulaciones y le dan la flexibilidad y movilidad a los huesos.

Funcionan en conjunto con los músculos, sobre todo ligamentos.

  • Músculos: como dijimos antes, al igual que los huesos son numerosos, más de 100 en todo el cuerpo, los músculos también.

De hecho son más, se calcula que son entre 650 y 840 músculos en todo el cuerpo humano y tienen esa capacidad de estiramiento y contracción que permite la movilidad.

  • Tendones: por su parte los tendones son precisamente los tejidos que unen los huesos con los músculos.

Actuando en conjunto nos permiten mover piernas, brazos, cuello, gesticular y muchos otros movimientos esenciales en nuestra vida diaria.

Hay un detalle que no se debe pasar por alto, ocurre que el sistema locomotor funciona en base al sistema nervioso.

Vale decir, que las señales que nuestro cerebro manda al sistema locomotor es lo que determina qué movimientos hacer y en qué parte del cuerpo.

Enfermedades que pueden afectar al sistema locomotor

Este sistema usualmente se ve afectado por enfermedades que atacan a los huesos y músculos.

Nos referimos a las enfermedades reumáticas para ser más exactos, aunque problemas neurológicos pueden incidir en la movilidad del cuerpo también.

  • La artritis es una enfermedad que afecta a las articulaciones, por ende los movimientos del cuerpo.

Se caracteriza por un dolor intenso y dificultad para mover ciertas partes del cuerpo, hay rigidez.

  • La artrosis afecta también las articulaciones, es una enfermedad degenerativa.

Con el pasar del tiempo los cartílagos de las articulaciones se desgastan afectando igualmente el movimiento.

Las personas mayores de edad se ven más afectadas por esta enfermedad ya que de forma natural el desgaste de huesos y articulaciones se acelera debido a la enfermedad.

  • Bursitis: es la inflamación de las bursas, son una especie de sacos que contienen un líquido.

Dicho líquido hace las veces de amortiguador para evitar choques o roces bruscos entre músculos, tendones y huesos.

Esta enfermedad puede ser causada por otras como la gota, artritis o incluso golpes muy fuertes.

  • Distrofia muscular: es un conjunto de males que afectan a los músculos.

Generalmente la causa es por anomalías genéticas y se manifiesta desde la infancia, provoca un daño en el tejido muscular y debilidad generalizada.

  • Osteoporosis: afecta a los huesos, es una enfermedad que provoca una pérdida de calcio en los huesos.

El propio organismo absorbe el calcio de los huesos provocando que se debiliten y sean muy frágiles, afectando la capacidad la motricidad.