Saltar al contenido

Sistema integumentario

El sistema integumentario o conocido a veces también como “tegumentario” es el que se encarga de la protección del organismo en general.

Es decir, controla las capas que protegen el organismo a nivel externo e interno, la piel es una de las partes que todos conocemos, es de hecho el órgano más extenso del cuerpo humano.

Pero hay más, ya que a nivel interno hay órganos que deben tener una protección y de eso se encarga el sistema integumentario.

Además de ser una protección para el organismo, también se encarga de eliminar células muertas, repeler la acción de gérmenes y bacterias y otras sustancias que segrega el cuerpo y que deben ser expulsadas.

De qué se compone el sistema integumentario

El sistema integumentario controla las funciones de la piel, sin embargo esta capa o tejido es solo una parte de todo el sistema.

Hay otros tejidos que protegen cada parte del cuerpo humano, además de glándulas que permiten que estos tejidos funcionen.

La piel

La piel es el órgano más grande que tenemos, se integra de tres capas:

  • La epidermis es la primera capa de protección, es la parte visible de todo este tejido.
  • La dermis, se ubica justo bajo la epidermis, le da resistencia y un buen nivel de flexibilidad.

A su vez esta capa se compone de la superficie papilar y una segunda capa de nombre “capa reticular”.

  • La hipodermis, está bajo la anterior capa y contiene las glándulas sudoríparas, encargadas de producir el sudor.

También contiene adipocitos, éstas células se encargan de retener grasa y usarla como fuente de energía.

Faneras

Llamadas también “apéndices de la piel“, son en realidad un complemento de dicho órgano.

Cuando hablamos de estos “apéndices” nos referimos a las uñas y cabello, en animales hay más apéndices, pero en los seres humanos son solo éstos dos.

Uñas

La uña es una placa que brinda protección a la yema de los dedos tanto de pies y manos.

Aunque también cumple la función de darle sensibilidad a los dedos.

Pelo

El pelo no solo cubre parte de la cabeza, también están presentes en toda la piel.

En algunas zonas con muy poco grosor, al punto de ser casi imperceptibles.

Su función es el de proteger al cuerpo de elementos externos como polvo y rayos solares.

Glándulas del sistema integumentario

Estas son las glándulas que se encuentran en el sistema integumentario:

  • Glándulas sebáceas: están en la piel, a excepción de palmas de las manos y los pies.

Su función principal es la de producir grasa la cual protege al organismo de la acción de bacterias.

También cumplen con la función de hidratar la piel evitando que se reseque.

  • Glándulas sudoríparas: como indica su nombre, son las que producen el sudor.

Con esto regulan la temperatura del cuerpo, también al eliminar el sudor se eliminan ciertas toxinas.

  • Glándulas mamarias: obviamente solo las mujeres tienen estás glándulas.

Su función es clara, producen la leche materna para la lactancia del bebé.

  • Glándulas ceruminosas: estas glándulas se ubican en el oído, e encargan de producir el cerumen.

Su función es la de lubricar el canal auditivo, retener impurezas, bacterias y otros elementos externos.

Cómo funciona el sistema integumentario

Como hemos visto, cumple varias funciones, tanto como protección, como de limpieza del organismo.

El sistema integumentario también se encarga de mantener la temperatura del cuerpo acorde a lo que necesite.

Dependerá de cada parte del cuerpo, lo que cada parte del sistema integumentario realice.

Su funcionamiento en el oído es muy importante, la lubricación que produce ayuda a mantener el canal auditivo sano y limpio.

El sistema integumentario responde a los estímulos, ya que tratándose básicamente de piel, las terminaciones nerviosas que tiene activarán las glándulas y partes de todo el sistema.

Enfermedades comunes del sistema integumentario

Las enfermedades del sistema integumentario usualmente los conocemos como enfermedades de la piel.

También pueden presentarse en el cuero cabelludos, hay otros trastornos cuando este sistema no tiene un buen funcionamiento, son los que mencionamos a continuación:

  • Dermatitis: es una de las enfermedades más comunes, se caracteriza por el escozor, la sensibilidad e irritación en la piel.

Ocurre por reacciones alérgicas o por la exposición a sustancias químicas que hay en diferentes productos.

  • Melanoma: estamos hablando básicamente de un tipo de cáncer a la piel.

Es un cáncer con alto índice de mortalidad, la exposición prolongada a los rayos solares es un factor que incide en el padecimiento de este cáncer.

  • Acné: es un problema que afecta a muchas personas durante su etapa adolescente.

Son granos y erupciones en la piel del rostro, en casos severos pueden dejar cicatrices. Por otro lado, también puede afectar a personas adultas a causa de alergias, ansiedad y estrés u otros factores.

  • Eccema: es una enfermedad común, uno de sus principales síntomas es la resequedad en la piel.

También puede haber irritación e inflamación.

  • Verrugas: hay muchos tipos de verrugas, es una enfermedad viral muy contagiosa y su principal síntoma es la formación de callosidades en la piel.

Generalmente aparecen en las manos y pies, aunque pueden aparecer también en otras partes del cuerpo; no es una enfermedad grave, pero sí molesta y antiestética, sobre todo cuando se forman varias verrugas lo cual es muy frecuente que ocurra.

  • Queratosis pilaris: es una enfermedad al sistema integumentario con factor genético.

Se le llama también “piel de gallina” ya que la piel adquiere esa apariencia y textura.

Hay que tener especial cuidado a los síntomas ya que se le puede confundair con acné.

  • Hongos: uno de los más frecuentes es el pie de atleta, aunque puede aparecer también en las manos.

Se caracteriza por el escozor y la formación de heridas en las zonas afectadas, se contagia por estar en contacto con agua contaminada.

  • Psoriasis: se trata de una enfermedad autoinmune y a su vez afecta directamente el sistema integumentario.

Es una enfermedad crónica, tiene síntomas particulares, aunque hay que considerar que dependiendo de cada persona los síntomas pueden ser diferentes.

Ocurre cuando las células de la piel se multiplican de forma inusual formándose bultos, hay descamación de la piel y muchas veces enrojecimiento e inflamación.