Saltar al contenido

Sistema digestivo

Botulismo

El sistema digestivo es el encargado de procesar los alimentos para convertirlos en los nutrientes que necesita nuestro cuerpo para mantenerse sano y funcionar.

A diferencia de lo que se puede pensar, el sistema digestivo empieza a funcionar incluso desde antes de ingerir los alimentos.

Cuando nuestro olfato percibe el olor y estamos a punto de llevar el alimento a la boca, nuestro sistema digestivo ya está activo.

Habiendo visto esto, explicaremos algunos aspectos importantes de este sistema digestivo.

Funcionamiento del sistema digestivo

A grandes rasgos podemos decir que el sistema digestivo empieza por la boca.

Ahí se forma el bolo alimenticio que pasa al estómago donde se segregan jugos gástricos.

Los jugos gástricos convierten a los alimentos en una especie de masa lista para pasar por el intestino delgado.

Aquí juega un papel importante los vellos intestinales, se encuentran precisamente en el intestino delgado, al absorber los nutrientes, éstos pasan al torrente sanguíneo para luego ser llevados a todo el cuerpo.

En este punto han ocurrido más procesos fisiológicos por supuesto, pero el funcionamiento del sistema digestivo se centra principalmente en esto.

Lo que no es absorbido pasa al intestino grueso, es aquí donde se forman las heces las cuales se expulsan a través del ano.

Como vimos, hay partes importantes que integran el sistema digestivo en todo el proceso de digestión, vamos a comentar a cada una de ellas.

Partes del sistema digestivo

  • La boca: es la entrada de los alimentos al cuerpo y donde se mastican, se mezclan con la saliva y se forma el bolo alimenticio.

No solo se segrega saliva, también otras enzimas a fin de que los alimentos estén listos para pasar por el esófago hasta llegar al estómago.

  • El esófago: no ocurren mayores procesos aquí, es un ducto mediante el cual se trasladan los alimentos hasta el estómago.

Tiene músculos que ayudan al transporte del alimento, si no se mastica bien los músculos del esófago se esfuerzan y puede haber malestar.

  • El estómago: es una especie de bolsa en la cual se segregan enzimas gástricas que desintegran la comida.

Esto ayuda a una buena absorción de nutrientes para repartirse en todo el cuerpo.

  • El páncreas: hablamos antes de los jugos gástricos, el páncreas se encarga de segregar uno de ellos.

Aunque hay que señalar que la acción de estas enzimas tienen lugar en el intestino delgado.

  • El hígado: segrega bilis, ayuda en la digestión de vitaminas, también tiene acción en el intestino delgado.
  • El intestino delgado: en el intestino delgado están lo que se conoce como “flora intestinal”, en el intestino también se segregan enzimas.

Salvo, que en este caso su función es para facilitar la absorción de nutrientes, carbohidratos para ser más exactos.

Es ésta la razón por la cual es importante tener una flora intestinal sana, son bacterias, pero que cumplen una función en la digestión.

  • El intestino grueso: también llamado “colon” y no solo se limita a transportar las heces hacia el exterior.

El colon también tiene un proceso, aunque es de succión de agua y minerales.

Así el organismo se asegura de excretar lo que simplemente ya no sirve.

  • El ano: viene a ser la última etapa o parte del sistema digestivo, es por donde finalmente se expulsan las heces.

Diferencias entre aparato y sistema digestivo

Con respecto a esto, es necesario también darle un espacio para aclararlo.

Esto debido a que se suele pensar que son lo mismo, de hecho esto aplica para otros sistemas del cuerpo humano.

Pero nos enfocaremos al aparato y sistema digestivo en este caso.

No es muy complicado, solo hay que entender que el aparato digestivo hace referencia a las partes, componentes que en conjunto cumplen una misma función, en este caso el de la digestión.

Hay que hacer énfasis que cada parte del aparato digestivo no tiene que ser similar en tejido o reglas a cumplir, son órganos y partes del cuerpo que forman juegan un rol en la digestión.

Y que a su vez pueden tener un propio sistema con su complejidad y características.

Por otro lado, el sistema digestivo propiamente dicho está integrado por órganos que comparten el mismo tejido.

Cumplen una función en base a un orden establecido, hay una relación estrecha entre cada elemento.

Problemas comunes en el sistema digestivo

Como todo en el cuerpo humano, el sistema digestivo puede enfermar, hay muchos factores.

Vamos a citar algunos de los problemas, sus causas y lo que pueden provocar en la persona.

  • Indigestión: es uno de los problemas digestivos más comunes.

Suele provocar cólicos, malestar general, náuseas, sensación de hinchazón.

Puede deberse a una mala masticación de los alimentos, ingesta excesiva de alimentos e incluso trastornos emocionales como estrés y ansiedad ya que afectan directamente al sistema digestivo.

  • Estreñimiento: también es un problema frecuente, básicamente es la dificultad para expulsar las heces.

Puede tener muchas causas, desde problemas emocionales hasta la ingesta de alimentos sólidos y escaza hidratación.

Consumir mucho café y otros alimentos en exceso como carnes y quesos con demasiada grasa puede provocar el estreñimiento.

  • Sangrado rectal: puede ser muchas veces señal de otro problema en el sistema digestivo, rotura de vasos sanguíneos en la zona del ano e intestinos.

Heridas en el colon, incluso hemorroides, la sangre puede aparecer en las heces, aunque también puede aparecer solo sangre.

  • Acidez estomacal: es una sensación muy dolorosa, se siente generalmente en la parte baja del tórax.

En casos severos puede extenderse el dolor hasta la garganta, ocurre cuando los jugos gástricos se elevan desde el estómago hasta el esófago.

  • Dolores abdominales: sobre todo en las paredes abdominales, este tipo de malestar suele ser más frecuente en mujeres.

Ocurre cuando los nervios del abdomen están sufriendo presión, la buena noticia es que no representa mayor peligro.

Aunque es bueno estar atentos a su duración e intensidad.

  • Incontinencia intestinal: es similar a la incontinencia urinaria, solo que pasa con las heces, hay una dificultad para poder contenerse.

Ocurre usualmente cuando la persona sufre de muchos gases intestinales, puede ser algo temporal, pero de persistir es recomendable acudir al médico.