Saltar al contenido

Sistema auditivo

El sistema auditivo es el que se encarga de procesar los estímulos sonoros de nuestro entorno, las ondas sonoras se transmiten por el aire en diferentes frecuencias e intensidades.

Dichas ondas sonoras son señales eléctricas, nuestros oídos son la entrada a dichas señales.

Gracias al sistema auditivo es que podemos entender e interpretar las ondas sonoras.

De esta manera podemos escuchar música, entender lo que nos dicen, saber qué pasa a nuestro alrededor en general.

Partes del sistema auditivo

El sistema auditivo se compone básicamente de tres elementos que son los siguientes:

  • Oído externo: es la parte externa como indica el nombre, lo que podemos ver.

A su vez esta parte externa se compone por el pabellón auricular y el canal auditivo.

Tiene dos funciones, protección de la parte interna y dirigir lo estímulos hacia el interior del oído.

  • Oído medio: a partir de aquí ya encontramos al tímpano, en esta parte las ondas sonoras ya empiezan a ser procesadas.

Esta parte del oído se compone del martillo, yunque y estribo que son pequeños huesos que intensifican las ondas recibidas.

La intensificación de las ondas sonoras en esta parte del oído, permite que los impulsos eléctricos sean correctamente procesados.

  • Oído interno: Esta parte interna se integra por la cóclea o caracol, su función es el convertir las ondas sonoras en impulsos eléctricos.

Dichos impulsos son los que el cerebro procesa para finalmente nosotros entender la información.

Dentro del oído interno también está el vestíbulo que se encarga del equilibrio.

Los conductores semicirculares también se ubican en esta parte interna y complementan el sentido del equilibrio del vestíbulo.

Éstas tres partes corresponden al sistema auditivo periférico.

Básicamente tiene la función de interpretar las ondas sonoras y forma parte del sentido del equilibrio.

Qué es el sistema auditivo central

En este punto hablamos directamente de la parte no visible del oído.

Aquí entran en juego los nervios auditivos y zonas del cerebro que cumplen la función de procesar los estímulos recibidos por el sistema auditivo periférico.

El sistema auditivo central consta de dos etapas, son las siguientes:

  • El proceso fisiológico: lo que pasa aquí es en el sistema auditivo periférico.

Es decir, ocurre cuando se está recibiendo los estímulos sonoros y se están enviando al cerebro.

  • El proceso psicológico: en este punto dichos estímulos ya son procesados e interpretados.

Funcionamiento del sistema auditivo

Ya podemos tener una idea más clara sobre qué es el sistema auditivo.

El funcionamiento en general es simple de entender, cuando un estímulo externo genera un sonido, esas ondas llegarán hasta nuestros oídos.

Como vimos antes, ingresarán por las diferentes partes del oído hasta llegar al tímpano.

Son las vibraciones las que permiten que las ondas puedan ser procesadas en el oído interno.

Para este punto, ya en el oído interno, las ondas han sido transformadas en impulsos eléctricos que pueden ser procesadas por el nervio auditivo para finalmente permitir que el cerebro interprete los estímulos.

Problemas que pueden ocurrir en el sistema auditivo

El sistema auditivo puede no funcionar correctamente debido a ciertos factores.

Hay que entender que con el paso del tiempo, al igual que otras partes del cuerpo, la audición va desmejorando, es un proceso normal.

No es normal cuando la pérdida de la audición es muy abrupta y marcada.

La sordera suele ocurrir cuando la persona ha estado expuesta a ruidos fuertes por un lapso prolongado de tiempo, los ruidos fuertes pueden causar daños en la parte interna del oído.

Otro problema frecuente en el sistema auditivo es a causa de una infección, el tener el oído con agua lo expone a una infección debido a las bacterias.

Si ocurre esto la sensación de escozor y dolor acompaña a la pérdida de la audición.

También es común tener esa sensación de tener los oídos tapados, usualmente ocurre solo con uno de los oídos.

Cuando la pérdida de la audición se da de forma intempestiva y sin aparente razón, puede haber sido causada por un virus.

También puede tratarse de una infección, cuando los nervios se ven afectados por dichas causas se puede perder la audición de esta forma repentina.

Hay que recordar que el sistema auditivo juega un rol importante en el equilibrio.

Puede ocurrir que se pierda la audición y esto venga con la falta de equilibrio, también la persona puede presentar náuseas y otros síntomas.

Existe el síndrome de Meniére el cual causa una alteración en el sistema auditivo y provoca los síntomas mencionados.

Cualquiera sea el caso que se presente, siempre se recomienda visitar al médico para evitar mayores complicaciones y tratar correctamente el problema.