Síntomas de las cataratas

By |

Introducción

El ojo humano está compuesto de diferentes partes, tejidos, terminaciones nerviosas y estructuras, en donde cada una de ellas cumple una función importante, con el fin de que cada individuo pueda recibir bien las imágenes del exterior, de modo que el cerebro puede procesarlas. De todas estas partes, el cristalino es la parte más clara del ojo, la cual ayuda a que se enfoque la luz o la imagen, sobre la retina. A su vez, la retina es ese tejido sensible que se encuentra en el fondo del ojo.

De forma habitual, cuando no existen problemas oculares de ningún tipo, la luz pasa libremente por el cristalino, hasta la retina, enviando mensajes a las señales nerviosas del cerebro, para poder procesar la información que los ojos están observando. Para que la retina pueda recibir las imágenes claras, el cristalino se tiene que encontrar siempre transparente.

El problema comienza cuando las cataratas aparecen, y es que estas no son más una nubosidad en el cristalino del ojo, lo que da como resultado que la retina reciba las imágenes de forma borrosa. Esta enfermedad es de esas enfermedades oculares que cualquier persona va a sufrir en cualquier momento de sus vidas, y si bien suele ser muy frecuente en las personas adultas, en realidad puede llegar a atacar hasta a niños.

Si bien ver borroso de forma constante es alarmante, las cataratas no son una enfermedad que pueda provocar ceguera, a pesar de que la nubosidad puede ser muy grande y la visión puede estar tan opaca que algunos objetos podrían no poder identificarse. Pese a esto, y muy a pesar de ser catalogada como una enfermedad ocular común, una catara es mejor definida como un envejecimiento del ojo, y cada individuo la sufre una vez que envejece.

Por otro lado, a lo largo de los años muchas personas han llegado a pensar que las cataratas son un tumor en el ojo o tejidos nuevos sobre el cristalino, lo que les ha llevado a mantener una preocupación mayor a lo que realmente es. Pese a esto, es importante siempre mantener una revisión constante con un oftalmólogo para descartar estas patologías graves y buscar una solución a este problema, y es que las cataratas se pueden tratar y la mejoría que se observa es muy grande.

Sin embargo, a pesar de que hemos mencionado que las cataratas no causan ceguera, es importante corregirlas antes de que las mismas se vuelvan más críticas y la visión pueda estar muy comprometida. Y es que imaginen que tienen un trozo de algodón mojado sobre su ojo, es justo así como van a ver.

¿Cómo se desarrollan las cataratas?

Por lo general, las cataras se desarrollan con la edad, siendo esta la causa principal del problema que aqueja a más de un 85% de la población mundial. Estas, a su vez, cuentan con un proceso de desarrollo, que puede ocurrir de dos maneras diferentes, y son las siguientes:

  • La primera forma de desarrollo de la catarata por la edad, es una vez que la proteína se acumula y la claridad de las imágenes se reducen. Esto se debe a que el cristalino de cada ojo se ve compuesto tanto de agua, como de proteína. Una vez que esta cantidad de proteína se acumula, el cristalino se va opacando y nublando, reduciendo la cantidad de luz que debe llegar hacia la retina. Cuando esta opacidad aumenta, la visión comienza a verse más y más borrosa. Este suele ser el desarrollo más común de cataratas.
  • Y la segunda forma de desarrollo, es cuando el cristalino comienza a teñirse de otro color, pasando a ser amarillento o marrón, lo cual tiñe de este mismo color a la visión. Esto también surge con la edad, aunque ocurre en menor medida que la forma de desarrollo anterior. La cantidad de tinta de la opacidad puede ir aumentando de forma gradual, generando que la visión se tiña de marrón de forma gradual, comenzando con un color de tinte claro, hasta llegar a ser oscuro. Esto hace difícil realizar actividades comunes, como leer u observar de lejos a personas o imágenes.

Cuando la segunda forma de desarrollo ocurre, es cuando el individuo no comienza a identificar ciertos colores, como el azul o el morado.

Tipos de cataratas

Las cataras se pueden dividir en diferentes tipos, en donde los mismos se clasifican según sus características y modos de ocurrir. A continuación les hablamos sobre los principales tipos de cataras que existen actualmente:

  1. Catarata subcapsular. Este tipo de catarata es aquella que ocurre justo detrás del cristalino. Por lo general, algunos factores inducen a este tipo de catarata, como lo es la ingesta común de esteroides en altas dosis.
  2. Catara nuclear. Este tipo de catarata es aquella que surge en toda la zona central del cristalino, y lleva este nombre porque a esta zona se le conoce como núcleo. Por lo general, este es el tipo de catarata por envejecimiento más común de todos.
  3. Catarata cortical. Este tipo de catarata es aquella que se caracteriza por un tipo de opacidad de color blanco y con una forma muy peculiar: de cuña, la cual comienza desde la periferia y se comienza a extender hacia el centro del ojo.
  4. Catarata secundaria. Lo que se conoce como cataratas secundarias, son aquellas que aparecen luego de que haya sucedido alguna patología ocular y la misma se haya operado, como el glaucoma. Es muy común que las cataratas aparezcan, sobre todo si el paciente utiliza esteroides.
  5. Catarata traumática. Además del hecho de ocurrir por cirugías, las cataratas traumáticas también ocurren cuando el ojo se ve lastimado por alguna lesión o herida. Una vez que esto haya ocurrido, el cristalino del ojo se ve lesionado durante años, y con el tiempo esto genera el hecho de la aparición de las cataratas.
  6. Catarata congénita. Sí, así como leen, algunos bebés también pueden nacer con cataratas, desarrollándolas durante toda la niñez, en donde por lo general esto ataca ambos ojos. Esto debe ser tratado rápidamente para evitar que el bebé desarrolle complicaciones a la larga.
  7. Cataratas por radiación. Y por último, están las cataratas que aparecen cuando un individuo se encuentra expuesto a una diversidad de radiaciones, debilitando tanto la retina, como el cristalino.

Causas de las cataratas

¿Alguna vez han utilizado una cámara fotográfica, enfocando y obteniendo una nitidez perfecta para sus fotografías?, bien, de esta misma forma trabaja nuestro ojo siempre que el cerebro envía los mensajes correctos. Lo que busca el cerebro es que nuestro ojo enfoque de forma correcta y observe con nitidez todo lo que está a su alrededor, tanto en la lejanía, como en la cercanía.

Como ya hemos mencionado, nuestro cristalino se compone tanto de agua, como de proteínas, y cuando estas proteínas se mantienen en su orden correcto, equilibradas en todo momento, es cuando el cristalino no sufre de irregularidades. Sin embargo, una vez que el individuo comienza a envejecer, los ojos también sufren este envejecimiento, y una vez que esto ocurre, las proteínas comienzan a desequilibrarse, formando cúmulos. Esto provoca la nubosidad en el cristalino, formando la catarata.

Esta nubosidad comienza a crecer conforme el tiempo va pasando, lo que provoca que la catarata aumente en tamaño y el opacidad, lo que dificulta la visión. Sin embargo, a pesar de que la edad es la causa principal de las cataratas, en realidad no se sabe a ciencia cierta cuál es la causa del cambio que ocurre en el cristalino.

Pese a lo anterior, tras varios años de investigaciones y análisis, los profesionales han llegado a la conclusión de que existen algunos factores de riesgo que contribuyen a que las cataratas se desarrollen. Estos factores de riesgo, son los siguientes:

  1. La edad, como el factor principal.
  2. Los rayos ultravioletas solares son tomados con otro de los factores de riesgo más comunes de las cataratas.
  3. El hecho de padecer de algunas enfermedades que son capaces de modificar todo el organismo, como la diabetes y la hipertensión.
  4. A pesar de que no se sabe con seguridad exactamente por qué, la obesidad forma un papel importante en el desarrollo de las cataratas.
  5. Por otro lado, el hecho de fumar también fomenta la debilidad del cristalino, así como también ingerir alcohol en exceso.
  6. El uso de los esteroides también es uno de los factores de riesgo más populares de las cataratas.
  7. El hecho de tener ciertos antecedentes, como de cirugías oculares o lesiones en los ojos.
  8. Los factores hereditarios son también de peso en el hecho de contar con cataratas, sobre todo en las cataratas congénitas.
  9. Contar con algunas patologías oculares, en donde la miopía alta destaca.

Todos estos factores de riesgo, sobre todo si se combinan, generan y ayudan a que las cataratas comiencen a desarrollarse con el tiempo.

Síntomas de las cataratas

Las cataratas, al tratarse de una enfermedad ocular, generan una serie de síntomas muy peculiares y simples de explicar, sobretodo porque son más que comunes. Sin embargo, estos pueden variar, ya que si la catarata es pequeña y apenas está comenzando, los síntomas van a ser muy leves y puede que ni siquiera se noten. Sin embargo, la visión comienza a opacarse conforme pasa el tiempo y la catarata aumenta.

Pese a esto, el hecho de ver borroso no es tan sólo un síntoma de las cataratas, por lo que se necesita de un diagnóstico preciso, a pesar de que las cataratas se pueden observar a simple vista si la misma es muy grande.

Los principales síntomas de las cataratas, son los siguientes:

Visión borrosa

Este suele ser el síntoma principal y el que más rápido se comienza a observar, y es que la visión borrosa es aquella que comienza siempre que la nubosidad en el cristalino comienza a aparecer.

La luz se vuelve deslumbrante

Otro de los síntomas comunes de las cataratas, es que a causa de esta nubosidad en el cristalino, cualquier tipo de luz, inclusive la de una pequeña lámpara, puede parecer increíblemente deslumbrante y cegadora. En el caso de la luz del sol, la misma puede llegar a cegar momentáneamente a aquel individuo con cataratas.

Colores menos brillantes

Así como ocurre lo de la luz, también pasa que los colores resultan ser menos brillantes y se observan menos llamativos.

Estos suelen ser los principales síntomas de las cataratas. Sin embargo, en realidad esto dependerá de cada persona, de sus ojos y del tipo de catarata que se esté padeciendo. Además, todo esto depende también del tamaño de la nubosidad en el cristalino y de en qué parte del mismo se encuentre, ya que si la nubosidad comienza en el borde externo del lente, la vista suele no percibir ningún tipo de cambio y por ende, la catarata no interfiere con la visión del paciente.

Diagnóstico de las cataratas

Una vez que los individuos comiencen a sentir que su vista está fallando, esto les hará pensar que puede tener cualquier otra patología ocular similar, como el astigmatismo, por ejemplo. Sin embargo, las cataratas, siempre que las mismas sean grandes, pueden observarse a simple vista, tanto por el mismo afectado, como por las personas de su círculo social y familiar.

Una vez que estos síntomas comiencen y el paciente requiera de un diagnóstico, el mismo deberá dirigirse hacia un oftalmólogo con el fin de que el profesional observe a fondo los ojos del mismo y pueda realizar un diagnóstico preciso.

Dentro de las pruebas oculares que debe realizar el médico profesional para poder diagnosticar las cataratas, se encuentran las siguientes:

  1. Prueba de agudeza visual. Esta prueba es aquella que se realiza con el fin de observar cómo se encuentra la vista del paciente a distancias distintas y con tamaños diferentes. Para la misma se hace uso de una tabla optométrica.
  2. Dilatación de las pupilas. Para poder realizar un examen más profundo, se requiere de la dilatación de las pupilas. Esto no es más que agrandarlas, con unas gotas especiales que el mismo médico deberá colocarle al paciente. La dilatación de las pupilas se realiza con el fin de examinar a fondo la retina y el nervio óptico, por medio de un lente de aumento especial.
  3. Tonometría. La tonometría es una prueba que se realiza con el fin de medir la presión que se encuentra dentro del ojo. Una vez que se realice esta prueba, el médico deberá colocar una anestesia local en gotas, en cada ojo, con el fin de poder realizar el examen.

Estas son las pruebas que deben realizarse para observar si existen cataratas, aunque la consulta oftalmológica debe englobar otros exámenes más generales y sencillos, para descartar o confirmar otras patologías oculares.

¿Cómo pueden tratarse las cataratas?

Una vez que se haya realizado el diagnóstico de las cataratas, el médico deberá establecer un tratamiento con el fin de disminuir los síntomas, o en otras palabras, eliminar la nubosidad. Los síntomas pueden mejorarse en una pequeña medida si se establecen anteojos que ayuden a que la retina logre enfocar y la vista mejore. Sin embargo, el uso de gafas no asegura que las cataratas se eliminen o dejen de aumentar.

La única forma de asegurar que las cataratas se eliminarán por completo, es a través de una cirugía en la cual se remueve todo el cristalino que se encuentra opaco, y sustituirlo con un lente artificial. Sin embargo, esta cirugía debe ser llevada a cabo siempre y cuando exista un nivel de visión muy reducida y esto le impida al paciente el hecho de realizar actividades comunes, como leer o conducir.

Para poder llevar a cabo este tratamiento, es necesario que el médico explique al paciente, paso por paso, los pros y los contras de la cirugía, con el fin de que la decisión pueda ser tomada entre ambos (paciente y profesional). Pese a esto, esta siempre es la mejor solución y los pacientes suelen verse beneficiados con los resultados.

Por otro lado, existen casos urgentes en donde las cataratas deben ser removidas aún sin que las mismas les causen problemas de visión a los pacientes. Estos casos son aquellos en donde la nubosidad, a pesar de no generar molestias a los pacientes, les impide a los médicos el hecho de poder examinar los ojos del mismo.

Además, si se decide realizar la cirugía y las cataratas se encuentran en ambos ojos, deberá primero realizarse la cirugía en uno de ellos y, pasadas de cuatro a ocho semanas, el otro ojo.

¿Por qué las cataratas no son causa de ceguera?

Si bien la ceguera podría ser una de las complicaciones de las cataratas, siempre que la misma avance y no se trate, en realidad esta opacidad se ve removida de forma rápida una vez que aparece, y en un porcentaje muy reducido es considerada una causa de ceguera alrededor de todo el mundo.

Siempre que el paciente preste atención a sus ojos y síntomas, y visite a un oftalmólogo, el mismo podrá evitar la ceguera.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.