Saltar al contenido

Síntomas del cáncer

Introducción

El cáncer es una enfermedad que surge según diferentes causas, dependiendo del tipo que se esté tratando. De forma general, el cáncer se define como la mutación genética en donde las células sanas del cuerpo se convierten en células malignas, y comienzan a reproducirse de forma descontrolada, hasta formar un tumor.

Dependiendo del lugar en el cual se desarrollen estas células, el cáncer consigue su nombre. Por ejemplo, si las células sanas del páncreas son aquellas que se vuelven malignas y se multiplican sin control, se habla entonces de un cáncer de páncreas, así mismo ocurre con otros órganos, como el hígado, la piel, el cuello uterino y las mamas. Cualquiera de los tipos de cáncer existentes hoy en día, es capaz de propagarse hacia las zonas más cercanas, lo que genera entonces que se denomine cáncer metastásico.

Las causas del cáncer no están del todo bien establecidas, ya que cada uno de estos tipos cuenta con causas y factores de riesgo totalmente distintos. En ocasiones, dependiendo del tipo que se esté desarrollando, las causas puede que estén claras, como en el cáncer de pulmón, o puede que no estén descubiertas aún, como en el cáncer de páncreas. Sin embargo, como hemos comentado, los factores de riesgo cumplen un papel fundamental en el caso del cáncer, incluso de forma general, por lo que se establecen ciertas recomendaciones preventivas que ayudan a que las probabilidades de desarrollar un cáncer, disminuyan.

Síntomas del cáncer

Para poder establecer los síntomas del cáncer, es necesario hablar sobre cada uno de los tipos principales y más frecuentes alrededor de todo el mundo, con el fin de poder mostrar las diferencias existentes entre cada uno de ellos.

A continuación hablaremos de los síntomas del cáncer, desde un punto de vista detallado e individual en el cual se establecen los signos más frecuentes en tres de los más conocidos tipos de cáncer existentes actualmente.

Síntomas del cáncer de pulmón

Este es una enfermedad que surge cuando las células sanas del pulmón, modifican su composición genética y se vuelven malignas, multiplicándose sin control, causando un tumor. Cuando el tumor comienza a crecer en gran medida, es capaz de causar síntomas muy marcados, sobretodo cuando el cáncer avanza y ataca zonas cercanas al órgano principal.

La causa principal de este tipo, suele ser el mal hábito del cigarrillo, los puros o cualquier otra forma de nicotina existente, por lo que se considera que el hecho de fumar es uno de los principales factores de riesgo de este cáncer, además del radón, otras sustancias o factores hereditarios.

Dentro de los principales síntomas que surgen en el cáncer de pulmón, se encuentran los siguientes:

  1. Tos. La tos es el síntoma que primero aparece cuando el cáncer comienza a aparecer en los pulmones. Este síntoma suele ser persistente y regular, mostrando molestias en todo momento, sobretodo cuando ya el tiempo va pasando y la enfermedad va en aumento. Si el cáncer avanza, la tos comienza a surgir con sangre o demasiada flema, con un sabor oxidado.
  2. Dolor en el pecho. Además de la tos, el dolor en el pecho es otro de los principales síntomas que aparecen cuando esta enfermedad comienza a avanzar, sobretodo cuando la tos ya está instalada. El dolor puede llegar a ser regular, moderado o insoportable.
  3. Ronquera. La ronquera puede aparecer de forma irregular o permanente, dependiendo del tipo de etapa en la cual se encuentre el cáncer.
  4. Pérdida de peso. La pérdida de peso es uno de los síntomas más claros de forma general de la mayoría de los tipos de cáncer, en donde en el caso del cáncer de pulmón no se hace esperar. Esta acción es involuntaria y se puede hacer notar hasta un 10% de la pérdida del peso general del individuo en unas semanas.
  5. Dificultad para respirar. Cuando ya el pulmón se ve afectado en gran medida, la tos empeora y la dificultad para respirar comienza aparecer, subiendo de nivel e intensidad, apareciendo entonces en actividades comunes, como caminar, o dormir.
  6. Debilidad. Cuando ya el cáncer comienza a avanzar, la debilidad en el cuerpo del paciente comienza a aparecer, junto a la fatiga y desgano.
  7. Infecciones regulares. Cuando una persona cuenta con cáncer en los pulmones, la misma se ve afectada de sobremanera por infecciones comunes, como la bronquitis y la neumonía, manteniéndose en el organismo durante periodos de tiempo que sobrepasan la normalidad de las enfermedades.

Este tipo de cáncer cuenta con un tratamiento capaz de ayudar al paciente, siempre y cuando se aplique cuando el cáncer apenas está comenzando. Es decir, mientras más rápido se realiza un diagnóstico, más rápido se puede establecer un tratamiento eficaz.

Síntomas del cáncer de mama

El cáncer de mama es un tipo de cáncer que surge en los tejidos de las mamas, en donde las células sanas de esta zona del cuerpo se vuelven malignas y se comienzan a reproducir de forma descontrolada, formando sí un tumor (o lo que se denomina como una masa sólida firme). En este caso el tumor puede ser considerado benigno, o maligno, en donde el benigno cuenta con características similares al tumor maligno.

En el caso del tumor maligno, el mismo se caracteriza por crecer y propagarse hacia otras zonas del cuerpo, mientras que en el caso del tumor benigno, el mismo se caracteriza por crecer hasta cierto tamaño, sin llegar a propagarse de ninguna forma posible. En el caso de los tumores benignos se habla de un tratamiento eficaz, capaz de extirpar el tumor y acabar con la enfermedad.

Cuando el tumor maligno logra crecer y propagarse, el cáncer es considerado como metástasis, ya que el cáncer alcanza zonas cercanas a las mamas. La metástasis se logra gracias a los vasos sanguíneos y linfáticos que ayudan a que las células cancerígenas puedas transportarse hacia otras zonas del organismo.

Dentro de los síntomas principales que son capaces de aparecer en el cáncer de mama, se encuentran los siguientes:

  1. Bulto en la mama. El síntomas principal del cáncer de mama, es la aparición de un bulto sólido en una de las mamas, específicamente debajo del brazo. La misma puede sentirse de forma común o descubrirse a través de chequeos anuales o semestrales de salud, en donde la mujer en cuestión se realiza ciertas pruebas en las cuales se observan todos los tejidos de la mama y se observan quistes o masas sólidas.
  2. Cambios en las mamas. Además de la masa sólida en una o ambas mamas, comienzan a surgir cambios en cada una de ellas, incluyendo cambios tanto internos como externos, en donde los cambios de tamaño y forma, predominan. Sin embargo, esto depende del estadio del cáncer y del tamaño del tumor formado.
  3. Secreción. La secreción es uno de esos síntomas que pueden aparecer de forma repentina en una, o ambas mamas, y surge a través del pezón. Las secreciones pueden llegar a ser blanquecinas o rojizas, dependiendo de si la misma cuenta con sangre. Además de esto, en los pezones también ocurren ciertos cambios físicos, como invertirse un pezón o la aparición de ciertas llagas alrededor de los mismos.
  4. Irritación. En casos externos, las mamas muestran síntomas leves o extensos de irritación, incluyendo dentro de este síntoma la aparición de hoyuelos o rugosidades. Además, en ocasiones las mamas pueden observarse muy rojas y calientes, sobretodo cuando existe inflamación.
  5. Cuando el síntoma anterior aparece, las mamas pueden mostrar mucho dolor. Este síntoma, sin embargo, puede aparecer al comienzo del cáncer o cuando el mismo ya se ha extendido, dependiendo del tipo de tumor que se esté desarrollando.

El cáncer de mama puede ser identificado rápidamente siempre que la mujer en cuestión se realice chequeos preventivos de forma anual, o semestral, de contar con factores de riesgo hereditarios. De ser así, un tratamiento aplicado de forma rápida es capaz de paralizar el cáncer y asegurar que el mismo no aparezca nuevamente en un futuro.

Síntomas del cáncer de próstata

El cáncer de próstata es uno de los principales cánceres en atacar al hombre. Este ataca de forma directa la próstata del individuo y comienza a desarrollarse de forma lenta y pacífica, lo que fomenta el hecho de un diagnóstico muy tardío y no precoz. Esto se debe a la falta de síntomas iniciales y a la pausada evolución del cáncer. Esto, a su vez, genera que el cáncer no se localice en otra zona y se mantenga en todo momento en la próstata, hasta que los años pasan y el cáncer comienza a propagarse hacia otras zonas, y es cuando los síntomas comienzan a notarse.

Aún no se han llegado a establecer las causas exactas que generan que el cáncer de próstata se desarrolle, pero sí se han llegado a establecer algunos factores que aumentan considerablemente el riesgo de padecerlo. Dentro de estos factores, se encuentran ciertos agentes infecciosos, la edad, factores hereditarios y la obesidad. Además, cuando algunos de estos síntomas se combinan, las probabilidades suelen aumentar en un gran porcentaje.

Los síntomas que suelen aparecer cuando existe un cáncer de próstata, son los siguientes:

  1. Problemas para orinar. Los problemas para orinar son de los principales síntomas que aparecen cuando existe esta enfermedad, y suele aparecer cuando el tumor ya ha comenzado a crecer más allá de lo normal. Por lo general, los problemas que surgen son ganas de orinar y que la orina tarde más de lo normal en ser expulsada, o bien, orinar a medias, lo que va inflamando la vejiga, causando malestares y dolores.
  2. Poca fuerza en el flujo de la orina. Además de no poder orinar bien, ocurre que el flujo de fuerza con el que sale expulsado el choro de orina, no suele ser tan fuerte como antes, y poco a poco va disminuyendo aún más en potencia, hasta que se vuelve débil. Este síntoma también es capaz de
  3. Presencia de sangre. Cuando ya se ha comenzado a extender, comienza a aparecer sangre de forma leve en lo que es el semen del hombre afectado. Además, no sólo ocurre en el semen, ya que también aparece sangre en la orina del afectado.
  4. Molestias en la pelvis. Una vez que el cáncer comienza a diseminarse, las molestias comienzan a aparecer, sobretodo los dolores y las contracciones involuntarias. Esto puede ir desde las molestias más leves, hasta que se vuelven insoportables.
  5. Dolor de huesos. Los dolores en los huesos suelen aparecer cuando el tumor inicial duplica su tamaño y suelen afincarse en la zona de la pelvis y de las piernas. Sin embargo, el dolor es capaz de extenderse hacia los demás huesos del cuerpo.
  6. Disfunción eréctil. A pesar de los síntomas anteriores, el que más suele llamar la atención de los afectados suele ser la disfunción eréctil. Esta es capaz de aparecer cuando el cáncer se está propagando, sobretodo en hombres jóvenes con esta enfermedad.

El cáncer de próstata se puede detectar a tiempo, a pesar de su falta de síntomas en las etapas iniciales, y esto se logra gracias a chequeos anuales que se realizan los hombres que cuidan su salud, a través de un examen rectal digital por medio del cual se inserta un dedo, protegido por un guante lubricado, dentro del recto el hombre y se palpa la próstata, buscando irregularidades.

Síntomas del cáncer

Ahora bien, si hemos de establecer una serie de síntomas generales que ocurran en una gran mayoría de los tipos de cánceres que existen, la lista se reduce a los siguientes:

  1. Fatiga crónica.
  2. Dolor de cabeza.
  3. Debilidad excesiva.
  4. Dolores musculares.
  5. Cansancio excesivo.
  6. Estrés y depresión.
  7. Falta de apetito.
  8. Pérdida de peso.

¿Cómo se trata el cáncer?

Independientemente del tipo de cáncer que se esté padeciendo, existen tres alternativas que ayudan a tratar la enfermedad, en donde las mismas se pueden aplicar de forma combinada, o individual, dependiendo del estadio en que se encuentre, de la localización, del tamaño del tumor y de cómo se encuentre el paciente.

El tratamiento inicial suele ser la cirugía, por medio de la cual se busca extirpar el tumor de raíz y eliminar gran parte del problema. En la mayoría de las ocasiones, la cirugía extirpa también los órganos en donde se encuentre la masa sólida, con el fin de eliminar la mayor cantidad de células cancerígenas del organismo.

Por otro lado, también se encuentra la quimioterapia, la cual es un tratamiento muy común que consiste en la administración, por vía endovenosa u oral, un conjunto de medicamentos que ayudan a eliminar las células malignas del organismo del afectado. Este tratamiento engloba todo el organismo del paciente y puede ser combinada con la radioterapia.

La radioterapia es un tratamiento que se basa en una radiación de alta energía que se aplica en las zonas en donde se encuentre el cáncer, de forma directa, con el fin de eliminar cualquier residuo de cáncer existente en la zona y en sus alrededores. Este tratamiento puede ser aplicado antes de la cirugía, para reducir el tamaño del tumor, o después de la misma, para eliminar lo que reste del cáncer.