Síntomas del cáncer de próstata

By |

Introducción

La próstata es una glándula del tamaño de una nuez, que se encarga de producir el semen del hombre, por lo que se considera una glándula sexual. Esta glándula se encuentra debajo de la vejiga urinaria, y se mantiene rodeando la uretra.

El cáncer de próstata es uno de los cánceres más frecuentes en los hombres, y se caracteriza por evolucionar de forma lenta y pausada, manteniéndose en esta zona durante un tiempo. Luego, conforme han pasado los meses y sin ningún daño grave en la próstata, el cáncer comienza a crecer y diseminarse, de ser el caso, y es que no en todos los casos se trata de casos agresivos, ya que este tipo de cáncer puede llegar a ser muy pasivo.

Una vez que el cáncer se extirpa o tras realizarse una biopsia al tejido prostático del hombre en cuestión, incluso si este es sano, se encuentra que este tipo de cáncer afecta a un gran número de hombres alrededor de todo el mundo, pero específicamente en una gran mayoría a todos aquellos mayores de setenta años. Además, se estima que un 90% de los hombres mayores de noventa años cuentan con este tipo de cáncer, sólo que no se dan cuenta porque los síntomas son muy leves y generalmente fallecen sin saber que tenían este tipo de cáncer.

A pesar de que es difícil establecer un diagnóstico temprano por la falta de síntomas iniciales, se estima que las probabilidades de curación crecen el doble de su número cuando esta enfermedad se detecta de forma temprana.

Causas del cáncer de próstata

A pesar de que aún no se han establecido las causas exactas del cáncer de próstata, en realidad tras una serie de análisis y de observaciones epidemiológicas realizadas por expertos, se ha llegado a la conclusión de que esta enfermedad tiene que ver con cuatro causas principales y una serie de factores que aumentan el riesgo de desarrollarla.

Las principales causas del cáncer de próstata, son las siguientes:

  • Factores genéticos. Según algunos estudios realizados a fondo, se ha demostrado que los factores genéticos tienen que ver directamente con la aparición de este tipo de cáncer, específicamente por un gen en especial del cromosoma 1.
  • Factores hormonales. Diversos estudios han demostrado que existen diferente factores hormonales que ayudan a que el cáncer de próstata se desarrolle, en donde destacan la dependencia de las hormonas masculinas andrógenas y el hecho de que este tipo de cáncer no aparece en los eunucos.
  • Factores ambientales. Por otro lado, existen algunos factores ambientales que se combinan con los factores genéticos y generan el desarrollo del cáncer prostático, en donde destaca el hecho de contar con países en donde se consume mucha carne de animales; en donde los hombres se encuentran expuestos a los humor de los autos y a las sustancias químicas que surgen de la goma y la pintura.
  • Agentes infecciosos. Y por último dentro de las causas de este tipo de cáncer, se encuentran algunos agentes infecciosos que por lo general se transmiten a través de las relaciones sexuales. Esto aumenta cuando el individuo masculino mantiene relaciones íntimas con mujeres prostitutas o promiscuas, cuando comienzan su vida sexual a temprana edad o cuando cuentan con alguna historia previa de enfermedad sexual.

Por otro lado, a continuación dejamos los principales factores de riesgo del cáncer de próstata:

  • Edad. La edad es un factor determinante que ayuda a que el riesgo de desarrollar esta enfermedad, aumente considerablemente, y es que mientras más edad tenga el hombre, más posibilidades tiene de sufrir cáncer de próstata.
  • Raza. A pesar de que el cáncer de próstata no mide altura o raza, en realidad se han realizado estudios que determinan el hecho de que ser hombres afroamericanos, aumenta el riesgo de padecer de este tipo de cáncer, por sobre otras razas. Además, en estos casos el cáncer de próstata se caracteriza por ser agresivo.
  • Antecedentes familiares. Los antecedentes familiares son un alto factor de riesgo que coloca un gran peso en el hecho de padecer de este tipo de cáncer, sobretodo cuando se trata de un padre directo que haya padecido de cáncer de próstata, o bien, si se cuenta con una mujer que cuenta con cáncer de mama.
  • Obesidad. Y por último, está la obesidad, en donde este factor aumenta el riesgo de padecer de cáncer de próstata y genera que el mismo sea agresivo y avance de forma rápida, lo que hace la enfermedad más difícil de tratar.

Estos factores no aseguran el padecimiento de la enfermedad, pero sí aumentan considerablemente el nivel de riesgo de la misma.

Síntomas del cáncer de próstata

Como bien decíamos, el hecho de mostrar una serie de síntomas se hace muy difícil y lento cuando se trata de un cáncer de próstata, sobretodo porque el avance del mismo va de forma pausada, lo que ralentiza la manifestación de los signos iniciales, y por ende, se establece un diagnóstico tardío.

Cuando el tumor se mantiene en un solo sitio (la próstata), sin extenderse a zonas cercanas, es cuando el hombre no siente ningún tipo de molestia, lo que categoriza la enfermedad en fase inicial como asintomática. Sin embargo, existen ocasiones en donde se sienten algunos síntomas muy leves, como alguna pequeña obstrucción que puede ser confundida con alguna otra patología, en donde destacan la incontinencia urinaria o la interrupción de la orina.

Ahora bien, cuando el tumor se encuentra en un estadio avanzado, comienzan a aparecer una serie de síntomas que le indican al hombre afectado que algo está ocurriendo en su organismo.

Los principales síntomas del cáncer de próstata, son los siguientes:

Problemas para orinar

Cuando ya el tumor comienza a crecer, los problemas para orinar comienzan a aparecer en cada uno de los hombres afectados, en donde destacan el hecho de tener ganas de orinar y no poder, u orinar a medias.

Disminución en la fuerza del flujo de la orina

Ocurre también que la fuerza con la que el hombre orina se vuelve más débil, provocando molestias y algo de dolor.

Presencia de sangre en el semen

La presencia de la sangre en el semen es uno de los síntomas que aparecen cuando ya el problema está muy avanzado, así como también puede aparecer sangre en la orina. Este suele ser uno de los síntomas más visibles para los hombres.

Molestias en la zona pélvica

Las molestias en la zona pélvica no tardan en llegar cuando el problema ya está avanzado, en donde estas pueden ser intermitentes o mostrarse regulares.

Dolor en los huesos

Cuando ya el tumor mantiene el doble del tamaño inicial en etapas tempranas, comienzan a ocurrir ciertos dolores en los huesos de forma general en el cuerpo, pero que se sienten aún más en la zona de las piernas y de la pelvis.

Disfunción eréctil

Este, de todos los síntomas anteriores, suele ser el síntoma que más preocupa a los hombres, sobretodo cuando se trata de personas jóvenes que padecen del cáncer de próstata.

Otros síntomas

Además de los síntomas anteriores, pueden surgir algunos otros, dependiendo del tamaño del tumor y del cuerpo del afectado, en donde destacan los problemas al tener relaciones sexuales, los signos de infección frecuentes, el cansancio corporal, la fatiga frecuente, la inflamación en las piernas y la pérdida de fuerza de las mismas.

¿Cómo se diagnostica el cáncer de próstata?

A pesar de que hemos estado mencionando el hecho de que esta enfermedad presenta signos cuando ya la misma ha avanzado en gran medida, en realidad se puede diagnosticar de forma precoz, sobretodo si los hombres acuden a revisiones médicas anuales y de rutina, lo que acaba generando un diagnóstico sin llegar a sentir síntomas.

El cáncer de próstata se puede diagnosticar a través de pruebas médicas, en donde el profesional deberá palpar la zona afectada o la zona acorde al estudio y podrá detectar que algo está diferente de cómo debería. Además, si los hombres se realizan un examen de sangre específico, rutinario y anual, el mismo puede ayudar a detectar rápidamente la enfermedad, sin necesidad de esperar a que el mismo muestre síntomas.

Ahora bien, cuando se realiza una visita médica por algún síntoma, el médico deberá establecer un chequeo profundo para descartar patologías y confirmar el diagnóstico. Dentro de estas pruebas, destacan las siguientes:

  1. Examen rectal digital. Esta es la prueba que mejor se conoce como tacto rectal y es aquella que se realiza con un guante completamente lubricado, en donde el médico debe colocarse este guante e insertar un dedo dentro del recto, con el fin de buscar áreas irregulares, duras, inflamadas o con alguna protuberancia. No suele generar dolor y es una prueba que se caracteriza por ser rápida.
  2. Análisis de sangre. Esta prueba de sangre es específica y se realiza con el fin de detectar cierta sustancia creada por la próstata, denominada antígenoprotático específico(PSA). Con este análisis se puede encontrar un cáncer de próstata silencioso, por lo que se recomienda realizar de forma anual.
  3. Examen de orina. Con el examen de orina se buscan diferentes anomalías en la misma, tales como sangre o alguna infección que indique tumores o hiperplasia.
  4. Ecografía transrectal (TRUS). Mediante la ecografía se busca un resulta mucho más visual, ya que se observa la próstata a través de una pantalla, lo cual se logra insertando una sonda por medio del recto, en donde la misma contendrá una pequeña cámara que irá mostrando todo lo que va captando, en una pantalla que el médico deberá observar mientras va haciendo el examen. No suele ser dolorosa.
  5. Biopsia de próstata. Y por último, para poder confirmar de forma segura el cáncer de próstata, se debe realizar una biopsia del tejido prostático, por medio de una aguja que se inserta en la próstata y extrae parte del tejido. Este deberá estudiarse y confirmar o descartar la existencia de células cancerígenas.

Estas pruebas se realizan de forma común en muchos países, en donde a pesar del tabú y de la incomodidad de realizarse a través del ano, son necesarias para diagnosticar de forma precoz cualquier patología.

¿Cómo se trata el cáncer de próstata?

Al tratarse de un cáncer que se desarrolla de forma muy lenta, y si no se diagnostica de forma precoz, el tratamiento tarda en llegar y suele tardar en mostrar buenos efectos. Si por el contrario se determina la enfermedad de forma precoz, el tratamiento mostrará efectos positivos.

Sin embargo, el cáncer de próstata se puede tratar, en donde el mejor método de tratamiento va a depender del tamaño del tumor y del avance de la enfermedad. Los principales tratamiento que se utilizan para tratar el cáncer de próstata, son los siguientes:

  • Cirugía. La cirugía consiste, básicamente, en la extracción de la próstata de forma completa y de todos los tejidos que se encuentran a su alrededor. En ocasiones se pueden extraer algunos de los ganglios linfáticos que se encuentran en el área de la pelvis.
  • Radioterapia. La radioterapia es un tratamiento que puede llevarse a cabo de forma individual o conjunto con la cirugía, en toda la zona afectada, con el fin de dejar esta zona completamente limpia de células malignas.
  • Terapia hormonal. Es bien sabido que el tumor va creciendo por la acción que tiene la testosterona, una hormona masculina. Lo que ofrece esta terapia es un tratamiento que busca reducir estos niveles hormonales con el fin de que el tumor detenga su evolución.

Además de estos tratamientos, se debe mantener una observación especial para con este cáncer, vigilando que el cáncer no siga evolucionando. Esto debe realizarse de forma regular en cualquier paciente, pero debe ser más exhaustivo en adultos mayores de sesenta años.

Complicaciones del cáncer de próstata

Si el cáncer de próstata se diagnóstica cuando la enfermedad ya está muy avanzada, es posible que la misma traiga consigo una serie de complicaciones, en donde destacan las siguientes:

  • Metástasis. La metástasis es la propagación del cáncer a través de las zonas cercanas a la próstata, en donde si no se detiene esta propagación, puede llegar hasta los huesos y otros órganos, siempre que la misma se extienda hasta el torrente sanguíneo. Una vez que se llegue hasta este punto, el tratamiento puede aplicarse pero no asegura una curación.
  • Tanto la enfermedad no trata a tiempo, como el tratamiento a colocar, son elementos que generan que exista una incontinencia urinaria. Sin embargo, esta complicación se puede tratar, dependiendo del nivel de gravedad que se esté presentando.
  • Disfunción eréctil. Y por último, está la disfunción eréctil, la cual es una complicación que surge tanto por el cáncer, como por el tratamiento. Se puede tratar con medicamentos o dispositivos que ayudan a que la erección vuelva a ocurrir.

¿El cáncer de próstata se puede prevenir?

A pesar de que no existe ningún método que asegure la prevención de esta enfermedad, en realidad se pueden llevar a cabo estudios anuales que ayuden a observar cambios desfavorables en la próstata de cada individuo masculino, con el fin de prevenir un cáncer avanzado y ofrecer un diagnostico que asegure un tratamiento eficaz que brinde calidad de vida. Además, si se evita el tabaco, el cigarrillo, el alcohol y la mala alimentación, esto ayuda a que un cáncer de este tipo se demore en desarrollarse.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *