Síntomas del cáncer de piel

By | junio 5, 2018

Introducción

El cáncer de piel es uno de los principales tipos de cánceres que existen y atacan a miles de personas a nivel mundial. Esto se debe al factor determinante de los rayos del sol que se mantienen siempre presentes en cualquier parte en donde existen individuos. Sin embargo, a pesar de ser alarmante, es tranquilizador saber que es una de las enfermedades que destacan por ser prevenibles y por contar con un alto índice de curación.

De forma general, en la mayoría de los casos este tipo de cáncer aparece en personas que pasan los treinta años de edad, sobretodo en aquellas que se mantienen siempre expuestas a la luz del sol sin protección alguna. El número de personas con este cáncer ha ido en aumento en los últimos años, de forma gradual y alarmante, no obstante, su tasa de moralidad ha disminuido, ya que hoy en día existen diferentes métodos de tratamiento que salvan la vida de cada paciente.

Tipos de cáncer de piel

Al tratarse de un cáncer en una zona del cuerpo muy expuesta ante agentes secundarios, se dice que el mismo puede variar según sea la forma en la que ocurre la mutación de las células. Hoy en día existen tres tipos de cáncer de piel principales, en donde los dos primeros suelen ser los menos peligrosos y su incidencia suele ser mayor, ofreciendo a quienes lo padecen un alto índice de vitalidad y calidad de vida.

Estos tipos de cáncer de piel, son los siguientes:

  1. Carcinoma basocelular. Este tipo de carcinoma es aquel que aparece en las capas de las células basales que existen en la piel. Tiene altas probabilidades de curación y suele aparecer en personas mayores de cincuenta años.
  2. Carcinoma espinocelular. Este tipo de carcinoma es aquel que se caracteriza por ser fácil de curar y aparece en otras células de la piel, en zonas también sencillas de eliminar. Sin embargo, es capaz de generar desfiguración en la piel de los individuos.
  3. Melanoma. El melanoma es el tipo de cáncer de piel que con menos frecuencia ataca a los individuos, pero que es capaz de causar la muerte en los afectados. Este se caracteriza por comenzar en los melanocitos, siendo estas las células que producen melanina. La melanina es el pigmento que ofrece color a la piel.

Estos tipos de cáncer de piel son aquellos que se asemejan en el hecho de aparecer frecuentemente por la exposición regular a los rayos del sol.

¿Qué es la luz ultravioleta (UV)?

Específicamente hablando, los rayos ultravioleta (UV), es aquellos rayos que a simple vista son invisibles ante nuestros ojos y que provienen directamente del sol y de cualquier otro aparato que exponga radiaciones similares, como las lámparas solares y las camas solares. A su vez, existen tres tipos de rayos ultravioletas: UVA, UVB y UVC, ultravioleta A, B y C, respectivamente.

De todos estos, los UVA son aquellos que más alcance tienen hasta la superficie de la Tierra, y es que estos son capaces de penetrar cualquiera de las capas más profundas de nuestra piel, generando daños en los tejidos conjuntivos y en el ADN de la piel. Por otro lado, la mayor cantidad de estos rayos UVB son absorbidos por la capa de ozono, por lo que una cantidad más pequeña es aquella que alcanza la Tierra. Estos rayos UVB son aquellos que se caracterizan por ofrecer la vitamina D que necesita la piel, pero también son aquellos que causan quemaduras solares.

Los rayos UVC son aquellos que se caracterizan por ser los más peligrosos de todos, pero aquellos que no llegan hasta la superficie de la Tierra, ya que los mismos son absorbidos por la capa de ozono.

Síntomas del cáncer de piel

El cáncer de piel cuenta con una serie de síntomas claros y específicos que ayudan a que tanto los pacientes como los profesionales, detecten el problema de forma precoz, y es que al tratarse de un tipo de cáncer que se encuentra e una zona visible, puede diagnosticarse claramente en un comienzo.

Esta enfermedad cuenta con una serie de síntomas que se observan a simple vista y sin tanto detalle, pero en donde los mismos pueden variar dependiendo del tipo de cáncer que se esté presentando. En el caso del carcinoma basocelular, el mismo aparece en una especie de lesión ulcerada o en un cambio en la coloración de la piel, en cualquier zona que se encuentre expuesta directamente al sol. Por otro lado, en el caso del carcinoma espinocelular, este suele aparecer en una especie de lesión costrosa que se observa en una zona de la piel que se encuentre roja. Por lo general, esta última puede volverse maligna de forma rápida, creciendo con el tiempo.

Para establecer una serie de síntomas en concreto que tengan que ver directamente con carcinomas en la piel, a continuación les mostramos los principales síntomas del cáncer de piel:

Aparición de lunares

Uno de los síntomas principales que aparecen cuando existe un cáncer de piel a la vista, es la aparición extraña y regular de lunares, sobretodo aquellos que cuentan con formas irregulares. A pesar de que suena a un síntoma al que pocas personas le prestarían atención, en realidad es un síntoma notorio ya que estos lunares comienzan a aparecer de forma repentina, con tamaños, colores y texturas diferentes a los comunes.

Cambios en los lunares

Por otro lado, es importante mantener siempre presente el hecho de la forma en la que se encuentran todos los lunares que se tengan en el cuerpo, con el fin de notar cualquier tipo de cambio que pueda ocurrir.

Para poder mantener una regla sobre lo que está bien y lo que está irregular, expertos han desarrollado un método para mantener en claro las características de unos lunares irregulares, en donde las reglas se basan en las primera letras del abecedario (ABDCE).

La A significa asimetría, en donde los lunares que se observan cuentan con mitades que no corresponden a las mismas. La B corresponde a los bordes, haciendo referencia a los lunares que no se encuentran bien definidos o se observan deformes. La C hace referencia al color, en donde por lo general se oscurecen, aunque también pueden verse decolorados o con colores que no corresponden a lunares sanos. La D tiene que ver el diámetro, en donde podría llegar a alcanzar hasta seis milímetros y por último, la E, que tiene que ver con la elevación de los lunares, en donde los mismos suelen contar con una superficie abultada e irregular.

Llagas que no cicatrizan

Otro de los síntomas principales del cáncer de piel, es el hecho de que algunas llagas no cicatrizan. Una vez que las células se mantienen siempre saludables, tienen la capacidad de regenerarse rápidamente, sobretodo ante llagas o lesiones. Sin embargo, cuando estas células presentan una serie de alteraciones, las mismas se vuelven malignas y la capacidad de cicatrización se ve disminuida.

Esto quiere decir que el hecho de contar con heridas que no sanan, es sinónimo de que algo no se encuentra bien en la piel.

Pigmentos de manchas que se propagan

Si bien la piel se mancha por una inmensidad de razones, es necesario prestar atención a estas manchas, sobretodo por el hecho de que las mismas comienzan a propagarse. Es decir, cuando los bordes de estas manchas se propagan hasta la piel circundante, es necesario tenerlas en cuenta ya que este es un claro síntomas de cáncer de piel.

Inflamación y enrojecimiento

El hecho de contar con células malignas en la piel, es sinónimo de que ocurra una reacción inflamatoria que aparece en cualquier zona del cuerpo, incluyendo lunares u otras zonas. En ocasiones este síntoma se confunde con una irritación común, con la diferencia de que este empeora con el pasar de los días.

Sensibilidad y dolor

Y por último, está el hecho de contar con sensibilidad y dolor, siendo estas señales que tienen que ver con el cáncer o cualquier otra enfermedad. Las características generales de estos síntomas, suelen ser la comezón común, el dolor cuando la piel se roza o la irritación frecuente.

Causas del cáncer de piel

Si bien ya hemos mencionado el hecho de que los rayos UV son una de las causas principales de la aparición del cáncer en la piel, en realidad esta no es la única, aunque si bien la principal.

Sin embargo, antes de hablar de otra causa, es necesario establecer el hecho de que si bien cualquier persona puede contraer cáncer de piel por la exposición al sol, no cualquiera lo desarrolla, ya que todas las personas se encuentran expuestas al sol. Pese a ello, existen personas que se encuentran en riesgo más que otras, exponiéndose al sol durante horas y días seguidos, debilitando y dañando sus tejidos y células.

Ahora bien, existe otra causa relevante de esta enfermedad, aunque no tan frecuente como la de los rayos UV, y es el factor genético. Cuando una persona cuenta con padres o familiares directos que hayan padecido de alguna neoplasia cutánea, la misma se encuentra en riesgo de desarrollar la enfermedad.

Factores de riesgo del cáncer de piel

Si bien las causas del cáncer de piel están bien establecidas, por otro lado existen ciertos factores que generan que una persona cuente con un riesgo mayor a desarrollar la enfermedad.

Los principales factores de riesgo del cáncer de piel, son los siguientes: tener una piel clara; contar con una serie de antecedentes, tanto personales como familiares en cuanto a esta enfermedad; mantenerse bajo la exposición del sol durante largos periodos de tiempo; tener antecedentes de quemaduras por el sol o bronceados en camas solares; contar con una piel delicada en donde las pecas o el enrojecimiento aparecen rápidamente; tener los ojos claros y el cabello rubio o pelirrojo; y contar con ciertos tipos de lunares.

Pese a lo que se pueda pensar, el hecho de broncearse no es sinónimo de buena salud o de algo bueno. En realidad, el bronceado es tan sólo la respuesta que tiene la piel se informar que las células sanas han sido lastimadas por los rayos UV.

¿El cáncer de piel se puede prevenir?

A pesar de que la mayoría de los cánceres no puede prevenirse por la falta de información acerca de sus causas o de sus síntomas tardíos, en el caso del cáncer de piel se habla de una posible prevención, sobretodo cuando el problema se detecta de forma precoz.

En sí, la mejor forma de prevenir esta enfermedad, es partiendo de sus causas, y si bien el factor genético no puede manejarse, la causa principal y mayor, sí: la exposición al sol. Mientras menos exposición solar se mantenga, más altos serán los índices de prevención.

Por otro lado, como se sabe que exponerse al sol es algo común, existen métodos de fotoprotección que ayudan a que los tumores en la piel crezcan y se desarrollen. El poder de este método de prevención es muy alto, sobretodo porque ayuda a que la piel expuesta al sol no se lastime como cuando no cuenta con una protección.

Por otra parte, es importante mantener siempre una rutina de observación con un dermatólogo, sobretodo si se mantiene una exposición al sol de forma prolongada. Además, si del mismo modo se encuentra un lunar extraño o diferente, es también importante mostrárselo al médico, con el fin de determinar si el mismo es un lunar común, o irregular.

La mejor forma de prevenir el cáncer de piel, es protegiendo la misma de la exposición al sol, y esto a su vez se puede realizar siguiendo una serie de recomendaciones preventivas, en donde destacan las siguientes:

  • Mantenerse en la sombra en aquellas horas en donde el sol está más fuerte, como el mediodía.
  • Utilizar ropa que proteja extremidades, sobretodo en aquellas estaciones del año en donde el sol se encuentra en lo alto.
  • Evitar totalmente la exposición al sol en bañadores o ropa interior.
  • Si puede, utilice un sombrero con el cual pueda cubrir su rostro, sus orejas, su cuello y su cabeza en general. Esto, a su vez, ofrece sombra a otras zonas del cuerpo.
  • Utilice gafas de sol que protejan en un gran porcentaje contras los rayos UV.
  • Utilice protector solar con un FPS de 15 o mucho más alto, y colóquelo en su cuerpo desde que se despierta.

Es importante tener en cuenta que estas recomendaciones hay que llevarlas a cabo durante todo el año, ya que incluso cuando el cielo se ve nublado y el sol se mantiene oculto, los rayos UV siguen haciendo el mismo efecto. Además, estos rayos también se reflejan y atacan cuando se reflejan en superficies de espejo, incluyendo el agua, y en superficies sólidas, como el cemento. Lo que quiere decir que es necesario mantener una prevención precisa también en estas áreas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *