Síntomas del cáncer de páncreas

Introducción

El páncreas es un órgano que se encuentra ubicado en el abdomen, peculiarmente en un modo horizontal, justo en la parte de atrás de la parte más baja del estómago. Este órgano cuenta con una función muy particular, en donde la misma es liberar enzimas que ayudan a que la digestión se realice del modo correcto, además, también libera todas esas hormonas que ayudan a que el azúcar en el organismo se mantenga siempre controlado.

Cuando el páncreas comienza a tener problemas en la reproducción de sus células, es cuando se habla de la aparición de un cáncer capaz de extenderse rápidamente hacia otros órganos, sobretodo a aquellos que se encuentran cercanos. Sin embargo, esta enfermedad no se caracteriza por detectarse de forma precoz, sino cuando ya se ha extendido hacia otras zonas, produciendo un cáncer de páncreas metastásico.

Pese a lo anterior, cuando un individuo cuenta con una herencia familiar directa de individuos con cáncer de páncreas o quistes pancreáticos, estos pueden realizarse ciertos exámenes que podrían ayudar a que el cáncer se detecte rápidamente desde sus comienzos, asegurando un tratamiento efectivo.

Síntomas del cáncer de páncreas

Como decíamos, el cáncer de páncreas no suele detectarse de forma temprana debido a que se considera una enfermedad asintomática en sus comienzos, por lo que comienza a mostrar síntomas cuando ya la enfermedad ha avanzado en gran medida.

Dentro de estos principales síntomas del cáncer de páncreas, se encuentran los siguientes:

Dolor

El síntoma que primero comienza es un dolor que empieza en la parte superior del abdomen, y que poco a poco se comienza a extender hasta la espalda, subiendo en nivel e intensidad.

Pérdida de peso

Esta enfermedad genera que el afectado comience a perder el apetito de forma gradual, hasta llegar a comenzar a perder peso de forma involuntaria y brusca, mostrando un cambio de cuerpo muy rápido.

Depresión

No se sabe exactamente por qué la depresión es uno de los síntomas de este tipo de cáncer, pero es uno de los que atacan emocionalmente al individuo afectado.

Diabetes

Al tratarse de un cáncer que afecta a un órgano que segrega una hormonal del azúcar, uno de los síntomas principales en aparecer es un cuadro de diabetes que puede controlarse con medicamentos.

Fatiga

Cuando el cáncer ya comienza a avanzar, la fatiga no se hace esperar y comienza a aumentar en nivel de forma gradual, hasta que el individuo no puede mantenerse de pie por mucho tiempo.

Ictericia

La ictericia es un síntoma en el cual la piel del afectado y la parte blanca de sus ojos se vuelven amarillentas, tanto leve, como moderadamente.

¿Es necesario visitar al médico? ¿Cuándo?

Es necesario prestar atención a todos y cada uno de los síntomas antes mencionados, ya que cualquiera de ellos podría ser un indicativo de que algo está ocurriendo en el organismo de cualquier individuo, y es cuando es importante visitar el consultorio de un médico.

A pesar de que estos síntomas no aparecen apenas comienza el cáncer a aparecer, en realidad puede que alguno de ellos muestre signos rápidamente, como la pérdida de peso involuntaria o la fatiga persistente. Además, otros de estos síntomas pueden comenzar a aparecer de forma leve, siendo catalogados como malestares comunes de patologías frecuentes, en donde destacan los dolores en el abdomen.

Lo ideal es visitar al médico apenas se sientan molestias, con el fin de detectar el problema y descartar posibles enfermedades.

Causas del cáncer de páncreas

A pesar de tratarse de una enfermedad conocida y frecuente en una gran cantidad de personas alrededor de todo el mundo, en realidad aún no se han establecido las causas exactas que genera que este tipo de cáncer se desarrolle en el organismo de un individuo sano. Sin embargo, tras un sinfín de estudios, investigaciones y análisis realizados por los médicos expertos, se ha llegado a la conclusión de que existen una serie de factores que generan que el riesgo de padecer esta enfermedad, aumenten.

Los principales factores de riesgo del cáncer de páncreas, son los siguientes:

  1. Pancreatitis. La pancreatitis es la inflamación crónica del páncreas, que puede aparecer según diversas situaciones. Esto aumenta considerablemente el riesgo de desarrollar el cáncer.
  2. Diabetes. Cuando un individuo sufre de diabetes, quiere decir que tiene un descontrol en su azúcar, lo cual a su vez puede provenir de un problema en el páncreas.
  3. Antecedentes familiares. Cuando una persona cuenta con familiares que hayan sufrido de síndromes genéticos, esto aumenta el riesgo de padecer de una mutación en las células del páncreas, desarrollando así el cáncer. Además, cuando estos familiares han padecido cáncer de páncreas, el riesgo aumenta en gran medida.
  4. Edad. A pesar de que esta enfermedad puede aparecer en cualquier momento, aumentan las posibilidades en aquellas personas mayores de sesenta y cinco años.
  5. Otros factores. El hecho de fumar y de tener obesidad, son factores que influyen en la aparición de este tipo de cáncer.

Según un estudio realizado, se ha llegado a la conclusión de que estos factores de riesgo aumentan las posibilidades de forma general, pero cuando los mismos se combinan, el riesgo aumenta el doble. En sí, lo que más aumenta el riesgo de padecer de cáncer de páncreas, es la combinación del cigarro, la diabetes y una mala dieta.

¿Cómo se diagnostica el cáncer de páncreas?

Cuando los síntomas hayan comenzado, y se haya visitado al médico, el mismo deberá realizar un examen físico y luego, al sospechar de un cáncer de páncreas, es necesario que el mismo solicite la realización de algunos exámenes.

Los exámenes que generalmente se exigen para confirmar el cáncer de páncreas, son los siguientes:

  • Exámenes por imágenes. Estos exámenes son exclusivos para detectar anomalías dentro de los órganos internos del organismo, sobretodo el páncreas, por lo que se solicitan principalmente para observar cómo se encuentra este órgano. Las técnicas que se utilizan generalmente son ultrasonidos, tomografías computarizadas y resonancias magnéticas.
  • Biopsia. La biopsia es un estudio que debe realizarse de forma obligatoria con el fin de descartar patologías y confirmar el cáncer de páncreas. Este consiste en la extracción de una muestra del tejido del páncreas con el fin de examinarla bajo el lente de un microscopio, y así poder observar el estado de las células del órgano.
  • Análisis de sangre. Los análisis de sangre deben realizarse con el fin de detectar las proteínas específicas que suelen desprenderse cuando existen células cancerosas en el páncreas. Estas pruebas son denominadas como marcadores tumorales, y no siempre son confiables. Además, se exigen exámenes de sangre generales para observar cómo se encuentran los valores comunes del afectado.

Una vez que el médico confirme el cáncer de páncreas, se debe proceder a determinar la etapa en la cual se encuentre la enfermedad. Esto se logra con pruebas de estadiaje, y se realiza con el fin de establecer un tratamiento adecuado dependiendo de la etapa de la enfermedad.

¿El cáncer de páncreas se puede tratar?

En efecto, esta enfermedad puede ser tratada, pero dependiendo en todo momento de la etapa en la cual se encuentre la misma y en el lugar en el cual se localice el tumor. Además, para lograr un tratamiento efectivo, es necesario que la salud del individuo, en general, se encuentre bien.

Lo ideal es conseguir eliminar el tumor del páncreas, siempre y cuando esto sea posible. Si por el contrario es imposible eliminar el cáncer, lo ideal es enfocar el tratamiento en mejorar la calidad de vida del afectado, evitando el crecimiento del tumor en cuestión. El tratamiento del cáncer de páncreas puede incluir tres procedimientos, o una combinación de dos de ellos, en donde los mismos son la cirugía, la radioterapia y la quimioterapia.

La cirugía es un procedimiento que se realiza con el fin de extirpar el cáncer de raíz, siempre y cuando el cáncer se encuentre localizado en la cabeza del órgano. Se pueden realizar diferentes procedimientos, en donde por lo general los mismos se adaptan a cada situación y al estadio del cáncer. Cualquier cirugía que se realice para extirpar el cáncer del páncreas, conlleva un riesgo de sangrado y de infección, además de que la mayoría de los pacientes se queja de náuseas y vómitos. Estos síntomas son normales y el tiempo de recuperación es de varias semanas.

Por otro lado, la quimioterapia es un procedimiento que utiliza medicamentos que ayudan a eliminar las células cancerosas del organismo. La quimio puede ser inyectada en una vena, o bien, ser ingerida a través de pastillas. Este proceso puede incluir un solo medicamento o un conjunto de ellos, dependiendo de si existe metástasis o del estadio de la enfermedad.

Por lo general, la quimioterapia suele ser combinada con la radioterapia, siempre que el cáncer se haya expandido más allá del páncreas, pero no demasiado lejos. Además, este procedimiento combinado se realiza antes de la cirugía, con el fin de reducir el tamaño del tumor y que el mismo sea extirpado de forma más sencilla. Cuando se trata de un caso en el cual el cáncer ya se ha extendido en gran medida, la quimioterapia se realiza con el fin de alargar la vida del paciente.

La radioterapia es un procedimiento que hace uso de rayos de alta energía, similares a lo que se utilizan en los rayos X. Este tratamiento, de forma individual, se puede realizar antes o después de la cirugía, con el fin de destruir con las células cancerosas que hayan quedado esparcidas en el organismo.

Complicaciones del cáncer de páncreas

Si el cáncer de páncreas no se trata, el mismo puede comenzar a progresar, lo que se observa gracias a las complicaciones que son capaces de aparecer una ve que esto ocurre.

Las complicaciones principales que aparecen siempre que el cáncer de páncreas avance y no se trate, son las siguientes:

  • Pérdida de peso. Además de ser un síntoma, es también una complicación, ya que la pérdida de peso se puede volver toda una enfermedad. Esta pérdida se vuelve exagerada conforme va pasando el tiempo, sobretodo porque cuando el tumor comienza a avanzar y a aumentar su tamaño, el estómago se comienza a contraer, generando presión en el mismo. Esta presión genera que se haga difícil comer, y poco a poco el estómago no procesa los nutrientes de la comida, debido a lo afectado que está el páncreas.
  • Ictericia. La ictericia puede empeorar conforme se vaya bloqueando el conducto biliar del hígado. Además de los ojos y la piel amarillenta, el color del orina puede llegar a ser bastante oscuro y las heces, de un color más claro.
  • Dolor incontrolable. El dolor se comienza a volver insoportable conforme va pasando el tiempo y el tumor va aumentando su tamaño normal. Este aumenta cuando el tumor comienza a realizar mucha presión en los nervios del abdomen.
  • Obstrucción intestinal. La obstrucción intestinal es una complicación que surge cuando el cáncer comienza a crecer de forma directa hacia donde se encuentra el duodeno, lo que genera una presión en dicha zona, impidiendo así que el procesar normal de los alimentos del estómago, hacia el intestino, se vea afectado.

Estas complicaciones suelen avanzar conforme va pasando el tiempo, en donde para cada una de ellas el médico puede recomendar algún tratamiento que ayude a que se alivien los síntomas. Sin embargo, lo ideal es tratar el problema desde la raíz, atacando el cáncer con el fin de que los síntomas y las complicaciones, se reduzcan.

¿El cáncer de páncreas se puede prevenir?

Al no contar con una causa principal que genere el desarrollo de las células malignas en el páncreas, no se puede establecer un método de prevención que asegure que la enfermedad no va a desarrollarse. Sin embargo, existen algunas recomendaciones que se pueden llevar a cabo para reducir el riesgo de desarrollar la enfermedad.

Las recomendaciones preventivas, son las siguientes:

  • No fumes. Si eres una persona fumadora activa, deja el vicio. La nicotina es capaz de aumentar el riesgo de desarrollar el cáncer de páncreas, y cualquier otro tipo de cáncer. Si no sabes cómo puedes lograr dejar el vicio, comienza una terapia con un médico profesional, ya que el mismo te dará las pautas precisas para llevar este hecho a cabo de la mejor forma.
  • Lleva a cabo una dieta equilibrada. No se trata de dejar de comer, sino de comer de forma equilibrada y saludable, con el fin de mantener siempre un peso correcto. Si es posible, combina esta dieta con ejercicios de forma regular y no dejes de consumir cereales integrales y frutas.
  • Si cuentas con antecedentes familiares que hayan padecido de un cáncer de páncreas, es necesario que recurras hacia un profesional en genética, con el fin de que el mismo ayude a revisar tus antecedentes de salud y pueda determinar si requieres de una prueba genética para observar si estás en riesgo de padecer esta, u otras enfermedades hereditarias.

Es importante que lleves a cabo estos consejos y mantengas una visita médica anual con tu médico general con el fin de observar cualquier tipo de anomalía en tu organismo. Así mismo, es recomendable realizar pruebas de sangre de rutina y mantener un peso saludable en todo momento.

1 comentario en «Síntomas del cáncer de páncreas»

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.