Síntomas del cáncer de mama

Introducción

Las mamas están compuestas de diversos tejidos, en donde algunos son adiposos, y otros son densos. Justo dentro de cada uno de estos tejidos, se observan una red enorme y complicada de lóbulos, en donde cada uno de estos lóbulos se encuentra compuesto de pequeñas estructuras, denominadas lobulillos. Estos lobulillos son los que se encargan de proteger las glándulas que segregan la leche. Absolutamente toda la mama se encuentra llena de vasos sanguíneos y linfáticos, en donde el sistema linfático es aquel que se encarga de drenar todos aquellos desechos corporales. Estas son algunas de las partes más importantes de las mamas.

Cuando todo esto se encuentra dentro de su centro, se dice que las mamas se encuentran en completo buen estado. Sin embargo, el verdadero y preocupante problema comienza cuando el cáncer empieza a surgir.

El cáncer de mama comienza cuando las células sanas de esta zona, comienzan a modificarse y a reproducirse de forma automática y sin control, lo que acaba ocasionando que una masa sólida se forme. Esto es denominado como un tumor, y el mismo puede ser tanto benigno, como maligno. Cuando el tumor se considera canceroso (maligno), quiere decir que el mismo cuenta con características en las cuales el mismo puede crecer y propagarse a través de todo el organismo. En el caso del tumor benigno, el mismo también es capaz de crecer hacia determinado tamaño, pero no propagarse, por ende, el tumor se queda en el mismo sitio.

La metástasis es el proceso mediante el cual el cáncer se propaga. En el caso del cáncer de mama, específicamente, cuando el tumor es maligno y se comienza a propagar, esto ocurre gracias a los diversos vasos sanguíneos y linfáticos que se encuentran en la mama, y las células cancerígenas son capaces de llegar a cualquier lugar del organismo.

De forma general, cuando el cáncer de mama comienza su periodo de metástasis, se propaga con mucha frecuencia hacia los ganglios linfáticos que están situados más cercanos a la mama. Sin embargo, también se han observado casos muy comunes en donde busca órganos cercanos, como los pulmones, el cerebro, los huesos o el hígado. Cuando esto ocurre, el cáncer de mama es conocido como metastásico, o bien, en estadio IV.

Síntomas del cáncer de mama

El cáncer es una enfermedad que es incierta, y que dependiendo del tipo de cáncer que se esté llevando a cabo, puede o no presentar síntomas. En el caso del cáncer de mama es más complicado, porque en una gran mayoría de los casos no se siente ningún tipo de síntomas. Sin embargo, existen casos en donde las mujeres pueden llegar a presentar cambios y signos que indican que algo malo está ocurriendo. Pese a ello, es importante tener en cuenta que los síntomas que pueden llegar a surgir cuando existe cáncer en las mamas, pueden ser un indicativo de que cualquier otra afección mamaria está ocurriendo.

Dentro de los principales síntomas del cáncer de mama, se encuentran los siguientes:

Bulto en la mama

Una vez que se palpa la mama, se siente como una bola sólida, o un engrosamiento de la mama, que por lo general se siente justo debajo del brazo. Este síntoma suele notarse al realizarse chequeos manuales personales. Esto debe observarse y palpase bien para asegurar el sitio en el cual se encuentre este bulto.

Cambios en las mamas

En ocasiones, las mamas pueden cambiar de tamaño o de forma, dependiendo del estadio en el cual se encuentre el cáncer y del tamaño del tumor que se haya formado.

 

Secreción

Este síntoma puede ocurrir en una mama, o en las dos, y ocurre de forma repentina. La secreción ocurre en el pezón de cada mama, y puede llegar a ser blanquecino o rojo, dependiendo de si la secreción contiene sangre o no.

Cambios en los pezones

En ocasiones extrañas, además de los cambios físicos que ocurren en las mamas, también ocurren cambios en los pezones, en donde bien pueden invertirse o aparecer llagas en los mismos.

Irritación en las mamas

En la parte externa de la piel de las mamas, se pueden llegar a observar irritaciones y cambios, como rugosidades y hoyuelos. En ocasiones, las mamas se observan calientes e inflamadas, pudiendo llegar a observarse enrojecidas.

Dolor

Particularmente, el dolor en las mamas no desaparece, aunque este no suele ser un síntoma de este tipo de cáncer. A pesar de que suele aparecer con regularidad y no se va con facilidad, hay que tener en cuenta que este síntoma puede indicar cualquier otra patología.

Es importante tener en cuenta todos estos síntomas, sobretodo cuando persistente y no se encuentra una causa lógica para los mismos. Es necesario visitar al médico y explicarle la frecuencia de los síntomas y desde cuando han ocurrido. Una vez que se realice el diagnóstico, es importante comenzar a aliviar los síntomas, y empezar a tratar el tipo de cáncer de mama.

Factores de riesgo del cáncer de mama

Lo que se conoce como un factor de riesgo, en el caso del cáncer, es todo aquello que es capaz de aumenta las posibilidades que la enfermedad aparezca. Sin embargo, es importante mencionar que estos factores no son los causantes del cáncer, sino tan sólo aumentan la frecuencia con la cual este podría aparecer. Además, es muchas ocasiones una persona es capaz de contar con más de dos de estos factores, y jamás desarrollar ningún tipo de cáncer.

Por otro lado, antes de hablar de estos factores de riesgos, es importante mencionar que el cáncer de mama no suele ser hereditario, ya que el mismo parte del daño que le ocurre a los genes de una persona. Esto puede ocurrir partiendo, incluso, del nacimiento de esta persona.

Ahora bien, para ampliar un poco más este tema, a continuación les hablamos sobre los factores de riesgo del cáncer de mama:

  1. Edad. La edad es el principal factor de riesgo del cáncer de mama, sobretodo porque todas aquellas mujeres mayores de cincuenta años, son las que se encuentra más propensas a padecer de esta enfermedad. Sin embargo, esto no es del todo seguro, ni mucho menos necesario, ya que existen un sinfín de casos de mujeres jóvenes que han desarrollado cáncer de mama.
  2. Antecedentes personales. Si una persona ya ha tenido cáncer de mama, cuenta con un riesgo muy alto de volver a pasar por ello, incluso si no es en la misma mama en la que ya se desarrolló el cáncer con anterioridad.
  3. Antecedentes familiares. A pesar de que hemos dicho que el factor hereditario no es una causa del cáncer de mama, es un factor de riesgo, sobretodo si los parientes que han padecido este cáncer han sido familiares directos, incluyendo madre, padre y abuelos.

Tipos de cáncer de mama

El cáncer de mama, a pesar de que puede llegar a desarrollar un tumor benigno, sigue siendo una reproducción desmedida y descontrolada de las células de las mamas. Este, a su vez, puede llegar a ser invasivo, o no invasivo.

El cáncer de mama invasivo es aquel que se disemina a los tejidos adyacentes, mientras que el cáncer de mama no invasivo es aquel que no se extiende más allá de los lobulillos de la mama. A su vez, una gran cantidad de los tipos de cáncer de mama ocurren en los conductos o en los lóbulos, de donde parten sus nombres, y son los siguientes:

  1. Carcinoma ductal. Este tipo de cáncer es aquel que comienza a surgir en todas las células que mantienen recubiertos los conductos de leche. Suele ser el principal tipo de cáncer de mama y el más frecuente.
  2. Carcinoma ductal in situ (DCIS). Este tipo de cáncer es aquel que se ubica de forma directa y permanente en el conducto.
  3. Carcinoma ductal invasivo o infiltrante. Este tipo de cáncer de mama es aquel que se caracteriza por diseminarse exactamente fuera del conducto.
  4. Carcinoma lobular. Por otro lado, tenemos este tipo de cáncer, el cual es aquel que se caracteriza por comenzar en los lóbulos, así como nos lo indica su nombre.

¿Cómo se detecta el cáncer de mama?

La detección del cáncer de mama es un paso fundamental para poder tratar la enfermedad de forma segura, sobretodo cuando el diagnóstico ocurre antes de que los síntomas comiencen a aparecer. Lo ideal es que cada mujer se realice un estudio de forma anual, o cada vez que sienta algún tipo de molestia en las mamas, sobretodo porque a pesar de que estas no son las únicas capaces de desarrollar este tipo de cáncer, porque los hombres también lo desarrollan, son las más propensas.

Lo que se busca con las pruebas de detección, es disminuir en gran parte la cantidad de personas que cuentan con esta enfermedad, así como también se busca disminuir la cantidad de personas que mueren a causa de este tipo de cáncer.

Dentro de las pruebas de detección más comunes de cáncer de mama, o cualquier otra patología similar, se encuentran las siguientes:

Mamografía

La mamografía, de todas las pruebas, es la mejor de todas. Ayuda a detectar de forma inmediata el cáncer de mama en mujeres sanas que no presentan síntomas de ningún tipo.

Con el paso del tiempo la mamografía se ha innovado y mejorado en gran medida, y hoy en día se observan aparatos especiales en donde los resultados se observan digitales y en 3D, lo que facilita la observación de detectar cánceres de menor tamaño.

Otras pruebas

Existen otras pruebas que no suelen utilizarse de forma común para detectar este tipo de cáncer, pero que pueden ayudar si no se cuenta con la mamografía. Dentro de estas pruebas, se encuentran las siguientes:

  1. Resonancia magnética. La resonancia magnética es una prueba no demasiado común, pero muy útil en el caso de las mujeres que cuentan con un alto índice de riesgo de desarrollar cáncer de mama, además de que funciona muy bien en mujeres que cuentan con un tejido mamario dento o cuando existe una masa extraña y sólida.
  2. Ultrasonido. El ultrasonido es una de las pruebas que menos se utilizan para detectarse el cáncer de mama, sobretodo porque muestra falsos positivos. Esta prueba suele ser utilizada en aquellas mujeres que consiguen cambios en sus mamas o masas extrañas en lugares cercanos de la mama, o en estas.
  3. Ecografía. En la ecografía se pueden observar los quistes existentes en las mamas y proceder a generar un estudio para determinar si los mismos son cancerígenos o fisiológicos. Esta prueba debe realizarse de forma anual.

Cualquiera de estos métodos, debe ser realizados por médicos profesionales y de forma frecuente, en donde en aquellas mujeres sanas se recomiendan una vez al año, sin falta. Lo que generalmente se realiza de forma anual y desde los dieciocho años de edad, es la ecografía. La mamografía debe realizarse partiendo los treinta años de edad, siempre y cuando la mujer se encuentre sana en su ecografía. De observarse algo extraño en las mamas, sin importar la edad se procede a realizarse una mamografía.

¿El cáncer de mama se puede prevenir?

Como ya hemos visto, existen factores que aumentan el riesgo de contraer cáncer de mama, aunque aún no se ha establecido una causa propiamente dicha, por lo que buscar prevenir esta enfermedad en un 100%, es imposible. Sin embargo, se pueden atacar los factores de riesgo de forma directa, con el fin de disminuir el riesgo de padecerla.

Los métodos de prevención están plenamente establecidos, y son los siguientes:

  1. Mastectomía. La mastectomía, sobretodo en el caso de las mujeres con riesgos genéticos de contraer cáncer de mama, es un método preventivo bien ejecutado. Este consiste en la extirpación de las mamas por prevención, lo que reduce en un 90% las probabilidades de padecer esta enfermedad.
  2. Quimioprevención. Cuando las mujeres cuentan con un riesgo aún más alto de padecer de cáncer de mama, se puede tomar en cuenta la quimioprevención con el fin de bloquear las hormonas y así reducir el riesgo de padecer de este tipo de cáncer. Sin embargo, este procedimiento cuenta con efectos secundarios que es necesario tomar en cuenta.
  3. Otros fármacos. Si bien estos fármacos aún no están del todo aprobados, a una pequeña cantidad de mujeres les ha prestado. Estos ayudan a reducir el colesterol y la diabetes y a su vez ayudan a reducir el riesgo de contraer cáncer de mama.
  4. Cambios en el estilo de vida. Una de las mejores formas de prevenir el cáncer de mama, es cambiando algunos hábitos comunes, como el hecho de realizar actividad física de forma habitual. Con esto se busca mantener un peso estable, un físico saludable y una mejor salud. Además, se deben reducir las cantidades de alcohol que se consuman y evitar por completo cualquier terapia hormonal para tratar la menopausia.

1 comentario en «Síntomas del cáncer de mama»

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.