Síntomas del cáncer de estómago

By |

Introducción

Un cáncer comienza a surgir cuando ciertas células sanas de cualquier zona del organismo, comienza a reproducirse de forma descontrolada, cambiando su ADN, lo que genera que estas células se vuelvan malignas y las mismas sigan reproduciéndose hasta formar un tumor. Cuando el cáncer lleva un nombre, lo hace dependiendo del lugar de origen de estas células malignas.

El cáncer de estómago, del cual hablaremos a lo largo de todo este artículo, es un tipo de cáncer que ocurre cuando las células sanas del estómago se vuelven malignas y comienzan a reproducirse de forma descontrolada. De todos los tipos de cánceres que existen hoy en día, en donde casi todos surgen en algún órgano del cuerpo, el cáncer de estómago suele ser uno de los más peligrosos de todos, siendo el tercero en una lista de aquellas enfermedades cancerígenas capaces de causar más muertes en todo el mundo.

Si hemos de establecer un factor de riesgo oportuno, basándonos en diferentes estudios realizados a lo largo de los años, hemos de decir que el sexo es uno de ellos, ya que este tipo de cáncer afecta más a los hombres que a las mujeres, duplicando las posibilidades entre uno y otro. Esto, a su vez, nos muestra otro factor de riesgo, siendo este la mala alimentación, junto al consumo de tabaco, el cual se posiciones en el tercer factor de riesgo de todos. Cuando una persona, generalmente hombre, consume alimentos llenos de grasa y dañinos para el estómago, y además fuma tabaco o cigarrillos, esto aumenta tres veces sus posibilidades de desarrollar un cáncer de estómago.

El cáncer de estómago, de forma habitual no genera síntomas cuando el mismo se encuentra comenzando, lo que hace que la enfermedad se caracterice por ser difícil de diagnosticar de forma temprana. Una vez que algunos síntomas comiencen a mostrarse, esto es un claro sinónimo del avance que ha tenido el cáncer dentro del organismo. Además, lo que hace aún peor el diagnostico de esta enfermedad, es el hecho de que los síntomas que muestra son similares y/o propios de cualquier virus estomacal.

Antes de continuar hablando sobre el cáncer de estómago, es necesario establecer una diferencia entre lo que es el abdomen, y lo que es el estómago, ya que muchas personas cometen el error de establecer una generalidad entre ambas, cuando esto es una forma de crear confusión, sobretodo en estos casos. El abdomen es toda el área que va desde el pecho, hasta la pelvis, englobando de forma general los órganos de dicha zona, mientra que el estómago se encuentra en la parte central del abdomen. Al referirse al estómago, una persona se refiere a uno de los muchos órganos del abdomen, por lo que es necesario tener en cuenta la forma en la cual se mencionan ambas zonas.

Ahora bien, partiendo de esta diferencia, es importante resaltar el hecho de que el cáncer de estómago no puede ser confundido con otro tipo de cáncer que se encuentre en el abdomen, destacando el cáncer de colon o de hígado, ya que cada enfermedad es diferente y presenta síntomas distintos.

Tipos de cáncer de estómago

Existen diferentes tipos de cáncer de estómago, en donde cada uno de ellos se caracteriza por peculiaridades diferentes. Estos tipos de cáncer de estómago, son los siguientes:

  • Adenocarcinoma

Este tipo de cáncer de estómago es uno de los principales que surge, por sobre los demás, y es aquel que se caracteriza por estar formado por un Adenocarcinoma. En sí, este cáncer ocurre cuando las diferentes células de la capa interna del estómago, en la mucosa, modifican su ADN y se vuelven malignas, reproduciéndose de forma descontrolada.

  • Linfoma

El linfoma es otro tipo de cáncer de estómago que surge cuando los tumores comienzan a evolucionar en las paredes del estómago. No suele ser demasiado común y por lo general los linfomas no aparecen en el estómago, pero sí es capaz de ser peligroso. Sin embargo, para poder establecer el mejor tratamiento para esta enfermedad, se necesita observar qué tipo de linfoma es.

  • Tumores del estroma gastrointestinal (GIST)

Estos tumores no suelen ser muy comunes, por lo que el número de veces que los mismos aparecen suele ser muy pequeño. La peculiaridad de estos tumores, es que no siempre los mismos suelen ser malignos, por lo que a veces no son cancerosos. Además, estos pueden hallarse de forma general por lo que es todo el tracto digestivo, aunque de forma común se les consigue en el estómago.

  • Tumores carcinoides

Los tumores carcinoides son aquellos que surgen en las células que producen la hormona del estómago. Se caracterizan, además, por no propagarse hacia otros órganos, sino que por lo general se mantienen en el estómago. Sin embargo, no suelen ser un tipo de cáncer estomacal muy frecuente.

Síntomas del cáncer de estómago

Como bien decíamos, al comienzo de la enfermedad no suelen aparecer síntomas, por lo que detectar esta enfermedad de forma temprana es muy difícil. Sin embargo, cuando ya el cáncer de estómago ha comenzado a avanzar, los síntomas o tardan en llegar.

Los principales síntomas del cáncer de estómago, son los siguientes:

Trastornos estomacales y digestivos

A pesar de que en etapas tempranas suelen no ocurrir síntomas, esto es una regla que puede romperse, y es que en algunos casos algunos síntomas pueden ocurrir al comienzo del cáncer, en donde la indigestión común y la acidez, destacan. Sin embargo, estos no son los únicos síntomas que aparecen, ya que ocurren otros trastornos estomacales, aunque confusos, como la diarrea y/o el estreñimiento. Cuando el tumor comienza a crecer, el tracto digestivo se ve cada más obstruido, lo que interfiere con el proceso de evacuación normal.

Falta de apetito

No olvidemos que estamos hablando de una enfermedad que afecta de forma directa nuestro estómago, lo que quiere decir que la mayoría de los síntomas tienen que ver con este órgano. La falta de apetito es otro de estos síntomas y suele acompañarse de cierta sensación de saciedad, que se asocia directamente con el consumo de una mala dieta.

Dolor y malestar abdominal

Como decíamos, el estómago forma parte de una serie de órganos que se encuentran en la zona del abdomen de cualquier persona, por lo que ciertas molestias y dolores en esta zona no se hacen esperar.

Este síntoma suele ser intermitente al comienzo, pero persistente a medida que el cáncer va evolucionando. Cuando esto ocurre, el dolor va extendiéndose desde este órgano, hasta otras zonas del abdomen.

Sensación de hinchazón

Mientras que el tumor sigue creciendo dentro del estómago, los afectados son capaces de sentir que su estómago se está infamando, incluso si físicamente no notan ningún cambio. Esto, por lo general, suele empeorar una vez que se consume algún tipo de alimento, aunque el mismo sea ligero. Por lo general, este síntoma suele aparecer cuando el cáncer ya está muy avanzado.

Náuseas y vómitos

Si bien ya habíamos hablado de estos síntomas en un comienzo, es necesario hablar de ellos de forma individual ya que los mismos se vuelven incontrolables una vez que el tumor ya ha alcanzado cierto tamaño dentro del estómago. Esto quiere decir que son síntomas que forman parte de un momento en donde el avance del cáncer ya está en aumento.

Pérdida de peso

La pérdida de peso suele ser otro de los síntomas que van sucediendo de forma gradual y progresiva cuando existe un cáncer de estómago, sobretodo cuando la falta de apetito se hace presente y la misma se combina con la sensación de llenura. Sin embargo, a pesar de que este síntoma puede ser no tomado en cuenta en sus comienzos, cuando el peso baja de forma brusca, es cuando los pacientes tienen en cuenta que algo anormal está ocurriendo en su organismo.

Fatiga

La debilidad física y la fatiga son síntomas que comienzan a aparecer cuando el cáncer ya está ganando la batalla en el afectado, aunque lamentablemente suelen ser confundidos con otras patologías mucho menos graves.

Presencia de sangre

La sangra puede comenzar a aparecer cuando el tumor ya se ha expandido en gran medida y puede observarse tanto en el vómito, como en las heces, de forma brusca y frecuente. Este es un signo claro de que algo malo está ocurriendo en el estómago.

Disfagia

Por último, está la disfagia, la cual es definida como la dificultad para tragar, sobretodo los alimentos que son sólidos. Esto suele ocurrir frecuentemente cuando el tumor se ha expandido hasta el esófago, generando la dificultad para tragar.

¿Cómo se diagnostica el cáncer de estómago?

Una vez que se comienzan a notar estos síntomas, es necesario que el paciente se dirija rápidamente hacia un médico profesional con el fin de que el mismo pueda observar a fondo y confirmar la enfermedad que se esté padeciendo. Lo ideal es que el médico realice primeramente un análisis teórico del paciente, haciendo preguntas sobre sus antecedentes tanto familiares, como personales, y luego proceder a analizar los síntomas del mismo.

Una vez que esto se haya realizado, el médico especialista deberá analizar de forma física al paciente, buscando dolores o molestias en la zona del abdomen, además de que busca también alguna anomalía palpable desde la zona externa. Si el profesional llega a la conclusión de que puede estar ocurriendo un cáncer en el estómago, el mismo deberá realizar una serie de pruebas que en conjunto a su información inicial, le ayude a confirmar la enfermedad y descartar cualquier otra patología asociada a los síntomas.

Las pruebas principales que se puede realizar, individuales o en conjunto, para diagnosticar el cáncer de estómago, son las siguientes:

  • Endoscopia superior

La endoscopia superior es una prueba importante que se realiza con el fin de detectar rápidamente un cáncer de estómago, por lo que suele ser el primer método a tomar en cuenta cuando se sospecha de esta enfermedad. Esta prueba se puede realizar cuando existen síntomas, o cuando algún individuo cuente con factores de riesgos muy marcados.

Esta prueba se realiza con un endoscopio, el cual es un aparato que consiste en un tubo delgado y flexible que a su vez cuenta con una luz y una cámara de muy pequeño tamaño, que muestra en una pantalla todo lo que observa a su paso. Este endoscopio deberá ser introducido por la garganta del paciente, hasta llegar al estómago. Suele realizarse sedando al paciente para una mejor realización de la prueba.

  • Ecografía endoscópica

La ecografía endoscópica es una prueba que se realiza partiendo de ondas sonoras que ayudan a generar imágenes de todos los órganos que se están escuchando, como el estómago. Mediante una pantalla se comienzan a observar estas imágenes, en blanco y negro, específicamente.

Esta prueba también se realiza cuando el paciente se encuentra sedado ya que también se utiliza un endoscopio que pasa a través de la garganta, hasta ubicarse en la pared del estómago y enviar las ondas sonoras. Esta ecografía suele realizarse para observar hasta dónde se ha extendido el cáncer.

  • Biopsia

La biopsia es un estudio que se realiza tomando una muestra del estómago, siempre que exista una sospecha mayor de cáncer de estómago. De todos los métodos existentes, el único que puede asegurar la existencia de un cáncer de estómago, es este. Por lo general, estas se realizan cuando durante alguno de los métodos anteriores se han observado anomalías en alguna zona del estómago.

Una vez que la biopsia sea extraída, debe ser llevada hasta un laboratorio para que la misma sea estudiada a través de un microscopio, con el fin de observar las células del estómago. Si estas muestran células cuya composición genética se ha modificado, es un claro indicio de cáncer.

  • Estudios por imágenes

Los estudios a través de pruebas por imágenes son muy útiles ya que ayudan a observar hasta dónde se ha llegado a extender el cáncer, sobretodo cuando el mismo ya se ha diagnosticado, y es que una vez que la biopsia arroje un resultado positivo para el cáncer de estómago, es momento de establecer cuánto ha evolucionado el mismo y hasta dónde se ha propagado, para poder establecer un tratamiento correcto.

Dentro de las principales pruebas por imágenes existentes, se encuentran las siguientes:

  1. Tránsito gastroduodenal. Este estudio es especial para observar cómo se encuentra la parte interna del esófago y todo el estómago. Se caracteriza por ser menos invasivo que la endoscopia y no suele ser muy confiable ya que podría pasar por alto algunas zonas afectadas.
  2. Tomografía computarizada. La tomografía computarizada es una prueba espléndida que utiliza rayos X con el fin de producir diversas imágenes transversales y a detalle del cuerpo del individuo. Esta prueba es capaz de mostrar detalles de cada tejido blando existente en el cuerpo humano, mostrando con mucha claridad cada parte del abdomen, específicamente del estómago. Esta prueba ayuda a confirmar la localización del cáncer.
  3. Tomografía por emisión de positrones. Este tipo de prueba es muy específica para detectar cualquier tipo de cáncer, y consiste en inyectar una composición muy ligera de azúcar radiactiva en la sangre, con el fin de que la misma se acumule de forma directa en todas las células cancerosas del organismo, específicamente en las del estómago.
  4. Radiografía de tórax. Y por último, está la radiografía de tórax, la cual es una prueba por medio de la cual se puede observar si el cáncer de estómago se ha propagado hasta los pulmones.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *