Síntomas del cáncer de colon

By |

Introducción

El cáncer de colon es aquel cáncer que ataca la parte final del tubo digestivo, mejor conocido como intestino grueso. Este tiene un desarrollo estricto, en donde comienza con diversas células de pequeño tamaño y suelen ser catalogadas como benignas. Estas células pequeñas se denominan como pólipos adenomatosos.

Hasta ese momento el problema no resulta ser grave, a pesar de que debería ser tratado, ya que si no se hace, con el tiempo estos pólipos se vuelven malignos y comienza el cáncer. Cuando estos pólipos se mantienen en un tamaño muy pequeño, los mismos no generan síntomas, por lo que en la mayoría de las ocasiones se recomienda la realización de análisis específicos para detectar de forma temprana cualquier tipo de irregularidad, y para prevenir el comienzo del cáncer.

Siendo un poco más específicos, el cáncer comienza una vez que el pólipo que contiene una mucosa, comienza a evolucionar y a modificar su núcleo, convirtiéndose rápidamente en un tumor maligno, que bien se puede mantener en el mismo tamaño, o crecer. De forma común, estas células se encuentran en la zona más larga de todo el intestino grueso.

A pesar de que el cáncer de mama y el cáncer de piel se mantienen en la parte superior de la lista de todos los cánceres más comunes, el cáncer de color es uno de los más frecuentes, incluso a nivel mundial, con la diferencia de que este cuenta con la ventaja de que se puede diagnosticar de forma rápida y sencilla. Además, si el diagnóstico se realiza de forma temprana, las tasas de curación se elevan considerablemente.

Es bien sabido que en el colon es en donde se acumulan todas las sustancias tóxicas y de desecho del cuerpo, ya que las heces se acumulan en esta zona antes de ser evacuadas a través del ano. Esto hace que el color sea un lugar preciso para la aparición de cáncer. Lo ideal es mantener una dieta balanceada con el fin de que estos desechos no se mantengan por demasiado tiempo en el colon, evitando así estreñimiento y el cáncer.

Síntomas del cáncer de colon

El cáncer de colon, a  pesar de que quizás no muestra demasiados síntomas en sus comienzos, es capaz de generar una serie de síntomas que ayudan a diagnosticar este tipo de cáncer.

Los síntomas del cáncer de colon, son los siguientes:

Cambios en los hábitos intestinales

Al tratarse de una zona que se encuentra siempre en funcionamiento y cumple con una función muy importante, lo primero que surge cuando el cáncer comienza, son los cambios en los hábitos intestinales, en donde no existe un equilibrio, o aparece diarrea, o surge estreñimiento.

Por otro lado, si esto no surge, ocurre que las heces se mantienen con una consistencia diferente durante tres o cuatro semanas de forma regular.

Sangrado

Otro de los síntomas más comunes de este tipo de cáncer, es la aparición de sangre desde el ano, que bien se puede observar en las heces, en la zona del recto.

Malestar abdominal

El malestar que aparece en la zona abdominal puede ocurrir de forma regular, o intermitente, variando entre calambres, dolores moderados o gases.

Sensación de pesadez

Esta sensación ocurre una vez que se haya evacuado, sobretodo porque el afectado no siente haber vaciado por completo sus intestinos. Esto, a su vez, le genera una sensación de debilidad o fatiga.

Pérdida de peso

La pérdida de peso aparece sin causa aparente, haciendo que el cuerpo del afecta con el cáncer se vea delgado de forma repentina.

Todos estos síntomas pueden variar dependiendo siempre del lugar en el cual se ubique el cáncer, y del tamaño de las células o de los tumores. Cuando las células son demasiado pequeñas, puede llegar a generarse algunos síntomas pero de forma muy leve, lo que da como resultado que el afectado confunda estos signos con cualquier patología común.

Etapas del cáncer de colon

Si se ha diagnosticado el cáncer de colon, es importante determinar en qué estadio se encuentra, sobretodo porque de esto depende el tipo de tratamiento que se deba establecer.

Los estadios del cáncer de colon, son los siguientes:

  1. Estadio I. Esta es la primera etapa del cáncer de colon y es fácil de tratar. Se caracteriza por ser aquella en la cual el cáncer atravesó la mucosa, bien sea del recto o del colon, pero se mantuvo en ese sitio, sin propagarse a otras zonas.
  2. Estadio II. Esta es la segunda etapa del cáncer de colon y es aquella en la cual el cáncer ya traspasó tanto la mucosa del colon o del recto, y la pared de los mismos, pero sin propagarse más allá.
  3. Estadio III. En esta etapa el cáncer traspasó la pared y llegó hasta los ganglios linfáticos que tenía más cerca.
  4. Estadio IV. Y por último, está la última etapa del cáncer de colon, la cual es aquella en la cual el cáncer se propagó hacia diferentes partes del cuerpo, sobretodo órganos, en donde destacan el hígado y los pulmones.

Cada una de estas etapas cuenta con un tipo de tratamiento completamente diferente, por lo que es necesario establecer el estadio del cáncer y comenzar rápidamente con la detención de los síntomas.

Causas del cáncer de colon

A pesar de que este tipo de cáncer es muy frecuente, en realidad no se conoce cuál es la causa precisa del cáncer de colon. Según diferentes estudios, las causas pueden ser muy imprecisas, y pueden combinar dos o más factores de riesgo, por lo que aún no se puede establecer una causa propiamente dicha.

En sí, el error comienza en la constitución genética (ADN). Cuando las células sanas comienzan a crecer, se dividen de forma completamente ordenada y el organismo funciona de modo correcto. Pese a ello, el problema comienza cuando en este ADN una de las células se modifica y el cáncer comienza. Del mismo modo, ocurre con una gran cantidad de células, que se van acumulando, hasta formar un tumor. Si el tiempo se deja pasar, estas células malignas se comienzan a poner más grandes e invaden y destruyen tejidos y órganos, generando así la metástasis.

Factores de riesgo del cáncer de colon

A pesar de que no existen causas exactas que generen este tipo de cáncer, en realidad existen una serie de factores de ayudan a que el riesgo de desarrollarlo sea aún mayor al normal, sobretodo cuando cada uno de estos factores se combina.

Los factores de riesgo del cáncer de colon, son los siguientes:

  1. Edad. La edad es uno de los factores de riesgo más grandes de toda esta lista. Según estudios y estadísticas, las personas mayores de cincuenta años están más propensas a padecer este tipo de cáncer. En el caso de las personas más jóvenes, a pesar de que el riesgo está latente, es mucho menor.
  2. Raza. Aunque no se sabe a ciencia cierta porqué, las personas de raza afroamericana se mantiene siempre más propensos a sufrir de este cáncer, que las personas de razas diferentes.
  3. Antecedentes personales y/o familiares. Si una persona ya pasó por el cáncer de colon, bien puede sufrir una repetición. Del mismo modo, a pesar de que el cáncer de colon no es precisamente hereditario, ocurre que las personas con familiares directos que hayan pasado por esta enfermedad, tengan un riesgo mayor al de las personas sin antecedentes familiares.
  4. Mala alimentación. Cuando una persona consume demasiada grasa y carnes rojas, y poca fibra, tienen un riesgo más alto a sufrir de este tipo de cáncer. Y si a esto se le suma un estilo de vida sedentario, las probabilidades aumentan.
  5. Algunas enfermedades. Existen enfermedades tanto que afectan el colon (colitis ulcerosa), como aquellas que no (diabetes), que ayudan a que una persona cuente con altas posibilidades de desarrollar este tipo de cáncer.
  6. Otros factores. Por otro lado, existen otros factores muy comunes que también ayudan, sobretodo en conjunto, a que una persona padezca de cáncer de colon, como el hecho de ser obeso, fumar y tomar alcohol.

¿Cómo se diagnostica el cáncer de colon?

Hemos venido mencionando el hecho de que mientras más rápido se diagnostica el cáncer de colon, más altas son las posibilidades de una curación definitiva y sin problemas. Sin embargo, es necesario hablar de cómo se puede diagnosticar este problema, sobretodo e sus comienzos, cuando puede no presentar demasiados síntomas.

Cuando una persona presenta molestias, o tiene algún riesgo de padecerlo, a pesar de estar sanas en su totalidad, los médicos recomiendan la realización de ciertos exámenes de rutina que son muy particulares y sirven de maravilla para diagnosticar el cáncer de colon. Cuando se detecta esta enfermedad de forma temprana, el riesgo de muerte se reduce hasta en un 50% de probabilidades, ofreciendo esperanza y calidad de vida a los afectados.

Este examen debería realizarse de forma común y anual una vez que se pisan los cincuenta años de edad, a menos de que el individuo cuente con algún factor de alto riesgo y requiera de un chequeo desde una edad más temprana. De todos los métodos existentes para observar el estado del colon de una persona, la colonoscopía es el mejor, por su comodidad y resultados.

La colonoscopía es un método por medio del cual se introduce una sonda larga, delgada y flexible, que contiene una videocámara y está conectada a un monitor, por medio del cual se observan tanto el colon, como el recto. Si se requiere y se observan pólipos, se procede a extraer una muestra de los mismos, además de extraerlos.

A estas pruebas se les debe realizar una biopsia con el fin de saber si son pólipos benignos o malignos. Y complementando este método, se realizan análisis de sangre, para observar cómo funciona el sistema renal y el hepático.

Tratamiento para el cáncer de colon

Como ya hemos mencionado con anterioridad, una vez que se diagnostique el cáncer, es necesario establecer en qué estadio se encuentra el mismo, y partiendo de este hecho, se comienza a establecer un medio de tratamiento eficaz que se adhiera a las necesidades de cada individuo.

Dentro de los mejores tratamientos para el cáncer de colon, se encuentran los siguientes:

Cirugía

La cirugía es un método por el cual se busca extraer toda la parte que se encuentre afectada del colon. Este suele ser un tratamiento aplicable a cualquier tipo de estadio de este cáncer, e incluso se recomienda en el estadio I con el fin de evitar un paso a mayores y así deshacerse del problema de raíz.

Cuando se trata de una cirugía en estadio I, no se requiere del apoyo de los otros métodos, ya que el problema suele acabarse en ese momento. Sin embargo, se recomienda realizar una biopsia a los pólipos extraídos, con el fin de observar si los alrededores se encuentran con células malignas o siguen sanos los tejidos.

Radioterapia

La radioterapia es un proceso que consiste en la colocación de radiación de alta energía, específicamente en la zona afectada con las células cancerígenas. Este tipo de tratamiento puede ser aplicado tanto antes, como después de la cirugía, dependiendo del estadio del cáncer y de en qué parte se encuentra exactamente. En ocasiones se utiliza antes y después, en conjunto, con el fin de reducir el tumor, extraerlo de forma más sencilla y luego terminas de acabar con las células cancerosas que han podido quedar.

Quimioterapia

La quimioterapia es uno de los tratamientos más habituales para tratar el cáncer, independientemente de cuál se trate. Este consiste en la administración de un conjunto de fármacos que tienen como objetivo el hecho de destruir cualquier célula cancerígena que se encuentre en el organismo. Este tratamiento suele realizarse después de la cirugía.

Inmunoterapia

La inmunoterapia es un tratamiento complementario que consiste en estimular las defensas inmunitarias del organismo, a través de medicamentos especiales, que bien pueden ser naturales o ser realizados en algún laboratorio especial, atendiendo a las necesidades de cada paciente.

¿El cáncer de colon se puede prevenir?

Esta suele ser una de las preguntas más comunes de los individuos al frecuentar un examen médico de rutina, o cuando cuenta con un riesgo elevado de desarrollarlo. Al no conocerse las causas exactas de esta enfermedad, no se puede establecer un método exclusivo de prevención que asegure el hecho de reducir en un gran porcentaje, las posibilidades de padecerlo, pero existen algunas pautas que se pueden llevar a cabo.

Las recomendaciones preventivas, son las siguientes:

  1. Realízate pruebas para detectar el cáncer de colon, de forma anual. Consulta con el médico la edad más recomendable para ti para comenzar a realizarte la colonoscopía. Coméntale tu historial médico, el de tu familia y si has sentido alguna vez una molestia persistente. Esto le ayudará a establecer una edad considerable para comenzar con tu control.
  2. Cambia tu estilo de vida. Si eres de esas personas que no tienen un estilo alimenticio establecido, es momento de comenzar a tomar serias precauciones con esto, ya que los alimentos y las evacuaciones son elementos importantes a la hora de prevenir un cáncer de colon. Y no, esto no quiere decir que dejarás de cometer pecados, quiere decir que debes consumir de todo un poco, comenzando por las frutas, las verduras, las hortalizas y los cereales. Todo esto te aportará un conjunto de beneficios impresionantes para tu salud en general.
  3. No bebas alcohol con exageración. Debes controlar lo que ingieres de alcohol, tanto las cantidades, como la frecuencia con la que lo realizas. Limita ambos y deja a un lado los malos hábitos.
  4. Deja de fumar. A diferencia del caso del alcohol, con el cigarrillo, la pipa y los puros, es un caso distinto, ya que este no debe moderarse, sino dejarse. El hábito de fumar es dañino y no sólo para el colon.
  5. Mantén un peso saludable. Realiza ejercicios de forma habitual, quema energía, aliméntate bien, consulta tu médico ante alguna duda y esfuérzate por mantener los buenos hábitos.

Como decíamos, estos consejos no eliminan las posibilidades de desarrollar cáncer de colon, pero sí ayudan a reducir la rapidez con el que podría aparecer dicho desarrollo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *