Saltar al contenido

Síntomas de la anorexia

Introducción

Desde hace más de dos décadas, la anorexia ha sido un problema que ha atacado a más de una familia, en donde por lo general lo viven las jóvenes comprendidas entre doce y veinticinco años de edad. Este consiste en un problema alimenticio en donde la base de todo es la pérdida de peso y el miedo a aumentarlo.

Este trastorno, como médicamente se le cataloga, lleva a un estado de inanición al afectado y le deja encerrado en una percepción distorsionada de su propio cuerpo. Es decir, quien sufre de anorexia, delira con un cuerpo gordo y repugnante, aún cuando su peso sea el ideal y físicamente se encuentre delgado. Estas personas encuentran defectos en donde no los tienen y se acomplejan basándose en un los números del peso.

Por lo general, esto lleva a las personas a mantenerse en un peso poco ideal, por debajo de lo debido y les enferma completamente. Se comienza con una disminución brusca o gradual de la ingesta de alimentos, hasta que llega un momento en donde comienzan los ayunos y los mordiscos forzados. Sin embargo, esto suele consistir en un proceso pre-establecido, ya que el paciente anoréxico comienza a eliminar todos los carbohidratos de su dieta, pensando que estos son la principal causa del aumento de peso. Luego de esto comienzan a eliminar cualquier tipo de grasa de su dieta, incluyendo hasta los líquidos y las proteínas. Esto genera deshidratación profunda y peligrosa.

Además, las personas anoréxicas no sólo buscan eliminar comidas, ya que a pesar de que este suele ser el primer paso, cuando acaba, no suele ser suficiente. Es en ese punto en el cual los individuos comienzan a recetarse medicamentos bajo una conducta drástica, en donde destacan los diuréticos, laxantes y purgantes.

El problema mayor surge cuando el exceso de ejercicio físico se combina con los vómitos provocados de aquellos anoréxicos que no soportan su peso, aún cuando ya no haya nada que bajar. La pérdida de peso puede ir desde un porcentaje no demasiado alto (en casos difíciles) a uno demasiado peligroso, siendo esto un 15% y un 50% respectivamente de la pérdida del peso corporal.

De forma común, según diversos estudios que se realizan a los enfermos, se llegó a la conclusión de que esta enfermedad está asociada a problemas psicológicos que deben ser establecidos por un especialista, ya que por lo general son graves y se enfocan en los cambios de conducta y comportamiento del individuo.

Incidencia

La anorexia es una enfermedad común que ataca a un gran número de personas alrededor de todo el mundo. Sin embargo, no es una enfermedad cualquiera, sino una que se basa en el físico del enfermo, en donde ser gordo es una aberración total.

Es común que sean las chicas quienes quieran verse bien y tener un cuerpo que resalte, lo que hace que el 95% de las personas con anorexia en todo el mundo, sean mujeres. Este trastorno es capaz de comenzar en la niñez, aunque en una taza mayor de incidencia comienza en la adolescencia. En algunos casos más extremistas, la anorexia comienza en aquellas mujeres que ya han pasado sus veinticinco años.

Para establecer un parámetro más acertado, la anorexia también afecta en mayor medida a todas aquellas mujeres que pertenecen a una clase socioeconómica media y alta, en donde cuando la causa suele ser esta, se le considera anorexia nerviosa. Esta puede llegar a ser leve e ir aumentando de forma gradual hasta volverse duradera y letal. Sin embargo, en el caso de la anorexia nerviosa su diagnóstico se ha vuelto más difícil de realizar a simple vista, por lo que hoy en día no se sabe cuántas personas sufren de este tipo de trastorno, específicamente.

Para establecer un patrón de edad en donde la tasa de anorexia es más alta, según los estudios realizados para lograr estas cifras, se estima que varía entre los catorce y los dieciocho años. Y a pesar de que la mayoría de los casos son femeninos, es importante mencionar que en el caso de los hombres ha habido un aumento en su incidencia.

Causas de la anorexia

Al tratarse de un trastorno psicológico, no se puede establecer una causa propiamente dicha, ya que esto depende de cada individuo, de sus vivencias, experiencias y traumas. Sin embargo, esto no deja de ser una enfermedad, cuyas causas parecer ser sociales, en altos niveles de proporción.

Esto puede partir de los estándares sociales que se han impuesto en base al cuerpo humano, en donde tanto los hombres, como las mujeres, tienen unas tallas que sirven de prototipo para concursos de bellezas y dependencia social. Sin embargo, esto apenas son apariencias ya que no todos los cuerpos ni los metabolismos son iguales.

Pese a ello, los traumas de la vida y las inexperiencias, además de la baja autoestima, han llevado a un gran número de personas a padecer de este trastorno alimenticio que les conlleva, incluso, a la muerte. Partiendo de este hecho, se establecen algunas posibles causas que conllevan a una persona a sufrir de anorexia, y son las siguientes:

  • El hecho de padecer de obesidad desde temprana o edad, o de forma repentina tras un aumento desmedido de peso.
  • Observar obesidad en la madre.
  • Haber perdido a un familiar por problemas alimenticios (obesidad).
  • Haber sufrido la separación de los padres.
  • Haber sufrido accidentes en donde el cuerpo haya sufrido algún cambio.
  • Fracasar en diversos ámbitos, como en el colegio o en el trabajo.
  • Haber pasado por cualquier evento traumático.

Estas posibles causas, como pueden ver, atacan de forma directa la mente del enfermo y parte de sucesos vividos u observados.

Factores de riesgo

Si bien no podemos establecer las causas precisas de la anorexia, se han establecido una serie de factores de riesgo que podrían desencadenar este trastorno en cualquier persona, sin importar el sexo, o la edad.

Los factores de riesgo de la anorexia son los siguientes:

Factores biológicos

El hecho de ser mujer y de tener una edad que no pasa los treinta años, es un factor biológico y desencadenante de anorexia. Además, el hecho de haber sufrido de obesidad es también uno de los factores de riesgos más determinantes de la enfermedad.

Factores personales

Existen factores de riesgo que parten de pensamientos personales o eventos vividos, como el hecho de tener una baja autoestima o tener un alto grado de inseguridad. También ocurre en aquellas personas que sufren de ansiedad, perfeccionismo o depresión.

Los trastornos de personalidad también son capaces de desencadenar la anorexia.

Factores familiares

Los factores familiares son más que sólo determinantes y en algunos países son considerados los principales causantes de la anorexia. Y es que el hecho de vivir en un entorno en donde el peso es importante, la figura femenina tiene un solo molde y existen familiares obesos, es capaz de generar dietas exhaustivas que acaben en la anorexia.

Factores socioculturales

Y por último, están los factores socioculturales, siendo catalogados como los principales de todos, ya que a través de estos parte la cultura que indica que la delgadez es lo mismo que belleza y que éxito. Esto acaba generando un menaje errado hacia la población joven y llega hasta sus oídos, generando baja autoestima y obsesión por tener el cuerpo idéntico que las mujeres que aparecen en las publicidades que muestran.

Síntomas de la anorexia

La anorexia, por lo general, suele ser una enfermedad que da indicios desde el comienzo, lo que ayuda a que tanto padres como amigos noten cuando alguien está padeciendo de esta enfermedad. Al tratarse de una enfermedad que genera una gran pérdida de peso, es normal que al final los problemas endocrinos comiencen a surgir, generando nuevos síntomas.

Principales síntomas de la anorexia

Dentro de los síntomas iniciales de la anorexia, se encuentran los siguientes:

  • Insistencia a bajar de peso

Las personas con anorexia, aún cuando llegan a su peso ideal, insisten en que deben seguir bajando de peso porque alguna imperfección observan. No tienen un número adecuado de talla, ni de peso, y se obsesionan con esto. Esto es causado por la percepción distorsionada de lo que es su cuerpo y el de otras personas.

  • Miedo a aumentar de peso

El pánico a aumentar de peso es casi palpable en las personas con anorexia, sobretodo si observan a su alredor a personas con sobrepeso o una talla mayor a la adecuada.

  • Ausencia de ciclos menstruales

En las mujeres, quienes generalmente aplican estas medidas en su gran mayoría, se ven afectadas desde otro punto de vista, y es que tres ciclos menstruales comienzan a desaparecer, de forma consecutiva.

Otros síntomas

Además de los síntomas anteriores, comienzan aquellos que parten de la mala alimentación, como el estreñimiento, los vómitos, las flatulencias debido a los gases acumulados y los dolores abdominales que surgen tras una pésima costumbre alimenticia.

  • Síntomas que notan los familiares

Por otro lado, están otros síntomas que son capaces de ser observador por los familiares y amigos, dentro de los cuales destacan los siguientes:

  1. Demasiada preocupación por la composición calórica de todos aquellos alimentos que se vayan a consumir.
  2. Sentir frío de forma constante, aún cuando la temperatura está alta.
  3. Obsesión con el número de la talla y del peso.
  4. Hiperactividad.

Además de esto, conforme vaya pasando el tiempo, comienzan otros síntomas aún más visibles, como la depresión y la irritabilidad constante.

Tipos de anorexia nerviosa

La anorexia nerviosa, de la cual ya hemos hablado más arriba, se divide a su vez en dos subtipos, de los cuales hablamos un poco a continuación:

Subtipo restrictivo

En este tipo de anorexia, la persona afectada comienza a buscar una pérdida de peso por medio de dietas comunes y mucho ejercicio físico, en donde ambas actividades se realizan con mucha precisión e intensidad. Sin embargo, se considera más normal ya que no se busca la ayuda de purgantes o medicamentos dietéticos.

Subtipo bulímico

Y el subtipo bulímico es aquel que, así como nos lo indica su nombre, busca bajar de peso por medio de uso de purgantes, atracones, vómitos y cantidades de alimentos exageradamente pequeñas. Por lo general, suele ser una de las más visuales en el entorno social del enfermo.

¿Cómo se diagnostica la anorexia?

La anorexia es una enfermedad en lo absoluto muda, ya que la misma muestra severos signos de que algo está ocurriendo. Si bien no siempre son los enfermos quienes buscan ayuda, el entorno social del afectado es quien busca un diagnostico, a pesar de saber lo que puede estar ocurriendo, y es que la anorexia es una enfermedad que tiene años atacando.

Por lo general, en los adolescentes es sencillo de diagnosticar, ya que los padres son quienes dan el importante paso de visitar a un médico. Sin embargo, esto lo logran cuando el adolescente ya tiene menos del 15% de su peso común.

En otros casos, se diagnostica cuando los síntomas apenas están comenzando, justo cuando el miedo a engordar comienza y los problemas alimenticios comienzan. En este punto aún no hay severos problemas que solucionar, por lo que el tratamiento es más sencillo.

Lo ideal es diagnosticar la anorexia en el momento justo, cuando los problemas menstruales aún no hayan comenzado y el peso aún se mantenga dentro de lo que se considera como normal. Esto deberá realizarlo un médico especialista, con el fin de tomar las pautas pertinentes para detener la enfermedad.

Tratamiento para la anorexia

Luego de realizar el diagnostico, el médico deberá realizar una lista con todas las recomendaciones que deberá cumplir tanto el enfermo con anorexia, como las personas que se encuentran a su alrededor, y es que esta enfermedad además de ser física, es también psicológica, y requiere de un tratamiento combinado para observar mejora.

Lo ideal es comenzar a tratar los hábitos alimenticios y comenzar de forma lenta a aumentar de peso y recuperar costumbres sanas, como comer a la hora debida y la cantidad de alimentos necesarios para estar sano.

Es necesario que la enfermedad se detecte de forma precoz, y se combinen diversas recetas en conjunto con tres tipos de médicos: psiquiatras, endocrinos y pediatras, sobre todo cuando los enfermos son niños o adolescentes.

Por otro lado, cuando la enfermedad ya ha avanzado demasiado, es necesario el ingreso del paciente en un centro médico. Estos casos son aquellos en donde existe desnutrición, aislamiento, problemas psicológicos, existe bulimia y las relaciones familiares ya se encuentran quebrantadas por el mismo paciente. Partiendo de esta hospitalización, se deberá buscar la mejora inmediata del paciente.