Saltar al contenido

Síntomas del anisakis

Introducción

El anisakis no es más que un parásito que se encuentra presente en una gran diversidad de pescados, lo que hace que el mismo tenga contacto con el organismo de los humanos. Es decir, en otras palabras, al encontrarse este parásito en un alimento que regularmente es consumido por humanos, el mismo les afecta de forma negativa en su vida. Sin embargo, no debes preocuparte, ya que no está presente en todos los pescados que has consumido, o que vas a consumir, e incluso de ser así, la anisakiasis no es una enfermedad difícil de tratar, ni peligrosa para la vida de las personas, por lo que no debes preocuparte.

Antes de seguir, estamos seguros de lo que estás pensando en estos momentos: ¡dejaré de comer pescado!, pero no, en lo absoluto esta es la solución. Lo ideal es que conozca lo que ocurre al ingerir este parásito y cómo detectar los síntomas, con el fin de que logres tratar el problema a tiempo.

Como decíamos, no todos los pescados suelen contener en su interior este parásito, y si hemos de dar nombres de los más frecuentes, decimos entonces que la merluza y el bonito son los pescados que de forma común los mantienen en sus organismos. Sin embargo, el porcentaje de sufrir una anisakiasis tras consumir alguno de estos dos pescados, no es del todo alta.

Es importante tener en cuenta que este porcentaje sube cuando el pescado se consume crudo, marinado o ahumado, por lo que también se encuentra este parásito en este tipo de pescados, como la sardina, la anchoa y el salmón. En porcentajes más pequeños, algunos crustáceos también pueden contener la anisakis, como el calamar y el cangrejo.

Pese a esto, como seguro debes estar pensando, estos pescados son muy comunes en tu dieta ya que tienen un sabor impresionante, pero no debes asustarte ya que la forma más segura de infectarte con la anisakis es dejando estos pescados crudos, o cocinarlos a bajas temperaturas. Cuando estos pescados se cocinan del todo bien, logran eliminar el parásito rápidamente.

Otro detalle a tener en cuenta, es el hecho de congelar el pescado antes de cocinarlo, ya que esto reduce aún más el riesgo de infectarse. Cuando el pescado se consume de forma fresca, sin haber sido congelado con anterioridad, y se cocina a temperaturas menores a 60º, el riesgo aumenta notablemente.

Una de las mejores forma de prevenir una infección por anisakis, es congelando el pescado con anterioridad, con un mínimo de dos días de congelación. Si bien no se puede decir que esto impide al 100% el contagio por anisakis, en realidad está comprobado que el porcentaje es casi nulo.

Por otro lado, existen personas que cocinan el pescado en el microondas, por facilidad y rapidez. Sin embargo, esto no es del todo confiable ya que las bacterias y los parásitos no suelen morir en estas ocasiones. Esto se debe a que la temperatura que alcanzan estos hornos no suele ser igual o mayor a 60º, la cual es la recomendable como mínimo. Además, esto también ocurre en el caso de cocer el pescado a la plancha, ya que el mismo no acaba de cocinarse por completo y el riesgo de anisakis sigue presente.

Lo ideal es lavar el pescado completamente bien y eliminar todas las vísceras apenas el mismo se haya comprado, y luego congelarlo limpio hasta el día de la cocción.

¿Cómo ocurre la contaminación en los seres humanos?

Si bien suena sencillo decir que se ingiere, en realidad el proceso de infección no es del todo simple, y nos resulta importante hablar de ello. Antes que nada, debemos resaltar que la anisakiasis se define como una parasitosis intestinal que ocurre por toda la familia del anisakis.

Esta enfermedad es muy común en diversos mamíferos marinos que no suelen ser consumidos, como las ballenas y los delfines, pero que debemos mencionar ya que en ellos ocurre la anisakiasis de un modo muy similar que en los humanos.

Para poder comprender a ciencia cierta cómo es que ocurre la infección por anisakis, es necesario conocer todo el proceso de vida del parásito: primero debemos comenzar por los mamíferos marinos que se encuentran contaminados, ya que partiendo de estos es que comienza el proceso. Estos dejan los huevos de los parásitos por las heces en todo el agua de mar, en donde los mismos comienzan a eclosionar y todas las larvas se liberan, nadando por todo el mar. Una vez que se encuentran en el agua, cualquier crustáceo es capaz de ingerirlo, generando que el parásito se desarrolle en su interior de forma común.

Una vez que estos crustáceos son consumidos por peces o calamares, el parásito en forma de larva comienza a dirigirse hasta los músculos, hasta que estos peces son consumidos por otros mamíferos marinos. Partiendo de este hecho, comienza nuevamente el ciclo en donde el parásito se convierte en adulto dentro de estos mamíferos, y nuevamente dejan huevos.

Ahora bien, este es el proceso común ya que estamos hablando de un parásito que comúnmente afecta a animales marinos, pero que pasan a infectar a los humanos una vez que los peces o los crustáceos contaminados son pescados, y pasan a ser vendidos de forma común. Sin embargo, una vez que este parásito es ingerido por los humanos, los mismos no pueden crecer y convertirse en adultos dentro de estos.

Lo que ocurre en estos casos, es que el parásito al ser consumido por los seres humanos, detiene totalmente su ciclo reproductivo. Esto se debe a que el mismo no logra sobrevivir fuera de su hospedero habitual, que suelen ser los animales marinos. Esto da como resultado que ningún humano pueda contaminar a otro por anisakis, ya que este parásito no se reproduce, por lo que no sale por las heces.

Causas de la anisakis

Como ya hemos mencionado, las causas de la contaminación por anisakis es el hecho de consumir los pescados contaminados, tras haber sido capturados y puestos a la venta. Hoy en día se ha vuelto muy común el hecho de vender pescados y mariscos, ya que estos son consumidos frecuentemente por los seres humanos. Además, el hecho de saber que uno de estos animales está contaminado, es completamente imposible, por lo que venderlos de este modo es cuestión de suerte para quienes lo compran.

Síntomas de la anisakis

Partiendo del hecho anterior, debemos decir que la anisakiasis es una enfermedad muy común ya que a pesar de todas las formas preventivas de las cuales hemos hablado más arriba, en realidad no todos aplican estos métodos, generalmente por falta de información, lo que acaba generando un gran número de personas infectadas.

Si bien hablábamos de que el anisakis no es catalogado como un parásito mortal, una vez que la infección ocurra, es necesario detener los síntomas, ya que esta enfermedad genera dos clases de cuadros sintomáticos, en donde ambos ocurren dentro de las primeras cuarenta y ocho horas tras haber consumido el parásito.

El primer cuadro puede contener una reacción alérgica tanto cutánea, como interna, en donde por lo general ocurre prurito, y puede llegar a generar un shock y una reacción mucho más grave, como lo es la anafilaxia. Siempre que alguna de estas dos reacciones ocurra, es necesario visitar rápidamente a un médico ya que esto podría suponer un riesgo de vida o muerte en el paciente.

Por otro lado, podría ocurrir otro cuadro, en donde destacan síntomas intestinales, por lo que se le da el nombre a la enfermedad como anisakiasis gástrica. Por lo general, los síntomas que genera suelen ser dolores abdominales en la parte inferior, náuseas y vómitos. Estos síntomas, al ser producidos en el estómago, tienden a ser confundidos con cualquier otra patología simple, como una mala digestión o apendicitis.

Sin embargo, para hablar un poco más a detalle de los síntomas comunes de la anisakiasis gástrica, a continuación describimos cada uno de ellos:

Dolor estomacal

El dolor suele ser específico en la parte inferior del estómago, y puede ser confundido con puntazos de vez en cuando. Este dolor puede variar en intensidad, pudiendo ir desde la más leve molestia, hasta el más intenso dolor abdominal.

Náuseas

Las náuseas vienen acompañadas del dolor, sobretodo cuando ya han pasado las primeras cuarenta y ocho horas de haber consumido el alimento contaminado. Estas pueden durar un par de días, dependiendo de la intensidad del parásito.

Diarrea

La diarrea es uno de los síntomas gástricos más habituales tras haber consumido la anisakis. Suele durar una media de cinco días consecutivos, aunque en ocasiones pueden durar tan sólo tres.

Obstrucción intestinal en casos graves

Este síntoma ocurre en casos más graves, en donde ocurre algún tipo de obstrucción en los intestinos, generando molestias y gravedad. Este síntoma debe ser tomado en cuenta tanto por el paciente, como por el médico.

Por lo general, todos estos síntomas suelen durar no más de siete días, como máximo. Sin embargo, es importante tenerlos en cuenta y visitar a un médico, ya que si este tiempo se alarga, podría ser nocivo para la salud.

¿Cómo se diagnostica la anisakis?

Una vez que el paciente sienta los síntomas y recuerde que ha consumido pescado en días anteriores, el mismo deberá visitar a un médico de forma urgente, a pesar de que los síntomas puedan ser leves. Esto debe ocurrir con el fin de que el profesional pueda descartar algún tipo de alergia por alimentos u otra patología que pueda estar ocasionando estos síntomas.

Lo ideal es que el médico comience por una exploración física y analítica, además de que deberá interrogar al paciente con el fin de saber qué ha estado consumiendo en días anteriores. Partiendo de esta información, el mismo deberá recetar la realización de ciertas pruebas que le ayudarán a definir el diagnóstico final.

Las principales pruebas para diagnosticar la anisakis, son las siguientes:

  1. Pruebas serológicas. Estas son las pruebas que comúnmente deben realizarse con el fin de observar si existen agentes externos que estén atacando. Esto se logra observando la cantidad de anticuerpos generados por los pacientes, con el fin de atacar algunos antígenos. En sí, esta prueba es cutánea y simple de realizar, ya que consiste en reproducir en la piel diferentes reacciones alérgicas, con el fin de saber a qué es alérgico el paciente y así poder descartar alergias.
  2. Pruebas radiológicas. Las radiografías son ejecutadas con el fin de conocer la existencia de algún engrosamiento por edema dentro del intestino, produciendo algunos de los síntomas.
  3. Ecografías. La ecografía cuenta con la misma función de las pruebas radiológicas, tan sólo manejadas desde diferentes métodos.

Todas estas pruebas deben ser realizadas por médicos profesionales en la materia.

Tratamiento de la anisakis

De forma general, siempre que se visita al médico por una infección por anisakis, en realidad no se establece un tratamiento específico para combatir al parásito ya que el mismo suele desaparecer solo y, por ende, los síntomas también desaparecen. Sin embargo, en algunas ocasiones las complicaciones deben ser tratadas, sobretodo aquellas que ocurren en el primer cuadro clínico de síntomas.

Además, el médico podría establecer algunos protectores gástricos, o recomendar la extracción del parásito siempre que se sepa en dónde se encuentra localizado. Esto último puede ser fácilmente realizado a través de una endoscopia. Si por otro lado, los intestinos se ven inflamados por el parásito, el médico podría recetar algún corticoide y así evitar una cirugía. Si existe un cuadro alérgico, es importante que el médico recete algún antihistamínico con el fin de detener la alergia.

Lo ideal es buscar un diagnóstico de forma precoz y así poder detener los síntomas de forma rápida, partiendo de la extracción del parásito, o bien, de los fármacos, pero siempre con el fin de no llegar a observar síntomas que podría ser desfavorable para la vida del paciente.

Prevención

Por supuesto, si bien ya hemos dado una charla sobre medidas preventiva en el comienzo del artículo, en realidad nos resulta necesario reforzar la información, buscando mantener en la mente todos los pasos a seguir antes de consumir pescado.

Entonces, recordemos las recomendaciones preventivas:

  1. Asegúrate de que el pescado que vayas a comer, haya sido lavado previamente y congelado sin nada de vísceras.
  2. Asegúrate de que el tiempo de congelación sobrepase las cuarenta y ocho horas.
  3. Cocínalo a más de 60º, sin importar cómo lo estés cocinando.
  4. Evita cocinar el pescado en el microondas.
  5. Si has de hacerlo a la plancha, procura que la temperatura sea mayor a 60º y mantén por más de dos minutos seguidos para parte del pescado directamente en la plancha.

¡Y es que la mejor prevención no es no consumirlos, sino seguir estas pautas!