Saltar al contenido

Aborto Espontáneo

El aborto es una situación difícil por la que pasan una gran cantidad de mujeres alrededor de todo el mundo, y se define como la interrupción del embarazo antes de que el mismo llegue a la semana veintidós. Si el feto fallece pasado esta semana de gestación, se considera médicamente una muerte perinatal, y no un aborto.

Es importante que cualquier tipo de sospecha de aborto sea observado a tiempo, ya que esto podría prevenirse y evitarse, con cuidados y recomendaciones. Más adelante hablaremos sobre esto.

Existen tres formas de clasificar el aborto: el aborto espontáneo, el aborto inducido y el aborto inseguro. El primero es aquel que surge de forma involuntaria antes de que el feto llegue a las veintidós semanas, el segundo es aquel que surge gracias a la intervención humana, y el tercero es aquel que carece de estándares médicos.  En este artículo hablaremos del aborto espontáneo.

¿Qué es un aborto espontáneo?

El aborto espontáneo es la definición del aborto con un término mucho más cómodo para las mujeres, ya que a las mismas les resulta incómodo referirse a la pérdida de una vida en su vientre como un aborto simplemente. En cambio, cuando se establece un aborto espontáneo como un término mucho más correcto, las mujeres tienden a sentirse menos culpables de lo que ha ocurrido.

Como decíamos, este ocurre antes de las veintidós semanas de gestación, en donde generalmente no llega ni siquiera hasta la semana veintiuno, y es catalogado como el tipo de pérdida de embarazo más común en todo el mundo.

Según algunos estudios, los mismos han legado a la conclusión de que un gran número de mujeres en toda la población mundial tiene cierto porcentaje de riesgo de sufrir un aborto espontáneo, por diferentes razones que bien pueden estar ajenas a ellas mismas.

Específicamente, y para establecer una razón breve, el aborto espontáneo suele ocurrir no demasiado tiempo después de la implantación, produciendo un sangrado similar al de la menstruación. Esto conlleva a que las mujeres no sepan lo que está ocurriendo y lo confundan con su periodo común. Para poner un tiempo medio estipulado, los abortos espontáneos suelen ocurrir en las primeras trece semanas del embarazo.

Es necesario tener en cuenta toda la información requerida para entender por qué ocurre un aborto espontáneo y cuándo se podría estar en riesgo de estar de uno, con el fin de saber actuar en caso de que te esté ocurriendo uno en algún momento.

aborto espontáneo

¿Qué causa un aborto involuntario?

Por lo general, no se sabe a ciencia cierta por qué ocurre un aborto espontáneo ya que las causas pueden ser muy variadas y depende del cuerpo de la madre. Sin embargo, se pueden establecer ciertas causas partiendo del periodo de gestación en el cual ocurren. Si el aborto ocurre en el primer trimestre de gestación, por lo general ocurre debido a una anormalidad en algún cromosoma del bebé, y la mayoría de esto ocurre por algún esperma dañado.

Por otro lado, es importante destacar que la mujer no puede hacer nada para evitar el aborto cuando este ya ha comenzado, sobretodo porque no se pueden evitar los factores que lo están provocando. Además, no sólo el problema en los cromosomas es la única causa principal, sino también la edad y algunos problemas hormonales. Por otra parte, si la embarazada se da algún golpe o sufre de algún traumatismo, los problemas en la gestación pueden dar lugar a un aborto.

Sí, la edad es, en definitiva, un factor más que determinante en estos casos, sobretodo porque las estadísticas hablan más que las mismas palabras. Si la mujer tiene menos de treinta y cinco años, el riesgo de aborto puede llegar hasta un 15%; si por el contrario tiene más de treinta y cinco años y llega hasta los cuarenta y cinco, el riesgo aumenta hasta llegar a un 35%, y si la mujer sale embarazada a partir de los cuarenta y cinco años, el riesgo de aborto sube hasta un 50%.

Estos números son importantes tenerlos siempre en cuenta, ya que de la mujer puede depender sufrir un aborto.

Síntomas del aborto

El aborto suele pasar desapercibido una gran cantidad de veces, sobretodo cuando ocurre cuando la mujer en cuestión no tiene idea de que está en cinta. Esto pasa cuando la implantación no ocurre de forma adecuada y el bebé no genera síntomas de ningún tipo.

Sangrado vaginal

Sin embargo, en la gran mayoría de las ocasiones el síntoma principal del aborto suele ser el sangrado vaginal, que como veníamos mencionando puede ser confundido con la menstruación ya que no suele ser un sangrado demasiado abundante. Sin embargo, cuando es leve se establece que es el comienzo del aborto, ya que cuando el mismo se hace inminente, el sangrado se vuelve abundante y se diferencia del sangrado menstrual.

Es importante mencionar que no todos los cuerpos son iguales y que no todos los casos también lo son, por lo que en ocasiones los síntomas se pueden establecer de forma general, pero no ocurren de la misma forma en todas las mujeres, ni muestran los mismos síntomas.

Dolor abdominal

Además del sangrado, el dolor abdominal que también se confunde con la menstruación, es el segundo síntoma principal de un aborto. Pese a ello, en ocasiones no suele ser suficiente para establecer lo que está ocurriendo, ya que este dolor es muy similar al que ocurre cuando la menstruación está comenzando.

Estos síntomas, sin embargo, son preocupantes en todo momento ya que ninguna mujer debería tener hemorragias vaginales mientras esté embarazada, aunque puedan ver periodo durante algunos meses.

Cuando ocurre un aborto, el malestar comienza de forma gradual y la fiebre no se hace esperar, sobretodo por la infección que ocurre en el interior del útero. Es necesario que se visite a un médico de forma inmediata, apenas ocurra algún síntoma de los que mencionaremos a continuación:

Adelgazamiento

Esto ocurre de forma inmediata y es uno de los síntomas más visuales del aborto, sobretodo porque apenas fallece el feto, el vientre se encoje y la barriga deja de verse grande.

adelgazamiento

Secreción vaginal

Cuando ocurre el aborto espontáneo, la secreción vaginal aumenta de sobremanera, volviéndose espesa y muy blanca, con leves visos teñidos de rosa.

Contracciones

Las contracciones suelen ser muy dolorosas y ocurren en un intervalo de tiempo de entre cinco y veinte minutos, siendo siempre seguidas.

contracciones

Pérdidas de color marrón o rojo

Este síntoma suele ser común en el aborto, pero también en el embarazo y sin necesidad de hacer daño al bebé. La diferencia que ocurre cuando es peligroso y cuando no, es que en el caso del aborto viene acompañado de calambres muy fuertes.

Pérdidas de sangre

La pérdida de sangre, como veníamos comentando, es muy similar al sangrado de la menstruación, sobretodo porque es sangre coagulada. La diferencia que ocurre entre una situación y otra, es que en el caso del aborto ocurre de forma gradual, por lo que a medida que pase el tiempo, el sangrado aumenta.

Ausencia de los síntomas del embarazo

Si el feto fallece, los síntomas comunes y recurrentes del embarazo se ven disminuidos de forma repentina y por días seguidos, además de que si el bebé solía moverse, la falta de movimiento en el vientre se hace notar.

Malestar general

Dentro del malestar común que puede atacar de forma repentina a la embarazada, se encuentran la fiebre alta, desmayos y mucha debilidad en cualquier situación común.

Escalofríos

Cuando ya la infección está ocurriendo, los escalofríos se mantienen regularmente en el organismo de la mujer, de forma intermitente.

Es necesario visitar a un médico siempre que alguno de estos síntomas haga acto de aparición, ya que cualquier tiempo perdido podría ser peligroso para la vida de la mujer en cuestión, ya que se produce una infección mortal si el feto fallece y dura días dentro del útero.

Tratamiento para el aborto espontáneo

Siempre que un aborto esté ocurriendo, es necesario visitar al médico y que el mismo prevenga una hemorragia interna de forma inmediata, de modo que se trate una futura infección. La facilidad de esto dependerá de en qué tiempo de gestación ha ocurrido el aborto, ya que si se encuentra en los primeros tres meses de gestación, todo el tejido fetal será expulsado de forma más fácil y sin necesidad de ayuda médica.

Sin embargo, cuando este tiempo ya hubo pasado y el cuerpo de la mujer no ha podido expulsar el tejido fetal, es necesario que los médicos realicen un procedimiento común de dilatación y raspado, siendo este el más común para evitar infecciones y retirar todo lo referente al feto.

Por otra parte, el especialista deberá recetar algunos medicamentos que ayuden a controlar el sangrado que ocurre luego del procedimiento, además del dolor y la inflamación. Es recomendable que la mujer en cuestión de mantenga cerca del médico para monitorear algunos síntomas, como fiebre o escalofríos.

Tratamiento emocional

Lamentablemente, estamos hablando de una situación difícil que afecta tanto a la mujer embarazada, como a los familiares directos, incluyendo al padre si se mantiene cerca del embarazo. Al tratarse de un desafortunado evento, las mujeres tardan cierto tiempo en recuperarse, tanto física como emocionalmente y les resulta difícil concebir nuevamente un bebé.

Es necesario que la mujer visite a un médico especialista que le ofrezca terapias que le ayuden a mantener comunicación abierta con familiares, amigos y pareja, y esto le ayude a intentar concebir de nuevo cuando se sienta en paz consigo misma.

¿Cómo prevenir un aborto espontáneo?

Como hemos venido comentando, el aborto espontáneo ocurre en la mayoría de las ocasiones por eventos ajenos a la madre que mantiene el feto en su interior, por lo que prevenirlo se vuelve imposible en la mayoría de los casos. Sin embargo, se pueden llevar a cabo algunas pautas para mantener el embarazo sano y libre de riesgos.

Recomendaciones para evitar un aborto espontáneo:

  1. Realiza ejercicios de forma regular, aun estando embarazada, siempre y cuando estos ejercicios estén autorizados por tu médico.
  2. Come sano siempre que puedas. Comete un pecado una que otra vez, pero mantén una dieta balanceada.
  3. Mantén el estrés libre de tu vida. Mientras más alejada puedas estar de situaciones que te mantengan estresada, más sano será tu embarazo.
  4. Establece cuál es tu peso ideal cada mes, y trata de no salirte de él.
  5. Toma ácido fólico cada día, sin fallar, antes, durante y después del embarazo.
  6. Evita cigarrillos, tabaco y alcohol.
  7. Mantén tu abdomen alejado de superficies que puedan hacerle daño.
  8. Consulta al médico sobre cualquier medicamento que quieras tomar y que el mismo no te haya recetado.
  9. Si eres de tomar café, limita al máximo los días y las cantidades que ingieres.
  10. Evita lugares y ambientes peligrosos con radiaciones o enfermedades infecciosas.